La ganadería arrinconada

Fernando CifoneSi bien los ciclos ganaderos se cumplen en Argentina con más o menos frecuencia, desde 2008, luego del conflicto con el campo, el gobierno de la ex Presidente CFK arrinconó a la actividad.

Desde entonces, más de 150 plantas frigoríficas cerraron, con 17.000 trabajadores en la calle; pasamos del 3° puesto en el mercado mundial al 13°, perdiendo más de $U 10.000 millones por no cumplir nuestros compromisos de exportación y 30.000 ganaderos dejaron la actividad.

Nos arrinconaron. Por supuesto que hay responsables.

Mientras tanto y al margen de ésta coyuntura, gran parte de los frigoríficos pasaron a manos brasileñas y hoy ya capitales chinos forman parte de la industria cárnica. Por otro lado, los mayores demandantes de terneros son los feed-lots (70%), y muchos de ellos pertenecen a frigoríficos. Si hacemos una regla de tres, vemos que aunque las condiciones políticas y económicas mejoren, estaremos de nuevo arrinconados, y ésta vez por otros actores que captan una importante porción de la cadena comercial. Frigoríficos que compran invernada, engordan, faenan y comercializan carne envasada, bien organizados, con capital de trabajo y que se quedarán con una buena parte de la renta.

Antes fuimos a la ruta, ahora, ¿qué vamos a hacer?

Fernando Cifone

RED NACIONAL DE PRODUCTORES AUTOCONVOCADOS

6 comments for “La ganadería arrinconada

  1. CARAÍ CARANCHILLO
    28/05/2016 at 3:30 PM

    Primero, la “coyuntura” ganadera kirchnerista no se va a solucionar en 6 meses ni en 1 año ni en 2.
    Segundo, por si Cifone no se acuerda, la vaca pare a los 9 meses y tiene 4 tetas.
    Tercero, hoy nadie impide al productor integrarse a la cadena cárnica.
    Por último, Ud. Cifone si quiere salga a la ruta de nuevo o tome las armas, nosotros que sabemos que hubo un cambio y tenemos esperanza de mejorar cada día más, seguimos trabajando en el campo. Por el país, por nuestra gente y por nosotros.

  2. juan
    28/05/2016 at 7:22 PM

    Garkas del pro, echen al millón y medio de ñoquis . son una lakra peor que los k. Larvas

  3. Soy Sionista, Pro-Britanica y Nuevo Orden Mundial ex-Carla Fridman (o, bueno: no soy, la clono)
    28/05/2016 at 9:04 PM

    Enrique Mathov y Comisario Santos: tras condenarlos en primera instancia, los jueces no saben como fundar el fallo.

    Deben dar a conocer los fundamentos el 4 de agosto.

    Pero todos los muertos con armas de fuego tienen heridas a corta distancia (menos de 150 centímetros) evidenciadas por el círculo de pólvora detonada. Eso es un hecho adquirido en la instrucción de la causa.

    La policía nunca se acercó a menos de cincuenta metros de los manifestantes. Eso es un hecho adquirido en la instrucción de la causa.

    O sea que los condenaron sin redactar los fundamentos y después se avivaron de que no pueden fundamentar la condena.

    Gran escándalo gran.

    Eso pasa por querer atacar al pueblo de Dios.

    Ya sé que el Crio. Santos *todavía* no es del pueblo de Dios, pero prometió convertirse si el fallo se anula.

  4. Alejandra Rivera Astrada
    29/05/2016 at 10:05 AM

    Muy bueno él análisis. Realmente no veo un tono en la nota que invite a no creer en el cambio. Propongo Sr. Director del Informador Público, que en adelante las personas que publiquen aquí, tengan la valentía de dar su opinión con nombre y apellido y no con seudónimos que los animan a hablar con rabia o desprecio a quienes escriben sus notas, de manera seria y comprometida. Atentamente.
    Mi nombre figura completo. Gracias

  5. Agustin
    29/05/2016 at 1:50 PM

    interesante la nota, el frigorífico Friar es un ejemplo de la integricion de feed-lot y carniceria. Vende entre un 20% a 30% más barato que un súper o carnicería con carne de primera. Se dice que la calidad no es la misma, pero la diferencia de precios está. Quizás sea que aprovechan todo el animal. La verdad no se como es en realidad pero la diferencia está.

  6. Oscar Tavani
    29/05/2016 at 2:57 PM

    En total acuerdo con la Sra. Alejandra Rivera Astrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *