El comienzo de otra historia: democracias liberales contra iliberales

Carlos Alberto MontanerLa crisis griega es la expresión de un gravísimo problema planetario. Es verdad que la desataron los socialdemócratas y conservadores con su gasto público desbocado y su corrupción rampante, pero la han agravado los neocomomunistas y sus primos neopopulistas, en el poder desde hace pocos meses.

¿Por qué es un asunto que concierne al planeta? Tres ejemplos. Syriza en Grecia, Podemos en España y el chavismo en Venezuela comparten varios elementos que los hermanan: son enemigos de la democracia liberal, partidarios irrestrictos del populismo, y sostienen unas proclamadas simpatías por el comunismo.

Sus dirigentes odian el mercado, la propiedad privada, el comercio internacional sin ataduras y los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Central Europeo. Todas estas instituciones, con sus errores y aciertos, constituyen la savia de la economía en las naciones más desarrolladas de la Tierra.

No es una casualidad que de los primeros y más enérgicos apoyos públicos al gobierno de Alexis Tsipras hayan sido de Fidel y Raúl Castro, Evo Morales, Rafael Correa, Nicolás Maduro, Cristina Fernández, Daniel Ortega y, sobre todo, de Pablo Iglesias, el español líder de Podemos que se ha tomado este incidente como lo que es: un asunto absolutamente suyo.

Como es notorio, en 1992 Francis Fukuyama publicó su muy citado ensayo El fin de la historia y el último hombre. Había colapsado el comunismo (salvo en algunos tercos enclaves estalinistas, como Corea del Norte y Cuba), mientras otros países, como China y Vietnam, habían abandonado el colectivismo, desovando un modelo híbrido de dictaduras capitalistas de partido único.

En ese contexto, Fukuyama concluyó, razonablemente, que la especie humana se movía en la dirección de la democracia liberal como única opción probada y predecible, dado que los 25 países más exitosos del planeta convivían dentro de este modelo estable y enriquecedor. Era ese espléndido mundillo el que había ganado la Guerra Fría.

¿En qué consistía la democracia liberal? Eran sociedades en las que se respetaban los derechos humanos, incluidos los de propiedad privada, regidas por el mercado, defensoras del libre comercio internacional, administradas por gobiernos limitados, cuyas élites dirigentes eran reemplazadas mediante elecciones plurales y transparentes. Sociedades, además, organizadas de acuerdo con la receta parida por la Ilustración a fines del siglo XVIII, lo que indicaba la separación de poderes para evitar los atropellos de los mandamases.

Era cierto que en las democracias liberales -ya fueran Inglaterra, Suecia, Francia o Estados Unidos- había notables diferencias entre los más ricos y los más pobres, pero el objetivo de este modo de organización social y económica no era alcanzar la igualdad de resultados, sino el ejercicio de la libertad individual, y ésta traía como consecuencia una cierta disparidad en los extremos, trufada por unos robustos sectores sociales medios que vivían razonablemente bien y podían tratar de mejorar sustancialmente si tenían el talento, la suerte y los impulsos psicológicos necesarios para emprender aventuras económicas.

Podía tratarse de monarquías parlamentarias o repúblicas, podía haber democracias liberales gobernadas por socialdemócratas, conservadores, democristianos, liberales o libertarios, porque, al fin y al cabo, se trataba de una misma familia ideológica, dividida en torno al monto de la presión fiscal y al fin último de la asignación de los bienes y servicios creados, lo que determinaba el tamaño y las funciones el Estado. Pero lo que los unía era infinitamente mayor que lo que los separaba.

Lo que Fukuyama no previó es que de los escombros del comunismo surgieran los neopopulistas y neocomunistas, un abigarrado conjunto de partidos, gobiernos y oeneges enemigos a muerte de los valores y criterios de la democracia liberal, que ya no pensaban en tomar el poder por la violencia (la desacreditada receta marxista-leninista), sino aprovechando los mecanismos democráticos para, una vez con las riendas del gobierno en las manos, y al ritmo que permitieran las circunstancias particulares de cada país, implantar la mayor cantidad de colectivismo y autoritarismo posibles.

De alguna manera, se trataba de las democracias iliberales, o antiliberales, como describe Fareed Zakaria en El futuro de la libertad. Ese universo en el que caben los cinco gobiernos latinoamericanos del “Socialismo del Siglo XXI”, acompañados por el Foro de Sao Paulo, el Partido de los Trabajadores brasileños de Lula y Dilma Rousseff, del sector peronista de Cristina, Rusia, la teocracia iraní, o las entidades adscritas al Partido de la Izquierda Europea dentro del Parlamento europeo, una amalgama en la que se amelcochan y abrazan Syriza, Podemos y los representantes de los partidos comunistas de Francia, Alemania, Moldavia y así hasta de 17 naciones.

Ya no puede haber duda de que el gran enemigo actual de la democracia liberal es la democracia iliberal. No era el fin de la historia. Era el comienzo de otra.

Carlos Alberto Montaner

elblogdemontaner

Share

4 comments for “El comienzo de otra historia: democracias liberales contra iliberales

  1. Armando Lio
    13/07/2015 at 4:49 PM

    Cualquier comparación de Argentina con Grecia es pura casualidad.

  2. A long blue road
    13/07/2015 at 11:47 PM

    Padres de Leopoldo López: exigimos la libertad de nuestro hijo

    (09 de julio de 2015. El Venezolano).-

    La periodista Carmen Muñoz, del diario ABC de España, conversó con los padres del coordinador nacional de Voluntad Popular, Leopoldo López, quien se encuentra detenido en la cárcel de Ramo Verde desde hace 16 meses. En la entrevitas, los progenitores exigen al régimen de Nicolás Maduro, la pronta liberación de López.

    A continuación el texto de ABC

    Leopoldo López ha pasado de tener cientos de libros a solo cuatro en la prisión militar de Ramo Verde (a las afueras de Caracas). La Biblia, dos volúmenes de San Ignacio de Loyola y «El hombre que amaba a los perros», de Leonardo Padura, son las lecturas que le ayudan a matar las horas al líder opositor «injustamente» preso desde hace 16 meses.

    «Le envían lecturas muy escogidas, pero cuando recibe un nuevo libro, tiene que desprenderse de otro, solo le dejan tener cuatro», explica Antonieta Mendoza. Durante su visita a Madrid para denunciar la situación de su hijo y los demás presos políticos, sin olvidar la crisis generalizada de Venezuela, los padres de López lamentan que se hayan endurecido las condiciones carcelarias del líder de Voluntad Popular.

    El control de los libros por sus carceleros no es lo peor. «Mi hijo está absolutamente aislado en la torre de castigo de Ramo Verde, que tiene 13 celdas y solo una está ocupada, la suya. El habitáculo mide 2,7 x 2,7 metros, tiene una ventana muy alta y tres custodios están al otro lado día y noche», relata Leopoldo López Gil.

    Antes de febrero, el opositor ocupaba una celda mayor, con espacio para una biblioteca, una mesa de trabajo, una pequeña cocina y una pizarra. Desde su detención, el 18 de febrero de 2014, sus padres denuncian que todos sus derechos han sido violados. Solo sus familiares y abogados pueden visitarlo.

    Cuando estuvo nueve meses «castigado» solo pudieron hacerlo sus hijos, por la ley de protección del menor. Durante los 30 días de huelga de hambre, que abandonó cuando el régimen de Nicolás Maduro fijó al fin la fecha de las legislativas, también estuvo tres semanas castigado.

    «No pueden haber comicios democráticos con líderes de la oposición presos»

    El preso político venezolano no se arredra. Prepara dos libros: uno es su propuesta para el país y otro para el desarrollo de la industria petrolera, «destruida por el chavismo», señala su madre, que precisa que López fue analista de la estatal Pdvsa (Petróleos de Venezuela) durante tres años. Su primer trabajo.

    Antonieta Mendoza de López fue vicepresidenta de Asuntos Corporativos de la petrolera. Al igual que Patricia -la mujer del exalcalde de San Cristóbal (Táchira) Daniel Ceballos, también preso-, Antonieta se cortó el pelo en señal de protesta por el encarcelamiento «injusto» de su hijo. Leopoldo López Gil es empresario y miembro del consejo editorial del diario independiente «El Nacional».

    —¿Las parlamentarias del 6 de diciembre serán legítimas, con presos políticos en las cárceles venezolanas?

    —Leopoldo López Gil: Si en el momento en que celebren las legislativas no está libre Leopoldo, quedará claro para el mundo que no hubo elecciones libres, puesto que uno de los principales dirigentes de la oposición permanece en la cárcel.

    —Antonieta Mendoza: En Venezuela no hay libertad de representación. No pueden haber elecciones democráticas con los dirigentes de la oposición presos.

    —¿Es posible que a Leopoldo López le cambien su celda en Ramo Verde por arresto domiciliario?

    —AM: Sí hay posibilidades, pero debería tener la libertad plena porque su encarcelamiento es injusto. Ahora bien, el arresto domiciliario es posible.

    —LLG : Lo veo poco probable porque las condiciones carcelarias se han ido endureciendo, especialmente después de la huelga de hambre. Hasta el extremo de que durante el ayuno de treinta días no le permitieron la visita de un médico de su confianza, como le corresponde según el Protocolo de Malta.

    —¿Temen que por la crisis griega Venezuela pase a un segundo plano?

    —LLG: Yo sí lo temo, pero es un momento interesante para recordar que el caso de mi país no es tan distinto desde el punto de vista económico. Estamos en una situación de imposibilidad de pagar la deuda internacional y de honrar las deudas comerciales.

    «Chávez lo inhabilitó y Maduro lo encarceló porque los dos le temían»

    —¿En qué estado se hallan las demandas de López y otros opositores?

    —AM: Tras el logro de la fecha de las elecciones, sobre la petición de observadores internacionales cualificados para los comicios queda pendiente que el Consejo Nacional Electoral (CNE) invite y ratifique que observadores de la UE y la OEA formen parte del equipo de Unasur. Falta también la liberación de los 75 presos políticos, 32 detenidos en las protestas de 2014. Dos de estos últimos ya fueron liberados.

    —LLG: Hay que añadir que unas tres mil personas están sometidas a medidas cautelares, con la obligación de presentarse ante las autoridades, tener prohibida la salida del país.

    —¿Cuál es la rutina diaria de su hijo?

    —LLG: Cuando estaba en la celda grande, las dos primeras horas del día las dedicaba a leer los evangelios, luego hacía ejercicios físicos y desayunaba una arepa con un café que él mismo se preparaba. Luego tenía organizadas las lecturas por asignaturas, como si estuviera haciendo un posgrado.

    —¿Y su vida religiosa en prisión?

    —AM: Pidió un director espiritual desde el primer día, pero se lo negaron. En dieciséis meses, solo tres veces lo ha visto un sacerdote. Ha asistido a misa dos o tres veces en un año. Lo sacaron de una celebración cuando estaba en huelga de hambre y otros presos lo identificaron.

    —¿Cómo valoran la actitud de los líderes Podemos, que no recibieron a las esposas de Antonio Ledezma y Leopoldo López en España?

    —AM: Hace meses se les entregó la documentación sobre los presos políticos de Venezuela y sus condiciones, pero Pablo Iglesias no ha recibido ni a Mitzy Capriles ni a Lilian Tintori.

    —LLG: Es una incógnita la actitud de Podemos respecto a los presos políticos de Venezuela. Han recibido suficiente información por parte de las familias de los presos políticos y no han mostrado el menor interés por reunirse y saber más de ellos.

    «Mi hijo está sometido a un no juicio»

    —¿Su hijo sigue inhabilitado para ejercer cargos públicos?

    —LLG: Ya no lo está, lo estuvo entre 2008 y 2014, justo antes de las elecciones a alcalde mayor de Caracas, cuando fue elegido Antonio Ledezma por primera vez. Ahora, aunque está preso, no está inhabilitado porque no tiene sentencia firme.

    —AM: Está sometido a un no juicio. A la defensa no se le permitió llevar a ningún testigo mientras el Ministerio Público ha elaborado una lista de 105 testigos. Tampoco le autorizaron a presentar pruebas, las únicas aceptadas son las del Ministerio Público. Lo mismo sucede con los expertos, se decide quién puede entrar en la sala, la audiencia está custodiada por militares…

    —¿Por qué cree que su hijo fue inhabilitado para ejercer cargos públicos y luego encarcelado?

    —AM: Chávez lo inhabilitó y Maduro lo encarceló porque los dos le temían. Eso lo probaron las encuestas en 2008.

  3. Edi Missing
    14/07/2015 at 9:34 AM

    Sabes que cuando alguien cita a Fukuyama como teórico lo único que queda es reirte y pasar a lo que sigue… JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *