La volatilidad del Nuevo Orden Geopolítico Mundial

El Brexit y el triunfo de Donald Trump supusieron el ocaso del “escenario teleológico” en el que la finalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos finitos que podían intermodelar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la intención, el propósito y la previsión y su sustitución por el “escenario teleonómico”, marcado por dosis extremas de volatilidad que afectarán de manera especial al Nuevo Orden Geopolítico Mundial.

El retorno de “la ola negra involucionista” a América Latina y el Caribe

Estaríamos en vísperas de la irrupción en el escenario geopolítico de la nueva ola desestabilizadora mundial originada por causas económicas (el ocaso de la economía global); culturales (el declive de las democracias formales occidentales debido a la cultura de la corrupción; el déficit democrático de EEUU plasmado en el Programa Prism llevado a cabo por la Administración Obama y la pérdida de credibilidad democrática de incontables gobiernos de países occidentales y del Tercer Mundo) y geopolíticas (la irrupción de un nuevo escenario geopolítico mundial tras el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU y Rusia). Dicha estrategia consistirá en la implementación de “golpes de mano blandos“ que tendrían a Honduras, Paraguay, Egipto, Ucrania, Irak,Tailandia y Yemen como paradigmas con el objetivo inequívoco de sustituir a los regímenes insensibles a los dictados de Washington por regímenes militares autocráticos, produciendo un goteo antidemocrático que terminará deviniendo en una nueva ola involucionista mundial que alcanzará a todos los continentes y que tendrá especial virulencia en Oriente Medio (Líbano, Turquía, Túnez, Pakistán y Azerbaiyán) y América Latina (Brasil, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Haití, El Salvador y Panamá).

Nueva Geopolítica Inter Pares (G3)

Tras la intervención de la NATO en Libia, se habría producido un inusual coincidencia de China y Rusia en forma de veto en la ONU, con lo que podríamos asistir al nacimiento de una alianza ruso-china impulsada por Putin que tendría su plasmación con la aparición en el escenario geopolítico mundial de la Unión Euroasiática como alternativa económica y militar al bloque hegemónico occidental. Así, según la agencia Reuters, Rusia y China habrían sellado un estratosférico contrato petrolero que se convierte en uno de los mayores de la historia de la industria energética y que sentaría las bases económicas de la Unión Euroasiática como alternativa económica y militar al proyecto de Obama de crear una Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), pieza central de EEUU en su política de reafirmación del poder económico y militar en la región del Pacífico, aunado con una posible ofensiva ruso-china junto con los demás países BRICS para cambiar de patrón monetario mundial y sustituir el papel del dólar como moneda de referencia.

Asistiríamos pues en esta década al finiquito de la Unipolaridad de Estados Unidos y de su papel de gendarme mundial y su sustitución por la nueva doctrina de la Multipolaridad o Geopolítica Inter-Pares, formado por la Troika EEUU, China y Rusia (G3), lo que supondrá el inicio de la desmembración del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), colectivo económico que habrían intensificado su cooperación política para obtener acuerdos en comercio exterior y extraer concesiones políticas de los Países desarrollados (cooperación nuclear propuesta con la India y Brasil), y que tendrían el potencial de formar un bloque económico con un estatus mayor que del actual G-8 (se estima que en el horizonte del 2050 tendrían más del 40% de la población mundial y un PIB combinado de 34.951 Billones de $), quedando de paso la UE, Japón, India y Brasil como convidados de piedra en el nuevo escenario geopolítico.

La cartografía de la nueva Europa

El retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU-Rusia tras la crisis de Ucrania y la mutua imposición de sanciones entre la UE y Rusia marcarían el inicio de la división en la otrora monolítica postura de los países de la OTAN ante Rusia. Así, en represalia a las sanciones impuestas por la UE en el 2015, Moscú respondió con un embargo a los productos agroalimentarios europeas que habría tenido como efectos colaterales unas pérdidas estimadas en 150 millones de € diarios según el líder de la Liga Norte italiana y diputado del Parlamento italiano, Matteo Salvini y un monto total de más de 100.000 millones (según datos de la propia CE, la exportación a Rusia de la UE en el 2.013 habría ascendido a los 120.000 millones €). En consecuencia, habría surgido una corriente liderada por Italia, Finlandia y Hungría que serían partidarios de suspender las sanciones a Rusia mientras en la orilla antinómica, tendríamos a Polonia, Gran Bretaña y Países Bálticos como adalides de seguir implementando dichas sanciones en el futuro mediato. Finalmente, no sería descartable que tras las formación de un nuevo Gobierno en Alemania, asistamos a una tardía reafirmación de la soberanía europea por parte de ambos países que incluiría la génesis de un nuevo proyecto europeo (Europa de los Siete), integrado por Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Italia, Luxemburgo y Austria, quedando el resto de países europeos periféricos (Portugal, España, Irlanda, Grecia, Eslovenia, Malta y Chipre) gravitando en sus anillos orbitales mientras que los países nórdicos procederán a la gestación de la Federación Escandinava (integrada por Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Letonia, Estonia y Lituania) que pivotará en la ambivalencia comercial ruso-europea.

¿Nueva Crisis de los Misiles?

En septiembre de 2009 el presidente Obama (presionado por el establishment o poder en la sombra de EEUU), aprobaba la implementación del nuevo sistema europeo de defensa anti-misiles (European Phased Adaptative Approach (EPAA), que en realidad se trata de un escudo anti-misil global en el que los misiles interceptores emplazados en plataformas móviles pueden abatir blancos en un espacio común (a base de datos transmitidos por todos los radares y sistemas de reconocimiento opto-electrónico).

En un principio, Rusia y la OTAN acordaron cooperar en la creación del escudo anti-misiles para Europa en noviembre de 2010 en la Cumbre Bilateral de Lisboa, pues para Moscú era vital que la OTAN ofreciera garantías reales de que ese sistema no apuntaría a Rusia y disponer de un documento jurídicamente vinculante al respecto, pero la Administración Obama siguiendo la inercia mimética de la Administración Bush de ningunear a Rusia, ha rehusado hasta el momento ofrecer dichas garantías por escrito, pero tras el desenlace de la crisis de Crimea y el retorno a escenarios de Guerra Fría, es previsible que EEUU decida finalmente completar la cuarta fase del despliegue del escudo antimisiles en Europa (Euro DAM), con lo que asistiríamos a la instalación en Kaliningrado del nuevo misil balístico inter-continental de 100 Tm, (“el asesino del escudo antimisiles de EEUU” en palabras del viceprimer ministro ruso Dmitri Rogozin), con lo que en palabras del politólogo Vladímir Abrámov “la provincia de Kaliningrado volverá a desempeñar el papel de pistola en la sien de Europa como hace dos décadas”.

Por su parte, Rusia estaría negociando instalar sus bases militares con Cuba, Venezuela, Nicaragua, Seychelles y Singapur con el objetivo inequívoco de ampliar el radio militar ruso, no siendo descartable que en la reciente visita de Putin a la Isla se haya procedido a la firma de un nuevo Tratado de Colaboración militar ruso-cubana (rememorando el Pacto Secreto firmado en 1.960 en Moscú entre Raúl Castro Y Jruschov) que incluiría la instalación de una base de Radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington y la posterior instalación de misiles Iskander, pudiendo revivirse la Crisis de los Misiles Kennedy-Jruschev (octubre, 1962) y la posterior firma con Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962).

¿Nueva Guerra en Oriente Medio?

Tras la aprobación del Congreso y Senado de EEUU de una declaración preparada por el senador republicano Lindsey Graham y el democráta Robert Menéndez que señala con rotundidad que “si Israel se ve obligado a defenderse y emprender una acción (contra Irán), EEUU estará a su lado para apoyarlo de forma militar y diplomáticamente”, asistiremos al aumento de la presión del lobby pro-israelí de EEUU (AIPAC) para proceder a la desestabilización de Siria e Irán por métodos expeditivos en la etapa post-Obama. Dicha guerra será un nuevo episodio local que se enmarcaría en el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría EEUU-Rusia e involucrará a ambas superpotencias teniendo como colabores necesarios a las potencias regionales (Israel, Egipto, Arabia Saudí e Irán), abarcando el espacio geográfico que se extiende desde el arco mediterráneo (Libia, Siria y Líbano) hasta Yemen y Somalia y teniendo a Irak como epicentro (rememorando la Guerra de Vietnam con Lindon B. Johnson (1963-1969)y cuyo desenlace podría tener como efectos colaterales el diseño de una nueva cartografía favorable a los intereses geopolíticos de EEUU, Gran Bretaña e Israel con la implementación del Gran Israel (“Eretz Israel”).Ello supondría la restauración de la Declaración Balfour (1917), que dibujaba un Estado de Israel dotado de una vasta extensión cercana a las 46.000 millas cuadradas y que se extendía desde el Mediterráneo al este del Éufrates abarcando Siria, Líbano, parte nororiental de Irak, parte norte de Arabia Saudí, la franja costera del Mar Rojo y la Península del Sinaí en Egipto así como Jordania, que pasaría a denominarse Palesjordán tras ser obligado a acoger a toda la población palestina de las actuales Cisjordania y Gaza forzada a una diáspora masiva (nueva nakba).

Germán Gorraiz López

Analista

Share

5 comments for “La volatilidad del Nuevo Orden Geopolítico Mundial

  1. MARTIN
    13/01/2018 at 6:39 PM

    LOCO, NO TENES FAMILIA?, QUE TE PÁSAS LA VIDA ESCRIBIENDO BOLUDECES EN ESTE PASQUIN

    • GERVASIO POSADAS
      15/01/2018 at 2:32 AM

      Sr. Martin: su falta de preparación intelectual es tan evidente que no podría preparar un Té Infantil. Dedíquese a ver a Rial y Tinelli que para eso le da la “cabeza”

      • Ironics
        16/01/2018 at 9:59 PM

        Germán Gorraiz López

        Analista (?) Ja ja ja ja Juaaaaaaaaaaaaaaaaaa

  2. Tarántulo
    14/01/2018 at 12:09 AM

    “Enturbian sus aguas para parecer profundos” (Nietzsche). Este boludo con su rebuscado vocabulario y sus tan variados análisis parece querer igualar a Kissinger.

  3. DON QUIJOTE
    15/01/2018 at 9:36 AM

    sábado, 13 de enero de 2018
    Los mismos de siempre

    LA JACTANCIA DE AVRUJ
    (Asesinando al brazo armado de la Patria – La superación de Firmenich y Santucho)

    Claudio Avruj, Secretario de Derechos Humanos por la Gracia del Nuevo Orden Mundial, se encuentra “muy satisfecho” con el triste record alcanzado el año anterior en materia de persecución y aniquilamiento de las FF.AA. de la Nación.

    El balance presentado por el organismo estatal al servicio del odio y la venganza, la “Procuraduría de Crímenes Contra la Humanidad” (PCCH), demuestra que se ha alcanzado en el año 2017 un record. Si utilizamos el lenguaje de los sofistas cultivadores de la Indefensión Nacional el record es que se dictaron 27 sentencias con un total de 205 condenados, por delitos de lesa humanidad. Si utilizamos un lenguaje realista el record consiste en que se perpetraron 25 farsas judiciales que causaron 205 víctimas directas, más la zozobra y el dolor de familiares y amigos, como así también la de cualquier persona amante de la Verdad, la Justicia y la Patria.

    El desgobierno macrista se ufana del logro obtenido, haber superado los logros del régimen kirchnerista-montonero-erpiano que en su etapa de mayor virulencia contra soldados y policías argentinos, años 2012 y 2013, solo logró llegar a 25 condenas por año.

    Mauricio Macri con este resultado ha demostrado ser mas letal que los dos ladrones patagónicos ¿Qué digo? Mas letal que Firmenich y Santucho juntos que nunca pudieron consumar un número de 205 soldados y policías martirizados por año.

    El tristemente célebre Avruj, con la fatuidad y fanfarronería a que nos tiene acostumbrados, declara: “Por sobre las palabras, nosotros hablamos con los hechos. Y estos datos que arroja el año 2017 en cantidad de sentencias y de condenas, con causas emblemáticas demuestran que en muchos ámbitos superamos los estándares y los resultados de lo hecho por la gestión anterior”.

    Le creemos totalmente al pedantesco lacayo del NOM, ellos van a superar a “la gestión anterior” en aniquilar a las FF.AA. de la Nación. Los últimas semanas del año los hemos visto operar a un ritmo vertiginoso contra blancos militares, la Megacausa III (Sgo. del Estero) y la Megacausa ESMA le produjeron 22 y 54 bajas, respectivamente, a las filas militares; la Fuerza Aérea tuvo la destrucción de una base (El Palomar); la Armada sufrió en Flota de Mar la reducción de su potencial y el complejo industrial de Defensa (Fabricaciones Militares) 354 bajas (Número de despidos) y el cierre de plantas.

    Pero el insaciable Avruj, como aquel Shylock reclamando su libra de carne, quiere mas aún y superar el tétrico guarismo, atribuye dificultades para lograrlo en otro poder del Estado y consigna: “Hemos señalado la demora de la Justicia”. Obviaremos su confusión entre Justicia, un valor que las personas honestas anhelamos y el injusto Poder Judicial que padecemos, para entrar en el meollo de su jactanciosa especulación: si no dependieran de los jueces la persecución sería muchísimo mayor.

    Al pie se consigna la nota con la declaración del presuntuoso especimen y la muy triste estadística comparativa con “la gestión anterior”, que bueno es decirlo solo ha cumplido el rol que le fijó el NOM, como Alfonsín, Menem, De la Rúa y Duhalde han cumplido rigurosamente el suyo. El de Macri, Avruj y Cía es el rol final, el del enterrador. Ya que muertas las FF.AA. solo cabe enterrarlas. Muerto el brazo armado de la Patria, se podrá proceder impunemente a matar a la Nación Argentina. El botín: su territorio.

    Francisco Aguirrezábal

    La Nación – Edición Impresa – 07 enero 2018
    Récord de sentencias por lesa humanidad en 2017
    Se revirtió la tendencia decreciente de los años anteriores; se dictaron 27 y hubo 205 condenas
    DOMINGO 07 DE ENERO DE 2018 – Candela Ini
    2017 fue un año récord en la cantidad de sentencias por delitos de lesa humanidad: se dictaron 27, se condenó a 205 acusados y, con esta cifra, se revirtió la tendencia decreciente de los tres años anteriores. El número máximo hasta entonces había sido alcanzado en los años 2012 y 2013 y fue, en ambos, de 25.
    Estos datos surgen de un informe elaborado por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad (PCCH), con actualización al pasado 22 de diciembre. La sentencia número 27, dictada el 29 de diciembre, fue por la megacausa III en Santiago del Estero, donde se aplicaron dos penas de prisión perpetua y otras cinco de hasta 22 años de prisión a un grupo de exmilitares y expolicías condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos contra 38 víctimas.
    También se dictó la sentencia por la megacausa ESMA, cuyo proceso público y oral se extendió por más de cinco años, en los que se juzgó a 54 acusados por delitos cometidos contra 789 víctimas en la ESMA.
    El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, se mostró satisfecho con los datos exhibidos en el informe y dijo a LA NACION:
    Sin embargo, las demoras en los tiempos procesales todavía son un gran obstáculo. Según la PCCH, los responsables del trámite de las causas demoran en conjunto más de cinco años en resolver si una causa se eleva, en realizar el juicio, dictar la sentencia y en confirmarla o no en las instancias recursivas posteriores.
    “Aun suponiendo que se presente el requerimiento de elevación en 2018 en todas las causas en instrucción, como mínimo, la finalización de las causas demoraría hasta mediados de 2024, cuando se cumplirían 18 años de juicios, y cerca de 50 años desde los hechos investigados”, se estima en el informe.
    En el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) reconocen que el dato del número de sentencias es importante, pero que “mucho no dice acerca de los procesos judiciales en general”.
    Una de sus integrantes, Luz Palmas Zaldua, dijo a este diario que el principal problema son los tiempos procesales cada vez mayores, y resaltó que hay una gran cantidad de personas en condiciones de ser juzgadas que aún no tienen fecha de juicios.
    Avruj reconoció las postergaciones y dijo: “Hemos señalado la demora de la Justicia, la falta de tribunales y el ritmo lento de muchos de ellos. Lo hicimos ante la Comisión Interpoderes y en diversos ámbitos. Nuestra voluntad es que la Justicia se adecúe a las necesidades y tiempos de la gente. El paso del tiempo cumple un rol fundamental, principalmente en las víctimas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *