El ocaso del Estado Benefactor

Carlos Alberto MontanerEdmund S. Phelps, Premio Nobel de Economía en el 2006, ha escrito un artículo importante sobre los fundamentos de la fracasada economía griega. Explica cómo el gasto público excesivo, el endeudamiento, el déficit fiscal, el corporativismo, los contratos colectivos, los reclamos aplastantes de los sindicatos, el sistema de pensiones y la torpe manera de recaudar impuestos, han hundido la economía helena. Pero Phelp va más allá: advierte que Francia, Italia, e incluso Alemania, van por el mismo camino.

A esa lista habría que agregar varios países latinoamericanos. Concretémonos en las tres democracias ejemplares de nuestro vecindario: Uruguay, Chile y Costa Rica. Las tres naciones comparecen en la lista de Transparencia Internacional como las más honradas y respetuosas de la ley. Las tres, sin embargo, presentan claros síntomas de decadencia relativa. No crecen lo suficiente, apenas innovan, los gobiernos gastan más de lo prudente, y sus estudiantes no dan la talla cuando contrastan sus conocimientos con los de casi todas las naciones de la OCDE.

¿Por qué este fracaso relativo? Acaso por razones parecidas a las que lastran a la mayor parte de Europa: la idea de que le corresponde al Estado procurar la felicidad y la seguridad del conjunto de la sociedad, mediante la utilización del gasto público para mantener la clientela política y la intromisión del gobierno en las actividades económicas, directa o indirectamente. Esa “fatal arrogancia” (F. Hayek) de quienes creen tener toda la información para tomar las decisiones correctas, algo que ha demostrado ser manifiestamente falso.

De los tres países, al que peor le va es a Costa Rica. Mientras Chile tiene el PIB per cápita más alto de América Latina con US$23 000 dólares, medido en capacidad de poder adquisitivo (pese a que Michelle Bachelet no está gobernando bien y tiene un bajísimo nivel de apoyo), y Uruguay alcanza los $20 600, Costa Rica apenas llega a $14 900. Está, incluso, por debajo de su vecino Panamá ($20 300), país que hace sólo siete años tenía un PIB inferior al suyo.

La mejor explicación que he leído sobre el estancamiento de Costa Rica remite al momento de la revolución encabezada por José Figueres a fines de los años 40. En ese periodo, los laboristas ingleses, con Clement Attlee como Primer Ministro, nacionalizaban los transportes y los servicios públicos y le daban un peso inusitado a los sindicatos.

Era la época en que Juan Domingo Perón en Argentina instauraba un vasto sistema clientelista inspirado en el fascismo italiano, basado en intercambiar prebendas por apoyo político. Y cuando la CEPAL, liderada por Raúl Prebisch, persuadía a los latinoamericanos de que el camino del desarrollo se encontraba en el nacionalismo económico o proteccionismo, la sustitución de las importaciones y el control férreo de los mercados.

Era predecible que los ticos se equivocaran. En aquellos años, reinaba en economía su majestad Lord Maynard Keynes, y parecía probable lograr el pleno empleo y escapar de los ciclos recesivos manipulando el presupuesto e invirtiendo grandes sumas durante los periodos de contracción, sin darnos cuenta de que esa hipótesis, manejada por políticos corruptos o incompetentes, daba lugar a un malgasto extraordinario de los escasos recursos públicos y a la nefasta inflación, como se encargaron de demostrar el también Premio Nobel de Economía James Buchanan y su Escuela de Opción Pública.

Afortunadamente, Costa Rica, Chile y Uruguay pueden rectificar. Hay notables precedentes. El Reino Unido lo hizo a partir de 1979, cuando Margaret Thatcher le puso fin a la deriva socialdemócrata y le devolvió la vitalidad económica a su país, curso que luego continuó exitosamente el laborista Tony Blair.

También rectificó Suecia, posteriormente, tras la debacle provocada a principios de los noventa por el incosteable Estado Benefactor sembrado por décadas de gobierno socialdemócrata, que había multiplicado exponencialmente la nómina de los empleados públicos y la tasa de impuestos, disparando la inflación a la estratósfera. El moderado Carl Bildt, tras ganar las elecciones, comenzó una enérgica campaña de reformas que consiguieron cambiar el curso suicida de la economía sueca, pasando del Estado Benefactor al Estado Solidario.

Es hora de que los gobiernos de Chile, Uruguay y Costa Rica –tres admirables democracias, repito– admitan de una vez que el éxito real y permanente de las sociedades sólo se consigue cuando entendemos que el foco central de la creación de riquezas está en el seno de la sociedad civil y de sus emprendedores, y no en la actuación de los gobiernos.

Una vez asumida esa humilde lección, viene la segunda: la principal tarea de los gobiernos no es distribuir la riqueza creada, porque pueden matar a la gallina de los huevos de oro, sino crear las condiciones para que el tejido empresarial sea cada vez más denso, moderno y eficaz. Esto generará más excedentes, un volumen mayor de impuestos, y, en consecuencia, será posible más solidaridad y menos pobreza.

Carlos Alberto Montaner

elblogdemontaner.com

Share

4 comments for “El ocaso del Estado Benefactor

  1. roberto
    14/09/2015 at 6:06 AM

    Carlos M.Montaner, es un liberal de raza. Es demasiado para que un peronista o radicalk lo entienda, o llegue a comprenderlo.

  2. Los blancos de Villegas
    14/09/2015 at 2:23 PM

    Exelente su Nota Caballero , no me pierdo jamas sus columnas y las leo todas , siempre.

    Y las comparto o difundo.

    “El ocaso del Estado Benefactor”……una manera muy caballerezca , – demasiado lujo de su parte – ; para definir a lo peor que le pudo pasar al Planeta , y mas concretamente a America.

    En lo concerniente a la Argentina , yo lo defino de la siguiente forma , voy a copiar un Post mio , – debajo de una Nota de la Sra Malu Kikuchi …………..

    Y para esto querian la “patria socialista” ..????

    Y por eso mataron y murio media generacion de argentinos en los 70 …????

    Esto es lo que queda como resultado de los 18 tomos de El Capital de Karl Marx.

    Esto es lo que queda del “ejemplo revolucionario” de aquel cobarde , inutil , fracasado e impotente sexual , apodado el “Che” , ..idiota que pensaba que iba a combatir con el Gral Patton , y termino abatido por un Cabo ,…..CABO Boliviano y antes de que lo ejecutaran , se meo encima clamando piedad.

    Asistimos a la lenta pero final agonia , – gracias a Dios – , de la resaca montonera.

    Un fuerte abrazo Don Montaner !!!

  3. AGUANTA VENEZUELA !!!!
    14/09/2015 at 3:26 PM

    …FALTA POCO CARAJOOOOO !!!!

  4. ROBERTO FERNÁNDEZ BLANCO
    15/09/2015 at 7:38 AM

    Es que hay que cambiar el concepto de gobierno, cuyo significado es comandar y conducir dando lugar a que se hagan del poder (otro concepto equivocado) los peores, los que ofreciendo distribuir la riqueza ajena, la de los que producen, se hacen de los votos para adueñarse del poder, concentrar el manejo (des-manejo) de la riqueza en sus manos con el cuento del socialismo, imponiendo un despotismo arrogado de falso progresismo, instalando una anemia productiva que siembra sometimiento y pobreza.
    Los pueblos debemos entender que “empleamos” a un administrador con atribuciones limitadas que no podrá rebasar y claras obligaciones y responsabilidades de las que -como empleado del pueblo soberano- deberá rendir cuenta. Como bien decía Karl Marx: el gobierno debe ser pequeño y al servicio de la comunidad. También dijo en el Manifiesto Comunista, “solo el libre desenvolvimiento de cada uno permitirá el libre desenvolvimiento de todos”.Aunque les cueste creerlo , Karl Marx era un humanista libertario (la sociedad comunista post extinción de la dictadura del proletariado la concibió sin “gobierno” y solo se equivocó (como a cualquier filósofo le puede suceder) con su enfoque de la teoría del valor, que comprendió cuando surgió la escuela austríaca que lo llevó a abandonar su pretendida obra El Capital. El socialismo se convirtió en una emoción de carácter religioso que demasiado lentamente (y costosamente) los pueblos más evolucionados van comprendiendo e internalizando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *