El Evangelio K

EL EVANGELIO K

“Muchos movimientos sociales y de izquierda tienen una actitud negativa frente al Estado. El Estado es visto como un elemento dominador. A menudo alegan que no vale la pena ocupar el Estado, transformarlo. Hay toda una estrategia de la deserción y del éxodo que está ligada a esa idea según la cual el Estado los va a recuperar. Esa postura los lleva a no ocupar puestos institucionales. Y aquí está el acierto de “Podemos” en España. El partido canalizó una parte del movimiento de los indignados y le dio una eficacia institucional. Sin “Podemos” el movimiento de los indignados hubiese desaparecido. Y aquí volvemos al kirchnerismo y a otros movimientos de América del Sur: demostraron que el Estado puede contribuir, que no es enemigo, que puede servir mucho a la radicalización de la democracia. Estas experiencias latinoamericanas son muy ricas porque trazan otro camino en cuanto al papel del Estado y las posibilidades de transformación. Estas experiencias indican que no hace falta hacer una revolución, ni poner en tela de juicio el modelo democrático.

Se puede perfectamente radicalizar la democracia. El proceso de radicalización trata de una lucha inmanente dentro de las instituciones para transformarlas y recalibrar la relación entre democracia y liberalismo. Esa es la identidad de las experiencias políticas de América del sur. Tenemos mucho que aprender: “Podemos” se inspiró mucho de esas experiencias. También, si miramos las experiencias de América del Sur constatamos que las experiencias son muy distintas entre los países, sea Bolivia, Ecuador o Argentina.

Existe una voluntad común de poner en tela de juicio el neoliberalismo y de radicalizar la democracia que responden a formas particulares y según los contextos y tradiciones políticas. En el libro que escribimos con Ernesto Laclau, Hegemonía y estrategia socialista, lo que destacamos como importante es el tema de la hegemonía. Todo orden social es siempre un orden organizado a partir de varias relaciones de poder, de varias configuraciones del poder. Es lo que se llama un orden hegemónico, y ese orden hegemónico excluye otras posibilidades. No se puede ver la evolución de la historia según la idea marxista del desarrollo de las fuerzas de producción, como si hubiera una línea de la historia que siempre va en la misma dirección. No. Hay un concepto fundamental, que es el de contingencia, es decir, el orden social es siempre el resultado de las intervenciones políticas, o sea, hegemónicas. Por ejemplo, la transformación de la hegemonía socialdemócrata en una hegemonía neoliberal es la consecuencia de una intervención política, hegemónica. Hoy nos dicen que no existe alternativa a ese orden neoliberal porque hay como un orden de la historia y que ese es nuestro destino. No es así.

Cuando se pone en tela de juicio la idea de ese orden histórico vemos que el orden neoliberal es resultado de intervenciones hegemónicas, por consiguiente, podemos imaginar intervenciones contra hegemónicas porque sabemos que siempre hay una alternativa. Cambiar políticamente las cosas es exactamente esto: buscar la transformación hegemónica.

Eso es lo que explica la ferocidad de los ataques de la Unión Europea contra el gobierno griego de Alexis Tsipras. Estamos ante una lucha ideológica, no de un problema económico. Si la Unión Europea quisiera, el problema de Grecia, desde el punto de vista económico, podría resolverse. Lamentablemente, las fuerzas neoliberales que dominan la Unión Europea se dan cuenta de que, para ellos, el éxito de un partido como Syriza es muy grave y mortal. El neoliberalismo europeo sostiene que no existe ninguna alternativa, pero, del otro lado, Syriza dice sí, hay otra. Hay una lucha a muerte entre Syriza y el euro liberalismo. Una brecha. Creo que, en Europa, por primera vez desde finales de la Segunda Guerra Mundial, tenemos una brecha en el imaginario político. Esa brecha nos muestra algo muy importante, a saber, que siempre hay alternativas. Esto va totalmente en contra de la idea según la cual la historia se desarrolla en una dirección determinada. Por primera vez vemos una lucha política. Aquí hay un auténtico antagonismo entre Syriza y el resto de la Unión Europea. Nos muestra que la política no ha muerto. Es momento fundamental de la política europea.

–Atenas, Madrid, Syriza y Podemos, llevan este proceso de lucha contra la hegemonía como una desarticulación-rearticulación. En la lucha contra las hegemonías no se trata de pensar la transformación en términos de revolución. La lucha hegemónica es lo que Antonio Gramsci llamaba la guerra de posiciones. Se desarticulan las instituciones para luego rearticularlas y transformarlas.

En Grecia Syriza tiene el control del Estado. Aún no llegó del todo a crear otra hegemonía completa, hace falta tiempo para eso. Marine Le Pen cuenta con un proyecto hegemónico. Creo que la derecha entendió más rápidamente que la izquierda las enseñanzas de Gramsci. La única que entiende a Gramsci en Francia es Marine Le Pen. Ello logró crear un pueblo.

–Yo reivindico el populismo. Creo que hay necesariamente una dimensión populista en la democracia. La democracia consiste en construir un pueblo. Ese es para mí el sentido exacto del populismo. No hay que dejarse impresionar por todos aquellos que utilizan el término populismo como un insulto o una acusación de demagogia. El populismo es la construcción de un pueblo. Como lo escribe Ernesto Laclau en La Razón Populista, el populismo es un tipo de construcción de la política que construye la frontera entre los de arriba y los de abajo, el pueblo y las elites. No tiene nada que ver con un contenido particular. Por ejemplo, Perón era populista, pero Hitler también lo fue, lo mismo que Mao Tse-tung. Ello muestra que existen muchas formas de populismo.

La pregunta es la siguiente: ¿Cómo construimos el pueblo? Es un elemento fundamental de la democracia. Cuando nos acusan de ser populistas debemos decir “¡claro que sí, somos populistas porque somos demócratas, porque queremos construir un pueblo!” Yo reivindico el populismo siempre y cuando sea un populismo de izquierda: porque queremos construir el pueblo de una manera que permita una radicalización de la democracia. Hay formas de populismo que van a restringir la democracia y otras que la van a ampliar. La única forma de luchar contra el populismo de derecha es mediante un populismo de izquierda. No son los antiguos partidos socialdemócratas convertidos en social liberales quienes van a poder luchar contra Marine Le Pen. Es evidente que, en Grecia, si no hubiese habido Syriza el partido neo nazi Amanecer Dorado habría progresado mucho más. Lo impidió el desarrollo de Syriza.

Hay que reconocer la pasión y los afectos que entran en juego en la creación de una identidad colectiva. Uno de los grandes problemas de la izquierda liberal está en que no entiende nada sobre el papel de los afectos porque le tiene miedo a la dimensión afectiva, a las pasiones. Esa izquierda liberal está obnubilada por el tema del nazismo, por el ejemplo de Hitler, que logró suscitar las pasiones. La izquierda liberal cree que sólo la derecha puede proceder así. Por eso le dejan todo el terreno libre y eligen estrategias más racionales. No, al contrario, no hay que dejarle el campo libre a la derecha sino lograr movilizar la dimensión afectiva y las pasiones en una dirección democrática. Esta es para mí una de las características del populismo: reconocer la importancia de crear una dimensión popular a través de la movilización de las emociones afectivas. Por ejemplo, ahora, para Podemos, este tema es una dimensión fundamental. Para los partidos de “la casta” –así los llama Podemos–, o sea, el centroizquierda, el centroderecha, todo lo que pone en tela de juicio su discurso según el cual no hay otra alternativa se vuelve populista. Esta acusación se ha vuelto una manera recurrente de desacreditar cualquier intento de cambio.

Chantal Mouffe

7 Miradas, editada por Luis Pico Estrada

7 comments for “El Evangelio K

  1. ROBERTO DANSEY
    02/07/2015 at 2:48 PM

    Porque Cristina no sufre de “Pato rengo o lame duck”

    Me llama la atencion de que se este sorprendido por la vigencia de Cristina en su buena imagen.

    En muchos libros de estudio del fenómeno de masas, esta muy bien explcado, el primero fue la Revolucion Rusa de 1917

    ¿¿Porque la sorpresa ¿INEXPLICABLE? de popularidad Cristina, y no se la asimila a la de Perón, Evita, Hitler, Fidel Castro, Chávez??
    ….. Si en fenómeno es idéntico!!!!

    Todos los fenómenos FASCITAS-POPULISTAS tienen la misma fórmula: Un Lider carismático, un Relato, interminables discursos VACÍOS DE CONTENIDOS DE IDEAS, con grandes PROMESAS DE DÁDIVAS QUE HAN SIDO UN ENGAÑO PARA LOS MILITANTES FANÁTICOS, y fuertes apelaciones a lo emocional que logran que se indentifique “a cada uno” (todos los que fanatizan) del pueblo con el LÍDER.-

    Con esos interminables discursos, o EN CUOTAS DE CADENAS, tienen una “SEMÁNTICA DE ESPEJO” que los guía en pensamiento único y la MASA MILITANTE, SE VE REFLEJADA EN ÉL, LA MASA NO PIENSA, para eso está el Líder que es el que les dice QUÉ DEBE pensar

    Así la identificación de si mismo con en Líder, y los fanatizan en EL LÍDER ES COMO SOY YO, SIENTEN por una transferencia subliminal “Yo soy el Líder”.

    Yo soy Cristina, yo soy Cháves, yo soy Hitler.-

    Una vez hecho el enganche, aparecen “La vida por Perón”, hasta el horror del Nazismo, ir a la guerra a que los maten y a matar a los otros enemigos, en realidad les inyectaron en sentimiento y los hacen sientir que deben estar dispuestos a dar la vida, que les engancha en instinto de sobrevivir.

    Este mecanismo inconsciente de autoengaño es diabólico, cuando Freud lo descubrió antes del 1900, profetizó que se darían movimientos sociales de masa.-

    Al tener la identificación con el líder, ellos no van a la guerra X´Q el enemigo es contra la patria, es contra ellos mismos,

    POR AQUELLO DE QUE ” COMO YO SOY COMO EL LÍDER, Y EL ENEMIGO ME ATACA A MI”

  2. JUAN PUEBLO
    02/07/2015 at 3:05 PM

    Este articulo de lo serie “Conociendo a tu enemigo” es interesante, ya que esta señora es bastante articulada.
    Por suerte, no oculta su raiz de izquierda, y la izquierda tiene, en mi opinion, una raiz de resentimiento, puro y simple. Por eso no la considero inteligente, ya que no logra sacarse de encima ese resentimiento que le viene probablemente de cuna, y le tuerce el razonamiento.
    Es asi como olvida, casi inconscientemente, la LIBERTAD (la igualdad es una utopia y la fraternidad una eleccion) pero la LIBERTAD, palabra que no aparece creo ni una sola vez en su articulo, es un derecho.
    Por eso, cualquier cosa que conculque la libertad,de cualquier tipo, como la de pensar libremente, debe ser repudiada.
    Y por eso repudio este articulo y a su articulada y resentida autora.

    • sz
      03/07/2015 at 11:46 AM

      ..

      La libertad es moverse en el BIEN. No elegir entre el bien y el mal.
      En todo caso ustedes confunden libertad con libertinaje, pero ya están claras las consecuencias del libertinaje, las vemos en estos políticos corruptos.

      y otro tema es que ustedes han puesto erróneamente la libertad por ENCIMA DE LA VERDAD, y esa es la causa de toda este desastre.
      LA LIBERTAD NO ES UN FIN EN SÍ MISMO.
      El fin es Dios, más ustedes al no elegir a DIOS Y AL ORDEN QUE ÉL LE PUSO A SU CREACIÓN, se terminan yendo por las ramas.

  3. El Pampa
    02/07/2015 at 4:08 PM

    Creo que la recua gobernante se nutre de esta Sra. y su difunto esposo.

  4. Mohamed Yusul ex Isaias Rabinovich
    02/07/2015 at 4:59 PM

    Todo muy lindo , muy ideológico y progre pero….lástima que Laclau no murió peleando contra los fascistas como Allende o el Che sino el la piscina de un lindo hotel en España….como dice el refrán “del dicho al hecho hay mucho trecho”

  5. juan carlos
    03/07/2015 at 9:18 AM

    Esta mujer y su marido fueron los que avivaron al ladrón mayor Néstor Carlos Kirchner.

  6. zs
    03/07/2015 at 11:37 AM

    doña chanta mufa deje de insultar el evangelio utilizándolo en el título con tan asquerosa comparación…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *