Netanyahu y la utopía de Albert Einstein

“Desearía que se llegase a un acuerdo razonable con los árabes sobre la base de una vida pacífica en común pues me parece que esto sería preferible a la creación de un Estado judío” (Albert Einstein).

Sin embargo, Netanyahu aspira a resucitar el endemismo del Gran Israel (Eretz Israel), ente que intentaría aunar los conceptos antitéticos del atavismo del Gran Israel (Eretz Israel) y que bebería de las fuentes de Génesis 15:18, que señala que “ hace 4.000 años, el título de propiedad de toda la tierra existente entre el Río Nilo de Egipto y el Río Eúfrates fue legado al patriarca hebreo Abraham y trasferida posteriormente a sus descendientes”, lo que supondría la restauración de la Declaración Balfour (1917), que dibujaba un Estado de Israel dotado de una vasta extensión cercana a las 46.000 millas cuadradas y que se extendía desde el Mediterráneo al este del Éufrates abarcando Siria, Líbano, parte noriental de Irak, parte norte de Arabia Saudí, la franja costera del Mar Rojo y la Península del Sinaí en Egipto así como Jordania, obligado a acoger a toda la población palestina de las actuales Cisjordania y Gaza forzada a una diáspora masiva (nueva nakba).

Dicha doctrina tendría como principal adalid a Isaac Shamir al defender que “Judea y Samaria (términos bíblicos de la actual Cisjordania) son parte integral de la tierra de Israel. No han sido capturadas ni van a ser devueltas a nadie”, doctrina en la que se basarían los postulados actuales del partido Likud liderado por Netanyahu quien aspira a convertir a Jerusalén en la “capital indivisible del nuevo Israel”, tras la invasión de su parte oriental tras la Guerra de los Seis Días (1967). Ello supondría una traición a los postulados de Theodor Herzl, considerado el Padre del actual Estado de Israel y fundador del sionismo quien en su libro “La vieja Nueva Tierra” (1902), sienta las bases del actual Estado judío como una utopía de nación moderna, democrática y próspera en la que se proyectaba al pueblo judío dentro del contexto de la búsqueda de derechos para las minorías nacionales de la época que carecían de estado, como los armenios y los árabes. Así, el diario aurora-israel.co/il, denuncia que “ la política aislacionista del primer ministro, Biniamín Netanyahu, parece estar en las antípodas de los fundadores del sionismo, tales como Teodoro Herzl y Chaim Weizmman, que incluyeron al movimiento dentro del espectro progresista en el campo de la diplomacia, con lo que la pregunta es si puede revertirse peligroso el aislamiento diplomático de Israel con una política que sea contraria al inmovilismo y el encerramiento”.

Netanyahu reafirmó “el derecho del pueblo judío a construir en Jerusalén”, (lo que se traduciría según el canal de televisión Arutz 2 en la construcción de 1.400 nuevas viviendas en Ramat Shlomo, barrio judío de Jerusalén Este situado más allá de la llamada Línea Verde), pues según sus palabras “hasta los palestinos saben que esos lugares quedarán bajo la soberanía israelí bajo cualquier tipo de arreglo”. El penúltimo episodio de la hoja de ruta de la considerada por los palestinos “limpieza étnica de Jerusalén Este” sería el proyectado desalojo forzoso de los habitantes palestinos del barrio de Sheikh Jarrah para ser ocupado por colonos israelíes, proyecto que habría desencadenado una nueva intifada con cientos de heridos palestinos y el repudio de la comunidad internacional, revuelta que habría desembocado en el masivo lanzamiento de cohetes por parte de Hamás y la respuesta asimétrica de Netanyahu en forma de bombardeos de la Franja de Gaza con incontables muertos.

Dado el impasse político en el que se encuentra el país al no ser capaces los partidos de conformar un Gobierno de coalición, Netanyahu (sirviéndose de la dictadura invisible del temor al Tercer Holocausto, proceda de Hamás, de Hezbolá o de Irán), aprovechará la ocasión para declarar el Estado de Guerra (defensa de la seguridad de Israel) y desencadenar una nueva ofensiva terrestre en la Franja de Gaza (emulando a la operación Margen Protector del 2014). Nentanyahu confía en una victoria rápida que le otorgaría un incremento de popularidad para las próximas elecciones mientras le permite seguir en el Poder y dejar que la niebla del olvido cubra con su manto el proceso judicial en el que está acusado de soborno, fraude y abuso de confianza y que según sus palabras tan sólo sería un “Golpe de Estado Judicial para apartarlo del Poder” con el deseo ferviente de que la chispa se extienda por todo el barril explosivo de Oriente Medio. Así, el objetivo inequívoco de la Trilateral EEUU-Gran Bretaña-Israel sería desencadenar un nuevo conflicto para proceder a rediseñar la cartografía del puzzle inconexo formado por los actuales países de Oriente Próximo y Medio y así lograr unas fronteras estratégicamente ventajosas para Israel, siguiendo el plan orquestado hace 60 años de forma conjunta por los gobiernos de Gran Bretaña, Estados Unidos e Israel y que contaría con el respaldo de los principales aliados occidentales.

Germán Gorraiz López

Analista

Share
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
CACHITO
CACHITO
1 month ago

DE IZQUIERDA, ANTISEMITA Y PELOTUDO, CASI UN COMBO PERFECTO.

ASI SON LOS ZURDOS SIGLO XXI

DON DONALD
DON DONALD
1 month ago
Reply to  CACHITO

DESDE MI PUNTO DE VISTA (DIARIO LA PRENSA)
Israel o el arte de dormir con un ojo abierto

  • POR KARINA MARIANI 15.05.2021

Apenas comenzara el día 15 de mayo de 1948 iba a finalizar el Mandato Británico de Palestina. Se trataba de una administración territorial encargada por la Sociedad de las Naciones al Reino Unido como parte de la partición del Imperio Otomano luego de perder la Primera Guerra Mundial. Entre sus obligaciones se encontraba “asegurar el establecimiento de un hogar nacional judío”, y salvaguardar los derechos civiles y religiosos de todos los habitantes de Palestina”. Pero justo el 15 caía sábado, era Shabat, de modo tal que fue el 14, un día antes, que David Ben Gurión leyó, en el Museo de Arte de Tel Aviv, la Declaración de la Independencia del Estado de Israel. Hacía tan sólo un año la Asamblea General de las Naciones Unidas había aprobado el Plan de dos Estados, uno árabe y otro judío, plan que había aceptado la comunidad judía pero no la árabe.

No había transcurrido un día de la creación del flamante Estado de Israel cuando Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Irak lo invadieron. Sus habitantes, que venían desde hacía siglos siendo exterminados o echados de distintos países del mundo, estrenaron su país con una Guerra de Independencia, como tantos otros países del mundo, con un ejército pobre en todos los sentidos posibles. Por 15 meses lucharon contra todos sus vecinos y vencieron. Desde entonces no han dejado de luchar.­

Criticar las políticas de una Nación no significa odiar a esa Nación ni a sus habitantes. Negar el derecho de esa Nación a existir y desear que sus habitantes sean tragados por el mar, sí es odiar. Hoy, nuevamente, Israel está bajo el ataque de una organización terrorista cuya finalidad es la desaparición de los judíos y de su Nación de la región que habitaron desde hace casi 40 siglos. Vale decir, al menos 18 siglos antes que un alma católica y 25 siglos antes de que un alma musulmana pisaran esa tierra. Que conste la evidencia arqueológica para disipar debates acerca de quién llegó primero.
VOCES MALDITAS­

­Sin embargo, cada vez que Israel es atacada y se defiende, surgen las voces que justifican los ataques terroristas en función de considerar que está usurpando una tierra que es de otro, o sea que la solidaridad con los terroristas es una aceptación del precepto de estos, de que está donde no debería estar. De nada ha servido explicar mil veces la historia reciente y dar cuenta de que jamás hubo un Estado Palestino (y que actualmente tampoco lo hay). La visión de que Israel y el sionismo son los genocidas de la región ha sido abrazada por gran parte de la opinión pública mundial, baste ver el profuso uso que de este adjetivo hacen la prensa y las redes sociales.

Esta difundida visión no siempre fue así, pero creció y tomó cuerpo gracias al exótico matrimonio entre las cosmogonías de la extrema izquierda y el islamismo, que se forjó cuando muchos intelectuales y políticos vieron con buenos ojos y apoyaron el integrismo del Ayatolá Jomeini en Irán hacia fin de la década del 70. El fundamentalismo islámico tenía en común con el deconstructivismo y el activismo socialista, el deseo de terminar con el capitalismo y la burguesía. Los enemigos del enemigo se transformaron en amigos en nombre del poscolonialismo, el antimperialismo y otros ismos que fueran surgiendo. Cuesta entender el matrimonio así forjado, toda vez que las premisas identitarias del socialismo setentista, como las que promulgaban las liberaciones sexuales, se daban de bruces con la imposición de la sharia, pero es por allí que el pragmatismo semántico ideó una frase narcótica para las mentes progresistas: Es otra cultura, en virtud de preservar a su potente aliado insurreccional.
Israel ha tenido desde entonces decenas de conflictos que apuntaron a su desaparición como Estado. Guerras en 1956, en 1967, en 1973, en 1982, en 2014 y un sinfín de hostilidades de distinta intensidad y modalidad pero siempre con el mismo objetivo: su desaparición. Esta realidad fue la que llevó a Israel a dormir constantemente con un ojo abierto y a vivir preparada para hacer frente a los ataques. Lleva, también desde entonces, enfrentando la hostilidad de los medios de comunicación y de otros ámbitos de formación cultural y si bien es cierto que ha ganado en el campo militar, ciertamente ha perdido la batalla en gran parte de la opinión pública del mundo.

La manipulación de titulares y de hechos tiene una forma curiosa: suele instalar la primera piedra en un corte maniqueo de la sucesión lineal de acontecimientos de forma tal que justifique el accionar terrorista como la consecuencia de un detonante acto de agresión israelí. Cuando dicha manipulación es desmentida por la evidencia se va para atrás en la sucesión de acontecimientos hasta encontrar otro acto detonante del que se pueda responsabilizar a Israel; hasta llegar (siempre) a la conclusión de que la Nación judía no debería estar allí y vuelta a empezar a culparla de la escalada.

TODO PARA LA GUERRA
­Así las cosas, en 1987 se forma la organización terrorista Hamás con el objetivo de “establecer un Estado Islámico Palestino en lugar de Israel”, se entiende, ¿verdad? Desde entonces realizan ataques suicidas, apuñalamientos, ataques con armas de fuego y con cohetes. Van variando. Hamás se atiene a su libreto, en este sentido hay que reconocerles la claridad: “No podemos religiosamente, moralmente o nacionalmente dar una pulgada de la tierra de Palestina”. Desde su surgimiento enseñaron la violencia en sus calles, escuelas y destruyeron la vida cívica para convertir en algo deseable el ser un mártir de la causa. Desde los años 90, intensificaron los ataques suicidas, matando con este método sólo en 1996 a 60 israelíes. Del 2000 hasta 2004 se registraron 425 ataques en los que, con tal de segar la vida de judíos, se cargaban también vidas de los propios.­

En 2007 Hamás tomó poder de la Franja de Gaza invirtiendo millones de dólares en la construcción de túneles para traficar armamento, gracias a los cuales han disparado decenas de miles de cohetes contra ciudades israelíes. La política fiscal es otro calvario como corresponde a una economía que extrae todo para la guerra. Son públicas las ejecuciones para quienes desafían sus reglas y demás está decir que se trata de una tiranía sin derechos. Equiparar a Hamás con un Estado es un insulto, en primera instancia, para los palestinos.

Hamás es una organización criminal que destina todos sus recursos y esfuerzos a borrar de la faz de la Tierra a Israel, de suerte tal que no hay inversión en la protección o el desarrollo de sus habitantes. Por esto viven en la peor miseria e inseguridad a pesar de los muchos fondos y ayuda humanitaria que reciben. Es más, son los mismos habitantes instrumentales a su guerra. Están los palestinos para proteger armas y equipamiento militar y no al revés.

No es casual que sus comandos operativos y depósitos estén en zonas residenciales, los cohetes se disparan desde allí y las fallas que lógicamente se producen hacen que caigan en la propia Franja de Gaza matando civiles, además de convertirlos en un blanco militar si se quiere neutralizar la base de lanzamiento. El drama humanitario existe, y consiste en tener a una población gobernada por terroristas con una idea acérrima que legitima cualquier procedimiento para ser alcanzada.

En menos de un siglo Israel se convirtió en una nación rica y poderosa, pero sobre todo democrática. De hecho, es el único país de la región que puede ostentar tal medalla. En tanto a Palestina la desventran dos bandos enfrentados, que no han logrado conformar un Estado. Por un lado Hamás y por el otro la Autoridad Nacional Palestina gobernada por Al Fatah, un partido socialista fundado por Yasser Arafat y cuyo líder actual es Mahmoud Abbas, formalmente Presidente de la Autoridad Nacional Palestina desde 2005. Al Fatah gobierna Cisjordania y Hamas controla Gaza. Hace un par de semanas, el presidente de la Autoridad Palestina, Abbas, ante la perspectiva de una derrota electoral, suspendió las elecciones. Se sabe perdedor frente a Hamas en el liderazgo del combate a la existencia del Estado de Israel. La escalada de los últimos días obedece en parte a esta variable que apunta al manejo de la calle palestina, sumada a la inestabilidad del gobierno parlamentario israelí que lleva cuatro llamados a las urnas sin poder formar una mayoría estable y al cambio de vientos políticos en Estados Unidos, principal aliado de Israel, hoy a cargo del Partido Demócrata.

UN CINISMO COLOSAL­
­A raíz de la escalada que comenzó esta semana, se multiplicaron las voces que reclamaban “proporcionalidad” en la respuesta de Israel al ataque continuo e indiscriminado que estaba sufriendo de más de 2300 misiles. Pero las redes mostraron los ataques en directo, no se podían disimular, de modo tal que el aparato de propaganda ya citado, ese que manipula hechos y titulares mediáticos, apuntó contra la forma en la que Israel se defendía. Pocas veces se vio un cinismo tan enorme. Los culpables pasaron a ser las víctimas porque se les devolvía el golpe. De nuevo, buscaron causales del ataque en algún lugar de la cadena de sucesos: un incendio en una mezquita que resultó ser un árbol y un desalojo judicial. No pueden estas líneas extenderse sobre esos eventos que, aún dados por buenos, ¡serían los que justificarían que Hamás haya tirado 2.300 misiles sobre la población civil en 5 días!­

De nuevo, el pecado original de Israel por existir y tener recursos defensivos, hizo que las condolencias fueran hacia el bando atacante puesto que la ineficacia y precariedad de los terroristas los pone en un plano desigual. Sí, así como se lee. Sólo el prejuicio antiisraelí puede explicar estos razonamientos, una especie de “se la buscaron por estar ahí”. 

El pedido de proporcionalidad de ninguna manera incluye a las autoridades palestinas que jamás invirtieron dos pesos en tecnología defensiva. Es que a los fines del terrorismo, buenos son los mártires. Por eso Israel tiene el escudo para defender a los suyos y Hamas tiene misiles para tirar a rolete y donde caigan, caigan. Cada uno tiene sus prioridades.

El famoso Escudo de Hierro que protege Israel es eficaz pero no infalible, y muchos misiles han impactado en suelo israelí. Para darnos una idea, es como si desde la Ciudad de La Plata se dispararan incesantemente misiles hacia Caballito o Tigre, por ejemplo. ¿Cuántos misiles por hora soportaríamos? ¿Cuántas noches en los refugios? ¿Acaso no pediríamos a nuestras autoridades que neutralicen la fuente de los ataques? Todo país tiene derecho a defenderse cuando lo atacan, y la respuesta de Israel ha sido contraatacar objetivos de Hamas. El derecho a defenderse incluye tomar acciones para que los enemigos no puedan volver a atacar. Negar ese derecho y pedir que se soporte un ataque terrorista sólo porque el terrorista es más débil es una aberración sólo motivada por el odio. Si querés que un país se deje matar es porque querés su exterminio, no le demos más vueltas.

­Si Israel hiciera caso al concierto de indicaciones de la progresía internacional, esa que tuvo como faro a Cuba y que cubrió a la dictadura venezolana hasta que no dio para más, el país habría dejado de existir. Se le pide a Israel que negocie con terroristas, y para mayor abundamiento se la trata de equiparar con una organización que no cumple ni medio estándar moral de los que se le exige a la propia Israel. Se pretende, además, que cuando gana una contienda diga: “Bueno, gané, me retiro a dejar que mis enemigos recuperen fuerzas y me voy. Aquí no ha pasado nada”. 
De nada le sirvió a Israel esa actitud en Gaza en 2005, más que para que los líderes del Hamás la hayan convertido en un arsenal repleto de misiles. Pactar con terroristas es entregar a los israelíes a la muerte. Está en los documentos fundacionales de Hamas, no hay más que leerlos, no hay más que escucharlos en YouTube, curiosamente, las bigtech no censuran estos mensajes, está todo ahí.
Hamas no quiere dos Estados, nunca se interesó en construir uno para los palestinos co instituciones que protejan sus libertades y a sus familias. En cambio, Israel es un Estado que acaba de cumplir 73 años en una lucha que es la de siempre, la de siglos. Si el pueblo judío no desfalleció cuando les mataron a 6 millones de hermanos en las cámaras de gas y si fueron capaces de ganar una guerra en menos de una semana, no van a dejar de defenderse ahora, porque dejar que gane el terrorismo sería acostumbrarse al mal y eso no lo van a hacer. Israel va a prevalecer porque aprendieron que la resistencia nunca debe decaer. Aprendieron a dormir con un ojo abierto y si tienen que repetir lo obvio por 20 siglos más, así será.