¿Es posible un nuevo Mayo del 68 en Francia?

Hermann Hesse, en su libro “El lobo estepario” (Der Steppenwolf,1927), plasma el sentimiento de angustia, desesperanza y desconcierto que se apoderó de la sociedad europea en el período entre-guerras y es un lúcido análisis sobre la locura de una época en la que agoniza lo viejo sin que haya nacido lo nuevo. En dicha obra critica mordazmente la sociedad burguesa (“la decadencia de la civilización”), dictadura invisible que anula los ideales del individuo primigenio y le transforma en un ser acrítico, miedoso y conformista que sedado por el consumismo compulsivo de bienes materiales pasa a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable.

Así, Hesse define al burgués como “una persona que trata siempre de colocarse en el centro, entre los extremos, en una zona templada y agradable, sin violentas tempestades ni tormentas. Consiguientemente, es por naturaleza una criatura de débil impulso vital, miedoso, temiendo la entrega de sí mismo, fácil de gobernar. Por eso ha sustituido el poder por el régimen de mayorías, la fuerza por la ley y la responsabilidad por el sistema de votación. Es evidente que este ser débil y asustadizo, aun existiendo en cantidad tan considerable no puede sostenerse solo y en función de sus cualidades no podría representar en el mundo otro papel que el de rebaño de corderos entre lobos errantes…”

Dichas reflexiones siguen vigentes casi un siglo más tarde, pues la entrada en recesión de las economías europeas ha implementado el estigma de la incertidumbre y la incredulidad en una sociedad inmersa en la cultura del Estado de Bienestar del mundo occidental, derivando posteriormente en un shock traumático al constatarse el vertiginoso tránsito desde niveles de bienestar hasta la cruda realidad de la pérdida del trabajo y posterior desahucio, inmersión en umbrales de pobreza y dependencia en exclusiva de los subsidios sociales, por lo que se antoja inevitable un proceso de catarsis y posterior metanoia colectiva.

El término Metanoia (del griego μετανοῖεν, metanoien), sería “un enunciado retórico utilizado para retractarse de alguna afirmación realizada y corregirla para enfocarla de la manera adecuada a un nuevo contexto “,lo que traducido a la actual coyuntura socio-económica, se traduciría como “transformar la mente para adoptar una nueva forma de pensar, con ideas nuevas, nuevos conocimientos y una actitud enteramente nueva ante la irrupción del nuevo escenario socio-económico”, lo que implicaría la doble connotación de movimiento físico (desandar el camino andado) y psicológico (cambio de mentalidad tras desechar los viejos estereotipos económicos vigentes en la última década) y que tendrá como efectos benéficos la liberación de la parte indómita del individuo primigenio (el lobo estepario) que ha permanecido agazapado en un recodo del corazón, sedado y oprimido por la tiranía de la manipulación consumista de la actual sociedad burguesa occidental.

En consecuencia, asistiremos en Europa a la aparición de un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica y sustentado en valores caídos en desuso como la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y que bajo el lema “prohibido prohibir” generará un tsunami popular de denuncia del déficit democrático, social y de valores de la actual élite dominante. Asimismo, instaurará el caos constructivo que logrará diluir el opiáceo inhibidor de la conciencia crítica (consumismo compulsivo) y provocará la necesaria metanoia de la que nacerá un nuevo individuo dispuesto a quebrantar las normas y leyes impuestas por la “monarquía de las tinieblas”, no siendo descartable la reedición del Mayo del 68, el hundimiento del castillo de naipes mercantilista de la actual Unión Europea, el retorno a los compartimentos económicos estancos y el posterior diseño cartográfico de la nueva Europa de los Pueblos en el horizonte de la próxima década.

Germán Gorraiz López

Analista

Share

7 comments for “¿Es posible un nuevo Mayo del 68 en Francia?

  1. raul
    05/12/2018 at 7:21 PM

    Demente

  2. Almeida
    05/12/2018 at 8:11 PM

    QUÉ DESASTRE

    QUIEN $$$ LAS NOTAS

    GRUPO VILA / MANZANO / TERRORISMO GARRÉ (cels)

    BRITO / HNOS ESQUENAZI

    ASOCIADOS al rayo PERONIZADOR DE MASSA – humo / CAMAÑO – bogaexpress

    CON LA COLABORACIÓN DE BIT-COIN MÁS-PANZÓN

    OPERANDO AL SERVICIO DE LA DELINCUENTE ARAÑA FERNÁNDEZ.

    POR ESO LOS ARTÍCULOS SON SOSOS Y VACÍOS DE CONTENIDO

    Y APUNTAN A DESTRUIR PARA LUEGO DESVALIJAR LA REPÚBLICA.

  3. Jorge
    05/12/2018 at 9:09 PM

    Sugiero trabaje los textos de Alvin Toffler y dejar a Hermann Hesse para cuestiones individuales y no sociales.

  4. Almeida
    05/12/2018 at 9:40 PM

    El Gobierno está haciendo cumplir la ley dentro de los límites de la legalidad, con la ventaja de que a una fuerza de seguridad se la puede controlar.

    Si abortan este proceso queda la justicia por mano propia. A nadie le va a gustar ver a una muchedumbre enardecida linchando.

    Lo de disparar por la espalda es simbólico, es mejor disparar a las piernas, o a ambos brazos.

    SI RECIBE UN DISPARO EN CADA BRAZO, LE MEJORA LA PUNTERÍA.

    DISPAROS SIMULTÁNEOS, NO SUCESIVOS COMO DIRÍA UN DÉBIL MENTAL.

  5. juan carlos
    07/12/2018 at 8:36 PM

    MUY BUEN ARTICULO Y LA VISION CONTMPORIZADORA DE LA SOCIEDAD DE CONSUMO YA NO EXISTENTE , UN ORIENTE CON DESPERTAR EN TODO QUE YA RIGE AL MUNDO GRACIAS

  6. jmaradhi
    07/12/2018 at 11:18 PM

    No hay nada fuera del sistema, los aparentes cambios no son más que el sistema reciclandose. Las revoluciones se planifican desde arriba, no se producen a partir de “hombres nuevos”. El sistema genera las condiciones (acción) para que aparezcan por reacción estos nuevos estereotipos de hombres. Por otra parte, el “caos constructivo” que sería más apropiado denominar “destructivismo”, hace décadas que lo padecemos en Argentina. Siempre es infinitamente más fácil destruir que construir, podría decirse que se trata de un principio entrópico aplicado a las cuestiones sociales. De la misma manera que construir una obra de ingeniería puede llevar años y destruir-la puede realizarse en segundos (por ejemplo el desplome de las torres gemelas), de la misma manera decía, pasa con la destrucción de una cultura y de una nación. Siempre existieron hombres nuevos, hombres nobles de espíritu, pero el sistema y su sacralizada democracia impide que estos hombres guíen los destinos de una nación, porque son potencialmente peligrosos para el sistema pues serían incorruptibles; en cambio promueven a los que resultan funcionales a sus planes. De hecho ya el sistema no necesita de hombres nuevos ni usados, estamos en vísperas de cambios tecnológicos que moldearan la sociedad de consumo dentro del capitalismo repartiendo misería con socialismo para todos, todas y todes.

    • .....................................
      08/12/2018 at 6:20 PM

      LEY DE INMIGRACIÓN BOMBA DE DESTRUCCIÓN MASIVA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *