Aprovechando el vacío

Esta Argentina es hija del 2001. Lo decimos naturalmente. Y es así; porque todavía miramos a la sociedad, a la política y a la economía con ojos del 2001. O sea, los ojos del espanto de la crisis. Del grado cero de nuestro país. Del que se vayan todos.

Ojos que buscan la crisis. Con la vista clavada en el pasado, como el pájaro del cuadro de Klee del que da cuenta Walter Benjamin, quien aterrorizado, vuela hacia adelante, con los ojos desmesuradamente abiertos mirando hacia atrás.

Y los gobiernos, consecuentemente, no van más allá de lo que porfía su ciudadanía y gobiernan con la Crisis. Nos pasamos doce años de kirchnerismo con el temor constante del regreso de los que, según el relato, había generado el 2001. Y ¡oh, paradoja!, cuando el kirchnerismo se transformó en el problema, y ya no en la solución conduciendo al país hacia una venezualización segura, una nueva fuerza, con más credenciales de lo nuevo que el kirchnerismo, es la que usufructúa ahora el miedo a que el pasado vuelva.

Los primeros días tanto de Néstor Kirchner como de Mauricio Macri en el poder sufrieron de las mismas predicciones agoreras. “Este no dura 2 meses” se regodeaban unos y otros, alternándose de la oposición al poder y viceversa. Ya para las elecciones de renovación congresional las visiones catastróficas habían sido reemplazadas por una en las antípodas. Kirchner había pasado de ser del Chirolita de Duhalde a ser un duro patagónico autoritario gobernando discrecionalmente el país. Macri de ser asociado al “helicóptero de de la Rua en cada marcha de protesta que tuvo que soportar en sus primeros meses en la Rosada, resulta que ahora es el líder de una Nueva Hegemonía de la derecha. Todo sin solución de continuidad, como si un sistema político pudiera asumir configuraciones polares en cuestión de días.

Conceptualmente no puede haber hegemonía y crisis al mismo tiempo. Un gobierno de emergencia puede tener poderes arbitrarios, y hasta dictatoriales (los que autoriza el mismo “estado de excepción) pero la hegemonía no es cualquier situación de poder: la hegemonía viene dada por una construcción de instituciones, prácticas y cultura que no se hace de un día para el otro, y que para ser tal, tiene que convocar a los poderes fácticos de una sociedad, aunándolos en esa dirección del Estado y la Sociedad. Antonio Gramsci captaba el punto cuando consideraba a que el fascismo no había sido hegemónico y que cuando hay hegemonía puede generarse una contrahegemonía. Por ejemplo, un movimiento contracultural siempre demanda de una cultura establecida -sino, contra que se va a posicionar-.

Éste es un punto importante para dilucidar tanto al kirchnerismo como al macrismo: ambos son fenómenos contraculturales que en todo caso buscan fundar una cultura. Pero el kirchnerismo se agotó en su emergencia y se verá que sucede con el macrismo. Por ahora, ambos fenómenos tuvieron su poder en la crisis del anterior esquema de poder.

El kirchnerismo, heredó un país más barato internamente, gracias a las decisiones críticas que tomó Eduardo Duhalde, de hacer del “corralito” un “corralón” y aplicar una tremenda devaluación y pesificación asimétrica a la economía dolarizada de la convertibilidad. Todo posible no por la política, sino por el estallido del modo en que las cosas se venían dando. El kirchnerismo se colocó económicamente y socialmente en alteridad al menemismo, y políticamente, en alteridad a la ALIANZA. Llenó un vacío de poder, y disfrutó de una bonanza económica internacional única. Pero eso fue todo. Como dice desde su título el analista Daniel Kerner en su reciente libro sobre el kirchnerismo “Del Modelo al Relato”. O sea, la constatación de un fracaso.

El macrismo no emerge en el medio de una crisis económica. Pero todos esos problemas evidentes, y que se inician en el hecho duro que en los últimos años del kirchnerismo ingresaron al país un tercio menos de los dólares por la crisis de las commodities, son comprendidos no como estallido social, sino como estallido moral.

El macrismo usufructúa el vacío que deja el kirchnerismo y sus dos herencias fundamentales: la primera, haber dejado intacta la capacidad de endeudamiento por no haber podido acceder a él por ser el peor alumno de la región. La segunda herencia es el hartazgo de la G.E.N.T.E. con el Relato K, y fundamentalmente la estética K.

Todo lo cual posibilita en la diferenciación, y en la negatividad de la negatividad, la positividad del apoyo popular que concita y su consecuente éxito en las elecciones. Plataforma de poder que no implica “hegemonía” ni nada que se le parezca, pero que coloca a Mauricio Macri en la posibilidad de optar. Optar por administrar la “bonanza” -muy relativa, comparada con la que disfrutó Kirchner, quien se limitó a querer dar siempre buenas noticias (otra forma de dar cuenta de lo que es el populismo). U optar por transformar realmente a la Argentina. Y ahí sí, poder hablarse de hegemonía.

Luis Tonelli

7 Miradas, editada por Luis Pico Estrada

Share

2 comments for “Aprovechando el vacío

  1. POCHO DE LA SALADA
    28/09/2017 at 8:32 AM

    Cuando vas saliendo cansado del antro y empieza tu canción

  2. CATON
    28/09/2017 at 9:00 PM

    CATON
    28/09/2017
    TIENE O NO TIENE UN PLAN
    Pese al tiempo transcurrido, muy movido por cierto, todavía hay quienes ponen en duda que el Presidente Macri tenga un plan de gobierno o no; o si simplemente aplica el método de prueba y error, y solo se deja llevar por los hechos, que a simple vista, a veces parece que lo avasallan. Todo plan tiene que ser, necesariamente, elástico, debe tener ortodoxia y a la vez ser heterodoxo; como todo plan de batalla, se modificar de acuerdo a las circunstancias imperantes en cada momento, sin que eso signifique que la táctica desplace a la estrategia. El fanatismo pareciera no dejarles ver que realmente existe un plan, y que se lo lleva adelante, aún en contra de sus propios adláteres. Pese a que es totalmente visible, y que a pesar de ver, por ejemplo, que el revulsivo, (que según la RAE es algo que provoca una reacción brusca , generalmente con efectos beneficiosos), nombramiento de dos jueces de la Corte, mediante un DNU, le permitió imponerlos sin negociar con nadie. Antes de eso el sostenimiento contra viento y marea de la candidatura de la hoy Gobernadora Vidal, demostró la firmeza y determinación en aquel a quien nadie le reconocía dotes políticas, pero que demostré que es impermeable a todo intento de torcerle el brazo, en la mayoría de los casos, y si se lo llegaran a torcer no para hasta pasar la correspondiente factura (por no decir que es capaz de vengarse). Sino habría que preguntarle por ejemplo a Tinelli. Los rasgos de su carácter tenaz, vengativo y hasta se podría decir que perverso, están a la vista. Como él mismo lo expresara. “mejor que te crean bolu… así no te ven venir”.
    Hoy se está ante una nueva demostración de su carácter y propensión a apostar a todo o nada, y los adversarios políticos de hoy empiezan a reconocerle algunas aptitudes, lo que, más pronto que tarde, podrían transformarlos en los aliados tácticos de mañana, al demostrar que es capaz de utilizar todas las triquiñuelas políticas, santas y no tan santas de cualquier “político de fuste”. Lo quedó palmariamente demostrado con el apartamiento del Juez que es conocido como el más rico y corrupto, del fuero federal. Los potenciales aliados, estarían aplicando lo que tan bien lo expresa el dicho popular: “Es mejor hacer negocio con un pícaro, antes que hacerlo con un bolud…”. El cambio de opinión, bastante generalizado que se ve por todos lados, algunos de ellos hasta hace poco impensados, hoy lo ven al Presidente como buenos ojos: ya dicen, casi sin dudas, que va a ganar en octubre; que va a terminar su mandato; que no hay que descartar que vaya a ser reelegido etc. etc. Para corroborarlo solo basta ver las últimas notas de algunos afamados analistas políticos, tales como Jorge Fernández Díaz; Luis Majul; Carlos Pagni, que no llaman tanto la atención por sus tendencias o posturas políticas; pero casi impensado es la nota del inefable Jorge Asis, del 27/09/17, la cual si marca un cambio de época, siendo que últimamente pateaba bastante para el cristinismo, lo que no le impidió reconocer la situación imperante, a diferencia de la pléyade de fanáticos KKs, capaces de arrojar al rostro de cualquiera cualquier barbaridad para tratar de justificar lo injustificable. Ellos quienes probaron con la campaña del miedo, con tratar de demostrar que todo el mundo es como ellos, vulgares delincuentes, para así sentirse que, por lo menos, son iguales, lo que ya sería un gran justificativo que los exonera de toda culpa; entonces como no les asiste la razón; vociferan; insultan usan palabras soeces, demostrando así su más baja estofa, incapaces de discutir una sola idea. Solo les queda como alternativa la sedición, para escapar del acoso judicial, que ellos mismos supieron conseguir. Tal es así que la inefable Ex, se da el lujo (en realidad esta tragando un amargo remedio que no le garantiza cura alguna) de dar entrevistas a medios extranjeros, como si estos no estuvieran en conocimiento perfecto de toda la situación por que atraviesa el País por obra y gracia de su nefasto gobierno, que dejó un tercio de la población en la pobreza; sin energía, sin rutas sin educación, y un muy largo etc. ¿Quién llorará por la Argentina.?
    Todavía hay muchos que añoran épocas pasadas, sin darse cuenta que la Sociedad clama por un cambio radical del rumbo; aunque a veces se comporte como un chiquillo mal criado, que rehúye sus responsabilidades y se resiste a pagar los costos que implican vivir en libertad y en una República democrática.
    QUE DIOS NOS AMPARE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *