‘The Washington Post’: El FBI espió a García Márquez durante más de dos décadas

55ebbb6dc46188df3d8b4580

Documentos desclasificados del FBI han revelado que sus agentes espiaron al escritor colombiano Gabriel García Márquez durante 24 años sin que este se diera cuenta. La agencia federal ha publicado 137 páginas de sus archivos relacionados con ‘Gabo’ a petición del diario estadounidense ‘The Washington Post’.

La vigilancia fue ordenada por el entonces director del FBI, J. Edgar Hoover, en febrero de 1961, según ‘The Washington Post’. Aquel mismo año, el periodista García Márquez, de 33 años de edad, acababa de llegar a Nueva York con su esposa y su hijo recién nacido.

El FBI aún tiene en su poder 133 páginas adicionales del archivo cuyo contenido se desconoce, por lo que no está completamente claro qué despertó tanto interés sobre el joven periodista.

No obstante, la motivación del FBI puede estar conectada con la llegada de García Márquez a EE.UU., que tenía como objetivo en “ayudar a establecer un servicio de noticias del Gobierno cubano”, la agencia Prensa Latina. Además, más tarde se convirtió en amigo del entonces líder cubano, Fidel Castro.

De acuerdo con los documentos, el FBI contactó a al menos nueve “informantes confidenciales” que vigilaban de las actividades del fundador del realismo mágico.

El hijo mayor del premio Nobel de literatura, Rodrigo García, admitió al diario estadounidense que no le sorprendió esta información que oficialmente había permanecido en secreto hasta hoy. El vástago del escritor explicó que debido al hecho de que su padre llegó a Nueva York “para abrir una agencia de prensa cubana, habría sido inusual si no fuera espiado”.

No obstante, el hijo del autor de ‘Cien años de soledad’ recuerda que, curiosamente, Gabo fue despedido unos meses más tarde de Prensa Latina por no ser “un comunista verdadero”, ya que, añade, “nunca perteneció a ninguna organización política”. (RT)

Share

2 comments for “‘The Washington Post’: El FBI espió a García Márquez durante más de dos décadas

  1. JACOBITO
    07/09/2015 at 6:55 PM

    ¿Tiene algo de malo espiar a un zurdo piojoso
    que vive pensando en poner bombas y empute-
    cer la moral de los pueblos?.
    No era el caso de este “zurdito de salón” que,
    tal como el hijo lo reconoce tenía poquito de
    bolche, a tal punto que cuando le gatillaron
    los palitos verdes del Nobel compró una man-
    sión espectacular con vista al Pacífico, y en las
    entrevistas con el periodismo acostumbraba
    fotografiarse apoyado en su Porsche de última
    generación. Eso sí : era muy amigo del patasu-
    cia Fidel y juntos brindaban por el éxito del
    comunismo latinoamericano, proveyendo de
    armamentos a los “estúpidos imberbes” que
    intentaban la Revolución en países como el
    nuestro donde nadie les daba cinco de bola.
    PInti recuerda en “Salsa Criolla” que el zurdaje
    proponía : “Reunámonos el próximo viernes
    camaradas para delinear los pasos a seguir”.
    ¿El viernes?, inquirió uno de los presentes;
    “imposible porque tenemos el asado en la
    peña”. Un cago de risa.
    El viejo axioma : “LA IZQUIERDA, EN ULTIMA
    INSTANCIA, NO ES MÁS QUE UN LENTO
    CAMINO HACIA LA DERECHA”.

  2. Yuri Vladimirovich Andropov
    08/09/2015 at 2:31 PM

    Gabito era el agente de influencia predilecto de la DGI.
    Inclusive le brindaron una mansión a escasos metros de una de las que pertenecían al líder genocida cubano.
    Nunca fue echado oficialmente de Prensa Latina, sino que subió de grado en el organismo y le brindaron otro tipo de operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *