Los mártires dan rédito

Esto de que los mártires dan rédito, es tan viejo como la historia de la humanidad. La izquierda más revolucionaria sabe manejar la culpa real o instigada, en particular usando a los medios de comunicación, siempre dispuestos a comprar una “derecha fascista”.

Hay mártires reales y otros inventados. Hay derechas fascistas y otras que son absolutamente obedientes de la ley y del estado de derecho. Aclaración hecha, vamos a los hechos reales, probados, sin aditamentos de ninguna clase. 1º, los mapuches no son originarios.

Los mapuches en Argentina son argentinos que descienden de la etnia araucana, inmigrantes chilenos, personas adaptadas al país que generosamente los acogió y del que reciben educación y salud, gratuitas. Gente que estudia, trabaja y respeta las leyes de su país: Argentina.

Definir un pueblo originario es simple, estaba en el territorio que hoy es Argentina antes que llegaran los españoles. Son previos a la conquista. Es el caso en la Patagonia de los ranqueles, puelches y tehuelches, todos ellos masacrados por los araucanos llegados de Chile. Empezaron a llegar en el siglo XVII, XVIII y la gran llegada fue en el siglo XIX, liderados por Calfulcurá.

Vinieron a caballo, aporte español a América. Prueba definitiva de que no son “originarios”. Alrededor de 1830 llegó, desde Chile, Yanquetruz con un grupo de 100 capitanejos. Probablemente la avanzada previa a la llegada de Juan Calfulcurá. Este armó una confederación de los pueblos originarios, a los que sometió, con el fin de robar ganado y mujeres, para venderlos en Chile a cambio de armas.

Calfulcurá llegó desde Chile a territorio argentino en tiempos de Rosas, alrededor de 1840 y se estableció en el sur de la provincia de Buenos Aires. Armada su confederación, asoló el sur de San Luis, Mendoza, Córdoba y Buenos Aires desde Mar del Plata hacia La Pampa.

Eran los temidos malones, a los que, por lógica, los sucesivos y diferentes gobiernos de un país que cambiaba permanentemente, debía combatir. Era un problema de supervivencia ante una invasión extranjera. ¿Por qué nos encanta haber ganado las invasiones inglesas y nos avergüenza esta? Por 1950 nació del partido comunista boliviano “el indigenismo”.

En los 70 la lucha de la extrema izquierda pasaba por otro lado. El “Che” era profundamente xenófobo. Perdida la guerra (con las armas, la ganaron en los medios), las políticas radicalmente izquierdistas se volvieron, entre otros temas, a la defensa del indigenismo. Acá inventaron, delinquieron, usurparon terrenos con dueño, incendiaron, se hicieron temer. El grupúsculo de auto llamados guerrilleros, crearon de este lado de la frontera la Resistencia Ancestral Mapuche, RAM, hermana de la chilena Coordinadora Arauco Malleco, CAM.

En Argentina se calculan 500.000 argentinos de ascendencia araucana. En RAM deben militar unos 5.000, siendo generosos en la apreciación. El problema es difícil de entender. ¿Por qué las pobres, casi nulas actuaciones de las autoridades municipales, provinciales y nacionales, frente a los desmanes de la RAM? Desmanes que aumentan con el correr de los días ante la falta de respuesta del poder judicial de la zona en las que se cometen los delitos. ¿Desconocimiento de la ley, políticas correctas o simplemente, miedo?

Si un argentino descendiente de la etnia vikinga, china o maorí, pasando por la española y la italiana, las más comunes, incendia una estación de tren (La Trochita, de larga historia), lo detiene la policía y es juzgado por el delito. Si un argentino descendiente de la etnia que fuere, usurpa tierras con dueño, es detenido, juzgado y condenado. Si un argentino, descendiente de cualquier etnia, extorsiona a los petroleros de la zona, tala árboles de un Parque Nacional, lo ocupa y no deja pasar a nadie, es detenido y juzgado y condenado.

Si un argentino de los del montón, que presumiblemente ha delinquido, le prohíbe al juez entrar en su casa porque es “territorio sagrado”, sin lugar a dudas iría a parar a un psiquiátrico. Y si el juez obedeciera la orden de no penetrar en “territorio sagrado”, también ameritaría un estudio psiquiátrico. El único territorio sagrado en la Argentina, es el territorio de la ley. Y la ley no se cumple con los integrantes de la RAM. Es tanto el terror a que los medios, casi todos, llaman “salvaje represión”, que tanto los judiciales como los periodistas, han olvidado que “reprimir”, de acuerdo al RAE, es volver a poner las cosas en su lugar.

Para colmo de males, desgraciadamente le sumamos dos mártires, Santiago Maldonado en Chubut y Rafael Nahuel en la usurpada Villa Mascardi. El poder judicial se repliega, los medios endiosan a los muertos y por supuesto la culpa de todo la tiene el gobierno nacional, que ha cometido el pecado mortal de ganar las elecciones. Imperdonable. Las muertes de dos muchachos jóvenes, Santiago 28 años y Rafael 22, son hechos tristísimos, lamentables y muy dolorosos.

Maldonado no formaba parte de la RAM y murió ahogado en el río Chubut, huyendo de la gendarmería (dictamen de los peritos de ambas partes, sin golpes ni agresiones de ninguna clase). Ni Rafael formaba parte de la RAM. Su madre declaró que lo habían reclutado para hacer número. Como hay que respetar los 4 días de duelo que impone el rito ¿? mapuche, el juez Villanueva no puede buscar casquillos de las armas que pudieran haber usado los usurpadores. La culpa, entonces, recae solo en el grupo Albatros.

Un grupo de argentinos descendientes de araucanos, se llegó hasta Buenos Aires para hablar con Sergio Maldonado, hermano mayor de Santiago, y con la humildad que los caracteriza le dijeron: “su hermano se juntó con gente mala”. Algo para recordar cuando hablemos de mapuches.

El obispo de Bariloche, Juan José Chaparro ha puesto el obispado a disposición de distintos grupos de la RAM, venidos de varios lugares, para que concilien sus políticas y lleguen a un acuerdo entre ellos sobre cual va a ser su accionar. Dicen, contradiciendo todo lo declarado hasta ahora, que la decisión será tomada dentro de las leyes de la nación. Una nación que hasta ahora desconocen, leyes que no son las suyas y una Constitución que les es ajena.

Mientras todas las contemplaciones son pocas hacia los miembros de la RAM que delinquen, nuestro poder judicial camina sobre huevos, con miedo a romperlos, quizás por que saben que dentro de ellos hay serpientes.

Malú Kikuchi

La caja de Pandora

Share

18 comments for “Los mártires dan rédito

  1. mari
    02/12/2017 at 7:43 AM

    Que raro que un obispo este fomentando a esos grupos sediciosos y dándoles entidad legal ,cuando en realidad son guerrilleros apátridas Todo el mal viene del vaticano ,ese ser nefasto que parece haber formado en Roma un gobierno de oposición

    • MACHACO PERDOJIAN
      02/12/2017 at 5:53 PM

      Te recuerdo que monseñor Plaza de La Plata, en los ´70 era pro guerrilla, viajó a Cuba al entrenamiento del “punto cero”, junto con todos los guerrilleros.
      Yo fui invitado, me pagaban 300 U$A /mes y los gastos de viaje.
      El detalle es que al volver y eso NO te lo decían, tenías que salir a matar

      • .....................................
        02/12/2017 at 9:07 PM

        No te hagas el ingenuo si te entrenaban no iba a ser para fumingar mosquitos no???

    • .....................................
      02/12/2017 at 8:59 PM

      http://catapulta.com.ar/?p=4647

      AQUELARRE “LIBERADOR”
      “Regresaron a sus diócesis de origen los participantes del IX Encuentro Nacional de Cebs. (Comunidades Eclesiales de Base), participaron desde el 17 al 20 de noviembre en el predio “Costa Surubí” de Goya. Más de 1000 participantes pertenecientes a las regiones pastorales del NEA, NOA y Cono Sur, desde los cuatro puntos cardinales del país se dieron cita bajo de lema “Rostro de Jesucristo Liberador, transformador de la vida”. También llegaron delegaciones de las Cebs del Paraguay y del Uruguay.

      En la apertura, se hizo especial memoria del tan querido y muy comprometido primer Obispo de Goya monseñor Alberto Devoto, obispo “olor a oveja” de la raza de Monseñor Enrique Angelelli ; la imagen de la Virgen de Itati con un fervoroso aplauso y canto; momento particularmente emotivo que hizo a los presentes ponerse de pie, entre otros signos.

      En el marco de la Jornada Mundial de Los Pobres, se ofició la Santa Misa presidida por monseñor Adolfo Canecin y concelebrada por los obispos monseñor Esteban Laxague y Fernando Maletti. Como signo de adhesión los sacerdotes realizaron el gesto del lavatorio de los pies.

      La región Patagónica y del Comagüe (región Sur) se presentó con los símbolos de las luchas propias de la región, contra el extractivismo empobrecedor y marginalizante de las culturas originarias. Seguidamente la región Buenos Aires, la delegación más nutrida, participó con todos los miembros en pleno, simbolizando una marcha frente a las diversas situaciones de opresión y las diversas actitudes frente a las problemáticas reales que se vive en las grandes ciudades.

      Al canto del padre, Carlos Saracini, de los padres pasionistas de la significativa parroquia de la Santa Cruz, la marcha por la vida y las causas sociales fue aunando el canto esperanzado de todos los presentes.

      El NOA, se hizo presente junto con los símbolos de los mártires riojanos por la causa de los pobres, monseñor Enrique Angelelli y compañeros mártires, a hicieron memoria de las causas por la que entregaron su vida y por las causas actuales por las que las comunidades continúan luchando. También las Cebs de Santiago del Estero, recordaron a recién reconocida beata, la Mama Antula, y su compromiso con los pobres.

      Los fieles de la diócesis de La Rioja juntaron firmas en la carta abierta a los jueces del Tribunal Oral Federal y de la Corte Suprema de Justicia de la Nación por la desaparición, persecución y tortura de Fray Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville, laico Wenceslao Perdenera y Padre Enrique Angelelli. Desde la Patagonia pidieron “no a la planta nuclear en Rio Negro” también juntando firmas.

      El Padre Carlos Saracini, coordino las actividades del encuentro e invito a rezar para que Jesús nos ayude a compartir, “El pan de nuestras prácticas liberadoras”. La consigna de trabajo fue que cada integrante del grupo comparta “¿cuáles son nuestras prácticas liberadoras?”, y finalizó en el compartir, intentando entrar en la liberación que “Dios ofrece, invitando a otros hermanos”, poniendo en práctica lo dice el papa Francisco siendo “Iglesia en Salida”.

      http://www.tngoya.com/movil/vernota.asp?id_noticia=69357

    • .....................................
      02/12/2017 at 9:01 PM

      DEL VATICANO NO MARI, DE LOS MODERNISTAS OKUPAS DESDE el liberaloide roncalli.
      A propósito la que te conté también se declara liberal pero se asusta por las consecuenicas, vistesssss??

  2. noca
    02/12/2017 at 9:33 AM

    BUENISIMO COMENTARIO SENORA KIKUCHI…COMO TODOS SUS ESCRITOS: GRACIAS!
    ESTE ESCRITO HABRIA QUE PEGARLO CON LETRAS BIEN GRANDES EN LAS ESCUELAS, IGLESIAS Y BARES PARA QUE LOS ARGENTINOS LEAN Y APRENDAN DE QUE SE TRATA EL PROBLEMA QUE ESTAN DANDO LOS INTEGRANTES DE LA RAM, EN EL SUR ARGENTINO

    • .....................................
      02/12/2017 at 9:09 PM

      NO PEGUEN PORQUERÍAS POR AHÍ
      mejor peguen esto:
      ENTREVISTA A FLAVIO INFANTE (1ERA PARTE) EN ADELANTE LA FE

      La Iglesia en cuanto cuerpo místico de Cristo es santa, pero está compuesta por hombres pecadores. Hoy en día más que hablar de crisis en la Iglesia se debería hablar de una apostasía prácticamente generalizada de las sociedades cristianas y de muchos de los miembros de la Iglesia.Resultado de imagen para IMÁGENES VATICANO CON RAYOEvidencias de la apostasía actual27/11/17 12:05 AMpor Javier Navascués
      Flavio Infante, católico, argentino y padre de cuatro hijos.Ha tenido el honor de colaborar en la revista Cabildo, y publica también en su propio blog, In exspectatione. En esta entrevista nos demuestra que esta apostasía es un hecho.

      ¿Qué entendemos por apostasía?
      La apostasía, del griego “estar o ponerse” (-stasis) “aparte o lejos” (apó-) de Dios, es uno de los tres pecados contra la religión: los otros dos son el cisma y la herejía. Si el hereje, al negar una o más verdades reveladas, peca contra la virtud de la fe, y el cismático, lacerando la unidad de la Iglesia, lo hace contra la caridad, será oportuno destacar que el apóstata peca contra la esperanza. Pues el apóstata es el desesperado en sentido estricto, aquel que rehúsa voluntariamente el destino de bienaventuranza para el que fuimos creados.
      En este rechazo de la salvación estriba también su distinción con el mero pecador: éste, según sea la gravedad de sus faltas, puede llegar a perder la amistad de Dios y sustraerse al influjo de la gracia habitual, pudiendo pervivir en él (aunque debilitada y en estado informe) la esperanza de los bienes eternos y esta misma esperanza informe puede llegar a impulsar su (re)conversión.
      El apóstata, en cambio, se sustrae a la finalidad misma de su existencia, a la proyección última de su actus essendi que tiene por antecedente inmediato a la nada y por vocación el Todo, consumando una conversión de signo opuesto, una tensión voluntaria hacia la nada. Se trata, en definitiva, de la distinción que puede hacerse entre el pecado sic et simpliciter y el pecado contra el Espíritu Santo: éste último -en el que incurre sin atenuantes el apóstata- cierra, como es sabido, las puertas del perdón de Dios.
      ¿Se puede hablar con propiedad de apostasía de la Iglesia, o más bien conviene referirse a la apostasía en la Iglesia o en determinados miembros de ella?
      San Pablo, en la Segunda a los Tesalonicenses, establece la cronología escatológica apostasía → manifestación del Adversario → Parusía. Queda claro que la alusión antonomástica que hace el Apóstol al crimen de apostasía (entendida aquí en sentido colectivo y no meramente personal) supone, por lo mismo, la previa propagación del Evangelio y la conversión de las gentes –de lo contrario, no podría hablarse de ulterior apostasía, que no es sino una abjuración de la fe otrora profesada, vigente en la legislación y en los hábitos de las sociedades.
      Se trata del fenómeno históricamente probado de la “pleamar” y la “bajamar” del cristianismo, que ya los primitivos cristianos podían aventurar compaginando las profecías manadas de los mismos labios del Señor acerca de la expansión del Reino al modo de la semilla de mostaza, que se vuelve el más espacioso de los arbustos, y de la prevaricación última -allí cuando, a Su venida, el Hijo del hombre ya no encontrará fe sobre la tierra.
      La indefectibilidad de la Iglesia y las mismas garantías dadas a este respecto por su divino Fundador acerca de la no prevalencia sobre ella de las puertas del infierno, hacen ciertamente inapropiado hablar de «apostasía de la Iglesia». Lo que sí, ¡ay!, se verifica sin atenuantes es la apostasía generalizada de las sociedades otrora cristianas y de una multitud tal de miembros de la Iglesia (y tan encumbrados en la Jerarquía), que no es en modo alguno hiperbólico hablar -hasta donde esto resulte posible- de una sustitución demoníaca, al modo de células malignas que hubiesen proliferado en el organismo de un hombre reduciéndolo a lastimoso estado y forzándolo al ejercicio de las mínimas funciones vitales como para darlo aún por vivo. Sabemos por fe que el Señor no dejará que transcurran los últimos estertores de este organismo sobrenatural y visible antes de acudir a salvar a los suyos, forasteros entre las ruinas de lo que alguna vez fue Su heredad.
      San Agustín, por lo demás, comentando aquel pasaje de la Segunda a los Tesalonicenses en el que el Apóstol previene contra aquel «hijo de la perdición que se opone y se subleva contra todo aquello que se refiera a Dios y sea objeto de culto, hasta llegar a sentarse en el templo de Dios»,hace una jugosa distinción semántica poco socorrida por los exegetas. Concretamente, señala cómo el tema original griego (en acusativo en el original), que fue vertido al ablativo en latín (in templo Dei), podría traducirse con mayor fidelidad en acusativo (in templum Dei) con un significado sustancialmente distinto, denotando un sentido ya no local sino cualitativo.
      El obispo de Hipona recurre a un ejemplo claro: «decimos, por ejemplo, “reside en calidad de amigo” (sedet in amicum), es decir, como amigo», o con apariencia de amigo, lo que, aplicado al pasaje paulino, en una exégesis más fidedigna, daría a entender que aquel formidable adversario no vendría a consumar su sacrilegio notoriamente desde afuera, irrumpiendo con violencia en el templo de Dios, sino que obraría más bien una usurpación endógena tan eficaz como para ser tenido por muchos como auténtico depositario de la más alta dignidad eclesiástica y a la anti-Iglesia de sus compinches como a la Iglesia católica.
      Santa Hidelgarda de Bingen, corroborando esta posibilidad, vio al Anticristo naciendo de las entrañas de la Iglesia. Las visiones de la beata Ana Catalina de Emmerich y, más recientemente, de Bruno Cornacchiola, confirman esta tenebrosa posibilidad, como así también las anticipaciones que, a este mismo respecto, supo hacer monseñor Fulton Sheen. La infestación modernista de la Jerarquía la especifica sin rodeos ante nuestros ojos.
      ¿Qué podríamos decir a aquellos que juzgan exagerado hablar de apostasía?
      Hay una herramienta agrícola de asiduo uso en nuestras pampas llamada estercolera. Se trata de un chasis capaz de contener varios metros cúbicos de deyecciones recogidas en los corrales de animales, que se impulsa con un tractor con el objeto de esparcir uniformemente el estiércol -que sale por unas boquillas traseras del chasis, provistas a tal fin- en los lotes de cultivo, para abono de la tierra. Pues bien: a instancias de la apostasía galopante, la nave de Pedro se ha convertido en una auténtica y obsequiosa estercolera, ofreciendo un infatigable desparramo de detritus a la vista azorada de quienes aún guardan un resto de conciencia católica.
      Usted habrá fijado, como yo, en sus retinas, aquellas estampillas conmemorativas de la hecatombe protestante emitidas hace poco más de una semana por el mismísimo Estado Vaticano, con la representación de Cristo en la cruz y Lutero y Melanchton a sus pies ocupando el lugar de la Santísima Virgen y San Juan.
      Casi al mismo tiempo, en Siracusa, Sicilia, se convocaba a unas jornadas de encuentro masónico-católico, con la participación confirmada de un obispo y un cardenal, y un afiche impreso para la ocasión se servía reproducir la imagen de un Cristo sosteniendo el compás de los tripuntes sobre el mundo.
      La misma eficacia con la que disuelven la disciplina de los sacramentos y la teología de la gracia en una nota a pie de página de un documento oficial es la que emplean en el lenguaje de los gestos, más accesible a las masas: una nueva biblia pauperum con orientación al escándalo. Así, aquel que desecha el fanón y la muceta a cambio de paramentos más proporcionados a su genio, como la consabida nariz de payaso, recibió por aquellos mismo días entre abrazos al sheik Ahmed al Tayyeb, gran imán de Al Azhar, Egipto, que llamó repetidas veces a “crucificar a los infieles” y supo blasfemar contra la Santa Madre de Dios, afirmando que Mahoma la tiene en su harén.
      Se trata, como notará, de un elenco de hechos y signos de recentísima factura recogidos sin la menor exhaustividad, y que involucran a la Jerarquía hasta su vértice. Si quisiéramos reseñar los que se han multiplicado en el término de estos últimos años no más, llenaríamos muchedumbre de páginas dignas de terror: recepción oficial y festiva a sodomitas y demás pecadores públicos y notorios en el mismo Vaticano, sufragando incluso el viaje de una yunta de lesbianas –una de ellas ataviada con grotesco bigote, producto de agresivo tratamiento hormonal- para recibir la bendición apostólica; la entronización de la estatua de Lutero en la Santa Sede, no sin las condignas alabanzas del odioso heresiarca sajón; genuflexiones que Bergoglio practica sólo ante los reos muslimes elegidos para el lavatorio de los pies del Jueves Santo, nunca jamás ante el Santísimo.
      No faltó el alquiler de la Capilla Sixtina para una comilona de la firma automotriz Porsche, ni la realización de un congreso de ginecología estética en el Instituto Patrístico Agustiniano, en Roma, con posterior visita de los participantes a los jardines vaticanos. ¿Citaremos la multitud de declaraciones ofensivas contra la fe, la exhibición de crucifijos sacrílegos, el escarnio y castigo sistemático de quienes, desde el sacerdocio, se oponen a la deriva revolucionaria en acre vigor?: a este respecto, sólo cabría adjuntar un largo y tedioso etcétera. ¿Quién podrá tener por exagerado hablar de apostasía en contexto tan desvergonzado y elocuente? ¿Qué otras evidencias se necesitan para asentir a lo obvio?
      Queda fuera de duda la gravedad del hecho de la apostasía y las graves consecuencias que presenta para las almas…
      Así es, es un ataque a fondo al insustituible principio de autoridad, a la constitución divina de la Iglesia, una embestida al meollo mismo de la vida espiritual a la vez que una pesada hipoteca sobre las almas en orden a su destinación última. Por muy halagüeña que resulte a las conciencias maneadas por los múltiples lazos de que ha dispuesto esta secta (llamémosla genéricamente así por su carácter di-sectivo, separativo de la unidad querida por Dios), la sustitución del eterno principio de «conformidad del pensamiento con la cosa» (adaequatio intellectus ad rem) por el de «conformidad del pensamiento consigo mismo», que es su caricatura sartreana, no deja de ser estéril y falso, como lo será siempre el solipsismo.
      La “autenticidad” de la crisálida que pregonan éstos ignora la eterna lección de Delfos: la conciencia de los propios límites. Hay un Autor de la naturaleza que les puso sus lindes a las cosas y que, por lo mismo, resulta el supremo Legislador y Juez: si el parámetro último no puede ser nunca el propio sujeto (ya que éste ingresa apenas en el circuito de las causas segundas, y todo cuanto somos y tenemos es participado), vano será sostener esa dudosa autarquía, voluntariamente ciega al dato de su dependencia óntica.
      Se olvida que el demonio emplea siempre los mismos argumentos, idénticas persuasiones, y que el «seréis como dioses» sigue siendo musitado en los repliegues más íntimos de cada cual. Son los rugidos del león merodeador que los incautos asumen como otras tantas melodías. La apostasía, sin dudas el peor de los pecados, es el mayor de los bocados que se le concede al incansable enemigo.
      ¿Podría citar algún pasaje de la Sagrada Escritura que aluda expresamente a la apostasía?
      Su gravedad queda suficientemente testimoniada en varios pasajes de la Epístola a los Hebreos, donde se nos exhorta: «tened cuidado, hermanos, que no haya entre vosotros un corazón tan malo e incrédulo que se aparte del Dios viviente»; «que ninguno de vosotros se endurezca por la seducción del pecado»; «es imposible, en efecto, para aquellos que una vez fueron iluminados, que gustaron del don celeste, que fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, que saborearon las dulzuras de la palabra de Dios y las maravillas del mundo venidero, y que a pesar de todo recayeron, renovarlos segunda vez por la penitencia, ya que de nuevo crucifican al Hijo de Dios y le declaran infame»; «porque si pecamos deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, sino una terrible expectación y el ardor vindicativo del fuego que consumirá a los rebeldes».
      Vale tanto para las sociedades como para las almas descristianizadas aquella terrible lección que nos comunicó el Señor: sus postrimerías serán peores que sus comienzos. Pues el tiempo, que es la ocasión de la que carecen los ángeles caídos, es mancillado en toda su extensión por el alma del apóstata, que ya no cumple actos sobrenaturalmente meritorios aun cuando pueda obrar uno o numerosos bienes parciales.
      Así, de nada le sirven al filántropo sus esmeros altruistas: Prometeo no figura en el catálogo de los santos. El apóstata, además de esta disociación de acto y mérito, pretende arrebatarle a Dios la potestad de juzgar, arrogándose el juicio último sobre sí mismo (ejemplos de esto Lutero y Judas: el primero por la presunción de salvarse sin esfuerzo, el segundo por la desesperación de salvarse). El apóstata anticipa en esta vida (a no darse el milagro moral de su conversión, más asombrosa que el paso de un camello por el ojo de una aguja) la irrevocabilidad de la voluntad de los réprobos apenas cruzado el umbral de la muerte.
      http://loscocodrilosdelfoso.blogspot.com.ar/2017/11/entrevista-flavio-infante-1era-parte-en.html

  3. MARIA
    02/12/2017 at 12:17 PM

    ESCLARECEDORA, VALIENTE, DIGNA DEL APLAUSO DE TODO ARGENTINO DE BIEN SU NOTA, SRA KIKUCHI!!
    ES BUENO DESTACAR SIN EMBARGO QUE NO HABIENDO SIDO SANTIAGO MALDONADO NI RAFAEL NAHUEL MIEMBROS DE LA RAM NO ESTÁN A MI JUICIO EXCENTOS DE RESPONSABILIDAD CON LO QUE LAMENTABLEMENTE LES SUCEDIÓ POR “HABERSE JUNTADO CON GENTE MALA” EN VEZ DE ESTAR TRABAJANDO Y/Ó ESTUDIANDO Ó REALIZANDO CUALQUIER TAREA HONORABLE COMO SERÍA LO LÓGICO EN JÓVENES DE SU EDAD.

    • .....................................
      02/12/2017 at 9:11 PM

      ni esclarecedora ni valiente ni nada digna mas bien de corrección fraterna para que abandone su estúpido liberalismo y sino que no se queje de las consecuencias.

  4. MARIA
    02/12/2017 at 12:22 PM

    SRA MARI
    EL OBISPO DE BARILOCHE ES CLARAMENTE UN ZURDO QUE NO ENGAÑA A NADIE Y DESDE HACE AÑOS BIEN CONOCIDO EN ESA CIUDAD…LAMENTABLE QUE HASTA EN LA SANTA MADRE IGLESIA EXISTA LA FAMOSA GRIETA ARGENTINA!!

    • .....................................
      02/12/2017 at 9:05 PM

      No es grieta argentina EL MODERNISMO NO ES ARGENTINO, LEE A PÍO X, Y LO VAS A ENTENDER. ESTO ES MODERNISMO LA CLOACA DE TODAS LAS HEREJÍAS.
      MODERNISMO Y LIBERALISMO QUE LA KIKUCHI TAMBIÉN PROFESA. ASI QUE MEJOR SERÍA QUE DEJE DE RASGARSE LAS VESTIDURAS.

    • mari
      02/12/2017 at 10:00 PM

      Con beregoglipo nada bueno se puede espera, el fomenta el comunismo y apoya todo aquellos que cause lío

  5. E.G.A.
    02/12/2017 at 1:02 PM

    E.G.A.:

    “… la propia madre del último fallecido, una verdadera mapuche y -como la enorme mayoría- ciudadana pacífica, dijo que habían lavado el cerebro a su hijo y rechazó las ceremonias fúnebres que pretendía organizar el RAM durante cuatro días.

    Debemos recordar que, de la marcha convocada para protestar por esta última muerte, quedó una repugnante pintada en la pared del Cabildo, “44 menos”; si algo faltaba para calificar definitivamente a estos mal paridos, su alegría por la desaparición de los marinos resulta suficiente.

    Pero todo esto se da en el marco de importantísimas reuniones internacionales que se llevarán a cabo aquí hasta noviembre del año próximo, cuando se den cita los líderes de los países que integran el G-20. Cada vez que ello ocurre en algún lugar del mundo, las agrupaciones anarquistas y antisistema desatan un aquelarre de violencia, que sólo se logra controlar cuando entran en acción los ejércitos y las policías de las naciones anfitrionas. Me pregunto con qué elementos podremos garantizar la seguridad de esos encuentros si, como se ha visto en estos días, permitimos que periodistas bastardos los cubran permanentemente con un manto de sospecha, amén de mantener encarcelados a quienes el Estado les encomendó esa misma tarea hace ya cuarenta años.”

  6. M.Pinto
    02/12/2017 at 2:26 PM

    Excelente é histórica descripción….deberiamos mantenerlo al día copiando este link diariamente en todos los artículos que se editen, en este como en otros portales, a más de darle amplia difusión po otros medios… incluyendo a los llamados “medios de difusión” com los llamados “periodistas” incluídos…
    ….. https://www.informadorpublico.com/opinion/los-martires-dan-redito

  7. Josefina Serigós
    02/12/2017 at 2:54 PM

    Me encantaría que el obispo y el Papa les abran las puertas de la catedral y todas las iglesias del sur y los alojen en ellas y convivan con ellos y se los lleven al Vaticano que es amplio y tienen grandes jardines. Ahí estarán cómodos y todos contentos Iglesia y delincuentes!!!

    • .....................................
      02/12/2017 at 9:02 PM

      Mejor llevátelos a tu casa Jose y no embromes con ideas torpes que para eso ya están ellos demoliendo lo poco católico que queda.

  8. MARIA
    03/12/2017 at 1:32 PM

    DIJO BORGES:
    “LA VERDADERA VENGANZA ES LA INDIFERENCIA”
    SEAMOS INDIFERENTES A LOS MAL LLAMADOS FORISTAS QUE NO SE IDENTIFICAN NI CON UN PSEUDÓNIMO CUALQUIERA SEA.
    EN SU COBARDÍA NO HACEN OTRA COSA QUE AYUDARNOS A IDENTIFICARLOS.

  9. MARIA
    03/12/2017 at 1:33 PM

    APLAUDO Y SECUNDO LA IDEA DE JOSEFINA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *