La política berreta del poroteo

Claudio ChavesSi uno se toma la tarea de leer a la mayoría de los periodistas políticos de estos tiempos, uno por uno, incluso cientistas sociales que presumen de análisis de alto vuelo, descubrirá indefectiblemente que sus escritos giran en torno a que debe hacer o hará Mauricio Macri con el peronismo o mejor dicho con el abanico de propuestas peronistas. ¿Profundizar la división? ¿Negociar con uno o con otro según la circunstancia y los humores? ¿Avanzar sin preocuparle la oposición? En esta suerte de posibilidades se inscriben los debates que me parece tocan tangencialmente la esencia del problema político actual.

Para ponernos en clima viene a cuento una potente frase de Leonardo Da Vinci que el general Perón solía usar para elevar la calidad del debate: “La teoría es el capitán y la práctica el soldado.” Aunque hoy podríamos sustituir la noción de práctica por el poroteo. ¡Tan bajo cayó la política!

Veamos el asunto desde otra óptica, que no creo sea la mejor pero sí distinta. ¿Qué le conviene a Mauricio Macri? Naturalmente tener éxito. ¿En qué consiste este éxito? Que las políticas que está implementando, bastante duras por cierto, finalmente alcancen logros potentes.

El conjunto de los economistas, incluyo en éstos a algunos kirchneristas, son unánimes en afirmar que si no es el Estado el generador de las grandes inversiones por el enorme déficit fiscal legado, debería ser el capital privado quien lleve adelante la tarea; tanto el de los argentinos guardado bajo siete llaves o el extranjero. Para lograrlo se necesita generar un clima de seguridad política y jurídica, no creo decir nada nuevo y que no se haya dicho antes. Sin embargo lo más importante no es la seguridad que pueda dar este gobierno cuyo mandato es de cuatro años, sino y fundamentalmente la oposición en condiciones de ganar elecciones futuras. Pues claramente las inversiones productivas se miden por años, las especulativas por meses y estas últimas nos sacan del problema hoy, pero lo agravan mañana.

Cuando los historiadores y los políticos se preguntan cómo pudo la Argentina de fines del siglo XIX transformarse en pocos años en el país más fuerte y pujante de América del Sur, receptor de enormes inversiones extranjeras. Inglaterra, por caso, dirigió el 25% de las mismas a la Argentina en ferrocarriles, puertos, frigoríficos, telefonía, luz, gas, obras de salubridad e infraestructura, generando las condiciones para recibir de manera permanente, como se hizo, tres millones de inmigrantes; aproximadamente el 50% de la población. Población que fue alfabetizada en apenas treinta años. Uno se pregunta ¿cómo fue posible el milagro? ¿Cómo pudimos alcanzar el éxito en tan poco tiempo? Incluyendo en estos logros la incorporación a la vida política de cientos de miles argentinos descreídos de estas prácticas, por medio de la Ley Sáenz Pena. Ha sido monumental el cambio y tan vertiginoso que poco tiempo antes nuestra gente andaba con bota de potro y en carretas desvencijadas y la política se definía por la violencia de matones a sueldo o compra de libretas.

¿Hubo milagro? ¿Cayó maná del cielo? No, lo que hubo fue política y de la buena, más allá de los conflictos propios de cualquier sociedad. ¿Y por qué lo enuncio de esta forma? Porque cuando uno observa al conjunto de las tendencias o partidos políticos de aquellos años (1860-1930) con posibilidades de acceso al poder y gobernarnos, lo que descubre es que tanto el mitrismo, como el roquismo, el radicalismo y el socialismo compartían la visión del modelo, como se dice hoy día: la vinculación de la Argentina al mundo como productor de alimentos y el respecto y valoración del capital extranjero. Lo que daba seguridad al eventual inversor respecto que cualquiera fuese el que gobernara lo básico no cambiaría.

¿Se replican estas condiciones en la Argentina de hoy? Lamentablemente no. Al acecho, el kirchnerismo espanta al más pintado. El mal trato al mundo empresarial, la estatización de las AFJP, la nacionalización de Aerolíneas y de YPF, más el cepo y la prohibición de sacar divisas del país, tanto como acuerdos secretos con algunas empresas y otras no, complican las inversiones a mediano y largo plazo. Por lo tanto es un grave error creer que es ventajoso para el gobierno nacional poner enfrente a Cristina. Fundamentalmente no lo es para el país. Ciertamente fue una buena jugada la de Mauricio Macri la de hacerse acompañar a Davos por Sergio Massa. El peronismo debe apartarse de todo tufo kirchnerista a los efectos de dar garantía a las inversiones nacionales y extranjeras y Macri debe ayudar a que este peronismo sea la única alternativa. Aunque esto último vaya a contramano del poroteo y la política menuda. Si se eleva la mirada es posible que las ideas triunfen por sobre la práctica al decir de Da Vinci y el país se salve de una nueva bancarrota.

Claudio Chaves

4 comments for “La política berreta del poroteo

  1. Aristófanes
    24/05/2016 at 5:38 PM

    El problema es la EXISTENCIA del Peronismo. Mientras mantenga su alta capacidad electoral, no habrá soluciones permanentes. Si gobierna, gobierna mal. Si no gobierna, no deja gobernar. Y no olvidemos que el mismo Juan D. Perón fue el fundador de un nuevo sistema de corrupción: El saqueo de los fondos del Estado y la dominación de la política mediante la mentira más descarada. Se acusó a los Conservadores de comprar votos con empanadas y vino en los días de comicios, pagados por el aporte de los estancieros. Perón compró los votos con los fondos públicos que debían dedicarse a mejorar la salud del pueblo, invertir en infraestructura, desarrollar planes de industrialización eficaces y no fábricas de cucharones de plástico, como hizo. Literalmente despilfarró los ahorros conservador en oro en la caja del Banco Central. Fue él y no los Kichner quien inventó el “relato”. Aquellos fueron sólo alumnos aventajados. Si los argentinos se lamentan hoy de su pobreza, que se hagan cargo de que son sus votos los que mantienen en la política a este rebaño de inútiles y corruptos.

  2. Eduardo R
    24/05/2016 at 5:42 PM

    Exactamente sr. Claudio Chaves. Ojalà prime el PATRIOTISMO ante la especulacion partidista. HONESTIDAD E IDONEIDAD, Solo asi podremos reconstruir un futuro promisorio para el bien de todos.

  3. 24/05/2016 at 6:54 PM

    Aristófanes. De pie estoy aplaudiendo!!!!!!.A jorobarnos , señores. No hay retorno, son apenas 7 décadas de desquicio. Que otra cosa podía esperarse. Más vale que lo nuevo, nuevo sea; de lo contrario ya no serán 7 décadas, sino una eternidad.

  4. Mario F.
    12/09/2016 at 1:04 PM

    Un pueblo nuevo como el nuestro debe sufrir para superar la falta de memoria ,y de cultura el tiempo solo sabe hasta cuando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *