¿Se acerca la ola negra involucionista a América Latina?

Como explica el escritor Samuel Huntington en su libro “The Third Wave” (Tercera Ola, 1991), el mundo ha pasado por tres olas de desestabilización y democratización. Según Huntington, una ola de democratización sería “un conjunto de transiciones de un régimen no democrático a otro democrático que ocurren en determinado período de tiempo y superan a las transiciones en dirección opuesta durante ese período y que también implica la liberalización o la democratización parcial de sistemas políticos”. Así, en el mundo moderno se habrían producido tres olas de democratización y cada una de ellas habría afectado a un número escaso de países y durante su transcurso algunos regímenes de transición fueron en una dirección no democrática; pero no todas las transiciones hacia la democracia ocurren durante las olas democráticas.

Primera y Segunda Ola

La primera ola comenzó en el siglo XIX y se extendió hasta la Gran Guerra y la segunda se produjo en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y ambas fueron seguidas por una ola inversa, con países como Brasil, España, Portugal, Grecia, Granada, Brasil y Panamá que debieron realizar una posterior transición hacia la democracia, completado en la década de los 90 con la democratización de los países de la extinta URSS y Sudáfrica.

Tercera ola de democratización (1974-1990)

En su análisis de la tercera ola mundial de las transiciones a la democracia (iniciada en 1974 con la Revolución de los Claveles en Portugal), Samuel Huntington observó que las posibilidades de democratización aumentaron cuando estos países salieron de la pobreza y alcanzaron un nivel intermedio de desarrollo socio-económico, momento en el cual ingresaron en una zona de transición política. Recordar que entre 1974 y 1990, más de treinta países en el sur de Europa, América Latina, el este de Asia y la Europa del este pasaron de un régimen autoritario a disfrutar de un sistema democrático de gobierno, todo ello en el marco de un tsunami global que quizá sea el acontecimiento político más importante de las postrimerías del siglo XX.

Según la tesis de Huntington, dicho sprint democrático se explicaría porque tras darse por finiquitada la distopía virtual de la Guerra Fría las dictaduras militares habrían dejado de ser de ser un instrumento útil para EEUU en la lucha contra el comunismo y ya no serían la solución sino el problema. Además, a pesar de que en los citados países no existía una tradición de cultura democrática, rápidamente entendieron que si el poder continuaba residiendo en una élite que desconfiaba del sistema igualitario exportado por EEUU, siempre gravitarían alrededor de la égida de los intereses de dicha élite, lo que imposibilitaría sine die la asunción del poder por la sociedad civil. Así, en 15 años la ola democratizadora se trasladó por Europa del Sur, saltó a Latinoamérica, se trasladó a Asia y finiquitó los sistemas autoritarios de los países postsoviéticos, (de lo que sería paradigma el hecho de que en 1974, ocho de los 10 países sudamericanos tenían gobiernos no democráticos y en 1990, 9 tenían ya gobiernos democráticamente elegidos), y según Freedom House, el 39% de la población mundial vivía en países libres en 1990, disminuyendo por primera vez la cantidad absoluta de estados autoritarios.

Cuarta ola democratizadora (2003-2013)

La llamada “Primavera árabe” (que tuvo su detonante en Túnez y se extendió por mimetismo al resto de países árabes del arco mediterráneo, Yemen e Irak durante la década 2003-2013), sería la primera oleada de protestas laicas y democráticas del mundo árabe en el siglo XXI, movimiento popular sin precedentes caracterizado por la exigencia de libertades democráticas frente a regímenes corruptos y dictatoriales y la mejora de las condiciones de vida de una población sumida en una pobreza severa y un desempleo estratosférico, contando además en el caso de Túnez y Egipto con el apoyo del Ejército. Con dicha revolución asistimos a la llegada a los países árabes del arco mediterráneo de la Cuarta Ola mundial de transiciones a la democracia , aunque Huntington no otorgó en la década de los 90 ningún potencial revolucionario a los países islámicos, a pesar de reconocer “la fuerza de la revuelta islámica y las raíces tan débiles de sus respectivas democracias”. Sin embargo, el golpe de mano realizado por el Ejército egipcio contra Morsi podría tener como efecto mimético la traslación a las calles turcas y tunecinas de una campaña de presión contra los últimos Gobiernos islamistas del arco mediterráneo para lograr la intervención del Ejército con lo que asistiríamos al ocaso de la primavera árabe y a su posterior inmersión en la nueva estrategia de EEUU para la zona tras el fracaso para EEUU del experimento de exportación del régimen islamista moderado y pro-occidental de Erdogan a todos los países que componen el tablero gigante del arco árabe-mediterráneo.

¿Nueva ola involucionista? (2013-2023)

Muchas de las elecciones democráticas de la última década han estado marcadas por acusaciones de fraude electoral (Nigeria, Ucrania, México, Bielorrusia, Honduras, Costa de Marfil, Tailandia, Pakistán y Afganistán), aislamiento internacional de los gobiernos democráticamente elegidos (Bolivia, Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Franja de Gaza); pseudo-elecciones para intentar edulcorar golpes de mano blandos (Honduras, Ucrania, Egipto, Paraguay y Vietnam) y aceptación por la comunidad internacional de sistemas políticos devenidos en meros gobiernos autocráticos (Georgia y Bielorrusia). De todo ello se deduce que estaríamos en vísperas de la irrupción en el escenario geopolítico de la nueva ola desestabilizadora mundial originada por causas económicas (el ocaso de la economía global); culturales (el declive de las democracias formales occidentales debido a la cultura de la corrupción; el déficit democrático de EEUU plasmado en el Programa Prism llevado a cabo por la Administración USA y la pérdida de credibilidad democrática de incontables gobiernos de países occidentales y del Tercer Mundo) y geopolíticas (la irrupción de un nuevo escenario geopolítico mundial tras el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU y Rusia).

Dicha estrategia consistirá en la implementación de “golpes de mano blandos“ que tendrían a Honduras, Paraguay, Egipto, Ucrania, Irak, Tailandia y Yemen como paradigmas, con el objetivo inequívoco de sustituir a los regímenes insensibles a los dictados de Washington por regímenes militares autocráticos, produciendo un goteo antidemocrático que terminará deviniendo en una nueva ola involucionista mundial que alcanzará a todos los continentes y que tendrá especial virulencia en Oriente Medio (Líbano, Turquía, Túnez, Pakistán y Azerbaiyán) y América Latina (Brasil, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Haití, El Salvador, Panamá y Venezuela).

Germán Gorraiz López

Analista

Share

8 comments for “¿Se acerca la ola negra involucionista a América Latina?

  1. EL CANTARO
    04/11/2018 at 3:50 PM

    La desgracia y la cuesta bajo de este pais empezo en el año 1983 y de alli en adelanto se agudizo
    los policias y los militares presos , los delincuentes en libertad y la politica, que nos hunde en la miseria y nos degrada
    como pais , los maestros no enseñan ,la justicia no es imparcial sumar todo este tipo de problema y el resultado es terrible.

  2. Alberto
    04/11/2018 at 4:18 PM

    De acuerdo con el comentario anterior. Tambien el Golpe de Estado del 20 de diciembre del 2001 y la posterior venta de la candidatura justicialista al Sionismo por cien millones de dolares por parte de Duhalde: concecuencia? El gobierno Judeo Marxista de los Kijner. Para el autor de la nota:Que seria la evolucion? VENEZUELA?

  3. cLONISTA COMERCIAL
    04/11/2018 at 9:39 PM

    la tercera ola CREO QUE LA ESCRIBIO aLVIN tOFFLER.

  4. Pablo
    05/11/2018 at 2:39 AM

    Este análisis es muy de zurdo de café. La “democracia” no es tal, es simplemente el gobierno de los Dueños del Dinero, es decir, los banqueros en primer lugar, seguidos por las grandes mulitnacionales, los medios de comunicación y los centros de planeamiento como el CFR, la Trilateral, el Consejo de las Américas, etc. Como manifestación de estos grupos de poder existe el Grupo Bilderberg.

    No hay tanta diferencia entre estar gobernado por una dictadura que obedece a centros de poder externos o tener que elegir de entre una lista de candidatos confeccionada por los Dueños del Dinero.

    • Orejano
      05/11/2018 at 8:20 AM

      Pablo, encuentro muy acertado su comentario.

  5. ARGUENZUELA
    05/11/2018 at 11:37 AM

    ASI COMO AHORA SUBEN LOS COMBUSTIBLES GENERANDO MAS INFLACION, ASI PERO MAS FUERTE VA A SUBIR EL DOLAR. EN ESE CASO NO LO FABRICAMOS COMO SI PODEMOS HACER CON LOS COMBUSTIBLES ENTONCES LA SUBA SERA MAYOR, Y MUCHO MAS CUANTO MAS LO TENGAN PISADO . ESO SUCEDE ACA Y EN LA CHINA.

    CUANTO ANTES SE VAYA A TRES CIFRAS MAS RAPIDO SE VAN LOS SAQUEADORES . SIEMPRE ES ASI .

    EL ……………………………DOLAR BAJO……………………………………….. FOMENTA SAQUEO Y HUIDA DE CAPITALES EL………………………. DOLAR ALTO……………………….. FOMENTA DESARROLLO INTERNO
    Y CRECIMIENTO

    LOS QUE DEFIENDEN EL DOLAR BAJO COMO SE DIO DESDE EL 2007 HASTA LA FECHA, ES POR QUE SE APROPIAN DE RECURSOS QUE NO LES CORRESPONDERIAN EN DOLARES Y NO QUIEREN DEJAR DE FUGARLA, MIIENTRAS TE ENDEUDAN YENDOSE DE VACACIONES AL EXTERIOR, LUJOS IMPORTADOS CAROS, ETC, ETC QUE PERMITE LA HUIDA DE CAPITALES.Y POR ENDE OCULTARLOS EN LAS OFFSHORES O LOS LUGARES MENOS PENSADOS., GENERANDO LAS POSTERIORES CRISIS.

    ESOS CAPITALES QUE DESPUES FALTAN PARA LA EDUCACION, SALUD, DESARROLLO DE AREAS CLAVES, ETC, ETC Y COMO AHORA NOS LLEVAN A OTRA CRISIS PEOR QUE LA DEL 2001.

  6. Cantando las 40
    05/11/2018 at 7:55 PM

    TEXTO PARA RECORDAR
    ………………._recordar1.htm
    …………………………………….
    [Y para que reflexionen quienes todavía creen salvar la Patria conviviendo con el sistema político que la esclaviza]

    La mentira de la democracia

    Cuando la dictadura argentina habla de la “democracia” no podemos menos que sonreírnos. Es que ellos siguen la misma escuela de su metrópoli que viene hablando de lo mismo y alabando sus virtudes con tal de que no se cumplan, sino en medida de sus conveniencias. Con la “libertad” y la “democracia” ocurre lo que con la generosidad: que muchos quieren que los demás la practiquen, a fin de hacer más provechoso su egoísmo.

    Si un gobernante, elegido por su Pueblo, hace lo que su Pueblo quiere y en ese concepto lucha por la justicia social, la independencia económica y la soberanía de su Patria, se le declara “dictador” y su gobierno “totalitario”. Si un militar, traicionando la fe jurada a la Nación, usurpa el poder constitucional mediante la traición de la fuerza, tiraniza al pueblo, atropella la Constitución Nacional y suprime todas las garantías ciudadanas pero sirve a los intereses foráneos en perjuicio de su Pueblo, se le considera “democrático” y servidor de la “libertad”. El caso argentino es suficientemente elocuente, para que sigamos comentando aberraciones.

    Así como se ha formado una legión de servidores de la falsedad y de los intereses inconfesables, se trata de formar países dóciles a los manejos por control remoto, mediante calificativos utilizados sin medida por la propaganda interesada. En un tiempo fueron las palabras “nazi-fascista”, que detuvieron a muchos indecisos, luego se utilizaron los vocablos “comunista” o “totalitario” para estigmatizar lo que no era agradable a los mencionados intereses. En último análisis, llegamos a la conclusión de que sólo son “democráticos” los que obedecen las insinuaciones, algunas veces sutiles, o los que ceden a las presiones aunque sean groseras.

    La “Democracia Moderna”, como en los tiempos de la Demos griega, ha pasado a ser una forma “tabú” de calificar países y gobernantes a piacere pero no con el idealismo ático, sino con cartaginesa intención. A ambos lados de las cortinas todos hablan de democracia, pero pocos la practican en beneficio de los pueblos, que se sienten cada día más defraudados por los declamadores de una felicidad cada día más lejana e inalcanzable. Es que los intereses internacionales no se ocupan de ideologías o de formas institucionales más o menos importantes, sino de realidades.

    Es que también, la “democracia” ha sido influenciada por la era de la hipocresía que vivimos. No interesa ser democrático sino parecerlo. Para ello hay que transar con procedimientos repugnantes, a fin de obtener un “navicert” que inmunice de la acusación. Si se lo consigue, todos los días la United Press cursará despachos, las más de las veces inventados, donde en una forma u otra, venga bien o venga mal, se dirá la palabra “democrático”. Así, de la misma manera que la gente se decide por un dentífrico o una pomada, termina por aceptar que Aramburu es un demócrata y que defiende la libertad, aunque estoy seguro de que él ni siquiera sabe lo que es la democracia.

    No es que yo crea en las virtudes infalibles de la democracia, ni que me sume a los tontos que creen que una palabra puede salvar al mundo, pero sí creo que es realmente indigno que sigamos tratando de engañarnos a nosotros mismos, con una simulación que amenaza con podrirlo todo. Por eso sostengo que hay que luchar por alguna verdad en que creer, antes que la falsedad lo invada todo y leguemos a las juventudes que han de juzgarnos y reemplazarnos algún día, algo que sea digno y verdadero, para que haya, por lo menos, una razón para recordarnos.

    Hay que hacer la felicidad del Pueblo, en tanto se realiza la grandeza de la Patria, sin incidir en la desgracia ajena. Por ello hay que hacer lo que el Pueblo quiere y no defender otro interés que el del Pueblo. Las interdependencias terminan en las fronteras, donde comienza el derecho de cada país de realizar su justicia, afirmar su independencia y ejercer su soberanía. El propio derecho debe terminar donde comienza el de los demás, tanto en lo interno, como en lo internacional. La riqueza se explica y se justifica sólo si se la utiliza en razón social. La política realiza el equilibrio del derecho del individuo con el de la comunidad. Nadie puede realizarse en una comunidad que no se realiza.

    Si se cumplen los principios fundamentales ¿qué puede interesarnos que se le llame o no democracia? Siempre la realidad superará a la ficción. Mejor que decir es hacer, porque lo sublime de las virtudes no está en su enunciado sino en su ejecución. La escuela de la simulación, que tantos adeptos tiene en nuestros tiempos, es la preparación del desastre. Mientras no exista y se practique una verdadera democracia será inútil que una legión de mentirosos se empeñe en declamarla para engañar al mundo.

    (GRAL. JUAN DOMINGO PERON, Los Vendepatria. Las pruebas de una traición, cap. IV Vendepatrias y Cipayos, Buenos Aires, Ed. Freeland, pág. 168-170.)
    ——————————————————————–

  7. 05/11/2018 at 9:38 PM

    ESO ES CUANDO EL TIPO SE LA DABA DE NACIONALISTA QUE SON A LOS PRIMEROS QUE CONSULTÓ. POR SUPUESTO QUE LE QUEDÓ GRANDE EL TALLE. OTRO QUE LLEGÓ A TENER UN DISCURSO NACIONALISTA FUÉ ALFONSÍN, PERO ÉSTE LA HIZO AL REVÉS HIZO TODA LA PORQUERÍA REVOLUCIONARIA INCLUIDO TODO!! Y LUEGO SE LAS QUISO DAR DE NACIONALISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *