Maduro NO MÁS

Las cosas en Venezuela han cambiado. El pueblo venezolano se lanzó a la calle a protestar como nunca antes lo hizo en toda su historia. La consigna es “Maduro NO MÁS”.

Ni los chavistas de corazón lo aprueban; los números están en su contra. Las últimas encuestas indican que el 80% de la población venezolana no quiere a Maduro en la silla presidencial, las protestas se basan en una cruda realidad, Maduro y sus secuaces no han sabido solucionar la crisis económica, alimentaria y de medicinas que vive el país.

Estas manifestaciones han empeorado la imagen del presidente tanto en lo interno del país como a lo externo, la comunidad internacional se ha pronunciado, sin embargo, el gobierno de Maduro continua con la represión, así las cosas, a gritar todos muy fuerte, a todo galillo, que lo escuchen en Miraflores: FUERA MADURO, NO MÁS.

Todos los días hay muertos, detenciones, violaciones a los derechos humanos, el gobierno tiene las armas, tiene el poder y constantemente amenaza, en la otra acera, la oposición, los ciudadanos que están hartos protestan en paz, sin armas se enfrentan a la represión de Maduro, a las bombas lacrimógenas, a las tanquetas, a los motorizados armados. Los venezolanos protestan porque ya no tienen miedo, protestan porque están cansados de mentiras y de “diálogos” inventados.

Pero pareciera que las cosas están cambiando, el pulso lo está ganando la oposición, hemos visto en algunos casos que la Guardia Nacional ha permitido el paso de los manifestantes a zonas supuestamente vetadas por el gobierno chavista, también hemos visto algunos militares manifestarse abiertamente contra el régimen y hace solo unos días vimos individuos de la Guardia Nacional desfilar junto a los manifestantes.

Ya lo expusimos en un comentario anterior, Maduro está acorralado, cada día está más solo, y pronto, muy pronto el PSUV, se resquebrajará, se dividirá entre aquellos que ya no lo quieren y los pocos que tratarán de mantener el poder a cualquier precio.

Dentro de este grupo que apoya a Maduro se encuentran los cubanos que asesoran al presidente, los generales corruptos y los militares que manejan el narcotráfico, así como todas aquellas personas del gobierno que ya han sido señalados en los EEUU como corruptos y que no son pocos, saben que si el gobierno cae, el exilio, el escape o la prisión les espera.

NO MÁS MADURO, FUERA MADURO, VETE MADURO y muchos otros textos son los que aparecen en las pancartas de los manifestantes.

En estas circunstancias y ante la gravedad de la crisis que existe, la oposición debe exigirle al gobierno de Maduro ELECCIONES PRESIDENCIALES YA, no más diálogo, NO MÁS PAJA, NO MÁS OPORTUNIDADES A ESTE NARCO-GOBIERNO CORRUPTO Y SIN ALMA.

Los venezolanos deben de prepararse para el cambio, una vez que los chavistas estén fuera del poder, los cubanos que han colaborado con ellos deben de salir del país de forma inmediata, la institucionalidad debe recuperarse a la brevedad posible, el CNE debe de revisarse, los jueces deben de sustituirse.

Carlos Vilchez Navamuel

http://www.carlosvilcheznavamuel.com

http://porunaprensamashumanayobjetiva.blogspot.com

Share

7 comments for “Maduro NO MÁS

  1. Tomás Waibel
    26/04/2017 at 4:45 PM

    Por supuesto que Maduro no tiene ningún interés en solucionar la miseria económica, alimentaria y medicinal porque a) no le afecta a el y la camarilla gobernante y b) para eso tendría que poner fin a la causa de esa miseria que el socialismo.

  2. VULCANO
    26/04/2017 at 6:21 PM

    Parece que el “pajarico” lo abandonó……

  3. 26/04/2017 at 7:06 PM

    De verdad rezo por Venezuela. Se me estruja el alma ver lo que veo. Cuba y sus aliados (por llamarlos de una manera generosa ) deberán rendir cuentas un día (espero no lejano) ante la historia de Latinoamérica haber prostituído a estos niveles el buen vivir del ser humano de estas latitudes. Da verguenza y asco a la vez ver como quienes se dicen “salvadores de la Patria” (entre ellos nuestra Ex) puedan justificar y apoyar semejante desquicio de clase gobernante. Y más duele su silencio cómplice. Pregunta elemental de un chico de la salita de 4. Que quisieron demostrar, que quisieron venderle a esta maltratada región del planeta estos sres?. Ojalá un día la Historia de verdad la puedan escribir los que pierden; para poder poner blanco sobre negro a tanta desidia, tanto bochorno, tanta estupidez, tanta complicidad. Desde la Iglesia al último adherente. Bien les vendría rogar al infinito que estas dictaduras cesen ya. Bien valdría que laven sus conciencias con un pedido de perdón inmenso a tanta vida perdida y arruinada, en tantas décadas de calvario. Bueno sería que los tan pregonados defensores de los DD..HH.( desde Bonafini y Carloto , hasta el último adherente) condenaran con énfasis tanta desgracia inflingida a nuestros hermanos. Su silencio es más cruel que lo que les pasa a los ciudadanos de estos lugares. Deben arrepentirse ya. De lo contrario sus hijos y los hijos de sus hijos; en fin, generaciones enteras los condenarán al exilio en sus pensamientos, en su honor, en sus dignidades. Habrán oído, finalmente, alguna vez hablar de la Libertad, del Hambre, de la Solidaridad, de la Fraternidad, del Orgullo, del….del….del… Miren para atrás sres. de una buena vez y digan : voy a dejar de admirar la inmundicia, la impureza, la suciedad, los restos, la mugre; en fin el vertedero donde nace todo lo Indeseable por todos los hombres de bien que pueblan estas tierras de América. Gracias IP.

  4. Pehúen Curá
    26/04/2017 at 11:39 PM

    La receta es el Socialismo, independientemente de quien sea el cocinero. Desgraciadamente les tengo males noticias, Capriles y López SON MARXISTAS, no esperen cambios en caso de por via de la magia, lleguen a la presidencia; emparcharan aqui, allá, pero seguira el mismo camino trazado por Fidel y su Socialismo del Siglo XXI. No tengo ninguna esperanza de cambio para la pobre y sufrida Venezuela, es demasido rica en recursos por lo cual los dirigentes se sientan sobre las reservas, arrojan algunos mendrugos a la plebe y arreglan con el capitoste mayor los negociados, sin importarles nada de sus mandantes. La historia esta llena de ejemplos en estos últimos 100 años.

  5. Pehúen Curá
    26/04/2017 at 11:41 PM

    Perdon no aclaré, “La receta es el socialismo la que se ha aplicado y se aplica”

  6. 27/04/2017 at 7:04 PM

    Pehúen:No tengo autoridad para rebatir su opinión. Lo que me queda claro, entonces, es que de vez en cuando debemos cambiar los trapos de piso, para cargarlo de nueva basura. Se entiende no?.

  7. Godofredo
    28/04/2017 at 3:08 PM

    Civiles armados sostienen a Nicolás Maduro

    ABRIL 27, 2017

    CARACAS, Venezuela — Los motociclistas llegaron con estruendo en chaquetas rojas y ropa oscura, algunos con el rostro cubierto, acelerando sus motocicletas frente a mil manifestantes en Caracas. Lanzaron tubos de gas lacrimógeno para dispersar la multitud.

    Luego, dicen testigos, sacaron pistolas y dispararon. Carlos Moreno, de 17 años, yacía en el suelo, un charco de sangre alrededor de su cabeza.

    “Se le salía la materia cerebral”, recordó Carlos Julio Rojas, un líder comunitario que presenció el tiroteo mortal en la capital venezolana el 19 de abril.

    Los hombres uniformados que mataron a tiros a Moreno no eran fuerzas de seguridad del gobierno, afirman testigos. Eran miembros de bandas armadas que se han convertido en operadores clave que imponen la voluntad del presidente Nicolás Maduro mientras intenta aplastar un creciente movimiento de protesta contra su régimen.

    Los grupos, conocidos como colectivos, se originaron como organizaciones comunitarias pro gobierno que, desde hace mucho tiempo, han sido parte del paisaje de la política venezolana de izquierda. Ahora parecen desempeñar un papel clave en reprimir la inconformidad.

    Cientos de miles de manifestantes salieron a las calles de Caracas y otras ciudades exigiendo elecciones en Venezuela. Galvanizados por una economía en ruinas que ha causado escasez de medicamentos y alimentos básicos —así como un intento malogrado de izquierdistas de disolver el Congreso del país en marzo— presentan la mayor amenaza a los gobernantes del país desde el golpe que derrocó brevemente al predecesor de Maduro, Hugo Chávez, en 2002. Maduro respondió enviando a miembros de la Guardia Nacional armados con cañones de agua y balas de goma para dispersar a las multitudes.

    Pero junto a las fuerzas de seguridad, afirman expertos y testigos, están los operadores de los colectivos que practican una intimidación más fuerte y muchas veces letal. “Éstos son los verdaderos grupos paramilitares de Venezuela”, indicó Roberto Briceño-León, director del Observatorio Venezolano de Violencia, un grupo sin fines de lucro que monitorea el crimen.

    La presencia de los colectivos difícilmente termina con las manifestaciones en las calles. Desde disputas laborales con los sindicatos hasta protestas estudiantiles en los campus universitarios, los colectivos aparecen casi en cualquier lugar donde el gobierno ve que los ciudadanos se salen del control, señalan los venezolanos.

    Los expertos afirman que los colectivos datan de los inicios de Chávez, quien originalmente los concibió como organizaciones sociales para hacer avanzar su visión de una revolución socialista para transformar los barrios pobres de Venezuela.

    Muchos tenían sus propios nombres, banderas y uniformes. Con el tiempo, el gobierno también les dio armas y entrenamiento de seguridad, al desplegarlos como una milicia separada. Conforme los grupos se volvían más poderosos, ejercieron su propia influencia independiente del Gobierno, más notablemente al controlar el crimen organizado como el narcotráfico en los barrios de Caracas.

    Hoy, los grupos controlan el 10 por ciento de los pueblos y las ciudades en Venezuela, de acuerdo con Fermín Mármol, criminólogo en la Universidad de Santa María, en Caracas. Dijo que la profunda inclinación ideológica hacia la izquierda de los grupos significa que defenderán a Maduro a toda costa. “Si mañana la revolución pierde la presidencia, los colectivos inmediatamente cambiarán a la guerrilla urbana”, dijo Mármol.

    Para algunos venezolanos pobres, los colectivos son una fuente de orden que la gente ha llegado a aceptar. Haide Lira, de 58 años, una asistente administrativa que vive en los límites del barrio La Vega de Caracas, dijo que los enfrentamientos entre los manifestantes y los colectivos han sobresaltado a los residentes. Simpatiza cada vez menos con los manifestantes. “No sacas a un gobierno de esta manera”, expresó. De los colectivos, opinó: “ponen orden donde hay desorden. Es cierto, son ciudadanos armados, pero ¿qué puedes hacer en este mundo patas arriba donde vivimos?”.

    Pero sus ataques contra los manifestantes han traumatizado a muchos, como Rojas, quien presenció la muerte de Carlos Moreno.

    “Atacan a tus vecinos cuando hacen fila para comprar alimentos y son identificados como miembros de la oposición, atacan a los propietarios de tiendas al extorsionarlos, agreden a los panaderos al quitarles parte de su producción que luego venden en el mercado negro”, afirmó. “No son verdaderos colectivos, ni actores políticos —son criminales”.

    Ana Vanessa Herrero contribuyó con reportes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *