Mujica y Almagro parieron al TISA (Trade in Services Agreement) en secreto y Tabaré Vázquez, obligado, le firmó el certificado de defunción

mujica-y-tabare-vazquez

Uruguay ingresó al Trade in Services Agreement (TISA) sin que existiera una discusión nacional sobre la conveniencia o inconveniencia de este acuerdo de libre comercio de servicios. Una medida que demuestra las grandes debilidades que tuvo el gobierno de José Mujica en lo que refiere a su política de inserción internacional y a la transparencia de sus acciones.

En febrero del 2015, en la página del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá se publicó la siguiente noticia: “Nos complace anunciar que los países miembros del TISA han dado la bienvenida a Uruguay en las negociaciones. En la actualidad hay 24 países que participan en las negociaciones TISA: Australia; Canadá; Chile; Taipei Chino; Colombia; Costa Rica; la Unión Europea; Hong Kong (China); Islandia; Israel; Japón; Liechtenstein; Nueva Zelanda; Noruega; México; Pakistán; Panamá; Paraguay; Perú; Corea del Sur; Suiza; Turquía; los Estados Unidos; y Uruguay.”

Uruguay fue aceptado -luego de que el Congreso de Estados Unidos diera luz verde para que así lo hiciera- y participó de las negociaciones a partir del 9 de febrero. Es decir, Uruguay empezó a participar en las negociaciones aceptando los acuerdos realizados hasta el momento de su incorporación.

La primera noticia pública sobre este tema se tuvo el 02/05/2014 cuando la Agencia EFE informó, desde Bruselas, que Uruguay había solicitado ingresar el TISA en septiembre de 2013 y que el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht manifestaba que “La Unión Europea celebra el interés de Uruguay por unirse a las negociaciones del TISA y respalda firmemente su participación de ahora en adelante”. Afirmó, además, que el entonces ministro uruguayo de Exteriores, Almagro Lemes, ha garantizado que su país “comparte los objetivos de las negociaciones del TISA” y que “respetará los resultados de la negociación logrados por otros participantes si se une” a ellas.”

Dicha declaración entra en contradicción con lo sostenido por el ex canciller Almagro en múltiples instancias en las que declaró que sí Uruguay es admitido se tomará conocimiento “del material de base sobre el cual se está negociando y de las respectivas ofertas”, y se estará “en condiciones de evaluar la conveniencia de entrar”.

El ex canciller en esa misma entrevista afirmó, utilizando un discurso elogioso e impreciso que el TISA tiene como objetivo “establecer un régimen de comercio más amplio, flexible y predecible… lo suficientemente claro para no impedir que cada gobierno ejerza su propia soberanía para regular ciertos sectores… que las disposiciones del acuerdo estarán sujetas a excepciones generales, a excepciones relativas a la seguridad y a excepciones prudenciales en el caso de los servicios financieros” y que Uruguay podrá incluir sectores que quieran proteger “en listas de excepción”.

El gobierno uruguayo ingresó al TISA inmediatamente después de ser aceptado lo cual implica que adhirió a tapas cerradas, lo que es muy poco probable, o conocía y acepó el contenido de dichos acuerdos que siguen siendo secretos.

Los principales referentes del Frente Amplio en el senado sobre asuntos internacionales consultados en aquel momento -Enrique Rubio, Eduardo Lorier, Alberto Couriel- desconocían el tema y el asesor de la presidencia del FA en política exterior -José Bayardi- afirmó que no sé había discutido en la coalición.

Si fue sorprendente que el gobierno uruguayo hubiera solicitado participar en esas negociaciones sin informar públicamente, la sorpresa es mucho mayor ahora, cuando ya se ingresó al TISA, y el presidente Tabaré Vázquez, por orden del PIT CNT y de su partido político, instruye a su Canciller, que instrumente lo necesario para salir del TISA.

Ante un hecho de tan extraordinaria importancia cabe preguntar: ¿Por qué el gobierno de José Mujica no informó de los pasos que se recorrieron para integrarse al TISA? ¿Por qué el presidente Vázquez firmó el certificado de defunción del TISA, pese a que su Canciller y su Ministro de Economía promocionaban y siguen promocionando con gran entusiasmo la integración de Uruguay al TISA?

Ahora la oposición interpelará al Canciller NIn Novoa, sobre la retirada de Uruguay del TISA, ¡¡vaya paradoja!! por primera vez en la historia parlamentaria la oposición interpelará a un ministro que está de acuerdo con la oposición.

Jorge Azar Gómez

Ex representante de Uruguay ante ONU

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *