El llanto de Mascherano

Hugo MarietanDesde el Fifagate, el hincha ha perdido la ingenuidad y piensa raro. La idea de pacto o complot no le es ajena. Por ejemplo, razona retrospectivamente la final del mundial 14 y la suspicacia lo invade: la inasistencia a Messi (no le pasaban una), los relevos insólitos, la parsimonia impostada… parecía, en aquel entonces, que se esforzaban para que ganen los alemanes. Ahora el hincha está seguro y la idea de acuerdo previo se le aparece nítida en su cerebro.

El sábado, en Chile, con el afianzamiento del equipo, con una vocación de lucha y ataque (que llega al acmé ante Paraguay) y donde el ángel del Barcelona bendecía las jugadas de los argentinos, la coronación parecía la consecuencia lógica. Excepto… excepto… que otra vez el partido final se juegue fuera de la cancha.

El ritmo, la calidad de los pases, los cambios extraños y que los jugadores más caros y talentosos del mundo no logren organizarse ante un adversario atropellador y tosco, hacen que el hincha de nuevo sospeche que pasó algo raro. Pero la sospecha casi se le hizo certeza cuando vio el llanto de Mascherano, un llanto extemporáneo, un llanto que no fue al final de los penales, sino antes de que empezaran los penales. ¿Por qué el bravo de Mascherano lloraba? ¿De qué se dio cuenta? Tal vez armonizaba con el hincha escéptico que, mate en mano frente al televisor, repetía una y otra vez a lo largo del segundo tiempo: esto está arreglado, de acá a la China está arreglado, de acá hasta Chile, mejor dicho… y seguía sorbiendo el mate amargo y besando la camiseta de la selección, la que no se mancha, al menos la que él tenía puesta.

Dr. Hugo Marietan

Psiquiatra

El llanto de Mascherano

Share

4 comments for “El llanto de Mascherano

  1. ricardo
    06/07/2015 at 1:31 PM

    Porque hacen venir a Teves de talia, para no dejarlo jugar.Hay una camarilla, el apache deberia saberlo y tenia que venir, a que le tomen el pelo……..

  2. Mohamed Yusul ex Isaias Rabinovich
    06/07/2015 at 8:05 PM

    Si es un psiquiatra del nivel de su comentario deportivo sospecho que al “petiso orejudo” lo hubiera mandado de cuidador de jardin de infantes…hay que ser bobin para confundir el fracaso deportivo por falta de caracter (por no decir de huevos) y planificacion tecnica con una conspiracion mundial de la Comebol-FIFA…andaaa !!!

    • Pocho
      07/07/2015 at 5:36 AM

      Bien Mohamed, agrego que un chupatintas que no tiene ni puta idea de futbol, se tendrìa que dedicar a publicar boludeces como avogardo,milla,y otros otarios por el estilo.

  3. alatriste
    07/07/2015 at 11:59 AM

    Aquí no hubo complot ni ninguna otra gilada, se jugo mano a mano y un juego por una final, en Latinoamerica se juega muy duro y los chilotes jugaban en su casa y cuando uno juega “en su casa” por orgullo nacional o por pelotas, jugando bien o mal se juega el todo por el todo, nos jugaron de igual a igual metieron taponazos igual que nosotros, y finalmente llegaron los incondicionales penales, que a la hora de sumar son absolutamente injustos, pero son las reglas del juego, y Chile los envió al fondo de la red y se alzo con la copa, los nuestros no supieron hacer las cosa bien a la hora de definir frente al arco, por eso estos brutos millonarios que ganan en un mes lo que gana un humilde laburante en toda su puta vida, NO PUEDEN NI DEBEN ERRAR UN PENAL, porque lo único que saben hacer es correr atrás de una bola de cuero, pueden ser “dioses” como Messi o jugar con habilidad y picardia de potrero, pero lo que no pueden es errar un penal en una final, si el arquero lo ataja es otra cosa, es hombre contra hombre y habilidad contra habilidad, pero errar es otra cosa, echarle la culpa al arbitro, o a Messi o que metieron la gamba fuerte es cosa de maricones, los chilotes nos ganaron y no hay vuelta en esto y si no, “a llorar a la iglesia”, si pusiéramos todo el fervor y la pasión que ponemos en el fútbol en las cosas cotidianas del día a día seguramente nos iría mejor, pero los argentinos vivimos del existimo tanto en el fútbol como en la política y así nos va.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *