Caza de brujas para quien dude o no crea

Tal como sucede en los gobiernos totalitarios cuando no se acata o acepta un hecho, o no se acepta una creencia, un paro o huelga o una celebración como le ocurrió a Guillermo Tell por no descubrirse la cabeza y rendir homenaje a un ídolo que representaba al tirano de un cantón suizo, lo mismo está sucediendo en la Argentina. El kirchnerismo en la Universidad de La Plata pide un “juicio académico” a Martín Tetaz por relativizar el ataque a la vicepresidenta. Por su parte, Victoria «Pírrica» Donda, desde el INADI, ha comenzado una persecución contra todo argentino -una suerte de guerra santa o yihad- que ponga en duda o no crea que La Suprema Vicepresidenta ha sido víctima de un atentado pese a todas las circunstancias concomitantes y posteriores contradictorias que rodearon el hecho. El kirchnerismo en pleno ha cerrado filas y no le importa enfrentarse con el setenta u ochenta por ciento de la ciudadanía si es necesario para que la creencia en el atentado sea visto como un hecho incontrovertible, inconcuso e indubitable. Lo cual recuerda que cuando asesinaron al fiscal Nisman el kirchnerismo -pese a que fueron estropeadas las pruebas ex profeso- hasta el día de hoy afirma porfiadamente que se suicidó. Más aún. El gobierno se apresta a girar al Congreso una ley de odio contra el odio en reemplazo de los Diez Mandamientos que Moisés recibió en el Monte Sinaí y que figuran en la Biblia.

Luis Illuminati

Share
Subscribe
Notify of
guest

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Estanislao Zeballos
Estanislao Zeballos
21 days ago

Y lo van a lograr con el silencio cómplice de la inmensa mayoría. Este es nuestro destino, desde que Perón inauguro la muletilla, «los contreras». Hoy Discurso de Odio = Blasfemia de antaño. Somos la inmensa mayoría a la que aludo, los que debemos despertar y decir BASTA, con la C. N. en una mano y un Bate de Béisbol en la otra. No queda otra. Cada vez coartan más libertades y todos contentos.

Duro duro
Duro duro
21 days ago

La realidad argentina