¿Peligra la democracia en Europa?

Europa estaría sufriendo una aguda crisis identitaria agravada por el triunfo del Brexit y por el “proceso de balcanización europeo”, ideado por EEUU para, mediante selectivos atentados terroristas, la crisis de los refugiados y la aparición de Gobierno autocráticos, provocar el declive de los valores democráticos.

La deriva autocrática del Grupo de Visegrado

La autocracia sería una forma de Gobierno ejercida por una sola persona con un poder absoluto e ilimitado, lo que confirma el aforismo de Lord Acton “El Poder tiende a corromper y el Poder absoluto, corrompe absolutamente”. La autocracia sería pues una especie de dictadura invisible sustentada en sólidas estrategias de cohesión (manipulación de masas y culto al líder) basadas en el control absoluto de los medios de comunicación y la censura y desprestigio social de los individuos refractarios al mensaje del líder, de lo que serían paradigmas el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán que habría convertido a Hungría en la primera autocracia europea o “democracia no liberal”, doctrina que por mimetismo adoptarán el resto de países del Grupo de Visegrado (Eslovaquia y Chequia).

La deriva autoritaria de ambos países estaría jalonada de violaciones en la separación de poderes así como no acatamiento de sentencias del TJUE lo que habría provocado la apertura de un expediente por la UE en el marco del Artículo 7 que impide que países díscolos pongan en peligro la separación de poderes o no garanticen los derechos y libertades de sus ciudadanos.

El penúltimo episodio del pulso de dichos países con la UE sería el veto de la aprobación del Presupuesto de la UE para el período 2021-2027 que incluye la puesta en marcha del Fondo de Recuperación estimado en 750.000 millones € al estar vinculados dichos Fondos con el mecanismo del Estado de Derecho que garantiza los derechos y libertades de sus ciudadanos y que en el supuesto de un reiterado incumplimiento por algún Estado miembro, podría privarle de su derecho a voto en las decisiones comunitarias, previa unanimidad de sus miembros. Sin embargo,el chantaje de ambos países tendrá su efecto en forma supresión de dicha cláusula de salvaguardia de las libertades pues dicho Fondo de Recuperación se antoja vital para países como España e Italia con lo que la Unión Europea podría sacrificar sus otrora sacrosantas libertades básicas en aras de asegurarse los mínimos básicos de supervivencia, lo que conllevará de facto el declive de las llamadas democracias formales.

¿Es el Grupo de Visegrado el caballo de Troya de EEUU?

El objetivo inequívoco de EEUU es sustituir la rusodependencia energética europea (30% del gas que importa la UE procede de Rusa) por la frackingdependencia, inundando el mercado europeo con el GNL (gas natural frackeado en EEUU y transportado mediante buques gaseros) para hundir los precios del gas ruso. Otro objetivo sería impulsar la utilización de la técnica del fracking en todos los países de la Europa Oriental, el llamado “arco del fracking europeo” que se extendería desde los Países Bálticos hasta la Ucrania europea, pasando por Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria y que dependerá de la tecnología de empresas estadounidenses como Chevron o Shell.

Polonia aspira a convertirse con sus dos terminales en el principal centro de distribución del gas natural licuado (GNL) de importación en territorio europeo y tras denunciar que “dicho gasoducto podría fortalecer la dependencia de la UE del gas ruso y consolidar la posición dominante de Gazprom en el mercado europeo”. habría conseguido paralizar la construcción del citado gasoducto con el objetivo inequívoco de ralentizar hasta el paroxismo la construcción del Nord Stream 2. Dicho gasoducto tiene una longitud total de 1.200 Km con un coste estimado de unos 11.000 millones $, transportará por el Báltico directamente el gas ruso hasta Alemania y estaría ya construido en un 80%, por lo que en un nuevo intento de evitar su finalización, el Senado de EEUU aprobó el 17 de diciembre la Ley de Autorización de Defensa Nacional 2020 rubricada por Donald Trump. Dicha Ley incluye sanciones económicas contra las empresas que participan en la construcción del gasoducto Nord Stream 2 y sería un misil en la línea de flotación de la política energética diseñada por Alemania por lo que Merkel ha declarado que asistimos a “una declaración de guerra de EEUU contra Alemania”, lo que provocará una tardía reafirmación de la soberanía alemana que tendrá como efectos colaterales el fortalecimiento del Eje París-Berlín y el posterior acercamiento a Rusia.

Germán Gorraiz López

Analista político

Share
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments