Que la democracia abra las puertas al porvenir argentino

Hector Raul SandlerEn pocas horas hervirá el Congreso Nacional por causa de dos posiciones enfrentadas. Una, la del poder ejecutivo a cargo del presidente Macri presentando un proyecto para una lastimosa reducción del execrable impuestos a las ganancias. Antes de asumir en campaña electoral había prometido suprimirlo. Hoy, bajo la creciente presión del elefantiásico gasto, apenas se resigna reducirlo y sólo de a poco y para mas adelante. Es decir, nunca.

Enfrente, con arrestos de gran brío lo enfrenta el líder del Frente Renovador. No solo retoma el proyecto de campaña del oficialismo, sino que propone reducirlo drásticamente. Aunque sólo en beneficio de los trabajadores asalariados, pensionados, jubilados y subsidiados por el Estado. No así para los “empresarios”, quienes para él no serian “trabajadores”, sino tipos muy vivos que viven del “trabajo ajeno”.

La reculada del gobierno de Macri y la pose de “Cid campeador” del opositor Massa no resulta de sus reales sentimientos de simpatías o antipatías de clase. Felizmente el odio ha amenguado en la Argentina de hoy. Pero esto no asegura que nos vaya a ir mejor en materia económica, pues ambas -la del oficialismo y la ocasional oposición- son fruto de una general ignorancia predominante en nuestra sociedad y en la ideología de sus dirigentes. Desconocido les es el problema que sufrimos, falsos los diagnósticos sobre sus causas y, en consecuencia, pésimas son ambas propuestas. La discusión resonará por los parlantes del Congreso y en la prensa, pero a ambas les es aplicable -desde el punto de vista de nuestra realidad futura- “mucho ruido y malas nueces.”

Cualquiera de los proyectos para nada mejorarán la derrapada economía social argentina ni sacaran de su pésima condición a decenas de millones de personas que padecen en nuestra patria. El hecho de fondo, la raíz primaria de nuestra ya prolongada decadencia social, deriva de dos sistemas legales. De los que para daño de nuestro país no se ocupan ni el oficialismo ni la oposición. En verdad, nadie o solo extremadamente pocos. Ni los empresarios ni sus obreros y empleados. Ni los productores ni los consumidores. El país entero como sociedad, lo ignora. Hablo de algo serio en extremo: a) del sistema legal establecido en el derecho civil positivo ( el Código Civil anterior y el actual) regulando la propiedad de la tierra (urbana) y rural) y b) el régimen legal de impuestos implantado en 1932, que a lo largo de 80 años a crecido con mas de 94 leyes que gravan al trabajo, la producción y el consumo.

El antiguo y el actual Código Civil y Comercial da lugar a lo peor para una sociedad: “la especulación con el creciente valor real de la tierra”. Ella funge como “mercancía” y vista los efectos es por completo contra lo conveniente a la sociedad y sus miembros. Asi como está da lugar al “más insano de los negocios”. Villas miseria y homeless y la parálisis empresarial, son algunos de sus muchos pésimos efectos. Encima el complejo ruinoso régimen impositivo castiga sin piedad a empresarios de toda clase, trabajadores de toda gama y a todos los consumidores sin excepción, con la cola malsana de generar todo tipo de “mercado negro”. El resultado de esta combinación letal está a la vista; a) La tierra, fuente de la vida, por su precio está fuera del alcance de todo aquel que la pretenda para vivir y trabajar; y b) los Ingresos de todos y cada uno estragados en la economía social, la privada, tanto por el lado de la producción como el consumo. Solo crece como adefesio la “lombriz solitaria estatal”, que ni siquiera merece el nombre de economía pública.

Señores legisladores: les ha llegado la oportunidad más deseable para un hombre público. La hora de poner en orden la casa. Hoy está nuestra casa “patas para arriba”. Se premia de mil modos a la especulación con la tierra al tiempo que se castiga por nuevos engendros legales al trabajo y el consumo. Pesa sobre todos los legisladores y el ejecutivo actuar para sanar al país. La hora demanda dos medidas:

1) Dictar leyes para recaudar anualmente el interés del “capital social” manifiesto en el precio de mercado de cada lote de tierra, sin tasar sus mejoras, con destino a pagar el gasto publico sin daño para trabajadores y empresas. Legislación que propulsará los motores del desarrollo social y económico poniendo en actividad a las “manos muertas” (tierras ociosas) que hay por doquier.

2) Dictar las leyes necesarias para eliminar los impuestos actuales. Tantos como sean posibles. Sus pobres ingresos serán remplazados con creces con lo que permita la recaudación de la renta del suelo.

¡No impuestos y tierra barata para todos!

Es lo que manda la hora. Así se garantizará plenos ingresos a quienes viven de su trabajo y de la producción, con saldo sobrante para todos aquellos que han de ser sostenidos por el gasto público. Es esta la pacífica revolución social que necesitamos para que la democracia tenga sentido y el progreso argentino sea imparable.

Roguemos para que los legisladores sepan aprovechar la coyuntura que el mundo actual nos ofrece.

Héctor R. Sandler

Profesor Consulto, Derecho, UBA

11 comments for “Que la democracia abra las puertas al porvenir argentino

  1. noca
    22/11/2016 at 4:11 PM

    AL PRESIDENTE MACRI LE FALTAN BUENOS ASESORES QUE LO AYUDEN A SOLUCIONAR LOS GRAVES PROBLEMAS QUE TIENE EL PAIS HEREDADO DE LOS CORRUPTOS K!!!

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      22/11/2016 at 7:42 PM

      No hay la menor duda de que le faltan…, como tampoco existe la menor duda de que gente con sobrada capacidad y méritos para hacerlo eficazmente…, NO FALTA.
      Tampoco existe la menor duda de que tales inteligencias contribuyentes al adecuado desenvolvimiento y grandeza Nacional…, no han ni son consultadas (a los hechos me remito.., fue penal toco el pito).

      Guille

      .

  2. Carlos1950
    22/11/2016 at 7:30 PM

    Me parece que esta camada de legisladores, cuyos diputados cesan en su 50% el proximo año(con mayorias de legisladores peronistas-massitas, kk y federales-que se van…) y los senadores en un 33% con renovacion final incierta, que siguen calentando sillones…., no pueden mejorar nuestro porvenir desde cualquier angulo que se lo mire.
    No tienen las condiciones necesarias…..y los liderazgos que se exhiben…, todavia deberan referenciarce nuevamente en las urnas el proximo año.
    Pero si puede mejorar el porvenir del pais, la democracia a futuro , siempre y cuando el grueso de los jovenes(hasta los 50 años tengo entendido que representan el 75% del padron electoral), que son quienes definen el futuro politico del pais y comienzan a pensar en grande y en sacarse de encima a personajes siniestros de nuestra historia politica y economica reciente.
    Por lo que se observa en television, radio y se lee en el medios graficos se insiste hasta el hartazgo con mostrarnos “figuras” definitivamente irrecuperables….quemadas e incendiadas.., pero….
    Si reiteran con esos errores, ya cometidos en esta nacion eligiendo realmente mal…., estas generaciones jovenes vuelven a cometer el error que nuestras generaciones experimentaron y no capitalizamos al futuro.
    En lo personal creo que vamos a un futuro promisorio, y las generaciones de nuestros hijos y nietos nos van a sorprender….van a ser mas inteligentes que nosotros con el arma que tienen: el voto…..

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      22/11/2016 at 8:47 PM

      Resulta poco trabajoso deducir, por su “nombre”, que usted ha disparado muchas veces con ese “arma”, muy apreciado Caballero.., y quien le habla, que alguna vez más que usted también usado esa “varita mágica”, y que lo hemos hecho antes en momentos en que la homogeneidad de nuestra población era de mejor calidad, no podemos dejar de reconocer que los resultados estuvieron siempre lejos de lo poco por el votante ansiaba…, y en algunos casos en las antípodas de lo justo para nosotros y apropiado a las circunstancias de un Mundo en constante movimiento-evolución-especulación.
      ¡¡Pero ahora está brava la cosa!!……, con dos generaciones que maman la teta de las estructuras de Bienestar Social, un grupo de ni-nis en cada cruce de calles en el GBA, fármaco-dependientes y etcéteras “para tirar para arriba”…de voto sumamente barato (o sea, se compra con muy poco)…, y similar situación en cada núcleo poblacional de las Provincias.
      Personalmente, voy tras suyo en la búsqueda de ese futuro promisorio para quienes nos siguen, pero por escarmentado…, se que con lo que tenemos como capital humano y estructura de poder, de acá no salimos.
      ¡¡Como superar esta enfermedad político-social: es cosa de estudiar después de un correcto diagnóstico en equipo.

      Guille

  3. LACHO
    22/11/2016 at 8:17 PM

    Casi un años de gobierno de Cambiemos revela que nada cambia y se manifiesta internamente con la ansiedad y frustración sobre nuestro elegido por altenativa.
    Puede parecer paradójico, pero el infantilismo, lo lleva a combatir el kirschnerismo con acciones genuínamente kirschneristas, es más, con toques de glamour.
    La mayorìa de votantes ansiaban una “nueva economía”en donde el gran porcentaje de los hogares de bajos ingresos pudieran recuperarse de esa tendencia de ir para atrás y los estudiantes que terminan sus etapas de formación disipen la obligada idiosincracia de recorrer peregrínamente con un C.V. para poder conseguir un trabajo para desarrollar lo que una escuela o facultad les proveyó (a costa de nuestros impuestos) y devolver en servicios el cumplimiento del propósitos de sus vidas. (El principal PROPOSITO, es servir a sus semejantes, y, otro es el de practicar la dosis de misericordia diaria. Ninguna de estas acciones son conocidas por nuestros congresales).
    Muchos de esa poblaciòn de jóvenens no se sienten seguros sobre el futuro, algunos tienen trabajos que no pagan bien otros tienen dos o tres trabajos a la vez, y otros se han dado por vencidos con el mercado laboral y tratan de zafar como monotributistas. Estos últimos se convierten en las pequeñas aves que son carroñeadas por quedar atrapadas en una tan desactualizada escala de estratificación de categorías impositivas de cuyo productos se sirven estos amorales representantes de los ciudadanos argentinos. Y , como si fuera poco, no consiguen los créditos con tasas subsidiadas como consiguen los amigos del poder con sus grandes empresas chupasangre del estado.
    La frustración es producto del estancamiento salarial, pero también de la polarización política y el deterioro en las oportunidades por la acción desvergonzada que producen el acomodamiento de los parientes en los puestos públicos.
    La grieta es cada vez peor. Parecería que una acción política equivocada produce automáticamente un efecto bumeran.
    Ya que hoy se atiende a lo que sucedió en el Norte Americano, Sanders (el demócrata) denunció que la economía estaba “arreglada para los de arriba”. Es lo que el Hijo del Padre hoy expone, con la certificación del sus profesionales emocionales y con la legalización de sus componentes radicales a los que lo único que les quedaba hasta ahora era la honradez. Amén del infantilismo para ostentar que en la comunicación telefónica Trup lo trató “como mi amigo”. A los ciudadanos les importa como gestiona una economía que intuía perfectamente como la encontraría y por ello asumió el desafío que implicaba una elecciòn para afrontar con idoneidad lo que encontrara. Los ciudadanos ya tienen cubierta la contribuciòn de tolerancia de todas las irresponsabilidades que sus elegidos han cometido.

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      22/11/2016 at 8:53 PM

      ¡¡SUSCRIBO!!

  4. LACHO
    22/11/2016 at 8:40 PM

  5. Carlos de LanúsESTE
    22/11/2016 at 11:56 PM

    EL PORVENIR ESTA LLENO DE KAKA
    KLON KAKA
    MANUAL DE LA RESISTENCIA KAKA

  6. Cecilia
    23/11/2016 at 9:55 AM

    Carlos del Este…te olvidaste del espejo del viejo.

  7. Cecilia
    23/11/2016 at 9:56 AM

    Aviso…ahora hay un desesperado marketing a travès de facebook…..ni decir en twiter….a full con horas extras.

  8. Cecilia
    23/11/2016 at 9:57 AM

    twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *