Muchachos…: ¡¡achicar el Estado, no la producción…!!

En oposición a las reiteradas negativas oficiales de parte del propio Presidente Macri, y bien acorde con el proverbial instinto de los productores agropecuarios (que en gran medida, no le creyeron), y con la falta de creatividad (y hasta de memoria) de buena parte de los actuales funcionarios, finalmente el Gobierno Nacional cayó en el lugar común de volver a tocar los impuestos a la exportación de soja, en este caso, suspendiendo la rebaja gradual mensual a los subproductos de la oleaginosa, que constituyen el grueso de lo que se exporta.

Hablar del daño que causa la decisión, de la inoportunidad del momento (justo cuando se deben decidir las siembras para la cosecha de mayo); de la pésima señal para los inversores, o del jaque al campo justo después de una sequía histórica que llevó a la pérdida de más del 30% de la producción agrícola, resulta aburrido por lo obvio.

Decir que con esta decisión es mucho más lo que se va a perder, que lo que se puede aumentar la recaudación inmediata, es casi tan inútil y redundante como lo anterior.

Porque, entonces, un equipo de Gobierno que forzó al propio Macri a negar la posibilidad de volver a tocar estos gravámenes, a los que hasta calificó de “retrógrados”, cae nuevamente en una mala medida?

¿No era que la “apuesta” iba por el lado de la agregación de valor, y por la adopción de más mano de obra? Y ahora como se puede sustentar esta posición cuando, además de las pérdidas de los agricultores, se sabe que la industria aceitera tiene hoy casi un 50% de capacidad ociosa, justamente, por la caída de la cosecha?, cuando hasta la inédita baja del Paraná está limitando las cargas fluviales, y encareciendo más aún el famoso “costo argentino”, ya de por si alto?

¿Nadie vio, o pensó, más allá del día de mañana, que estos golpes periódicos a los sectores de la economía que más traccionan, y que hoy puede representar apenas unos cientos de millones de dólares más de recaudación, en realidad, lo que están logrando es impedir que el país gane miles de millones en un par de años? Y, no solo por la mayor producción, lo que también está sobradamente demostrado (el trigo y el maíz fueron un ejemplo a partir del 16/17, sólo frenado por la seca del año pasado), sino más aún por las inversiones locales y externas que se frenan ante la inestabilidad de las políticas oficiales.

“Las retenciones no generan futuro, lo destruyen, no son un impuesto inteligente”, reiteró, enfático el mismo Macri hace menos de un mes atrás en la Rural.

Y entonces?…

Ante eso, la única justificación que se puede encontrar es que, ante un estado de desesperación generalizado, el Gabinete no está pensando con claridad suficiente como para evitar caer en la misma trampa de Alfonsín en los ´80, y de los Kirchner-Lavagna en el 2000, que aplicaron medidas similares, cuyos resultados estuvieron muy lejos de conseguir los resultados que pretendían, más allá del cortísimo plazo.

Ahora, ni siquiera está en juego la “mesa de los argentinos”, ya que los derivados de la soja se consumen en muy pequeña escala en Argentina, y en forma indirecta. El grueso se exporta y ya la industria aceitera (la de mayores inversiones en el país, y que cuenta con más de una docena de puertos privados), adelantó que la medida probablemente impactará en cerca de 10 dólares por tonelada en el precio de la soja.

Por eso es muy difícil entender las razones, pero tampoco se entienden otra serie de medidas recientes. El caso es que ante la imperiosa, y muy atrasada, necesidad de achicar el gasto público, lo único que parece ocurrírseles a los funcionarios del equipo, especialmente económico es, además de recortar alicientes como los reintegros y cargar con mayores gravámenes a los sectores más productivos y que aún retenían cierta competitividad, como la agricultura, es traspasar más servicios (como la energía) a las provincias que, seguramente, tampoco tienen los recursos suficientes como para afrontar esas cargas.

Esto, y decir que la cantidad de impuestos provinciales que se deben desmantelar ya, como Ingresos Brutos, etc., se va a ver postergado por tiempo indefinido y, por lo tanto, las cargas impositivas sobre los contribuyentes y productores seguirán en los niveles exorbitantes actuales, es exactamente lo mismo.

¿Este será el “achicamiento” del que habla la Nación, o habrá algo más concreto en alguno de los múltiples sectores nacionales sobredimensionados, como la cantidad de ministerios (23), por citar sólo un ejemplo menor?

De haberlo, sería interesante que se lo dé a conocer cuanto antes, mientras todavía queda algo en pie de los sectores que, finalmente, tendrán que volver a salvar la economía después de todos los ensayos de “prueba y error” a los que se sigue sometiendo al país.

¿O es que alguien cree que con el cambio continuo en las reglas de juego, los sectores más eficientes (productores), que sostienen a los menos eficientes (Estado) pueden hacer la apuesta épica de invertir para lograr una producción récord, que permita que el país salga del pozo en el que algunos funcionarios siguen cavando?

Susana Merlo

Campo 2.0

Share

8 comments for “Muchachos…: ¡¡achicar el Estado, no la producción…!!

  1. Alberto
    16/08/2018 at 8:56 AM

    Las retenciones siempre fueron impulsadas por ministros de economia sionistas (Gelbard, Grispun, Kijner-Kicillof). Dujovne no podia ser la excepcion y queda bien con “la colectividad”. Al extrangular las exportaciones, no hay ingreso de divisas. Es una guerra permanente por la destruccion de la economia de la Nacion por parte del Estado. China como “acto de guerra economica” pone un arancel del 25% a la soja importada de EEUU. En Argentina el propio Estado pone barreras intraarancelarias contra las exportaciones. Luego siempre faltan divisas. Los del campo enfocan la discusion segun la logica de impuestos internos y no sobre la generacion de divisas, que es lo importante y decisivo.

    • LACHO
      16/08/2018 at 9:39 AM

      SABER LA VERDAD, parecería que YA NO IMPORTA. A diario vemos acontecimientos con información que ya no tiene RELEVANCIA. Saturan de información táctica. Por ello no le dan efectividad a la infantil ESTRATEGIA POLÍTICA trazada.
      Desvelar lo que creen oscuros secretos y sacarlos a la luz ya no produce ningún efecto, porque la población, ya lo sabía. Y, sobre los nuevos, después de mostrar los primeros pasos, ya lo intuía. Ahora los hacen como tácticas electoralistas, no como OBLIGACIÓN MORAL que la raza política NUEVA, debían a los ciudadanos desde que asumieron.
      Hemos creído que los luchadores por la verdad, los informadores capaces de desvelar con CAMBIEMOS e ilusionaron a los ciudadanos que votaron al CAMBIO, que aireando los trapos sucios, que exponían los PERIODISTAS de vocación (al menos eso prometían ser con sus actos laborales durante el gobierno anterior) SUCEDERÍAN inmediatamente los efectos judiciales que lógica y equitativamente debían accionar. Eso que se esperó, sería el punto muerto para luego poner primera y arrancar una nueva historia.
      Nada ocurrió. Los medios OPERARON con sus mercenarios parlachines, conniventes para las conveniencias económicas de los medios principales o corporativos, formadores de pensamientos.
      Los políticos de esta oportunidad, intercalando el manipuleo de la ciudadanía con los “socios”anteriores creen hasta hoy que los votantes necesitaban conocer UNA verdad.
      La ingenuidad y perversidad de su ostentosa ignorancia no le permitió pensar que la VERDAD ya se conocía, se esperaba …la SENTENCIA …LA PENA …el CUMPLIMIENTO EFECTIVO DEL CATIGO.
      Aquellos que luchaban para dar la mejor información, eran los enemigos mas peligrosos de los malhechores. Hoy, se han convertidos en los OPERADORES más maliciosos para el fin común del ciudadano: una vida de trabajo que puedan llevarla a cobo, con la custodia del cuarto poder.
      El estado mental, que el PODER de turno y sus OPERADORES están logrando en la población, no logrará evaluar ni el más enajenado de los tiranos. Por su propia mitomanía. Vive creyendo, o le hacen creer, que entreteniendo con acciones pasadas, taparía toda su corrupción, maldad y prepotencia dejando de lado las consecuencias de una ciudadanía cada vez más atacada por las consecuencias de sus propias “tormentas”. Porque de la ECONOMÍA PRESENTE, no se ocupan.
      Se asiste a un estado de putrefacción generalizado, devorado hasta los huesos por los gusanos de la corrupción en todos los ámbitos: el judicial, el empresarial, el sindical y sobretodo el político.
      A pesar de hacerse públicos todos estos casos de corrupción generalizada; a pesar de revelarse la implicación de las altas esferas financieras y empresariales, con la aquiescencia del poder judicial; a pesar de demostrarse por activa y por pasiva que la infección afecta al Sistema en su generalidad, en todos los ámbitos, imposibilitando la creación de un futuro sano para el país; a pesar de todo ello, la respuesta de la población ha sido…no hacer nada.
      Nadie hace nada efectivo por cambiar las cosas, excepto golpear cacerolas. Se tuvo experiencia en el 2001. Hoy volvieron y están los mismos. Y, la mayoría de los ciudadanos sigue absorto con su smartphone, sigue revolcándose en el dulce fango de las redes sociales y sigue navegando las infestadas aguas de Internet sin mover ni una sola pestaña…
      Parecería que en nuestra sociedad actual, SABER LA VERDAD ya nada significa. Informar de los hechos, como lo están haciendo en base a “fotocopias de fotocopias” que sirvieron para que el “susto” de “ventilarse” sus mugres, los hicieran hablar de lo que siempre hicieron a su país, no tendrá utilidad real sin una CONSECUENCIA REAL: la prescripción de dominio. Para los anteriores …todos, y los actuales. ESTÁN A TIEMPO DE REIVINDICARSE. Ojalá, la genética no traicione la OBLIGACIÓN del ser.
      La patria exige que la apatía muera para que el miedo cambie de vereda. En la oportunidad de ELEGIR, utilicemos un tiempo en escanear los PRONTUARIOS de los que aparecen en las LISTAS.

      • Orejano
        16/08/2018 at 6:08 PM

        Total razón, Don Lacho, la respuesta ha sido no hacer nada.

        Los “festejantes” de los gobernantes siguen diciendo que “Mauricio está enfrentando a las mafias”, cuando SU FAMIGLIA ES LA MAFIA. Penoso…

        Los acólitos de los K dicen que esto es una operación para eliminar a los líderes progresistas, ¡si ellos son progresistas yo no quiero serlo!
        Y así estamos, entre dos bandos, que sólo quieren poder y dinero. En el medio, los que pagamos, los que trabajamos, los que no hicimos nada más que intentar convencer a otros de que ninguno de los bando es el bueno, que debemos tomar nuestros asuntos en nuestras manos, sin delegar, sin ser representados.

        ¿Hicimos poco?, probablemente.
        ¿Podemos hacer más?, siempre se puede.

        Pero, pero…, visto lo visto, si hemos pasado por ésta vida sin robar, sin coimear ni permitir que nos ensucien con coimas; sin jugarnos todas las fichas a vivir del Estado, ya hemos hecho mucho más que la mayoría. De hecho, podemos apostar que en nuestras familias hemos dejado un ejemplo que debe perdurar; aunque a veces haya que explicar qué, aunque sea un camino duro y menos redituable económicamente, es el correcto.

        Hay que seguir golpeando, Don Lacho, Don Guille, el miedo va a cambiar de bando.

        • Orejano
          16/08/2018 at 6:17 PM

          …” Y los que tienen mucho tienen que ser protegidos y defendidos por los que no tienen nada. Y no solamente eso, sino que los que tienen mucho tienen que cuidar sus propiedades y, en consecuencia, los que nada tienen deben estar dispuestos a morir por las propiedades de gente como usted y como yo y como nuestro buen anfitrión Antonio Cayo. Además, la gente como nosotros tiene muchos esclavos. Esos esclavos no nos quieren. No debemos caer en la ilusión de que los esclavos aman a sus amos.
          No nos aman y, por ende, los esclavos no nos protegerán de los esclavos. De modo que mucha, mucha gente que no posee esclavos debe estar dispuesta a morir para que nosotros tengamos esclavos. Roma mantiene en las armas a un cuarto de millón de hombres. Esos soldados deben estar dispuestos a marchar a tierras extrañas, marchar hasta quedar exhaustos, vivir sumidos en la suciedad y la miseria, revolcarse en la sangre, para que nosotros podamos vivir confortablemente y podamos incrementar nuestras fortunas personales.”
          Espartaco, Howard Fast

          Ahí está el secreto

  2. pampeano
    16/08/2018 at 1:12 PM

    La economía “eficiente” de la autora marginó a millones del interior que debieron migrar a las villas miserias o languidecen en la extinción de sus pueblos. Si el Estado los abandona, no cumple su función y necesita grandes recursos para sostener, apenas, la paz.
    Mientras el proyecto sea ajuste para beneficio de pocos, indefectiblemente volveremos a formas populistas o, lo que es peor, violentas. El proyecto viable es de crecimiento armónico y sustentable. Para ello hace falta más y mejor política y, por sobre todo, decente. Gran ausente en estos tiempos.

  3. Wenceslao
    16/08/2018 at 5:56 PM

  4. Wenceslao
    16/08/2018 at 5:59 PM

  5. Toto
    19/08/2018 at 12:28 PM

    Cambio en el gabinete. Afuera Peña y sus seguidores y que Macri le dé la llave a Frigerio . Exportar mucho , importar mucho, beneficio directo al mercado interno. Pleno empleo. Ley de entidades financiera afuera. Un plan concreto para que en Cinco años , el fondo monitorea , pero no decide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *