Metida de pata

Señor director:

Llama poderosamente la atención que al ministro de Economía -que no es economista y carente de sensibilidad social- Sergio Massa, se le haya ocurrido la brillante idea de reducir el presupuesto de Educación en 50 mil millones de pesos -el 24% del presupuesto de $ 210.000 millones, teniendo en cuenta que este mismo gobierno mantuvo las escuelas cerradas durante dos años, con el pretexto de la pandemia, y ahora graciosamente Massa las manos en el sector más sensible que es la Educación, y así cumplir con la máxima del peronismo, es decir «cuán más burros mejor»; en el marco de la reducción presupuestaria de 210.000 millones de pesos, lo que fue rechazado por la Confederación de los Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) y la Unión Docentes Argentinos (UDA); quita de presupuesto que afectará directamente las partidas del Programa Conectar Igualdad, como también el de Mejoras de Infraestructura de Infantes y de Infraestructura y Equipamiento, es decir que afectará fundamentalmente el presente y el futuro de menores y adolescentes.

«Massa acaba de meter la pata», de la peor manera (hablando en criollo), afectando la Educación.

Con cordiales saludos,

Alfredo Nobre Leite

DNI 18.221.024

Share
Subscribe
Notify of
guest

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Argento41
Argento41
1 month ago

Porqué cree la gente que la barbarie es lo que se asoma cada día con más virulencia?. La respuesta está en lo que Ud. plantea.

Estanislao Zeballos
Estanislao Zeballos
1 month ago

Parece que no han entendido la Revolución que se lleva delante en lo que fue Argentina; hay que mantenerlos pobres y con esperanza y cuantos más burros mejor. Si se los saca de la pobreza, pasan a ser clase media y se vuelven de derecha, por ende, no los votan y menos van a razonar sobre las verdaderas causas del deterioro de la sociedad. Fe ciega en su líder o lideresa. Desde Perón 1943 a la fecha, se viene gestando la destrucción de la sociedad y el país. Ya esta instalado el pobrismo y la miseria en las mentes. Tenía razón don Domingo Faustino «una escuela en cada esquina, porque al argentina primero hay que enseñarle a leer y escribir y luego que tenga raciocinio».