Blanqueo laboral y pasantía

Desde hace ya unos días en los oídos de todos se vuelve a oír las palabras BLANQUEO y PASANTIAS, aunque siempre y por naturaleza propia me encuentro en contra de este tipo de medidas, en este caso es peor todavía puesto que en el primer tema se propone una reducción de los costos laborales y llamamos costos laborales los aportes y contribuciones que se debe realizar la Estado Nacional -ANSeS- en el orden del 23% y con los que se abonan el sistema integrado de jubilaciones y pensiones o para decirlo más fácil todavía pagan las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares o asignación por hijos que se incorporó mediante los proyectos originalmente de la oposición y que durante 2016 se dispuso la ampliación y actualización continua mediante Ley. O sea, con esta implementación estamos realmente desfinanciando al Estado y optando porque el sistema tributario sea quien pague los costos del ANSeS y sea imposible realizar alguna reforma tributaria integral bajando los niveles de presión fiscal que hoy afectan a la producción y la actividad económica como hace ya más de 10 años.

En el tema de las pasantías, nuestro país ya tuvo una muy mala experiencia durante la década de los ‘90 en que se implementó el sistema y terminó degenerándose a formas en las cuales se exponía a los empleados a que no se les pague su real trabajo y sea incluso una forma de evasión impositiva agravada, tal como lo expresa la Ley Penal Tributaria al hecho de evadir los aportes y contribuciones patronales de cada uno de los empleados.

A los efectos de no transponer una delgada línea roja que es el exceso de neoliberalismo salvaje y de amigos se deben resguardar los derechos adquiridos entre 1945 y hoy, para ello se debería poder descontar un porcentaje de la seguridad social contra los impuestos que deben abonarse en forma normal, regular y habitual; con lo que no se vulneran los derechos de los trabajadores en actividad ni de los jubilados actuales y futuros que es la consecuencia de la desfinanciación del sistema previsional.

Fabián Medina

Share

1 comment for “Blanqueo laboral y pasantía

  1. RAmon
    11/01/2017 at 9:13 PM

    Evidentemente o son en mala fe o son unos impreparados, con respecto a la cuestión de pasantias. En muchos paises europeos en los que es de uso desde hace algunos años este tipo de contrataciones, sobre todo los jovenes se encuentran totalmente desamparados, visto que los toman por un corto periodo de tiempo, sin ningun tipo de obligaciones o con obligaciones minimas y luego,(salvo excepciones, los que están super recomendados) son utllizados como carne de cañon y sin ningun problema los licencian, porque total viene la nueva tanda que los reemplaza, todo esto a bajisimo costo para las empresas, pero con consecuencias, que ahora se dan cuenta. La economía con esta practica en vez de repartir, se paraliza, porque justamente todos esos jovenes, sin futuro cierto, no pueden ni alquilar por cuenta propia, ni pueden consumir, ni proponerse a comprar nada, visto que los sueldos, que son minimos no cubren las necesidades minimas, y tampoco pueden contraer ningun tipo de deuda. O sea, para las empresas es una victoria pirrica, porque al final tambien sufren las consecuencias y es asi, que este es otro de los motivos fundamentales de los problemas economicos estructurales de casi todo el mundo. Inutil, pretender agilizar la economia pensando solo con la obra publica, que visto los personajes involucrados, los compañeritos de colegio serian los directos beneficiados, aunque no les otorguen sobre precios.
    Una pena y una verguenza, que se siga especulando vilmente con la mayoria de los ciudadanos, porque al fin de cuentas, son los ciudadanos que depositan el voto de confianza en un candidato, ilusionandose que este de buena fe procurará de administrarlos en una manera justa y equitativa. Es logico que las empresas tambien deben tener su ganancia, pero todo en su justo limiti, siempre y cuando no esclavice o explote a sus trabajadores. Eso, no es democracia.
    Además, la cuestión del blanqueo laboral, si es tal como está expresado en el articulo, es realmente otra traición al pueblo en beneficio exclusivo de las empresas, por ende de sus propietarios. Uds. a eso tambien llaman transparencia y democracia.
    Tampoco creo posible, que a esta altura de las circunstancias los ciudadanos de a pie, puedan seguir soportando más presión fiscal.
    Basta de hipocresias de los señores y señoras politicos que pululan haciendo campaña, sin hablar claro, ni defender a aquellos de los que pretenden su voto. Sigan jugando con fuego y tendrán un final similar a la mafia K recientemente destronada.
    Que el sr. Presidente además promulgue aun con un Decreto de Necesidad y Urgencia la LEY DE EXTINCION DE DOMINIO, caso contrario se atendrá a las consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *