Argentina: grandeza y decadencia

Armando Ribas“La riqueza de los países no depende de la fertilidad de su suelo, sino de la libertad de sus ciudadanos.” Alexis de Tocqueville

La Argentina debiera ser un ejemplo para el mundo, tanto por su desarrollo a partir de 1853, como por su lamentable decadencia a partir de 1943. Como bien dijera David Hume la historia es un aprendizaje y la libertad un lujo de la sociedad. Pues bien; creo que no se puede discutir que Argentina en 1852 bajo el gobierno de Rosas vivía en la Edad Media -Religión o Muerte- como el principio ancestral del poder absoluto y la consecuente falta de libertad.

En aquella época Argentina era uno de los países más pobres del mundo, su población no superaba el millón de habitantes y analfabetismo alcanzaba al 80%. Demás está decir que el enfrentamiento entre Buenos Aires y las provincias era un hecho indubitable que se regía bajo religión o muerte. En aquel entonces evidentemente la plata del Río de la Plata se quedaba en las aduanas de Buenos Aires, lo que evidentemente creaba una mayor tensión entre las partes.

Podría decir que la razón de ser de Caseros no parecería que haya sido la búsqueda de la libertad individual que finalmente llegó, sino la libertad del Río de La Plata para favorecer el comercio de Entre Ríos. Pero fue la sabiduría de Urquiza de lograr el pacto de San Nicolás con Mitre y de aceptar las ideas de Alberdi. En el proyecto se unió una clase dirigente que fueron Urquiza, Mitre, Sarmiento y Alberdi. Y ella continuó con la llamada generación del Ochenta, que proyectó a la Argentina a los primeros lugares del mundo a principios del siglo XX.

La pregunta del millón entonces es: ¿Cuál fue la causa determinante de ese salto cuántico en la Historia? Y la respuesta es simple: a través de las ideas de Alberdi y la acción originaria de Urquiza se acordó la Constitución de 1853-60 en la cual se reconocieron los principios ético-políticos que había cambiado la historia del mundo. La libertad y la creación de riqueza por primera vez en la historia, que fueron Inglaterra y Estados Unidos. Y la Argentina fue el tercer país en ponerlos en práctica y a los hechos me remito. A principios de siglo XX Argentina tenía siete millones de habitantes, solo 25% de analfabetos y un ingreso per cápita que superaba al de Alemania, Francia e Italia.

Y la pregunta pendiente es cuáles fueron esos principios que transformaron al mundo con Argentina incluida. En primer lugar la noción ética de que el hombre es como es y “la naturaleza humana no se puede modificar, si se quieren cambiar los comportamientos hay que cambiar la situación y las circunstancias” (David Hume). En función de esa realidad era un principio fundamental el limitar el poder político, pues como bien dijera John Locke “los monarcas también son hombres”. Para ello era necesaria la división de los poderes y fundamentalmente reconocer la función primordial del poder judicial de decir qué es la ley conforme a los principios de la Constitución.

Por supuesto, a esos efectos el principio fundamental es reconocer los derechos individuales a la vida, la libertad, la propiedad y el derecho a la búsqueda de la propia felicidad. Por supuesto, la historia muestra que donde no se respetan los derechos de propiedad no hay creación de riqueza, y eso fue lo que ocurrió por siglos cuando los monarcas eran prácticamente los únicos propietarios. Y esto ocurría en Inglaterra, o sea que la libertad no es un don de la naturaleza humana sino un proceso de aprendizaje.

Como verán me he referido a los derechos individuales y no a los derechos humanos. Cuando los derechos son del pueblo, lo que existe es el poder absoluto de los gobernantes. Por ello el otro derecho fundamental es el derecho a la búsqueda de la propia felicidad, que implica que el hombre actúa por interés, y el interés privado no es contrario al denominado interés general o la falacia del bien común. Y así escribió Alberdi: “El egoísmo bien entendido de los ciudadanos, solo es un vicio para el egoísmo de los gobiernos que forman los estados”. Ese derecho está reconocido en el artículo 19 de la Constitución Nacional.

Otro principio fundamental es que las mayorías no tienen el derecho de violar los derechos de las minorías. Como bien dice Hume el problema no son las mayorías sino las asambleas que pretenden representarlas. Este principio está reconocido por Madison en la Carta 51 de The Federalist Papers, donde dice: “En una sociedad bajo la forma de la cual la facción más poderosa puede fácilmente unirse y oprimir la más débil, puede verdaderamente decirse que reina la anarquía como en el estado de naturaleza, donde el individuo más débil no está seguro contra la violencia del más fuerte”.

Ésa es la falacia que se vive hoy en el mundo donde la izquierda se ha apropiado de la ética a través de la demagogia, y democracia y socialismo, como reconociera Nietzsche, pasan a ser sinónimos. Ya debiéramos saber entonces que la libertad y la riqueza dependen del sistema y éste no de la cultura. Si la cultura fuera determinante el mundo no habría salido nunca del atraso y la falta de libertad que sufriera por siglos. Así Hume en su Historia de Inglaterra refiriéndose a los ingleses de la época de Isabel I, dijo: “Los ingleses en aquella época estaban tan totalmente sometidos, que, como los esclavos del Este, estaban inclinados a admirar aquellos actos de violencia y tiranía que eran ejercidos sobre ellos y sus propias expensas”.

Entonces así como difícilmente podríamos creer que la Argentina de fin del siglo XIX tenía una cultura superior que le permitió alcanzar la posición en el mundo que recientemente hasta The Economist se la reconociera, tampoco el análisis de la decadencia se puede explicar en función de un retrazo cultural a partir de una catarsis argentina. La estupidez es universal y no un patrimonio argentino. La causa tampoco fue como se ha creído que la riqueza de aquel tiempo se debió a la pampa húmeda. De haber sido así habría estado seca durante la época de Rosas y Perón la habría vuelto a secar.

Armando Ribas

Share

10 comments for “Argentina: grandeza y decadencia

  1. Pocho
    08/06/2015 at 7:42 AM

    LO QUE SE SECO A VOS Y HACE RATO ES EL CEREBRO.

    • luis
      08/06/2015 at 9:36 AM

      Pobre Pocho. Sos un Ignorante de la historia e irrespetuoso por falta de educacion. En sistesis, un simple pavote

      • pocho
        08/06/2015 at 12:39 PM

        LUISITO, SI LOS BOLUDOS FLOTARAN, VOS SERIAS UN PORTAAVIONES ATOMICO.

  2. gabriel
    08/06/2015 at 10:44 AM

    Excelente. Yo vivo en Alemania y veo a este pais como a la Argentina q no fué. Siempre me pregunto cual habra sido ese momento en el q nuestro pais equivocó el camino y comenzó uno de cuesta abajo; creo q fué a partir del golpe del 30 o tal vez un poco antes que ya habia populismo y demagogia… en fin… después el peronismo que tiene de rodillas a la nación hasta el día de hoy. Q rabia da todo

  3. QUERIDO DESCAMISADO
    08/06/2015 at 1:26 PM

    Es clarito GABRIEL : la decadencia arrancó en 1916. Ahí
    llegó el analfabeto Irygoyen, un cuadrado a quien le era
    imposible armar dos frases seguidas con coherencia.
    Detrás de él llegó MARCELITO Alvear ( el mlejor presiden-
    te argentino, lejos, lejos). Allí pareció que remontaríamos,
    luego de las cagadas del populachero Hipòlito. Pero fue en
    vano, el populacherismo seguía soñando con el puestito
    público para vivir sin trabajar. Marcelito se frustró, volvió
    el cuadrùpedo que encima ya estaba senil y hubo que
    sacarlo a patadas gracias a Uriburu. Vino la mal llamada
    “década infame”, que fue cuando más obras públicas se
    hicieron en el nuestro país; y tras ellos ¿quién llegó. . .?
    nuestro mayor hijo de puta nacional, el impotente huevo
    duro, en pareja con una trotacalles analfabeta como la
    hija del coletivero que hoy padecemos. Ahí se terminó
    el penal de Usuahia y los delincuentes fueron señores
    como lo vemos hoy a diario. Felizmente advino Rojas
    nuestro marino más insigne. Pero ya todo fue en vano,
    como lo fue la epopeya de Videla, el general más insigne
    que tuvimos. La pudrición ya se había enquistado de un
    modo difícil de arrancar. Aquí estamos hoy . . . soñando
    con otros Uriburus, Rojas, o Videlas que ya cuesta
    hallar, porque la bosta populachera ha contaminado
    todo de tal modo que ya es difícil hallar en la sociedad
    restos aun rescatablespara intentar algún tipo de cirugía.

    • Gabriel
      09/06/2015 at 8:16 PM

      si hubiese Me gusta como en el Face le ponía uno mire. En lo q no coincido en en lo de Videla, puede q me equivoque pues uno nunca sabrá verdades me imagino; pero creo q coincidirá conmigo si digo que este fué el último hombre con un poder absoluto para cambiar la cosa y no lo hizo!!! , se fué dejando el pais desindustrializado y con una politica economica nefasta, con guerrilleros “absueltos” y cosas arregladas q me huelen hasta a traición, hablo por deducciones nada más y tampoco muy convencido pero ahi en ese momento clave algo pasó. Un saludo

  4. Ironics
    08/06/2015 at 6:24 PM

    Profesor Rivas, como siempre claro y conciso, da verguenza el imbecil que lo retruca sin tener idea de lo que ud. habla.

    La decadencia Argentina empezo con el populismo, que en ese entonces represento Yrigoyen, como bien dice un forista.

    A partir de ahi, la cosa se fue agravando con Peron y estos ultimos años con la pareja siniestra mas corrupta de la historia.

    Sera dificil enderezar el rumbo, ya hay mucha contaminacion izquierdoza y muchos cabeza de tuerca para sostenerla.

    • Pocho
      09/06/2015 at 5:49 AM

      IRON… VEO QUE NO ME HACES CASO, VOS TE TENES QUE MATAR DESCEREBRADO HIJO DE PUTA

  5. Riki
    08/06/2015 at 6:50 PM

    Don Armando, no dejo de admirar la claridad de sus conceptos y la síntesis histórica que Ud. realiza. Argentina es un país con grandes recursos naturales, no es rico como todos dicen,porque para que haya generación de riqueza debe existir un marco jurídico y reglas claras que aseguren el normal desenvolvimiento de los negocios, y el libre mercado. Lástima que bestias como Perón y sus seguidores destrozaron a nuestra querida patria, pero ya les queda poco. Luego los juzgaremos por traición, porque empobrecer al pueblo es traición a la patria.

  6. Ironics
    09/06/2015 at 1:12 PM

    Pocho, solo servis para insultar, no se te cae una idea ni que te pongan cabeza abajo.

    Segui un consejo sano, termina la primaria y despues seguimos discutiendo.Ok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *