Un magnate de Silicon Valley quiere resolver la crisis mundial de los refugiados creando un nuevo país

Jason Buzi

El mundo está inmerso en una extraordinaria crisis migratoria. En gran parte del planeta, el caos y la violencia han producido casi 60 millones de personas desplazadas, en su mayoría viviendo en condiciones muy difíciles en países pobres. Estas personas no tienen dónde ir, y muchas de ellas están dispuestas a poner en riesgo sus vidas con tal de lograr llegar a algún otro lugar donde conseguir una vida mejor. Es una crisis que muestra consecuencias horripilantes por la gravedad.

Hace una semana se puso en contacto conmigo un miembro de un equipo que trabaja con un hombre que cree contar con una solución a esta crisis. No es un político ni un académico, y tampoco trabaja directamente par refugiados en alguna ONG. Pero en cambio, es un magnate inmobiliario que desarrolla su empresa en el área de la Bahía (“Bay Area”). Dependiendo de qué posición ocupe Ud. que está leyendo esta nota mía, quizá la solución que sugiere tal vez sea o demasiado simple o absurdamente cándida: El mundo entero debiera unirse para crear un nuevo país para que allí vivan solamente los refugiados.

“Me resulta chocante que nadie esté pensando en esto como una solución”, me dijo Jason Buzi en una comunicación telefónica hablando sobre este “País de Refugiados”, que sería su proyecto para crear un nuevo estado que albergue a todos los refugiados del mundo. Y continuó diciendo que: “Tenemos una gran cantidad de individuos alrededor de todo el mundo que carecen de un Estado o nacionalidad”. “La idea es que, si pudiésemos otorgarles un Estado propio, por lo menos tendrían un lugar donde vivir a salvo y donde se les permitiría vivir y trabajar como todos los demás hacemos”.

Para muchos de los lectores, puede que les resulte obvio por qué nadie habla de esta idea: Crear un Estado flamante exclusivamente para que sea habitado por refugiados y gente carentes de Estado es algo que suena más a ciencia-ficción. Y francamente, los antecedentes de Jason Buzi lo convierten fácilmente en otro ‘desbaratador de Silicon Valley’ que no conoce las complejidades de lo que él está proponiendo y tratando de conseguir una “bala de plata”.

Sin embargo, varios expertos en refugiados con los que he hablado sobre esto, para mi sorpresa, se han mostrado agradablemente interesados en este concepto, aun cuando no creen -necesariamente- en que la creación de un nuevo Estado sería la solución. Buzi tiene motivos para sentir que la manera en que el mundo está manejando este asunto de los refugiados no está dando resultados, y según algunos, tal vez sea cierto que deberíamos buscarle otra vía de solución.

James Hathaway, director del Programa sobre Refugiados y Asilo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan, después de leer este manifiesto de Buzi, me dijo que: “Lo que a mí me encanta es su gran sentido bronca moral sobre este problema, que tendría solución pero nadie lo está solucionando”.

Durante su horario de trabajo diario, Buzi trabaja comprando, vendiendo y ocasionalmente construyendo propiedades en la zona de Bay Area, algo que le ha ganado alguna que otra noticia periodística desfavorable en el pasado. Probablemente algunos recuerden que su nombre está relacionado con otros problemas. El año pasado Buzi fue señalado como el benefactor detrás de Hidden Cash, una especie de cacería muy elaborada que iba tras dineros que consideraba se habían escondido en varias ciudades. El proyecto recibió -por igual- muchas adhesiones y denuncias. Actualmente Hidden Cash está adormecido (o guardado con naftalina); según Buzi declaró que simplemente le insumía muchas horas de trabajo.

Este nuevo proyecto es quizá muy similar en su simplicidad, pero es de lejos mucho más ambicioso. Hasta ahora, Buzi dice que le ha puesto entre U$S 10.000 y U$S 15.000 de su propio bolsillo para comenzar a reunir un equipo y crear un sitio en la Web que ayude a promover su idea de una “Nación para Refugiados”, y además proyecta aumentar su participación para que su idea vaya traccionando apoyo. Es por esto que quiere aprovecha la exposición (y seguidores en Twitter) que logró obtener con Hidden Cash, para beneficiar esta nueva causa que está impulsando. Y agrega: “No soy un billonario, pero he trepado a un lugar donde puedo gastar algo de mis recursos para intentar promover y ayudar para que esto se haga realidad”.

Su meta final es la de comprar o contratar mediante “leasing” una gran extensión de tierras para crear un estado, lo cual insumirá muchísimo más capital -por lo menos decenas de billones- por lo tanto está esperanzado en que podrá convencer a las personalidades más ricas del mundo y/o gobiernos para que se comprometan con su proyecto. Habla de que espera lograr que muchas de las celebridades se sumen también. “Nadie me conoce ni sabe quién soy, pero si puedes hacer que también se sume al proyecto Angelina Jolie -por ejemplo- influirá mucho más en otras personas para que también tomen conocimiento de esto y también se acerquen”.

Comparando eso con su meta de última, lograr que Angelina Jolie se sume es quizá relativamente más fácil. No hace mucho que se han creado otras “naciones Estado -Buzi mismo es un ciudadano que nació en Israel, por ejemplo- pero no es algo que suceda muy frecuentemente ni tan fácil. Buzi sugiere que tal vez un país que posea islas deshabitadas estaría dispuesto a desprenderse de alguna o algunas por una determinada cifra. Hace poco, estando de viaje en las Filipinas hubo alguien que le ofreció venderle una isla: “Comparando el precio con los que pedirían aquí en San Francisco (California), no había ni punto de comparación”. El habla de países con pocos habitantes, que tal vez estén dispuestos a dejar que otros grupos vivan con ellos a cambio de dinero, como sucede actualmente en la isla caribeña del Estado de Dominica, pero no está muy claro como sería el proceso que llevaría a esto.

Aun cuando se hallase el espacio, no está claro cómo funcionaria un Estado de este tipo una vez concluida su creación, no se visualiza con claridad. Buzi sostiene que los países con habitantes que provienen de orígenes diferentes con frecuencia se convierten en lugares mucho más tolerantes y donde los inversores extranjeros y los proyectos a gran escala, podrían ser atraídos por la publicidad que se le dé a una “Nación de Refugiados”, y así se crearían puestos de trabajo. “Otros temas como lo son el bienestar social, la infraestructura política, se tendrán que planificar después” explica Buzi. “En este momento se puede decir que estás como cuando sales por primera vez con una chica: en ese momento todavía no estás pensando con qué nombre bautizarás a tus hijos, ¿verdad?”

Aquellas personas y/o grupos que trabajan en ése mundo de los refugiados, tal vez se detengan a pensar en estas respuestas que da Buzi y él dice estar preparado para recibir ideas y respuestas. Una persona conocida que trabaja en una ONG de refugiados descartó esta idea hace unos años, pero igual lo alentó a que siga puliendo e insistiendo con su idea. Cabe señalar que un capítulo de su informe donde describe su plan para esta “Nación de Refugiados” se da de bruces con la comunidad de ONGs de refugiados. Se puede leer, antes de comparar la situación con Netflix y Blockbuster, que “A veces basta con que alguien que no es del grupo ofrezca su propio punto de vista para hacer que se produzca todo un sacudón”.

Y quizá esto sea cierto (un miembro integrante de la agencia de refugiados de la ONU dijo que nunca habían escuchado hablar de este plan, cuando se le pregunto su opinión sobre el mismo). Sin embargo, a los efectos de hacer una prueba le pregunté a varios expertos en refugiados, muchos de los cuales son muy críticos de la situación actual. Por ejemplo, Bill Frelick, Director del Programa de Derechos Humanos de HUMAN RIGHTS WATCH, ofreció la típica reacción de que la idea lo dejaba “boquiabierto”. Y además aclaró: “por supuesto que tu primera reacción es la de que es tan idealista, como eso de crear castillos en el cielo; ¿cómo se hace para bajarlos después a la tierra?”

Pero además, también está el tema de sí los refugiados optarán realmente por mudarse a un nuevo estado, o bien tendrán que ser obligados a hacerlo. “En un mundo globalizado, existiendo la libertad de elección, la gente -en última instancia- muy probablemente prefieran mudarse cerca donde están sus amigos, familia y donde existan grandes oportunidades”, es lo que opina el Profesor Alexander Betts, director del Centro de Estudios Sobre Refugiados de la Universidad de Oxford. Según agrega Betts, la construcción de una nación artificial muchas veces lleva al refugiado a la violencia y esto sería muy difícil creer que la gente desee vivir permanentemente en tales lugares, salvo que estemos hablando de un lugar “más o menos utópico”.

Suponiendo que tengan que ser obligados, se estarían creando graves problemas con asuntos relacionados con los Derechos Humanos. En la opinión del Profesor

Hathaway, de la Universidad de Michigan, apunta a Australia, que efectivamente ha concedido en “leasing” algunas tierras en unas Islas del Pacífico para albergar gente que solicita asilo. “Y al final terminas teniendo a montón de refugiados atrapados para siempre en lo que vendrían a ser enormes campos de prisiones”, y Hathaway lanza su advertencia en el sentido de que la Nación de Refugiados terminaría siendo algo como Gaza. Y se pregunta: “¿Una mujer abusada está mejor en una cárcel o en un hogar para mujeres abusadas? “Yo pensaría que dirás que sí, pero dudo mucho que ésta sea una solución digna”.

Y Frelick dice: “Tendría que ser una utopía porque de lo contrario se convertiría en una distopía”.

A pesar de todas estas profundas discrepancias, estos expertos consultados igual tuvieron algunas palabras alentadoras para esta propuesta. Opinar que Buzi tuvo el acierto de señalar todos los problemas del sistema actual: donde los países como Kenya, Líbano o Jordania están sobrecargados con estos problemas; que los países Occidentales no están haciendo lo suficiente para ayudar a los refugiados en los asentamientos; que los campos de refugiados en su mayoría languidecen, están apartados de la sociedad y las oportunidades; y que las ONG al igual que los cuerpos internacionales se encuentran financieramente atados al sistema actual, aunque esté fallando y la situación está decididamente empeorando.

En líneas generales, todos están de acuerdo en que se necesita un cambio radical. En lo que difieren los expertos es en acordar cual será este cambio radical. Y hablando de la Nación de Refugiados, Frelick pregunta: “Sería esto algo que servirá a las necesidades y respetará los derechos de los refugiados, o esto significará que servirá a los intereses del estado para que básicamente se libren del problema?” Es una pregunta válida. ¿Por qué habría de ser más fácil crear un nuevo país que reasentar refugiados con éxito o crear fondos para mejorarles la vida donde sea que estén actualmente, por ejemplo?

Buzi explica: “No pienso que haya voluntad política”. Y en este punto, él tiene razón, considerando la feroz oposición de todo lo que signifique inmigración en los EEUU y Europa y el crónico recorte de fondos que se le hace a las agencias de refugiados. “Personalmente, pienso que es mucho más fácil lograr una Nación de refugiados”, finalizó Buzi. Suponiendo que tenga razón, tal vez ya estamos viviendo en la distopía.

Adam Taylor

The Washington Post

Traducción de Irene Stancanelli para el Informador Público

5 comments for “Un magnate de Silicon Valley quiere resolver la crisis mundial de los refugiados creando un nuevo país

  1. Lic. en Psicologia y Dra. en Leyes Carla Fridman D.N.I 9.658.127
    25/07/2015 at 2:04 PM

    les podemos dar la patagonia en toda su extension salvo donde estan los limites de la Araucania (Nacion Mapuche)

    • mari
      25/07/2015 at 7:24 PM

      Porqué no les das Israel ,desfachatada?Claro ya en este gobierno les dieron territorio salteño al presidente boliviano y vos entre otros lo recibieron como un hermano americano ,así que nos da regalar un pedazo de tierra aquí y otro pedazo más allá,total es lo que nos sobra.Por esta propuesta horrible deberías ser fusilada por traidora a la patria y además bien sabes que los mapuches son de chile

      • Nuevo Orden ex-Carla Fridman
        26/07/2015 at 9:33 AM

        Los proletarios no tienen patria

  2. Ironics
    25/07/2015 at 4:34 PM

    Este señor solo piensa en un extraordinario negocio inmobiliario.
    Cree que un pais se forma solo con habitantes.

    Lamentable que esas ideas tenga espacio como si fueran atendibles.

    No sera mejor terminar con las tiranias y elevar la economia de esos paises donde la gente se conminada a abandonarlos ?

    Porque la UE, no hace esto que digo con el norte de Africa, si quiere terminar con los ahogados en el mar mediterraneo ?

    Parece que la gente siempre es negocio, aun en sus desgracias.

  3. Anibal gobernador !
    26/07/2015 at 12:39 AM

    Bienvenidos a la Argentina Kirchnerista los refugiados !!

    http://img.lagaceta.com.ar/fotos/notas/2012/05/26/492801_20120526154147.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *