Misterio Bergoglio: Por qué el general de los jesuitas no lo quería obispo

Está por llegar un nuevo libro sobre el papa Francisco que ya suscita discusiones, mucho antes de su salida a la venta, anunciada para el 26 de febrero:

El título suena decididamente crítico, pero no por prejuicio. El autor del libro, Philip Lawler, es en Estados Unidos una firma católica entre las más respetadas y equilibradas. Ha sido director de “Catholic World Report”, la revista de Ignatius Press, la editorial fundada por el jesuita Joseph Fessio, discípulo de Joseph Ratzinger. Hoy dirige “Catholic World News”. Nació y creció en Boston. Está casado y es padre de siete hijos.

En la etapa inicial del pontificado de Francisco, Lawler no ha dejado de apreciar las novedades. Pero ahora, justamente, ha llegado a ver en él al “pastor desconcertado” de una grey que está a la deriva.

Y ha madurado este juicio crítico sobre Jorge Mario Bergoglio papa, también gracias a una revisión cuidadosa del Bergoglio jesuita y obispo en Argentina.

Que es exactamente lo que han hecho también otros biógrafos del actual Papa, tanto los favorables como los contrarios a él: reconstruir su recorrido argentino, para extraer de allí una mayor comprensión de su obrar como Papa.

Un ejemplo llamativo de esta revisión de la fase argentina de Bergoglio está en el último de los libros publicados hasta ahora sobre el: “Il papa dittatore” [El Papa dictador], difundido en forma de e-book en italiano y en inglés desde fines del pasado otoño, de autor anónimo, muy probablemente angloparlante, que se oculta bajo el seudónimo de Marcantonio Colonna.

Uno de los pasajes de “Il papa dittatore” que suscitó más sensación es aquél en el que el autor levanta el velo sobre el juicio respecto a Bergoglio escrito en 1991 por el superior general de la Compañía de Jesús, el holandés Peter Hans Kolvenbach (1928-2016), en el curso de las consultas secretas a favor o en contra del nombramiento del mismo Bergoglio como obispo auxiliar de Buenos Aires.

Escribe el pseudo Marcantonio Colonna:

“El texto del informe jamás se hizo público, pero el siguiente estado de la situación fue dado a conocer por un sacerdote que tuvo acceso al informe antes que desapareciera del archivo de los jesuitas. El padre Kolvenbach acusaba a Bergoglio de una serie de defectos, que van desde el uso habitual de un lenguaje vulgar hasta la falsedad, a la desobediencia escondida bajo la máscara de la humildad y a la falta de equilibrio psicológico. En la perspectiva de su idoneidad como futuro obispo, el informe resaltaba que como provincial había sido una persona que sembró divisiones en su Orden”.

Demasiado poco y demasiado vago. Pero es indudable la existencia de un juicio sobre Bergoglio pedido por las autoridades vaticanas a Kolvenbach en vista de su nombramiento como obispo.

Así como es indudable la fuerte fricción que había entre el entonces simple jesuita y sus superiores de la Compañía de Jesús, tanto en Argentina como en Roma.

Sobre esta fricción proporcionan informaciones abundantes, sólidas y convergentes otras biografías de Bergoglio, no sospechables de hostilidad preconcebida, porque fueron escritas por autores muy próximos a él o incluso fueron revisadas por él en el transcurso de su redacción.

Es este último el caso, en particular, del volumen “Aquel Francisco”, escrito por los argentinos Javier Cámara y Sebastián Pfaffen con la supervisión del Papa, dedicado precisamente a los años de mayor aislamiento de Bergoglio dentro de la Compañía de Jesús.

En ese volumen no se silencia que sus adversarios jesuitas llegaron directamente a hacer circular el rumor que Bergoglio había sido enviado al exilio en Córdoba, “porque estaba enfermo, loco”.

Pero se silencia totalmente el juicio contrario a su nombramiento como obispo, escrito por el general de los jesuitas, Kolvenbach, cuyo nombre no aparece ni siquiera una sola vez en las más de 300 páginas del libro.

Y no hay noticias del informe Kolvenbach ni siquiera en la que hasta ahora es la biografía de Bergoglio más “amiga” y exhaustiva, escrita por el inglés Austen Ivereigh:

Pero sobre el origen y sobre el contexto de ese juicio negativo de Kolvenbach las informaciones dadas por Ivereigh/Bergoglio son numerosas y preciosas. Y merecen ser retomadas aquí.

A sus roces con los hermanos argentinos el mismo Bergoglio hizo referencia en la entrevista publicada en “La Civiltà Cattolica” y en otras revistas de la Compañía de Jesús, poco después de su elevación al papado:

“Mi modo autoritario y rápido de tomar decisiones me ha llevado a tener problemas graves y a ser acusado de ser ultraconservador. Pero jamás he sido de derecha”.

En Argentina, en efecto, los que guiaron la campaña contra Bergoglio fueron los jesuitas del Centro de Investigación y Acción Social (CIAS), “en su mayoría pertenecientes –advierte Ivereigh– a la alta burguesía y al ambiente académico” iluminista y progresista, irritados por el éxito de ese jesuita “proveniente de la clase baja y sin ni siquiera un doctorado en teología”, que “privilegiaba la religiosidad popular desatendiendo los centros de investigación”: un tipo de religiosidad “muy próxima a la gente, a los pobres”, pero a su juicio “más peronista que moderna”.

No fue suficiente, para tranquilizarlos, que Bergoglio dejase de ser provincial de los jesuitas argentinos en 1979, pues su liderazgo sobre una fracción consistente de la Compañía no disminuyó en nada. Mas aun, escribe Ivereigh, “tenía más influencia ahora que toda la que había tenido como provincial”.

Pero precisamente por esto sus adversarios estaban cada vez más intolerantes. Las críticas del CIAS y de otros llegaron a Roma, a la curia generalicia de la Compañía de Jesús, donde también el asistente para América Latina, José Fernández Castañeda, era hostil a Bergoglio, y evidentemente convencieron al nuevo superior general Kolvenbach. Quien, en efecto, en 1986, al momento de elegir al nuevo jefe de la provincia argentina, nombró justamente al candidato del CIAS, Víctor Zorzín, quien inmediatamente puso como su mano derecha “a uno de los más feroces críticos de Bergoglio”, el padre Ignacio García-Mata, que lo sucederá.

Siguió a ello una limpieza que Ivereigh compara con el “desencuentro entre peronistas y antiperonistas” de la Argentina en los años 50´, con la diferencia que ahora “los ‘gorilas’, los antiperonistas fanáticos, estaban con el CIAS, mientras que el ‘pueblo’ estaba con Bergoglio y sus partidarios”. En síntesis: “una limpieza radical, en la que se revocaba absolutamente todo lo que estaba asociado con el régimen depuesto”.

¿Y Bergoglio? En mayo de ese mismo 1986, en acuerdo con el nuevo provincial, Zorzín, emigró a Alemania, formalmente para un doctorado sobre Romano Guardini. Pero en diciembre de ese mismo año ya estaba de vuelta en su patria, para alegría de sus todavía numerosos seguidores. Quienes en efecto lograron elegirlo precisamente a él como procurador de la provincia argentina para una cumbre celebrada justamente en la curia generalicia de Roma en setiembre de 1987.

Al año siguiente fue Kolvenbach quien se llegó a Argentina, para un encuentro con los provinciales del continente. Pero evitó encontrarse con Bergoglio, aunque éste se alojaba a pocos pasos de aquél. Escribe Ivereigh: “En los siguientes dos años la provincia se partió cada vez más profundamente” y Bergoglio “fue acusado en forma cada vez más insistente de fomentar ese desencuentro”. Cita una frase verbal de las reuniones de los consultores del provincial: “En cada encuentro hablábamos de él. Era una preocupación constante decidir qué debíamos hacer con este hombre”.

En 1990 enviaron a Bergoglio al exilio en Córdoba, sin ningún cargo, y mandaron al exterior a sus hermanos más cercanos a él. Pero poco después se produjo el milagro. El arzobispo de Buenos Aires, Antonio Quarracino, pidió a Roma tener precisamente a Bergoglio como obispo auxiliar. Y lo logró.

Ivereigh no dice una sola palabra. Pero es aquí, en las consultas secretas que preceden al nombramiento de cada nuevo obispo, que el superior general de los jesuitas, Kolvenbach, puso por escrito su juicio negativo sobre el nombramiento de Bergoglio. Pero no fue escuchado. Sin embargo, hay un episodio, inmediatamente después de la consagración de Bergoglio como obispo, en el verano de 1992, que muestra cuan áspero seguía siendo el desacuerdo entre los dos.

Mientras esperaba que se estableciera cuál iba a ser su nuevo hogar, Bergoglio se hospedó en la casa de la curia jesuita de Buenos Aires, en la que en el ínterin había llegado a ser provincial su archienemigo García-Mata.

Escribe Ivereigh:

“Pero no era una relación fácil. Bergoglio acusó a García-Mata de haberlo difamado en un informe que el provincial había enviado a Roma (el informe era secreto, pero uno de los consultores le había informado a Bergoglio), mientras que García-Mata se sentía amenazado por la popularidad de la que gozaba el nuevo obispo entre los jesuitas más jóvenes”.

Pasaron las semanas y Bergoglio era para García-Mata una presencia cada vez más “invasiva”. Hasta que el 31 de julio, fiesta de san Ignacio de Loyola, el provincial lo intimó a irse. “Pero aquí estoy muy bien”, respondió Bergoglio.

Prosigue Ivereigh:

“Si quería que se fuera, dijo Bergoglio, se lo debía notificar oficialmente. Entonces García-Mata le escribió a Kolvenbach, quien apoyó su decisión. La carta del general de los jesuitas fue dejada en la habitación de Bergoglio. Y García-Mata recibió una respuesta escrita de Bergoglio, en la que le comunicaba su fecha de partida”.

Se puede entender, con estos antecedentes, por qué, de allí en adelante, en sus numerosos viajes a Roma, Bergoglio jamás puso un pie en la curia generalicia de los jesuitas, alojándose por el contrario en la residencia para el clero de via della Scrofa, ni jamás habló con Kolvenbach.

Para reconciliarse con la Compañía de Jesús, en síntesis, el primer Papa jesuita de la historia tuvo justamente antes que ser elevado al papado.

Pero el anterior conflicto lo conocemos hoy casi exclusivamente a partir de su punto de vista, mediatizado por sus biógrafos amigos.

El punto de vista de los otros, comenzando por el juicio de su general de un cuarto de siglo atrás, todavía es en gran medida desconocido.

Sandro Magister

L’Espresso

Share

19 comments for “Misterio Bergoglio: Por qué el general de los jesuitas no lo quería obispo

  1. part
    12/01/2018 at 4:12 PM

    gog NO ES PAPA MANGA DE IDIOTAS!!

    • Miguel Ángel De Renzis
      13/01/2018 at 1:16 PM

      Hoy salió esto en Panorama Católico, que dirige Marcelo González:

      “1. “SAN JUAN BAUTISTA PRECURSOR DE NUESTRO SEÑOR EN LA FÁBULA, LUTERO PRECURSOR DE BERGOGLIO EN LA HISTORIA PLANETARIA”

      No es menester que a Francisco lo deponga usted mismo, Marcelo. Permítame traer a colación la fiera proporcionalidad de que la persona de Lutero fuera, a la persona de Pancho Primo Papa, como la figura de San Juan Bautista es a la figura de Nuestro Señor Jesucristo.

      En efecto, apreciado amigo invisible y perinclitísimo coordinador de PANORAMA, ocúrreseme que Dios no permitirá que Pancho Primo Papa deje este mundo sin pretender “esclarecer” ex cathedra la historia cristológica, ocasión en que el innombrable (no aquel riojano, sino el primigenio) le tentará a
      indicar o sugerir algo así como que “Lo del Gólgota es pura fábula, pero,
      no obstante, sus valores justifican adherir al dogma ´cristiano´” (ahí PPP no escribiría ´católico´, para no discriminar, claro; sino ´cristiano´, peladamente). Lo que en el fondo sirve a aquella fiera proporcionalidad.

      Proporcionalidad que, pienso, la inmadurez psicológico-psiquiátrica de PPP cultiva en trasfondo secreto, dirigiendo su rica y madura estrategia gradualista.

      Puedo equivocarme, claro. Pero de allá no poodrá volver (lo canta “La Felipe Varela”) como papa legítimo.

      Y poco falta para eso, Marcelo: tal vez sea este año, tal vez el que viene o el otro, según como PPP perciba su salud y desarrolle esa inmadurez psicológica de fondo, que le hará traicionar su tan mentada estrategia gradualista.

      Ya comentamos acá que creo tener motivos para estar seguro de que PPP es miticista, o sea que se presenta como vicario de Alguien de cuya existencia histórica descree. De modo que por desgracia fácil le será al innombrable hacerlo caer en esa trampa de soberbia, pecado al cual ese innombrado sabe seducir muy, pero muy bien.

      Buscará pues que PPP sugiera o indique ex cathedra un nuevo dogma que, a su vez, sirva de sostén a la proporcionalidad de que la persona de Lutero es, a la persona de Pancho Primo Papa, como la figura de San Juan Bautista es a
      la figura de Nuestro Señor Jesucristo.

      Ya sabe que soy cuidadoso para expresarme, Marcelo; una cosa son personas indiscutidamente reales y muy otra figuras alegadamente míticas.

      La permitida trampa del innombrable al viandante PPP, basada en esa contradicción “personas (tesis) – figuras (antítesis)” y en la síntesis que la supera (¿le suena el lenguaje dialéctico, no?) apela al modus operandi de que esa sugerencia o indicación ex cathedra sería un instrumento crucial y coronatorio para que, bien sea con una imagen-slogan (“PPP: Papa socialista que encaminó finalmente la unificación religiosa global”) u otra (“PPP: Papa que reconoció el núcleo axiológico como la sola verdad histórica y única justificación religiosa de los ´mitos´ cristianos”), pondrá a Pancho Primo Papa por arriba de Lutero en la historia de la humanidad unificada, que para los humanos relevantes forjan Soros, Slim, los Rothschild, Kissinger, Brzezinski y adláteres incluso en China.

      Un solo rebaño (los buenos consumidores) y un solo pastor (los dueños del
      poder) que a poco de su muerte levantarán globalmente colosales estatuas al
      valiente PPP, cuya parrhesía y empeñosa labor –sintetizada por esa “inmortal” indicación o sugerencia de que la historicidad de Nuestro Señor es prescindible y la axiología cristiana simplemente acrisola preexistentes valores paganos y judíos– tras un exitoso y necesario cisma encolumnó a los católicos en pos de la prosperidad material.

      Tal como la Iglesia Universal del Reino de Dios, y tal como tantas otras empresas en el área de los cultos. ¿Cómo no canonizarlo santo, súbito? No son pocos quienes ya pìensan en esa etapa, por ejemplo en Puerto Madero, y en cómo beneficiarse en ella.

      Es que, ¿quien no ve en los homenajes católicos a Lutero la preparación de los fastuosos homenajes postmorten que anhela Pancho Primo Papa? ¡Otra que Stalin, Mao y el “realismo socialista”! A fin de cuentas, la inmortalidad propia es creída solamente memoria ajena. Esa es su motivación principal.

      ¿Quien no ve en Martín Lutero al precursor de PPP, relación que -todo me parece apuntar a eso- este imagina similar a la San Juan Bautista con Nuestro Señor Jesucristo, ambos presentados como primos segundos en la carne por el relato redentivo que PPP, metiendo la pata como pienso que calcula el innombrable, sugerirá o indicará ex cathedra como ahistórico? Los Rothschild lo piden; Soros -fundador de miles de cultos que en tal caso serían integrables y financiables innovativamente- lo necesita.

      Esta es la situación que me parece tenemos por delante, Marcelo: cisma. El cisma da rédito; económico y político. Si Dios lo quiere, quizás sea para separar la paja del trigo, y luego tal vez rescatar a las pajuelas que obraron sinceramente por medio de los Tesoros de la Iglesia.

      Por favor, Marcelo, fíjese en la estrecha solidaridad de quienes sostienen la acción de PPP; no le dejarán perder sin luchar. Y recuerde, por favor también, que el neomarxismo tiene raíz que se pretende peronista, aunque de un peronismo anticatólico, que jamás respondió a los valores del peronismo originario ni del pueblo criollo al que llegó a representar. Le transmito el panegírico de la peligrosa Judith Butl@r al hijo espiritual del “Colorado” Jorge Abelardo Ramos, el integrante de la trinidad fundacional del neomarxismo llamado Ernesto Laclau.

      Es un panegírico político que para una lectura penetrante como la suya y de otros “panorámicos” no tiene desperdicio; se la subo acá: http://libgen.io/get.php?md

      2, ¿TRIUNFARÁ EL NUEVO CISMA?

      La situación, sin embargo, contiene en su propio despliegue un inesperado
      retruécano; un espiritual abortivo que en buena parte la malogra. PPP
      hace décadas (¿desde 1965, cuando el episodio de Cuzzani?) pide “Recen
      por mí”.

      Sin duda muchos lo han hecho y ya en la cátedra de Pedro muchos
      más lo hacen. Millones, supongo. Hasta este humilde servidor lo hace.

      Ahora bien, esas oraciones son sinceras. Válidas. Introducen un elemento espiritual antagonista a la trampa de la soberbia a la cual el innombrable implacable le desliza.

      De modo que si PPP trae otro cisma no se le permitirá perder tantas almas; no hay duda de que la Providencia no es neoliberal. No necesita que manifestaciones callejeras la fuercen a no cerrar muchos puestos de trabajo, o –como más barata alternativaal cerrar puestos– a brindar generosas adehalas a pocos líderes gremiales, para que frenen a los aún empleados. No, no es neoliberal. La Providencia dirige amorosamente a cada alma para su salvación y, aun si el alma yerrara largamente, jamás le cierra el puesto de obrero de la última hora.

      Incluso después de haber causado el cisma afirmando la fiera proporcionalidad que nos ocupa, si PPP recupera la siempre abundante y munífica Gracia y se arrepiente, siempre podrá ponerse en la cola para ese empleo, tras leer un aviso de pedido en el diario “Clarín” o, más plausible, hallarlo por divina inspiración intercedida por su Ángel de la Guarda – otro en quien PPP hoy por hoy descree. Así que, contra lo que argumenta el final del Zaratustra de Nietzsche, incluso habiendo producido el cisma PPP puede conseguir empleo, como obrero de la última hora. ¿Quien, por caso, puede decir que el innombrable capturó a los papas de Avignon, o a los patriarcas en la Tradición Apostólica sin comunión con Roma pero de vida irreprochable y búsqueda cristiana?

      Aun si Dios permite que en un momento de su ¿pontificado? PPP produzca el cisma, tal vez en otro momento (¿ya impontificio?) nuestras oraciones por PPP y adláteres les den, por la impetrada intercesión de María madre de Dios y del propio Ángel custodio de PPP, la plenitud de gracia necesaria para arrepentirse por amor a Dios.

      Como usted bien sabe, Marcelo, todo está en el plan divino; aun nuestra libertad prefigurada pero no anulada en la omnisciencia del Creador. Y Redención significa Misericordia.

      Fuerte abrazo para todos en Xto. y Su Ssma. Madre,”

      http://panoramacatolico.info/articulo/una-cum-o-el-arte-de-perder-amigos

  2. part
    12/01/2018 at 4:20 PM

    SANDRO MAGISTER OTRO NEOCÓN IDIOTA
    SE ASUSTA DE gog Y NO DEL PUTO wochtyla
    BESADOR DE CORANES Y TUJES SION ISTAS YA DESDE EL 86…..!!!! GRAN TRAIDOR
    LLAMAR HERMANOS MAYORES A LOS QUE PRACTICAN LA CÁBALA Y EL TALMUD LUCIFERINOS
    HABRÁN SIDO TUS HERMANOS VIEJO TRAIDOR DE MIERDA …
    Y VOS SANDRO MAGISTER OTRO COBARDE BIEN CALLADITO SOBRE ESTE TEMA….

  3. part
    12/01/2018 at 4:26 PM

    http://www.geocities.ws/verdadunica/wojtyla/traicion.html

    CUANDO JUAN PAULO II SE QUITÓ
    EL CRUCIFIJO PARA ENTRAR A LA
    SINAGOGA DE ROMA

    En 1986 Wojtyla visitó devotamente la Sinagoga de Roma.(Ya antes como arzobispo había hecho una visita a la Sinagoga de Cracovia, en su natal Polonia).
    La visita efectuada precisamente a la Sinagoga situada en el corazón de la cristiandad, fue muy elogiada por el Judaísmo Mundial. Los principales datos sobre el suceso los proporcionó precisamente el diario israelí matutino The Jerusalem Post(1), reproduciendo una entrevista con el gran rabino Elio Toaff quien manifestó -habiendo sido él como rabino en Roma el recepcionista de Wojtyla- que «la visita había sido preparada durante meses, después de consultas con el Consejo de Rabinos de Europa, a cuya reunión habían asistido delegados de Israel y Estados Unidos»…
    Se congratuló de que «Juan Paulo II hubiera orado junto con la comunidad judía, en una atestada sinagoga».
    Otras fuentes periodísticas proporcionan asimismo otros datos significativos (2). «En un mensaje preparado para la ocasión, -se dice- el Pontífice, de origen polaco, se dirigió a los diecisiete y medio millones de judíos del mundo, diciéndoles que son «los muy amados» y «henanos mayores en la fe», de la cristiandad. No podía faltar la obligada mención de la Shoa: «Juan Pablo hablando en italiano y en hebreo, también describió como «manifestaciones gravemente deplorables» los siglos de discriminación, opresión y falta de libertad religiosa, impuesta a los judíos por cristianos y no cristianos. El Papa aceptó quitarse su gran crucifijo para entrar en la Sinagoga.
    Los autores de la biografía «Su Santidad»(3) consignan también jubilosamente el evento; dicen: «Ese día, (el 13 de abril de 1986) Wojtyla atravesó el Tíber para entrar a la Sinagoga en Lungotevere del Cenci, algo que ningún Papa había hecho antes…
    El largo del Xerxes de Hande1 sonaba con fuerza cuando -el Papa- se apeó de la limusina. Pero cuando entró al santuario -el primer Pontífice Romano en -poner pie en una Sinagoga- (repiten) hubo completo silencio. Un Juan Pablo humilde y respetuoso intercambió un abrazo con el rabino principal E1io Toaff. El Papa llevaba puestos un solideo blanco y sus vestiduras papales, el rabino lucía su sombrero de ocho esquinas, y echado sobre los hombros un tallith de rayas blancas y azules. Juntos caminaron por la nave asiriobabilónica de la sinagoga, y tomaron sus lugares en la leva, lugar donde se para el cantor y se lee la Torá… Durante su discurso llamó a los judíos los «hemanos mayores» de los cristianos, y señaló metas comunes; el final de cualquier tipo de discriminación, la defensa de la dignidad humana, la adhesión a éticas individuales y sociales, paz y coexistencia entre las dos religiones, «animadas por un amor fraternal» (4).

    • mari
      13/01/2018 at 9:09 AM

      La madre de juan pablo ll era judía

  4. Show de la Fe
    12/01/2018 at 6:59 PM

    http://iglesiadelagracia.com/web/

    ¡Atención! ¡Es con gran alegría que les contamos que en el día 21 de Enero a las 15 horas el Dr. R.R. Soares estará en Buenos Aires! Que bendición empezar el año de esta manera.
    En la Iglesia de la Gracia de Dios declaramos el 2018 como siendo el año de los cambios. Si usted se encuentra en una situación que clama por un cambio, esta es tu oportunidad. ¡No la dejes pasar! ¡Venga a la iglesia a buscar su bendición!

  5. ¿QUIEN FUE EL ULTIMO PAPA?
    12/01/2018 at 7:57 PM

    ¿Pío X (1903-1914) Benedicto XV (1914-1922) o Pío XI (1922-1939)?

    • part
      14/01/2018 at 10:16 PM

      Pío XII.

      ———————————————————————————————————————————
      http://sicutoves.blogspot.com.ar/2017/05/profecia-del-papa-pio-xii-sobre-la.html

      PROFECÍA DEL PAPA PÍO XII SOBRE LA APOSTASÍA

      El entonces Cardenal Pacelli (entonces Secretario de Estado de Pío XI) hace una confidencia al Conde Enrico Pietro Galeazzi, que llegará a ser uno de sus más íntimos colaboradores, cuando éste le visita para organizar los detalles de su estancia en América

      «Supongo, querido amigo, que el Comunismo era el más visible entre los instrumentos de subversión usados contra la Iglesia y la tradición de la Divina Revelación. Por tanto, nosotros presenciaremos la invasión de todo lo que es espiritual: la filosofía, la ciencia, el derecho, la enseñanza, las artes, la prensa, la literatura, el teatro y la religión. Estoy preocupado por las confidencias de la Virgen a la pequeña Lucía de Fátima. Esta persistencia de Nuestra Señora ante el peligro que amenaza la Iglesia, es una advertencia divina contra el suicidio que representaría la alteración de la fe, en su liturgia, su teología y su alma. Siento en mi entorno a los innovadores que quieren desmantelar el Sacro Santuario, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos, ¡hacerla sentir remordimiento de su pasado heroico!

    • Capitán de corneta
      17/01/2018 at 1:07 AM

      Alejandro VI

  6. 13/01/2018 at 9:53 AM

    Que loco esta el Mundo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  7. Miguel Ángel De Renzis
    13/01/2018 at 1:22 PM

    Lo pongo de vuelta, con la dirección de internet corregida:

    1. “SAN JUAN BAUTISTA PRECURSOR DE NUESTRO SEÑOR EN LA FÁBULA, LUTERO PRECURSOR DE BERGOGLIO EN LA HISTORIA PLANETARIA”

    No es menester que a Francisco lo deponga usted mismo, Marcelo. Permítame traer a colación la fiera proporcionalidad de que la persona de Lutero fuera, a la persona de Pancho Primo Papa, como la figura de San Juan Bautista es a la figura de Nuestro Señor Jesucristo.

    En efecto, apreciado amigo invisible y perinclitísimo coordinador de PANORAMA, ocúrreseme que Dios no permitirá que Pancho Primo Papa deje este mundo sin pretender “esclarecer” ex cathedra la historia cristológica, ocasión en que el innombrable (no aquel riojano, sino el primigenio) le tentará a
    indicar o sugerir algo así como que “Lo del Gólgota es pura fábula, pero,
    no obstante, sus valores justifican adherir al dogma ´cristiano´” (ahí PPP no escribiría ´católico´, para no discriminar, claro; sino ´cristiano´, peladamente). Lo que en el fondo sirve a aquella fiera proporcionalidad.

    Proporcionalidad que, pienso, la inmadurez psicológico-psiquiátrica de PPP cultiva en trasfondo secreto, dirigiendo su rica y madura estrategia gradualista.

    Puedo equivocarme, claro. Pero de allá no poodrá volver (lo canta “La Felipe Varela”) como papa legítimo.

    Y poco falta para eso, Marcelo: tal vez sea este año, tal vez el que viene o el otro, según como PPP perciba su salud y desarrolle esa inmadurez psicológica de fondo, que le hará traicionar su tan mentada estrategia gradualista.

    Ya comentamos acá que creo tener motivos para estar seguro de que PPP es miticista, o sea que se presenta como vicario de Alguien de cuya existencia histórica descree. De modo que por desgracia fácil le será al innombrable hacerlo caer en esa trampa de soberbia, pecado al cual ese innombrado sabe seducir muy, pero muy bien.

    Buscará pues que PPP sugiera o indique ex cathedra un nuevo dogma que, a su vez, sirva de sostén a la proporcionalidad de que la persona de Lutero es, a la persona de Pancho Primo Papa, como la figura de San Juan Bautista es a
    la figura de Nuestro Señor Jesucristo.

    Ya sabe que soy cuidadoso para expresarme, Marcelo; una cosa son personas indiscutidamente reales y muy otra figuras alegadamente míticas.

    La permitida trampa del innombrable al viandante PPP, basada en esa contradicción “personas (tesis) – figuras (antítesis)” y en la síntesis que la supera (¿le suena el lenguaje dialéctico, no?) apela al modus operandi de que esa sugerencia o indicación ex cathedra sería un instrumento crucial y coronatorio para que, bien sea con una imagen-slogan (“PPP: Papa socialista que encaminó finalmente la unificación religiosa global”) u otra (“PPP: Papa que reconoció el núcleo axiológico como la sola verdad histórica y única justificación religiosa de los ´mitos´ cristianos”), pondrá a Pancho Primo Papa por arriba de Lutero en la historia de la humanidad unificada, que para los humanos relevantes forjan Soros, Slim, los Rothschild, Kissinger, Brzezinski y adláteres incluso en China.

    Un solo rebaño (los buenos consumidores) y un solo pastor (los dueños del
    poder) que a poco de su muerte levantarán globalmente colosales estatuas al
    valiente PPP, cuya parrhesía y empeñosa labor –sintetizada por esa “inmortal” indicación o sugerencia de que la historicidad de Nuestro Señor es prescindible y la axiología cristiana simplemente acrisola preexistentes valores paganos y judíos– tras un exitoso y necesario cisma encolumnó a los católicos en pos de la prosperidad material.

    Tal como la Iglesia Universal del Reino de Dios, y tal como tantas otras empresas en el área de los cultos. ¿Cómo no canonizarlo santo, súbito? No son pocos quienes ya pìensan en esa etapa, por ejemplo en Puerto Madero, y en cómo beneficiarse en ella.

    Es que, ¿quien no ve en los homenajes católicos a Lutero la preparación de los fastuosos homenajes postmorten que anhela Pancho Primo Papa? ¡Otra que Stalin, Mao y el “realismo socialista”! A fin de cuentas, la inmortalidad propia es creída solamente memoria ajena. Esa es su motivación principal.

    ¿Quien no ve en Martín Lutero al precursor de PPP, relación que -todo me parece apuntar a eso- este imagina similar a la San Juan Bautista con Nuestro Señor Jesucristo, ambos presentados como primos segundos en la carne por el relato redentivo que PPP, metiendo la pata como pienso que calcula el innombrable, sugerirá o indicará ex cathedra como ahistórico? Los Rothschild lo piden; Soros -fundador de miles de cultos que en tal caso serían integrables y financiables innovativamente- lo necesita.

    Esta es la situación que me parece tenemos por delante, Marcelo: cisma. El cisma da rédito; económico y político. Si Dios lo quiere, quizás sea para separar la paja del trigo, y luego tal vez rescatar a las pajuelas que obraron sinceramente, por medio de los Tesoros de la Iglesia.

    Por favor, Marcelo, fíjese en la estrecha solidaridad de quienes sostienen la acción de PPP; no le dejarán perder sin luchar. Y recuerde, por favor también, que el neomarxismo tiene raíz que se pretende peronista, aunque de un peronismo anticatólico, que jamás respondió a los valores del peronismo originario ni del pueblo criollo al que llegó a representar. Le transmito el panegírico de la peligrosa Judith Butl@r al hijo espiritual del “Colorado” Jorge Abelardo Ramos, el integrante de la trinidad fundacional del neomarxismo llamado Ernesto Laclau.

    Es un panegírico político que para una lectura penetrante como la suya y de otros “panorámicos” no tiene desperdicio; se la subo acá: http://libgen.io/get.php?md5=AA3946C5D7216CC838D54198D45F047F

    2, ¿TRIUNFARÁ EL NUEVO CISMA?

    La situación, sin embargo, contiene en su propio despliegue un inesperado
    retruécano; un espiritual abortivo que en buena parte la malogra. PPP
    hace décadas (¿desde 1965, cuando el episodio de Cuzzani?) pide “Recen
    por mí”.

    Sin duda muchos lo han hecho y ya en la cátedra de Pedro muchos
    más lo hacen. Millones, supongo. Hasta este humilde servidor lo hace.

    Ahora bien, esas oraciones son sinceras. Válidas. Introducen un elemento espiritual antagonista a la trampa de la soberbia a la cual el innombrable implacable le desliza.

    De modo que si PPP trae otro cisma no se le permitirá perder tantas almas; no hay duda de que la Providencia no es neoliberal. No necesita que manifestaciones callejeras la fuercen a no cerrar muchos puestos de trabajo, o –como más barata alternativaal cerrar puestos– a brindar generosas adehalas a pocos líderes gremiales, para que frenen a los aún empleados. No, no es neoliberal. La Providencia dirige amorosamente a cada alma para su salvación y, aun si el alma yerrara largamente, jamás le cierra el puesto de obrero de la última hora.

    Incluso después de haber causado el cisma afirmando la fiera proporcionalidad que nos ocupa, si PPP recupera la siempre abundante y munífica Gracia y se arrepiente, siempre podrá ponerse en la cola para ese empleo, tras leer un aviso de pedido en el diario “Clarín” o, más plausible, hallarlo por divina inspiración intercedida por su Ángel de la Guarda – otro en quien PPP hoy por hoy descree. Así que, contra lo que argumenta el final del Zaratustra de Nietzsche, incluso habiendo producido el cisma PPP puede conseguir empleo, como obrero de la última hora. ¿Quien, por caso, puede decir que el innombrable capturó a los papas de Avignon, o a los patriarcas en la Tradición Apostólica sin comunión con Roma pero de vida irreprochable y búsqueda cristiana?

    Aun si Dios permite que en un momento de su ¿pontificado? PPP produzca el cisma, tal vez en otro momento (¿ya impontificio?) nuestras oraciones por PPP y adláteres les den, por la impetrada intercesión de María madre de Dios y del propio Ángel custodio de PPP, la plenitud de gracia necesaria para arrepentirse por amor a Dios.

    Como usted bien sabe, Marcelo, todo está en el plan divino; aun nuestra libertad prefigurada pero no anulada en la omnisciencia del Creador. Y Redención significa Misericordia.

    Fuerte abrazo para todos en Xto. y Su Ssma. Madre,

    http://panoramacatolico.info/articulo/una-cum-o-el-arte-de-perder-amigos

    • part
      14/01/2018 at 10:21 PM

      ¿QUE NUEVO CISMA? LOS MODERNISTAS SE CISMARON DEL VERDADERO MAGISTERIO, EL PRECONCILIAR.
      ELLOS, LOS POSCONS SON CISMÁTICOS.

  8. Maria OConnor
    15/01/2018 at 9:47 PM

    En EEUU el 75% de los catolicos tiene una imagen positiva del Papa Francisco y el 65% de los no-catolicos tambien tienen una imagen positiva del Papa. Hay una campana en su contra desde algunos grupos extremadamente conservadores, pero que no tienen ningun tipo de aceptacion entre la poblacion

    • .....................................
      16/01/2018 at 12:33 AM

      UF LO NEOCONSERVAS JAJAJAJ ESOS SON OTRO ENGAÑO…NEOCONES
      CONSERVAN LO REVOLUCIONADO EN EL VATICANO DOS PERO NO QUIEREN ERRORES NUEVOS.
      SE QUEJAN DE gog PERO NO DICEN NI MU DE LAS ABERRACIONES DE LOS ANTERIORES DESDE roncalli.

  9. Capitán de corneta
    17/01/2018 at 1:09 AM

    Cada vez se ven , en la ruta . Mas santuarios del Gauchito Gil.

  10. Capitán de corneta
    17/01/2018 at 1:12 AM

    ¿Ninguna opinión sobre Juan XXIII?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *