CFK: La dueña de la verdad

«Dime de qué presumes y te diré de qué careces» (refrán popular)

Cristina Fernández parece estar deshojando margaritas, tratando de saber si se postula o da un paso al costado. En el acto del martes 27 de diciembre en Avellaneda, no dejó bien en claro si será candidata en 2023; es todo una incógnita. La doctora exitosa vuelve a demostrar una necesidad imperiosa de ser escuchada; buscando que le presten… ¡Atención y admiración!

La señora va construyendo con infinidad de palabras «el eterno relato» mientras que un séquito de aplaudidores la respaldan, va elaborando grandilocuentes discursos. Lo que si queda de manifiesto en sus monólogos, es su egocentrismo. Piensa que sus propias opiniones e intereses, son más importantes que las de los demás.

Se cree la dueña de la verdad y con su figura dominante, arremete con fiereza contra el periodismo, la justicia, y la oposición. A ellos les apunta para caerles con sus críticas. Se siente con derecho a descalificar a quien pretenda opinar distinto. Indudablemente es una reina. La prueba de ello es que actúa como si en lugar de ciudadanos fuéramos sus súbditos. ¿Por qué la vicepresidenta no habla de la inseguridad, inflación, desocupación, narcotráfico, si estos son los temas que más preocupan a la ciudadanía? La respuesta es sencilla: no tiene nada bueno que informar.

Un grato placer será sí, en vez de criticar, busca la concordia y armonía entre los argentinos. Dejando de dividir a la sociedad, para comenzar a sumar. Cambiar de actitud, para empezar a preocuparse por el bienestar del Pueblo Argentino. Beneficioso para todos será, si intenta ser más empática para con nosotros.

Si así lo hace… Le estaremos eternamente agradecidos.

Hugo Modesto Izurdiaga

DNI 11.604.534

Villa Madero – Buenos Aires. Partido de la Matanza

Share
Subscribe
Notify of
guest

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Argento41
Argento41
1 month ago

Impecable!!
Para ciertos gestos, hay personas que deben nacer de nuevo.
Para ser lo que se aparenta, hay que bucear en la génesis.
En fin, para ser hay que parecerlo y serlo de verdad.