Sin pena ni gloria…

Mientras el cierre de la cosecha 16/17 se sigue demorando, especialmente en maíz, y se mantienen las inconsistencias respecto a los resultados, entre los datos oficiales (insólitamente altos a pesar de las contingencias climáticas), y los de los privados, ya se están jugando las cartas de la nueva campaña, cuya recolección comenzará a fin de año con el trigo, para seguir luego con los granos gruesos a partir de marzo.

La importancia de esto, aún para quienes no tienen relación directa con el campo, es ir previendo el flujo de divisas que podrían llegar a entrar por exportaciones el año próximo, ya que el campo, especialmente los granos y, más aún la soja y sus derivados, siguen siendo los principales rubros de exportación que tiene el país, al punto que en estos últimos períodos llegaron a rondar el 70% de los ingresos, debido a la fuerte caída en las ventas externas de otros rubros.

Esta es la razón por la cual, finalmente, muchos economistas “macro” decidieron ponerse a estudiar estos datos, y su impacto sobre la economía diaria.

Sin embargo, y a pesar de las muy buenas expectativas iniciales al comenzar la nueva Administración Macri, los ánimos fueron decayendo por causas variadas. En primer lugar fue el clima que desde abril del año pasado registró (y registra aún) fuertes excesos hídricos. Luego vinieron los precios internacionales de los principales productos, que sufrieron bajas importantes que todavía no se revierten.

Para completar el panorama, por blanqueo interno de tarifas, por subas de sueldos, por aumento en los combustibles, por subas encubiertas -y no tanto- de impuestos y tasas, etc., los costos de llegada a consumo, o a los puertos, también tuvieron fuertes subas todo lo cual determinó un cóctel en el que la rentabilidad cayó en forma significativa, y con ella el ánimo y las expectativas de los productores.

Hay que considerar, también, que el grueso de la producción de granos se hace en campos alquilados lo que deteriora mucho más la ecuación, y que son muy pocos los establecimientos que se dedican a una sola actividad. Esto significa que el que hace granos también tiene ganadería (único rubro con algo más de consistencia), o leche (casi sin solución al día de hoy), o fruticultura (en franco retroceso), etc.

Toda esta explicación sirve para concluir que la situación financiera general de los productores, salvo alguna excepción, no es floreciente. La campaña no fue buena, porque los resultados productivos “reales” (no los números oficiales de dudosa consistencia) fueron menores a los esperados, y los precios actuales son muy inferiores a los que se esperaban al arrancar la campaña hace exactamente un año atrás.

Entonces, también el gobierno era nuevo. Tenía solo unos meses en el cargo, y aún se le daba más tiempo para que expusiera que políticas iba a llevar adelante.

Ahora es distinto pues, desde hace meses se sabe que la única prioridad oficial es la política, y las elecciones de fines de octubre, pero eso ya no sirve para el campo que debe tomar sus decisiones ahora, sin saber que puede suceder para cuando deba cosechar.

¿Existe la posibilidad de que, de acuerdo a los resultados de los comicios, haya cambios en materia de política económica? ¿De que tipo? ¿El dólar mantendrá este nivel?, ¿se reducirá el gasto público y, por consiguiente la fuerte presión fiscal?, ¿se desregularán las cargas laborales?, ¿que va a pasar con el costo de los fletes, sobre todo, para los lugares más alejados que cada día más quedan fuera de mercado?

Estas son solo algunas de las preguntas que hoy se hacen los productores que deben “enterrar” entre U$S 350 y U$S 500 por hectárea que, si el clima lo permite, podrían comenzar a recuperar recién en 6 a 10 meses.

Demasiado riesgo para tan pocas respuestas…

De ahí que prácticamente, ya se esté descartando un “calco” de la actual campaña en la que se rondarán los 120 millones de toneladas (todavía falta cosechar el 40% del controvertido maíz), a pesar de las cifras oficiales que insisten con datos erróneos de arrastre, “inflados” en 2014 y 2015.

Así, en el nuevo ciclo 17/18 que ya se comenzó a sembrar, se podría mantener el área de trigo, probablemente caiga un tanto la de maíz (es el cultivo más costoso), y la soja tampoco aumentaría demasiado su superficie -que está bastante por debajo de sus máximos- debido a los relativamente bajos precios internacionales, que tampoco se espera que se modifiquen en el corto-mediano plazo.

Si el clima, finalmente, se normaliza y acompaña, se podría esperar entonces, 5-7 millones de toneladas más que ahora, solo al evitarse las pérdidas (de volumen) que provocaron los excesos hídricos de la última campaña.

De ahí que, aunque posibilidades físicas productivas son sensiblemente mayores, y están recomenzando algunas fuentes de financiamiento oficial y de fondos que habían desaparecido en 2013, las expectativas y las posibilidades decayeron significativamente, por lo que no se puede esperar ningún salto cuantitativo de significación, y pasará otra campaña que, en el mejor de los casos, será sin pena ni gloria…

El campo deberá esperar otra vez y, tal vez el año que viene, las condiciones sean mejores para poder apostar a la producción, con riesgos más acotados.

Susana Merlo

Campo 2.0

Share

5 comments for “Sin pena ni gloria…

  1. MACHACO PERDOJIAN
    03/07/2017 at 2:52 PM

    SI YO TUVIERA UN PLAN Y FUI PUESTA POR UN PUNTERO KAKA, DECLARARÍA P´AL ENCUESTADOR QUE VOTO CRISTINA, AUNQUE VOTARÍA A MACRI, X LAS DUDAS QUE GANE CRISTINA.-
    TODAS LAS ENCUESTAS DICEN IRREALIDADES.-
    SI VIVIERA EN LA VILLA 31, O EN LA MATANZA, Y VIERA LAS OBRAS QUE ESTA HACIENDO CAMBIEMOS NUNCA HICIERON LOS KAKA, ESTARIA MUY TENTADO DE VOTAR A MACRI.-
    NADIE SABE EVALUAR CÓMO IMPACTA CAROLINA STANLEY Y LAS OBRAS QUE SE HAN HECHO EN CASI DOS AÑOS !!
    P´A MI CRISTINA NO SALE SENADORA, SE VA AL LONA !!!!!
    CAMBIEMOS GANARA POR MUCHO !!!!

    • ARGUENZUELA
      03/07/2017 at 3:58 PM

      ASI COMO VOS PIENSAN TODOS LOS QUE VIVEN EN LA IRREALIDAD. DISFRUTEN LOS ULTIMOS DIAS DE ABUSO, POR QUE DE UNA U OTRA FORMA SE LES ACABA.

  2. Mohamed Yusul ex Isaias Rabinovich
    03/07/2017 at 4:48 PM

    Si aqui lloran, como será en China cuya superficie media agrícola por productor es 1 hectárea?…en la zona pampeana núcleo es 400 ha /empresa a un márgen neto de gastos de 10 quintales /ha (40 q/ha de producción – 20 q de costos -10 gastos fijos) o sea 1 tonelada /ha a 240 US$/tonelada…cualquier “productor perejil” tiene 100 ha . Le quedan por lo menos 24.000 US$/año..le alcanzan para vivir señora Merlo??

  3. New World Order ex-Lic. Carla Fridman
    03/07/2017 at 6:52 PM

    Cuando la ves vestida de princesa en una asunción o parada en un escenario con un blusón de lana que le queda grande, la ves tan pequeña, tan frágil que sentís ganas de protegerla y abrazarla.

    Su gran inteligencia la llevó a la ONU y a distintos parlamentos latinoamericanos y europeos desde donde deslumbró con sus discursos caracterizados por la profundidad y la franqueza, para que todxs pudieran entender. De pie enfrentó al Fondo Monetario Internacional (FMI) como nunca nadie lo había hecho. Así, defendió a su pueblo con seguridad y terminó con la deuda.

    Cristina le dio dignidad a nuestro pueblo. Entregó asignaciones por hijo, becas para estudiantes y, ante la sorpresa de muchxs, creó universidades públicas en los municipios más pobres del país. Sí, educación para todos y todas. De su mano creció la industria y abrió fábricas para que miles de trabajadorxs tengan un empleo digno. Además, a partir de sus políticas, logró un desarrollo tecnológico que hace que aún hoy se me caigan las lágrimas cuando recuerdo el día del lanzamiento y puesta en órbita del satélite ARSAT. No lo podíamos creer, nuestro país estaba de pie.

    Soportó de pie la muerte de su compañero de toda la vida, el gran político y, en ese momento tan difícil, tampoco nos abandonó. Jamás renunció a la lucha por y para nosotrxs a pesar de ser traspasada por el dolor. Ahora, nos demuestra ser la más humilde de todas, la que ocupó el cargo más alto, hoy vuelve para mostrarnos cómo se debe hacer política. En las calles, en las fábricas y en los barrios. Como una más.

    Todos los latinoamericanos la amamos porque ella, la más grande mujer, abrió la puerta a todxs.

    Hoy los niños dicen Cristina antes que mamá y con sus pequeños deditos hacen la V de la victoria.

    El enemigo la quiere destruir y para eso la difama e inventa mentiras pero lo que no saben es que ella, como Juana Azurduy y Eva Perón, ya pasó a la historia de nuestra amada Patria.

    Con ella al frente el triunfo está asegurado porque millones saben que es la única que nos puede devolver la dignidad.

    Te queremos, Cristina. Y por eso estaremos siempre a tu lado, siempre.

    Gracias por tanto.

    ¡Viva la Patria!

    HEBE

  4. Lobezno
    04/07/2017 at 9:05 AM

    Muy buen analisis , felicitaciones y gracias , por desasnarnos un poco acerca del tema del Campo.

    ……El campo deberá esperar otra vez y, tal vez el año que viene, las condiciones sean mejores para poder apostar a la producción, con riesgos más acotados……..

    No obstante Sra Merlo , para el año que viene solo faltan 6 meses , – y 6 meses no son 12 años – ; y como dice aquel refran de los paisanos , ” el Campo tiene paciencia y es como la lechuza cascoteada , esta acostumbrado a las penurias..” ; hay que esperar hasta el año que viene ? , esta bien , pero no tenemos que salir a las rutas a reclamar , no tenemos que soportar las diatribas e insultos de 10 funcionarios parasitos y matones , ni las retenciones e impuestos de un matrimonio de usureros , para mantener vagos y chorros.

    Vamos bien Sra Merlo , lento ; pero vamos bien , gracias a Dios.

    Mis respetos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *