Ausencias: Los docentes estafando a la sociedad

Este lunes 6 de marzo debían comenzar las clases en la Argentina. Pero no será así: los gremios docentes anunciaron un paro nacional y el inicio de clases es, una vez más, incierto.

Por esto, nos parece importante realizar algunas reflexiones respecto de la calidad del sistema educativo argentino.

Según propios datos del Ministerio de Educación, en nuestro país hay 12,5 millones de alumnos y más de 720 mil docentes. Esto nos permite concluir que en la Argentina hay un docente cada 17 alumnos aproximadamente.

Este número es considerablemente más bajo que la gran mayoría de los países de América Latina y el mundo.

Según el Banco Mundial, el promedio en el mundo es de 23,7 alumnos por docente y la CEPAL establece un promedio de 22 para América Latina y el Caribe.

Países como Chile y Brasil tienen aproximadamente 21 alumnos por docente, mientras que México tiene 27 y Colombia 24.

Contar con más docentes por alumno debiera ser considerado como un dato positivo, ya que en teoría tendría que traducirse en una mejor calidad educativa.

Sin embargo, tener en proporción más docentes que el resto de los países también supone un costo más elevado para el estado que tiene que destinar mayores sumas de dinero para el pago de salarios que los demás países. Dicho de otro modo: el mayor gasto relativo en sueldos docentes (por tener más docentes por alumnos) se justifica sólo si ello se traduce en una mayor calidad educativa. Caso contrario ese gasto más elevado será simplemente un derroche de recursos.

Recordemos también que el gasto en educación (5,3% sólo del Ministerio de Educación en 2016) es muy superior al promedio mundial de 4,4% del PBI.

Argentina es una vez más, el mundo del revés: tenemos un número muy alto de docentes por cada alumno, pero los chicos no aprenden; la calidad educativa es mala.

Analicemos el informe PISA, que se realiza cada tres años y evalúa a alumnos de 15 años de distintos países en ciencias, matemáticas y lectura, y es considerado uno de los principales indicadores a nivel mundial de la calidad educativa de un país.

En la edición de 2012, la Argentina quedó entre los peores países participantes, ubicándose en el puesto 59 de 65. Fue superada por otros países del continente como Brasil, Uruguay, Chile y México.

Respecto de la edición del 2015, el resultado fue mucho peor ya que directamente se excluyó a la Argentina del ranking por serios cuestionamientos en la metodología empleada. Un papelón que probablemente haya sido a propósito.

Como si esto fuera poco, debemos destacar que desde que nuestro país participa en las pruebas PISA (2000), no ha mejorado significativamente en ninguna materia, con lo que no ha habido ningún avance en todos estos años en la calidad educativa. Esta es una diferencia importante con los demás países sudamericanos, los cuales han demostrado avances a lo largo del tiempo.

Entonces, tenemos un mayor gasto en sueldos docentes, con más docentes por alumno que el promedio de la región, pero eso no se traduce en una mejora en la calidad educativa, sino todo lo contrario.

En un contexto de pobre calidad educativa en América Latina, la educación en Argentina es de las más ineficientes en la región, teniendo en cuenta la relación costo-calidad de la cual venimos hablando.

Uno de los aspectos clave en los cuales se refleja esta situación, es en el altísimo ausentismo docente, del cual hablamos en “Paritarias docentes: ¿Derecho a Huelga o Extorsión?” y que es superior al 24%. Este es probablemente el tema central del conflicto docente: tenemos gente a la que se le está pagando y que no está yendo a trabajar. En la práctica, si tenemos en cuenta las ausencias, no tenemos 17 docentes por alumnos sino 23. El gremio docente está estafando a la sociedad con sus ausencias.

Es interesante destacar el caso de la provincia de Mendoza que logró bajar el ausentismo docente en un 34% con el llamado Ítem Aula: un adicional salarial del 10% del sueldo para aquellos docentes que falten menos de tres veces en un mes. Esto nos habla del sistema educativo y los docentes argentinos.

A las puertas de un nuevo paro docente, debemos recordar que nuestro país destina una gran porción de su PBI al gasto en educación, lo que no se traduce en una mejor calidad educativa. Los chicos deben ser la prioridad número uno, y se hace necesaria una urgente mejora en la calidad de la enseñanza. Esta discusión no puede en modo alguno ser eludida en estas paritarias ya que no es posible continuar aumentando el gasto si ello no se traduce en una mejora efectiva en el servicio que los docentes brindan a la sociedad.

Miguel Ángel Boggiano

Carta Financiera

3 comments for “Ausencias: Los docentes estafando a la sociedad

  1. epicardio
    06/03/2017 at 6:06 PM

    Excelente y revelador artículo, además de clarificante.

  2. Pehúen Curá
    06/03/2017 at 7:03 PM

    Le faltó decir y mejor poner en el escrito, que todos los docentes de la provincia, sólo trabajan un 50 %, el resto tareas administrativas, maestros que tienen 3 y 4 cargos (se cuenatn como 1 docente, engrosa la lista), que Directores jubilados, siguen de profesores con más de 60 años de edad, que maestras se jubilan y como tienen acomodos, prosiguen de Preceptoras y secretarias en turno de mañana, tarde y noche y con muchos años de edad. Tenemos camadas de jóvenes recibidos de maestros y profesores, que viven años esperando la titularización porque los puestos siguen en manos de personas que hace rato deberían estar en sus casas jugando con los nietos. Cuando un policía se retira SE RETIRA, no lo hace de una comisaría y luego se va a otra, SE VA A LA CASA. Cuando en una fábrica un operario se jubila, SE VA A LA CASA, NO SE QUEDA HACIENDO HORAS EXTRAS EN OTRO PUESTO. Este, el de la docencia, es el único caso al reves, pero, claro, están los sindicatos detras de este curro y eso es lo que nadie se anima a cambiar, por miedo o conveniencia. Saque usted sus propias conclusiones.

  3. deepmen
    06/03/2017 at 11:31 PM

    Un artículo que es la radiografía de la actualidad. La calidad de nuestros maestros (no todos) es como consecuencia y eso lo mido en mi provincia de que eligen dos carreras que son fáciles, o son policias o son maestros, pero vocación mmmmm….Tendriamos que mirar un poquito a los países del norte de Europa. La educación está en primera linea, luego siguen las otras carreras, claro que para ser docente tenes que figurar entre los mejores promedios del país. Acá van a esa carrera secundarios que son aprobados porque son repitentes permanentes, O para demostrar que tienen buena formación y les regalan notas. En fin acá lo mas importante es la política, por eso de cada 1000 egresados en dos carreras (abogacía e ingeniería) salen 800 abogados y 200 ingenieros (total para pelitear y ser pòlítico no se necesita mucho). Voy a delirar un poquito si me permiten:. Reforman la constitución o si hay alguna salida igual, pero debemos volver a votar cada cuatro años, el sistema actual nos lleva a la bancarota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *