La desesperación como negocio

don-29-7-16

“El sufrimiento prolongado, provoca la desesperación de millones de personas y, en una zona fronteriza global y de crimen globalizado, resulta difícil pensar que falten negocios ansiosos por conseguir un dólar o unos cuantos miles de millones de dólares, sacando provecho de la desesperación…” Zygmunt Bauman, sociólogo, 2007.

I – ÉXODO SIN DESTINO

Enmarca el drama humano del siglo XXI, el costo que genera el Terrorismo salafista buscando su visibilidad; más adelante intentaremos ubicarlo no exclusivamente como movimientos político-religiosos, sino probablemente como un Crimen Organizado Global que levanta banderas al mismo tiempo convocantes y distractivas… aplicando en las urbes civilizadas de la UE el sistema del “Terrorismo de oportunidad”, que utilizan los palestinos extremistas contra la población civil israelí.

Luego del emblemático 11-S se arraiga la yihad urbana, sembrar terror es un medio para generar control… En el mapa mundial sobran individuos dispuestos a “vestirse” de antisistema, al cual culpan por su NO SER; el “lavado de cerebro” de ISIS-Emirato Islámico- por medio de las Redes Sociales y en las cárceles, crea un tejido conectivo entre estos vulnerables, adoctrinándolos con el típico sistema de las sectas; mecanismos que el facistoide populismo latinoamericano aplicó y aplica en los centros educativos y como “rezo” político o RELATO…

Tales “mártires islámicos”, con vocación de suicidio optan por irse al “paraíso con turbante” pero, acompañados por sus víctimas… cada atentado espontáneo, o programado mediante la Internet Profunda y diseños criptográficos de avanzada, son reivindicados por el Emirato Islámico colocando alfileres rojos sobre el mapa mundial para marcar sus “éxitos”, ínterin la psicosis urbana se incrementa; recordemos a nuestros chicos sacrificados por “los heroicos” terroristas de los 70… hoy políticos con fueros y lo que padecimos.

Luego de analizar en nuestro país, a lo largo de un par de décadas la síntesis entre Crimen y Poder y sus efectos… continuamos afirmando que bajo propuestas éticas y/o progresistas, gradualmente se fueron elevando de rango los DDHH de terroristas y criminales, mientras sus víctimas se tornaban acorde al candor zaffaroniano, “NO VISIBLES”; axioma según el cual, todo transgresor es una víctima social y por ende nosotros somos los culpables.

Este fenómeno político de irracionalidad manifiesta, resulta similar al de ciertos intelectuales “progresistas”, que equipararon al Presidente Mauricio Macri, con el candidato presidencial de EEUU Donald Trump, agraviando desde su “púlpito” literario, a los votantes democráticos y republicanos que lo ungieron Presidente de todos los argentinos.

Durante años en seminarios, reportajes y artículos varios sostuvimos que bajo tal cubierta “garantista”, se propendía a un control social “mafioso”…escenario en el cual, mientras enrejábamos nuestras viviendas, los criminales “sueltos”, fácilmente armados y dueños de la calle eran utilizados como factor disuasorio para el libre ejercicio de los derechos ciudadanos, si bien finalmente descubrimos que los “bárbaros” eran nuestros “custodios” para el sistema recaudatorio… y de facto, fuerzas “para” como en el “chavismo”.

Tal operatoria nos recuerda cuando en la ex URSS, la “mafia rusa” y los deportistas sin ubicación luego de la Caída del Muro de Berlín, eran -y siguen siendo- mano de obra operativa al servicio del Poder, según los expertos en la Madrecita Rusia.

En cierta oportunidad leyendo “Tiempos Líquidos”, encontré que tal hipótesis ya había sido analizada por V. Grotowicz en su libro “El Terrorista, amigo del Poder del Estado”; en él planteaba lo siguiente: “mientras en 1976 sólo el 7% de los ciudadanos de la República Federal de Alemania consideraban su SEGURIDAD PERSONAL como una cuestión política primordial, apenas dos (2) años más tarde gracias a las atrocidades terroristas del “Ejército Rojo”, la mayoría pasó a considerar a su SEGURIDAD más importante que los flagelos del desempleo y la inflación que los afectaban…”

Sirve como guía de ruta para enunciar brevemente, mentiras que ocultan el CONTROL, lo siguiente:

  • Los “autogolpes”, que subvierten el orden constitucional.
  • La existencia de supuestos “desestabilizadores”, en regímenes populistas, caso Venezuela y la histórica Cuba.
  • Ataques cruentos, como algunos atribuidos a los “chechenos”…según las crónicas internacionales.

Un segmento especialmente vulnerable lo conforman los refugiados siglo XXI, virtuales armas estratégicas válidas tanto en la guerra como en la política y utilizadas por quienes a través del CAOS “fabrican” refugiados y también por aquellos que los expulsan; ambos casos, además benefician a los clanes étnico-mafiosos de cada región, integrantes del Crimen Organizado Global.

Existen ciertos “prototipos” políticos que podrían eventualmente responder a tal modelo de negocios oscuros y al control: el Zar Putin, la extrema derecha de la UE y últimamente un extraño producto estadounidense: Donald Trump; quizás siguiendo el principio estratégico de llevar a tu “enemigo”, a ser funcional como arma para el logro de tus fines.

Respetados analistas locales, recientemente se preguntaban ¿por qué los países árabes no aceptan refugiados árabes? Mientras, lateralmente incorporan a sus análisis el resultado de observar las “manos” del zar moviendo presuntamente ciertos ataques, golpes de estado no previstos, conflictos puntuales en el Cáucaso y también tras los múltiples frentes del extremismo islámico; otros incluyen el “golpe” en Turquía, que produjo la consolidación del “sultán” Erdogan y el nuevo acercamiento con Rusia, que compromete intereses de la OTAN y pone en duda la continuidad de Turquía en ella.

Algunos atisban el supuesto objetivo, de capitalizar geopolíticamente el caos… mientras la UE intenta asimilar el efecto pinzas entre los refugiados y el “BREXIT”; en tanto los EEUU priorizan las futuras elecciones presidenciales, mientras se evalúa una eventual “matriz de daños”… si triunfa el magnate republicano Trump.

El fenómeno psiquiátrico, de múltiples “Lobos Solitarios” atacando con hachas y cuchillos a transeúntes o a pasajeros en el transporte público, nos sumerge en una pesadilla que parece inducida por el ya citado “lavado de cerebro” de inadaptados útiles o títeres… si nos refugiamos en la religión, diríamos que el mal anda suelto, valga como imagen el degüello del sacerdote católico de 84 años durante una toma de rehenes en su Iglesia, Saint Etienne, a 125 km de París.

II – LA SECURITIZACIÓN MIGRATORIA Y SUS RENTAS

Fenómeno que no nos es ajeno, veamos su desarrollo sólo en el marco de las violaciones a los DDHH: Mano de Obra esclava, Tráfico y explotación sexual de niños y mujeres, “mulas” del narcopoder y sus cómplices, sumado a la “joya” para pudientes: el tráfico mundial de órganos, muy poderoso y conectado en red global; todo ello dentro de la corrupción fronteriza mundial “vestida” de SEGURIDAD…

Siguiendo denuncias periodísticas locales, podría cobrar cuerpo la hipótesis de una posible múltiple utilización delictiva de muy extensos inmuebles “ociosos”, aislados, con vigilancia, aptos para recibir visitantes, y/o “acopiar” elementos varios… y con destinos que excederían la mera codicia; veremos el periodismo de investigación, que elementos aporta sobre tales sospechas. En el aquí y el ahora, nos queda la inquietud sobre posibles operaciones, donde los intereses globales de la oscuridad viven conectados…

En un artículo del diario “Clarín” -16/12/2013- se informaron algunos datos, que en síntesis reproducimos y expanden nuestra visión:

  • Una “muy restrictiva” estimación al 2013 arroja para el tráfico humano utilidades de u$s 30.000 millones anuales; en principio aceptemos ese monto sólo por capturar víctimas y atravesar fronteras para entregar “la mercadería”, si bien este negocio al cierre de la cadena del horror, llevaría los beneficios anualizados a cifras varias veces superior.
  • Por nuestra parte informamos que hoy a nivel mundial, la trata y explotación sexual de mujeres -siempre con demanda “ansiosa”- se podría equiparar como negocio rentable con el tráfico de estupefacientes; pero siendo sancionada la trata con penas curiosamente menores que las vigentes para el narcotráfico. Este genocidio arcaico se expande en el siglo XXI bajo la “mirada tolerante” de los dueños territoriales y políticos del poder.
  • Al 2012 entre la UE, Rusia y EEUU ya sumarían 23 millones de habitantes “irregulares”… surgen así virtuales mundos paralelos que coexisten: los legales y los sin DDHH; cifras que se han elevado por los conflictos inter-islámicos que nos afectan y permiten a los “enemigos” reales mimetizarse e infiltrarse como refugiados, perjudicando a la masa de sufrientes que huyen del horror.

Dentro de este contexto cobra vigencia el concepto de terra nulla, nada permanece indemne y nadie puede ya escapar… todos adentro en un “encierro” simbólico y al mismo tiempo todos AFUERA sin protección, al decir de Z. Bauman.

III – INTOLERANCIA: NUEVA EPIDEMIA

Cuando EEUU en los 90 definió al Narcotráfico como Terrorismo, quedó iluminada su verdadera faz… si bien penalmente no se lo sanciona como tal. Por tal motivo, los flujos de fondos que generan las drogas ingresan “alegremente” tanto al sistema financiero global como al circuito de las actividades criminales… además, los estupefacientes siguen siendo considerados “moneda dura”, más allá del auge de las letales e idiotizantes drogas sintéticas.

Empresas y Gobiernos Corruptos operarían “facilitando”: el tráfico de armas, de tecnología, contratación y pago a mercenarios, “canje” de humanos y drogas; el sistema global integra los dos rostros… y las fronteras entre ambos son difusas.

Como ya planteáramos, el terrorismo autónomo o inducido, directa o indirectamente está al servicio del poder político, pues la paz no consolida el poder, pero el generar y/o controlar conflictos sí lo hace.

Las sociedades inmersas en el caos, padeciendo miedo y con estructuras débiles, son presas del vandalismo con cimitarras o con urnas… El éxodo hacia Occidente permite que ciertos intereses construyan al refugiado como “el enemigo” y por tal vía la intolerancia hermana del miedo, brutaliza a vastos sectores sociales.

En este siglo XXI hipercomunicado, los gobiernos se ven obligados a buscar soluciones locales a problemas globales, pero a pesar de sus esfuerzos, el MAL nos sigue ganando…y sus disfraces son múltiples.

Adriana María Don

Share

2 comments for “La desesperación como negocio

  1. EL CANTARO
    29/07/2016 at 4:59 PM

    buen informe como serian las soluciones?

    • Tomás Waibel
      30/07/2016 at 6:40 AM

      El caos, producto de la apostasía general de las naciones, es tan grande y profundo que, humanamente hablando, no hay solución alguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *