Metas traicioneras

Ante la conferencia de prensa dada en la Casa de Gobierno tanto por el Jefe de Gabinete de Ministros, el Ministro de Hacienda, el Ministro de Finanzas y el Presidente del BCRA por el tema de las metas de inflación del 2016 y las nuevas alternativas desde ahora en adelante quedó muy claro que las decisiones del Gobierno Nacional en materia económica operan sin un sinsentido explícito que no saben como ir enmendando ante sus terribles errores. Por ello, daremos solamente los dos puntos más sobresalientes de la conferencia.

  • Cambio de las metas de inflación, se pasa del 8-12% proyectado en el 2018 y del 5-8% en 2019 al 15 en 2018, 10 en 2019 y 5% en 2020. Eso quiere decir que reconocen que la meta de inflación originalmente emitidas desde el BCRA -que es quien tiene en su carta orgánica ese objetivo no sirvió ni rindió ningún resultado-, por ello reconocen una meta de inflación mas alta que la original y que esta casi a la altura de la proyectada en el presupuesto nacional 2018 pero aún muy lejos de la proyectada real en los estudios privados. La proyectada con datos reales teniendo un aumento gradual del transporte daba cerca del 23% mientras que si el aumento se hace en forma total ya sea en enero/febrero la misma estaría en el orden del 26% anual.
  • Nivel de endeudamiento. El ministro de Finanzas en la conferencia de prensa no hizo mas que ratificar las declaraciones presidenciales de hace aproximadamente 20 días en las cuales se aclaró que íbamos a seguir tomando deuda hasta que los números del gobierno terminen equilibrándose. Incluso lo que si realizó el Ministro fue ponerle la cantidad, por la que pronunció que en los próximos 2 años la deuda a tomar será de U$S 56.000 millones lo que nos deja a fines de 2019 con un total de U$S 280.000 millones de endeudamiento. Cuando expresan que ese nivel es manejable quiere decir que el PBI de nuestro país se encuentra en los U$S 300.000 millones, pero nuestra economía queda muchísimo más expuesta a los vaivenes económicos y políticos mundiales.

Con todo esto podemos decir que nos deparan dos años mucho más duros de lo que nos vienen prediciendo y ALTAMENTE VOLUNTARISTAS con respecto a las inversiones, puesto que el pasado ya pasó y no existe en el futuro un retorno a él y la gestión gubernamental se encuentra muy tomada por prácticas populistas en este caso de derecha y libremercadistas que desconocen la realidad como la idiosincrasia de nuestro país.

Fabián Medina

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *