La gran lavandería Britania, 20.000 millones en red de Rusia, empresas fachada de Reino Unido y tribunales en Moldavia

pg-1-laundering-graphic-2

La unidad de prevención del lavado moldava investiga la trama de 19 empresas, negocios y préstamos ficticios cruzados entre empresas que servían para blanquear el dinero.

Las demandas en tribunales servían para legitimar el dinero que era transferido en ejecución de deudas.

19 Empresas fachada del Reino Unido están en el centro de la investigación de una de las mayores operaciones de blanqueo de capitales en Europa que supuestamente forman parte de una conspiración para legitimar 20 mil millones de dólares (£12.5bn). Se cree que los fondos serían de los mores delincuentes y funcionarios corruptos del mundo con necesidad de aflorar su dinero en efectivo y lavarlo.

Al menos 19 empresas fachada del Reino Unido están bajo sospecha. El escándalo subraya cómo las laxas reglas de sociedades hacen a este país un atractivo destino para el crimen organizado global. Los directores de empresas autorizadas bajo la ley británica son también un Mr Bigs tras el fraude.

Una investigación por el diario The Independent y la organización ONG Organised Crime and Corruption Reporting Project, ha identificado docenas de firmas en una red global que se extiende desde Birmingham hasta Belice.

La trama parece que se desarrolló cuatro años antes de ser cerrada en mayo por las investigaciones de otro de sus principales centros, la antigua república soviética de Moldavia

Vasile Sarco, el Director de la Oficina de Prevención del Blanqueo de Moldavia le dijo a The Independent: “Este dinero fue canalizado desde Rusia, pero las empresas constituidas en Gran Bretaña fueron los instrumentos para el tránsito de los fondos”.

Se pidió ayuda de la policía contra el crimen organizado del Reino unido para poder rastrear el extremo británico de la operación.

En la trama descubierta, los lavadores crearon empresas fachada, cáscara o de maletín en el Reino Unido las cuales desarrollaron multitud de actos de negocio falsos entre ellas mismas. Estas empresas fantasma, a continuación, se demandaron unas a las otras en los tribunales de Moldavia, exigiendo devolución de pagos en concepto de préstamos.

Se esperaba que un juez de Moldavia, cuyo sistema legal no se considera tan sólido como los de Europa occidental, fallaría en favor de la empresa demandante, con lo que recibirían el dinero de la otra empresa pantalla con el aval de los documentos judiciales que darían legalidad al origen de los fondos al disponerse como deudas a pagar por un procedimiento judicial

Pero en vez de ser transferido de una legítima empresa británica a otra, los fondos fueron canalizados desde Rusia, lugar donde las bandas de todo el mundo van a blanquear el dinero de la corrupción, el tráfico de drogas, la prostitución y el tráfico de personas

El dinero manchado se pondría primero en la cuenta en Moldavia de la empresa fachada del Reino Unido antes de ser transferido a otro banco en Lituania. Como Lituania está en el sistema bancario de la Unión Europea, este paso final le añadiría una apariencia de limpieza al dinero sucio.

Las investigaciones están intentando descubrir la identidad de los delincuentes cuyo dinero estaba siendo lavado. Sin embargo, esto se está demostrando muy difícil porque es virtualmente imposible el establecer quién posee actualmente las empresas fachada del Reino Unido y, por ello, quiénes tenían finalmente el acceso al dinero blanqueado.

Los investigadores dicen que sistema parecidos de blanqueo, a menudo con presencia de empresas del Reino Unido, están siendo usados por sindicatos de la delincuencia organizada y funcionarios de sitios tan lejanos como Sudamérica, Siria y Japón.

Los blanqueadores pueden conseguir que la jurisdicción sea transferida a países con sistema legales débiles como Moldavia, al emplear a ciudadanos allí como garantes en las falsas transacciones. La falsa deuda era garantizada por empresas rusas que canalizaban el dinero.

Aunque las empresas británicas eran registradas en edificios de aspecto común de Londres, Edimburgo, Belfast, Glasgow y Birmingham, su titularidad real estaba escondida por una red de entidades y directores nominativos en paraísos fiscales como las Seychelles, Bahamas y las Marshall Islands.

Por ejemplo, una de las empresas con base en Edimburgo listaba a sus accionistas como dos empresas imposibles de rastrear en Panamá y Belice.

Otra, Westburn Enterprises, reclamó una deuda de 500 millones de dólares de EEUU a una avalista ruso a través de los tribunales moldavos A pesar de que supuestamente desarrollaban tales transacciones enormes, su dirección registrada era la de una pequeña firma de contaduría, Axiano, en Edimburgo, el cual no está implicado en ningún ilícito. Westburn afirma que su único director es Marios Papantoniou, pero él es únicamente el jefe de Axiano, y no tiene nada que ver con las operaciones de Westburn.

Según el investigador Marco, los jueces en Moldavia emitieron más de 50 órdenes judiciales en el entramado certificando alrededor de 20 mil millones de pago de deudas. Algunos jueces han dimitido, otros están bajo investigación.

Sarco dijo que está cerca de arrestar a cuatro o cinco banqueros conectados con la supuesta trama y que las empresas sospechosas habían hecho pagos a firmas británicas legitimas desde cuentas en el banco moldavo usado en el proceso de lavado. La cuenta del banco del Reino Unido implica a una a UBS en Londres, HSBC, RBS, NatWest y Citibank.

Sarco espera colaboración de la Agencia británica contra el crimen organizado, aunque indica que su mayor dificultad es Rusia por ser menos cooperativa pues la conexión rusa es crucial ya que las empresas rusas estaban representadas por agentes de Moldavia y Ucrania que recibían pequeñas sumas de dinero para figurar como titulares de las operaciones y avalistas de los préstamos.

La actividad de los proveedores de servicios societarios en Reino Unido con la formación de sociedades con requisito mínimo de información ha atraído desde siempre muchos clientes hasta el punto de que algunas firmas tienen su web completamente en idioma ruso.

Vince Cable, titular del Ministerio para la Empresa ha anunciado planes para hacer que las empresas desvelen la identidad de los titulares que posean más del 25% de las acciones. Esta medida también fue anunciada con gran eco por el Primer Ministro Cameron en los últimos meses.

Fuentes: ControlCapital.Net | http://www.independent.co.uk/

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *