El gobernador tucumano Juan Manzur sorprendió a la dirigencia peronista convocando a un acto masivo el 17 de octubre en su provincia. Manzur le apuntó firme a integrar la mesa de Alternativa Argentina junto a Juan Schiaretti, Miguel Ángel Pichetto, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, pero este último lo vetó, agudizándose así el conflicto entre ambos. Manzur actualmente se plantea como una tercera línea entre Unidad Ciudadana y Alternativa Argentina. Su alejamiento de Cristina se tornó irreversible desde que dijo que ella era una etapa superada. Con poder económico propio, el tucumano tiene buenas relaciones con Massa y se mencionó que podría ser su vice. Sin embargo, los que hablan con Manzur escuchan que él le apunta a la presidencia. La desaparición del histórico De la Sota habría alimentado las ambiciones de Manzur que mantiene por otra parte una buena relación con Mauricio Macri.

Volviendo al folklore

La convocatoria a un acto masivo del 17 de octubre es una maniobra de Manzur recurriendo a la liturgia peronista y no es casual. Tanto Urtubey como Massa se esfuerzan por mostrarse como líderes de un peronismo aggiornado que deja atrás muchos de los ritos del folklore partidario. En todo caso las pretensiones de Manzur son una incomodidad para los líderes del peronismo anti K que están tratando de alambrar su espacio.

Carlos Tórtora

Share