Con subsidios crecientes a las empresas low cost, provincias y municipios apuntalan la “revolución de los aviones” de Dietrich

Una “extraña” y curiosa situación ha quedado planteada en el negocio aerocomercial con la incursión de las compañías “low cost” que impulsa a toda costa el Gobierno de Mauricio Macri.

Mientras el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich cuestiona cada vez con más fuerza los aportes económicos del Estado destinados a Aerolíneas Argentinas, varios gobiernos provinciales y locales han emprendido una llamativa carrera para ver quien otorga más subsidios y desgravaciones fiscales para sostener la cuestionada “revolución de los aviones” de la administración macrista.

El reciente debut en el mercado de cabotaje de Norwegian y las más de 300 nuevas rutas concedidas por las autoridades nacionales a las compañías áreas que se habían presentado en la última audiencia pública volvió a poner sobre el tapete los amplios y significativos beneficios económicos que vienen otorgando gobernadores e intendentes del interior a las “low cost”.

Uno de los casos más emblemáticos denunciado por los gremios del sector aeronáutico es el acuerdo firmado por el gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti con los directivos de Norwegian.

El convenio -que tuvo como fin la puesta en marcha de un “programa de inversión de 200 millones de dólares para la radicación de Norwegian en la provincia-incluyó los siguientes beneficios:

–la eximición, por el plazo de cinco años, del pago del impuesto inmobiliario de todos los inmuebles e instalaciones que la empresa utilice en su explotación comercial.

–el pago de solo el 50% de Impuesto sobre Ingresos Brutos en los primeros tres años de actividad y del 75% en los dos años siguientes.

–la eximición del pago del Impuesto a los Sellos en su totalidad para todos los contratos de obras y servicios que formen parte del plan de inversiones durante los dos primeros años de funcionamiento.

–el otorgamiento de un subsidio mensual por el monto equivalente al 20% del sueldo básico para un plantel de 100 operarios que tengan domicilio en la provincia.

–El desembolso de otro subsidio provincial de 5.000 pesos para cada uno de los 100 empleados para cubrir las tareas de “capacitación” que llevará adelante la empresa.

–Un tratamiento especial de parte de la empresa provincial de la energía (EPEC) para concretar todas las instalaciones eléctricas que requieran los inmuebles y equipamientos de la empresa.

Un convenio de similares características y beneficios ya había firmado Schiaretti con Flybondi en 2017.

Si bien Aerolíneas Argentinas también tiene un acuerdo con la provincia de Córdoba, los alcances del mismo no son tan amplios como los vigentes con las low cost y solo se limitan a un aporte transitorio para reforzar las remuneraciones del personal con base en la capital mediterránea.

En tanto, las que están próximas a cerrar con el gobierno de Córdoba convenios similares a los de Norwegian y Flybondi son las empresas Avianca y JetSmart.

Los directivos de Flybondi -con la ayuda de los funcionarios nacionales de Transporte- también lograron suscribir acuerdos para evitar el pago de impuestos y tasas locales en Corrientes, Jujuy y Misiones.

En el caso de Bariloche, Flybondi consiguió un paliativo relevante. El intendente de esa ciudad, Gustavo Genusso pasó por alto al Concejo Deliberante y por medio de un polémico convenio le concedió la exención del pago de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene por tres años. Junto con esa ayuda, el mandatario local rionegrino se comprometió a hacer lobby ante la provincia para que el Ente de Promoción Turística (Emprotur) coloque una porción de la inversión publicitaria anual en los aviones de Flybondi.

Por el lado de Avianca, la empresa alcanzó un ventajoso acuerdo con la provincia de Tucumán a cambio de utilizar al aeropuerto capitalino como base principal de sus vuelos de cabotaje.

El acuerdo que el gobernador Juan Manzur cerró con los ejecutivos de Avianca le garantiza a la empresa un piso del 65% de ocupación para cada uno de sus vuelos.

En caso de que no llegue a cubrir el 65% de los asientos ofertados, la provincia deberá hacerse cargo de la diferencia hasta alcanzar ese nivel de ocupación.

De esta manera, la empresa se asegura un subsidio provincial que le asegura un nivel de ocupación que siempre cerrará con números positivos y sin riesgo de pérdidas económicas.

Más allá de la intención de las provincias de captar la mayor actividad de las nuevas operadoras aéreas, los que siguen de cerca la dinámica del sector no descartan que detrás de las ayudas fiscales del interior exista una gestión en las sombras de los funcionarios de Transporte para apuntalar la denominada “revolución de los aviones”.

Esa “gestión” consistiría en garantizarle a las administraciones del interior una suerte de compensación de las ayudas económicas giradas a empresas aéreas mediante el envío de fondos para nuevos programas de obras y la agilización de los trámites y acuerdos pendientes en las distintas áreas del gobierno nacional.

Antonio Rossi

Share

5 comments for “Con subsidios crecientes a las empresas low cost, provincias y municipios apuntalan la “revolución de los aviones” de Dietrich

  1. deepmen
    17/12/2018 at 9:48 AM

    Es un mensaje para los gremios de Aerolineas que comanda Moyano, sigan boludeando en un país que apunta lentamente a ser serio.

  2. Carlos Daniel Videla Dorna
    17/12/2018 at 3:33 PM

    Era hora que se comenzara con avances serios con el fin de proporcionar al pueblo los avances que en otros países son moneda corriente desde hace mucho tiempo, y también es hora que los trabajadores agremiados en general y los aeronáuticos en particular dejen de ser ovejitas de un rebaño arreado por delincuentes que lo que menos les interesa es el bienestar de los asociados y solo piensan en su beneficio personal o en imponer sus ideas políticas. Por supuesto que hay excepciones pero creo que son muy poquitas.
    Brazil ha ofrecido y sigue ofreciendo los beneficios económicos que se detallan en la nota con el fina de lograr radicación de empresas,
    nos pasaron el lampazo hace muchos años !!!

  3. Ironics
    17/12/2018 at 5:59 PM

    Que el Estado venda urgente Aerolineas, porque los ciudadanos estamos cansados de pagar impuestos para subsidiar a esta empresa cancerigena.

    Me parece correcto una politica de competencia en el sector, pero despues deben dejarse los subsidios de lado.

    Debe corregirse alguna viveza de las lorw cost, como cobrar el asiento. Acaso se permite viajar parado ?

    Atte. Ironics

  4. Alberto
    18/12/2018 at 9:26 AM

    Los gremios pretenden un monopolio defiitario sobre todo lo que sea espacio aereo. Es inaceptable e insostenible. Aerolineas Argentinas deberia ser regalada a los sindicatos y que se hagan cargo pagando impuestos o bien simplemente cerrada. Los sindicatos , no obstante su estatismo, no tienen escrupulos en utilizar aviones fabricados por Empresas privadas, Airbus, Boeing, Embraer. Ningun Tupolev.

  5. Germán
    19/12/2018 at 9:12 AM

    Todo muy lindo pero exención impositiva, asegurar tantos pasajes para las low cost. No es un subsidio?
    Es más de lo mimso
    Lo hacen en CBa, Tucumán, Río Negro es un subsidio encubierto.- El arreglo dle Palomar lo pagamos nosotros para ellos ganen dinero, Una vergÑuenza.-
    Lo de Dietrich es una burda mentria.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *