La detención de Toledo por Odebrecht es una luz amarilla para Macri

El gobierno de Macri es uno de los pocos de América que no profundizaron las coimas de Odebrecht en nuestro país por dos razones: 1) la causa más escandalosa es el soterramiento del Sarmiento, donde está implicado Angelo Calcaterra, el primo presidencial, y gerentes de sociedad Macri (SOCMA) porque desde la adjudicación es el monumento a la corrupción. El consorcio ganador lo integraron IECSA, la empresa constructora de la familia Macri, y Ghella, la empresa italiana socia en varios emprendimientos con IECSA. En esta causa, el fiscal Franco Picardo pidió la indagatoria de Calcaterra y de Lorenzo Ghella por coimas detectadas en el Banco Privado de Andorra y por confesiones de arrepentidos brasileños que dijeron que le transfirieron 20 millones de dólares a Javier Sánchez Caballero, mano derecha de Franco Macri y toda la familia presidencial. Pero entre el ministro de justicia Germán Garavano y Bernardo Saravia Frías ponen todo tipo de obstáculos para que no declaren los arrepentidos de Odebrecht, con el argumento de que los quieren juzgar dos veces por el mismo delito, lo que es un verdadero disparate jurídico pero sirve para cajonear la causa gracias al blindaje mediático de los grandes medios de comunicación.

En segundo lugar, en el caso del Correo Argentino, la familia Macri logró aprobar un concurso donde el mayor acreedor es el Meinl Bank de Antigua y Barbuda, perteneciente a Odebrecht, para pagar coimas en toda América Latina y el juez Lijo no cierra esa causa pero la tiene bastante cajoneada. De todos modos, el concurso fue objetado por la fiscal Boquín pero la relación entre el grupo Macri con Odebrecht a través del Meinl Bank está claramente probada.

Perú es el país que más ha avanzado en la investigación y están detenidos los ex presidentes Humala, Kuczynski; se suicidó Alan García antes de que lo detuvieran y estaba zafando Alejandro Toledo, quien era protegido por los Estados Unidos, pero hace dos días el ex presidente fue detenido para ser extraditado. ¿Qué tiene que ver esto con la Argentina? Muy simple: si el presidente Macri no logra su reelección el 11 de diciembre, pierde los fueros y puede ser detenido y aunque viaje fuera del país podrá ser extraditado, salvo que se radique en los Estados Unidos bajo la protección de Donald Trump. Pero la detención Alejandro Toledo lo coloca muy cerca de la justicia argentina, porque pruebas de la relación de los Macri con Odebrecht sobran.

Guillermo Cherashny

Share

219 comments for “La detención de Toledo por Odebrecht es una luz amarilla para Macri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *