El 2 de mayo de 1982, nuestro crucero A.R.A. Gral. Belgrano entraba en los mares de los cielos y la historia

11136266_827513877329129_2960166339511080066_o

323 rosas en latitud 55°24´S y longitud 61°32´W.

Compartimos con nuestros amigos y lectores, un sentido video realizado por Cuerpo de Prensa Dufour, en su homenaje y en homenaje, a todos los que dieron su vida en defensa de nuestra Soberanía Nacional; también a continuación les hacemos llegar, el detalle de sus últimos momentos, para que logremos comprender con que intensidad nos golpearon en el medio del alma, los torpedos que explotaron bajo la línea de flotación del buque; destacando el valor y la entereza de los sobrevivientes del Crucero General Belgrano, que lograron sobreponerse a tan dolorosa e indeleble experiencia.

Homenaje Gral Belgrano video

RECORDÉMOSLO ASÍ

A principios de marzo de 1982, el crucero entró en fase de mantenimiento naval y a mediados del mismo mes, debido a los incidentes ocurridos en las Islas Georgias del Sur entre Argentina e Inglaterra, se ordenó el alistamiento de todos los buques de la Armada Argentina, entre ellos el “Gral. Belgrano”.

El 28 de marzo el grueso de la flota zarpó para llevar a cabo el desembarco en las Islas Malvinas, efectuado el 2 de abril de 1982. El crucero “Gral. Belgrano” no participó de esta misión, ya que todavía estaba en reparaciones con importantes equipos desarmados, quedando completamente operativo en la primera semana de abril.

El 6 de abril arribó a Puerto Belgrano la flota que había participado en las operaciones de las Islas Malvinas.

El 16 de abril el “Gral. Belgrano” zarpó hacia el teatro de operaciones con una tripulación de 1093 hombres, compuesta por 56 oficiales, 627 suboficiales y marineros, 408 marineros conscriptos y 2 civiles cantineros; al mando del Capitán de Navío Héctor Elías Bonzo. Cabe destacar el concepto de lealtad al buque que expresaron los 2 cantineros, los cuales decidieron seguir en el buque a pesar de no tener la obligación de permanecer a bordo en caso de guerra (los 2 hermanos Ávila murieron en el buque).

Como grupo de tareas 79-3 al buque se le asignaron las siguientes tareas:

1) Defensa de la línea de costa ante eventuales intentos de desembarco.

2) La vigilancia de los accesos sur al teatro de operaciones.

3) La intercepción de naves enemigas.

El día 19 de abril de 1982 se realizaron ejercicios de tiro sobre rocas del lado sur de la Isla de los Estados con todas las armas, empleando munición de combate.

Después del 20 de abril se conoció la definitiva constitución de las fuerzas navales inglesas, compuestas por 123 unidades de todo tipo, también se conoció por la inteligencia argentina la zarpada de varios submarinos nucleares y convencionales hacia el teatro de operaciones Malvinas.

El 22 de abril el crucero entró al Puerto de Ushuaia para reaprovisionamiento de combustible, víveres y municiones.

El buque zarpó el 24 de abril a las 8:00 hs. Porque se recibió información que desde el Océano Pacífico se acercaba lo que podría ser el primer objetivo del crucero, una fragata y un buque logístico inglés, que según informaciones de inteligencia habían cruzado el Canal de Panamá días antes.

El 28 de abril se reunieron con el “Gral. Belgrano”, al norte de la Isla de los Estados, los destructores “Piedra Buena” y “Bouchard” ambos armados con misiles Exocet “MM38”, el petrolero “Puerto Rosales” y el aviso “Gurruchaga” que conformaron el grupo de tareas 79-3.

El 29 de abril el HMS “Conqueror” (submarino de propulsión nuclear) al mando del Capitán Christopher Weford Brown, llegó a la zona de patrullaje entre las Islas Malvinas y la Isla de Tierra del Fuego.

El 1 de mayo de 1982 Inglaterra inició las hostilidades sobre Malvinas, bombardeando la pista de aterrizaje en la madrugada, seguido de cañoneo naval sobre las posiciones argentinas. Argentina replicó con ataques aéreos que produjeron graves daños en varias unidades navales enemigas. Ese día el “Gral. Belgrano” completó el reaprovisionamiento de combustible en alta mar y con su helicóptero “Alouette III”, se dedicó a buscar buques enemigos más allá del horizonte radar; si bien el crucero tenía un radar cuyo alcance era de 100 Km, debía encenderse solo en cortos períodos por pocos segundos para no ser detectado.

Por la mañana del 1 de mayo el submarino “Conqueror” confirmó por su periscopio lo que en la noche habían detectado en sus sonares, la figura inconfundible del Crucero A.R.A. Gral. Belgrano; pero aún no tenían orden de atacarlo.

El submarino comenzó a seguirlo a una distancia y una profundidad que lo hacían indetectable para los equipos electrónicos de los buques argentinos. El “Gral. Belgrano” navegaba hacia el este, la razón de este rumbo era realizar desde el sur un ataque a la flota inglesa, estacionada al este de las islas, junto con otro grupo de tareas encabezado por el portaviones A.R.A. “25 de Mayo”, que atacaría desde el norte conformando así un ataque en pinza.

La noche del sábado 1 de mayo el crucero siguió su rumbo este pasando por el borde sur del Banco Burwood con mar bravo surcando olas de 8 metros, en constante alerta ya que se había entrado en el radio de acción de la aviación enemiga; y navegando en zig-zag.

Al comenzar el día 2 de mayo se envió a los destructores un mensaje que dispuso adoptar, a partir de las 05:30 hs., rumbo en dirección a la flota enemiga, pero faltando poco para esa hora se recibió un mensaje del comando superior cambiando el rumbo hacia el oeste, en dirección a un área de espera.

Al amanecer el cielo se presentó con grandes nubarrones que, junto al barómetro que seguía bajando, presagiaban un temporal en el curso del día. A media mañana del domingo 2 de mayo el buque salió del radio de acción de la aviación enemiga, y se ordenó a la tripulación pasar de la condición de “Combate” a “Crucero de Guerra”.

A las 16:00 hs. continuaba el mal tiempo con fuerte viento, pero a pesar de ello se proseguía con los adiestramientos y los artilleros de la torre Nº 2 buscaban blancos en el horizonte.

A las 16:01 hs. una poderosa explosión sacudió al buque, cesó la energía y la iluminación; y cuando parecía que el buque se elevaba en el aire, se produjo una segunda explosión proveniente de la proa. El submarino “Conqueror” había atacado, lanzando 3 viejos torpedos “MK8” de la 2º Guerra Mundial (uno de ellos no impactó en el buque), echando así por tierra todas las negociaciones en camino para cesar las hostilidades.

Inmediatamente comenzó la inclinación a babor, los sistemas de generadores del buque quedaron inutilizados por la explosión del primer torpedo en la sala de máquinas de popa; todo el personal de las cubiertas inferiores debió dirigirse a su puesto de abandono asignado.

El buque tenía 72 balsas salvavidas (con capacidad para 20 personas cada una), de las cuales 62 eran necesarias y 10 de reserva.

A las 16:10 hs. y a razón de 1 grado por minuto, el buque ya estaba escorado a babor 10 grados, por lo que se arrojaron las balsas al agua que se abrieron automáticamente.

A las 16:13 hs. se estabilizó la inclinación y creó la esperanza de que el buque se mantendría a flote, por lo que muchos marinos bajaron a cubiertas inferiores para socorrer a heridos, nadie posible de ser socorrido quedó sin asistencia; por el contrario, varios dieron su vida para ofrecer ayuda a sus compañeros y en ningún momento se produjeron reacciones de pánico o desobediencia.

A las 16:18 hs. la inclinación llegaba a 20 grados y el borde de cubierta de babor estaba a ras del agua.

A las 16:23 hs. las balsas de babor estaban a nivel de la borda y las de estribor estacionadas varios metros debajo de la cubierta, junto al casco. Después de la tensa espera, cuando ya no quedaba alternativa posible, el Capitán dio la orden que ningún marino desearía dar jamás “Abandonar el Buque”.

Los heridos fueron los primeros en ser trasladados a las balsas y las que estaban pegadas al casco en la banda de estribor, y que el viento les dificultaba despegarse, fueron arrastradas por un bote de goma a motor, tripulado por tres hombres.

Muchos debieron tirarse al agua para ingresar a las balsas (el lapso que una persona podía permanecer con vida en esas aguas heladas, no pasaba de 5 minutos), por lo que, algunas balsas quedaron sobrecargadas con 30 personas y otras con no más de 3.

La popa sumergida y la gran escora podían terminar en una vuelta de campana que posiblemente formando un vacío, arrastrara a las balsas más cercanas.

A las 16:40 hs. el Capitán se arrojó al agua siendo el último hombre con vida a bordo.

A las 16:50 hs. la escora era de 60º, preanunciando el hundimiento. Muchos ojos nublados por las lágrimas fueron testigo de los últimos minutos del crucero “General Belgrano”.

¡VIVA LA PATRIA! – ¡VIVA EL BELGRANO! Fueron las voces que despidieron al crucero al sumergirse su proa a las 17:00 hs.

La nobleza en la vida de este gran buque también estuvo presente este día; esperó que se completara el abandono y cuando las 9.000 toneladas de agua que embarcó lo tumbaron definitivamente, giró suavemente hacia las profundidades sin afectar a ninguna balsa, hundiéndose para siempre con todo el Honor que distinguió a tan querido buque.

EL RESCATE

Las balsas, algunas unidas por cabos, comenzaron a alejarse lentamente impulsadas por el viento y la corriente marina. A las 19:00 hs. del 2 de mayo se desató el preanunciado temporal, cortándose los cabos que unían algunas balsas.

A las 21:00 hs. el temporal llegó a su máxima fuerza con olas de 10 mts. y vientos de 100 km/h.

Las olas que caían sobre las balsas aplastaban a los hombres contra el piso, algunas dieron vueltas de 360º, para luego recuperar su estabilidad.

Con viento tan fuerte los cierres de las puertas de las balsas se rompieron y el aire helado entraba a las mismas con una sensación térmica exterior de -20º C, debiendo turnarse cada 15 minutos para cerrar con las manos las entradas de aire.

Afortunadamente, la mayoría de las balsas tenían entre 10 y 32 hombres y así mantenían la temperatura interior cercana a 10º C; sólo en una balsa había dos tripulantes y ambos fallecieron.

Cuando llegó el deseo de orinar se usaron las bolsas recolectoras de plástico, que en lugar de arrojarlas al mar, se usaban como bolsa de agua caliente para asistir a los más débiles. En la mañana del 3 de mayo el viento disminuyó y los tripulantes abrieron las latas de caramelos de glucosa y las de agua.

A las 9:00 hs. el avión “Neptuno 2P111” de la Armada Argentina divisó una mancha de petróleo que orientó la búsqueda de las balsas, las cuales fueron divisadas por el mismo avión a las 13:00 hs., y a 100 Km. del lugar del hundimiento.

A las pocas horas arribaron los buques de rescate, cuya labor continuó durante la noche y las últimas balsas fueron rescatadas el 4 de mayo.

Participaron del rescate el “A3 Aviso Gurruchaga” que recogió 365 tripulantes, el “B1 Buque Polar Bahía Paraíso” que recogió 88 tripulantes, el “D26 Destructor Bouchard” que recogió 64 tripulantes y el “D29 Destructor Piedra Buena” que recogió 276 tripulantes.

Las operaciones de búsqueda continuaron hasta el día 9 de mayo, verificando que no quedara ningún tripulante vivo o muerto sobre la superficie del mar.

CONCLUSIONES

Los buques recogieron 793 tripulantes de los cuales 23 fallecieron, los 770 sobrevivientes marcan una de las operaciones de búsqueda y rescate más extraordinarias de la historia de la navegación; dadas las condiciones del mar donde se produjeron.

El 84% de las bajas (272) se produjo por el efecto inmediato de los torpedos.

El 9% de las bajas (28) corresponde a desaparecidos a partir del abandono del buque.

El 7% de las bajas (23) fue recuperado muerto o falleció en el continente.

El total de bajas fue de 323 tripulantes.

323 rosas en latitud 55°24´S y longitud 61°32´W. Dios los tenga a su lado.

¡Viva el Belgrano! ¡Viva la Patria!

Oscar Dufour

Gentileza para el InformadorPublico.com

http://oscardufour.blogspot.com.ar/

5 comments for “El 2 de mayo de 1982, nuestro crucero A.R.A. Gral. Belgrano entraba en los mares de los cielos y la historia

  1. Tuto Bene !!!!
    03/05/2015 at 5:02 AM

    El hundimiento del crucero Gral. Belgrano, en la guerra de Malvinas, no fue un crimen de guerra del imperio inglés, como dicen las mentiras mediáticas

    Con esto no defiendo ni la guerra, ni a los ingleses; reivindico nuestro derecho de soberanía sobre Las Malvinas e Islas del Atlántico Sur, y a los argentinos que expusieron y dieron sus vida, heroicamente en esa guerra. Pero lo dice el Cap. de Nav. (R) Pedro Luis Galassi, ex Segundo Comandante del Crucero Gral. Belgrano, EMBARCADO, durante el hundimiento.

    En su programa “Republica indefensa Nº 5”, conducido por el Tte. Coronel Emilio Nani (R.E), que actuó en la defensa del ataque terrorista al Regimiento “La Tablada”, el Lic. Guillermo Campos, el Tte. Coronel (R.E.) Jorge Mones Ruiz, la Prof. Florencia Silveira que entrevistaron al Cabo 1º Omar Sarden, y al Cap. de Nav. (R) Pedro Luis Galassi.

    Ver y Ecuchar: http://canaltlv1.com/republica-indefensa-n5

    Se ha mentido demasiado en nuestra historia reciente, y este documento lo aclara, respaldado por la indudable idoneidad de los protagonistas.

    República Indefensa N°5
    Crucero Gral Belgrano: No fue un crimen de guerra
    canaltlv1.com

  2. Pedro Saldivar
    03/05/2015 at 8:46 AM

    Excelente recuerdo Dr. Dufour, abrazo y Viva la Patria !!!!

  3. Fabiana Palazzo
    03/05/2015 at 8:59 AM

    Honor y Gloria !!! Viva la Patria !!!

  4. José Antonio Torres Ocampo
    03/05/2015 at 4:48 PM

    Una vileza más del imperialismo inglés, amarrado con su par, los yanquis, a modo de seguir explotandonos y estafándonos con su democracia a su estilo; esto es: dejarnos gritar, protestar . . y punto. Pero ellos, siempre buscando su beneficio y bienestar,y que el reso ¡¡¡ reviente !!!.

  5. QuieroReTruco
    04/05/2015 at 11:15 AM

    La guerra de Malvinas (herida que no creo que nunca cierre en mi generación) en su totalidad fue una masacre de argentinos contra argentinos,

    Mandaron al muere a los pendejos que acababan de terminar la colimba que ni mayoría de edad para irse a un país limítrofe sin permiso del padre (patria potestad no compartida aún) tenían.

    Si hay algo que NADA tiene que ver con la PATRIA y la SOBERANÍA, fue esta guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *