Participación público-privada: realidad e ilusiones

Fabián MedinaDesde que comenzó la actual administración gubernamental en diciembre del año pasado esperamos que las cosas cambien y poseemos a favor el hecho que el señor Presidente también lo cree aunque desde ese momento solo está quedando como tal cual eso creencia o también podríamos llamarlo como hicimos en algún otro instante “voluntarismo” pero hoy nos encontraríamos en condiciones de decir “ilusionismo” sobre todo desde que aconteció el Foro que se realizó a nivel nacional en el Centro Cultural Kirchner hace unos meses y su posterior enojo con los empresarios de nuestro país.

Durante la semana próxima pasada en un desayuno de trabajo que se realiza cada aproximadamente 2 (dos) meses y que en esta oportunidad contó con la presencia y explicaciones de un enviado de la República Popular China en el que informó que cuando nuestro Señor Presidente viajó a ese país el Primer Ministro le solicitó la conformación de una Ley que garantizará una rentabilidad económica y avalara la conformación de empresas mixtas entre el Estado y las del sector privado. Con la Ley de Participación Público-Privada que pretende se apruebe en el Congreso Nacional se está llegando al entender de nuestro primer mandatario a esa solicitud realizada en China.

Debemos entender varias cosas: 1) que ninguna empresa/empresario debe poseer un sistema de rentabilidad garantizada, puesto que la utilidad es inherente a la realización del objeto social de quienes invierten y a su lectura adecuada de la realidad al momento de conformarse; 2) China, incluso hoy, no es una economía de mercado como consecuencia de observar en el panel de cotizaciones en la Bolsa de Shangai con empresas que poseen un 90% de participación estatal; 3) durante los años 2007 al 2009 (momento final del crecimiento de la anterior gestión) hubo una oleada de empresas y comerciantes chinos que llegaron a nuestro país en busca de productos manufacturados y a partir de 2010 sólo se dedicaron a comprar granos y commodities, puesto que ante la atenta mirada de quienes viajaron a ese país observaron con desagrado el nivel de desenfado con que los empresarios de ese país habían copiado a la perfección industrias completas para la elaboración de los productos que anteriormente se manufacturaban aquí y exportábamos; 4) el representante chino explicó que China necesita la creación constante de 14.000.000 de puestos de trabajo para permitirles no caer en recesión.

Con todo lo expuesto, deberíamos entender que no todo es lo que parece y tendríamos que saber ver a quienes quieren realmente aprovechar las nuevas condiciones que puede ofrecer nuestro país y aquellos que solo quieren tomar provecho de esto para tratar de realizar una nueva “colonización empresarial” como la que tanto se le criticó a la década del ‘90 aunque mucho más fuerte e invasiva al punto de transnacionalizar la mayor parte de nuestra realidad empresaria con lo que el Producto Bruto Interno caería enormemente en el largo como consecuencia de la extracción de los fondos/ganancias resultantes y generar una economía plenamente extractiva.

Fabián Medina

2 comments for “Participación público-privada: realidad e ilusiones

  1. Ernesto Aguirre
    31/10/2016 at 1:44 PM

    Estimado Fabián Medina, una breve lectura de nuestra historia, y las actividades bancarias de los últimos 40 años, podrá ver, que en la Argentina, todo el sistema está armado para el “saqueo”. Es decir, estamos volviendo a las políticas coloniales de la época de la conquista, los adelantados y el virreynato.
    Tan disparatado es el sistema que el presidente del Banco Central, tuvo que salir a pedirle a los banqueros que pongan plata en el país.
    Las ilusiones, como bien escribe usted, también están sostenidas por creencias fantásticas como el libremercado, que me permito recordar a quienes lo ponderan, que los países que con más ahínco, propulsaban las ideas y políticas del libre mercado en el siglo 19 (1800-1900), Inglaterra, Alemanaia, Francia y otros, una vez que nuestros productos llegaban a sus puertos, se encontraban con una férrea defensa proteccionista.
    Por lo tanto, concuerdo con el señor Medina, al tildar de ilusiones el rumbo que pretende tomar el gobierno. Las decisiones, sobre todo en materia de comercio internacional, deben tomarse con bases en la realidad y el devenir histórico, sino, sólo estaremos abonando, como de costumbre a somos un país de comportamiento volátil y poco confiable, porque hay que enteder, que no nos evaluan pro el gobierno circunstacial, sino por el comportamiento externo del país en las últimas 3 décadas al menos.

  2. Paco
    02/11/2016 at 1:18 AM

    Aplausos para el comentarista y tambien para medina.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *