Cambiar no es no shock ni gradualismo

macri-shock vs gradualismo

Creemos que los problemas de la Argentina son la política y la economía, y centramos la discusión en la necesidad de modificar los sistemas electorales y mejorar nuestra economía para eliminar la inflación y la pobreza.

No nos damos cuenta de que en ese sentido la política y la economía son meros medios que en sí mismos son vacíos. La política sustentada solo en ideas es ciega y es vacía si solo tenemos en cuenta los hechos. Lo mismo ocurre con la economía que, recordémoslo, es una ciencia social, pero pretendemos convertirla en una ciencia exacta, haciendo culto del 3,2; el 5,7 o augurando éxitos en un futuro cercano, lo que es una fantasía o en un futuro más lejano que poco nos importa porque en el largo tiempo no estaremos en este mundo.

Vivir no es una tarea fácil, es quizás el oficio más difícil e incierto porque ignoramos lo que sucederá mañana, nadie lo sabe solo Dios.

Pero lo cierto es que ni una persona, ni una familia ni una sociedad puede vivir sin ciertas convicciones que como explicó alguien son las opiniones arraigadas en el carácter.

La vida es una tarea forzosa que tenemos los seres humanos de hacernos a nosotros mismos. Como decía Ortega somos los que tenemos y lo que nos falta, tenemos dotes y falencias.

Traigo a cuento estas breves reflexiones porque nadie esta condenado al éxito o al fracaso, uno como el otro depende de lo que hagamos, de lo que acertemos y de lo que nos equivoquemos.

No cabe duda que los argentinos durante varias décadas hemos hecho las cosas mal, si bien, como decimos los abogados, eso es un hecho público y notorio, es necesario demostrarlo: en el conurbano el 47% de la gente no tienen agua corriente, el 77% carece de cloacas, tenemos entre pobreza e indigencia a un 35% de la gente, en la ciudad más rica del país la mayoría de la gente gana alrededor de diez mil pesos por mes (sic) los jubilados en una mayoría del 65% percibe menos que el salario vital mínimo, nuestro sistema de salud pública es precario, nuestra educación es de baja calidad, tenemos en un mes la inflación que cualquier país ordenado tiene en un lapso de 24 meses y como muestra final de nuestra inoperancia, no podemos organizar un campeonato de fútbol pero pretendamos una superliga que nadie sabe de que se trata…

Los argentinos venimos haciendo las cosas mal desde hace tiempo, las falencias triunfan sobre las dotes, parecería que el error nos cautiva y como decía Bernardo Neustadt combatimos o no entendemos el significado del éxito que no es ni más ni menos que hacer las cosas bien.

Los argentinos vivimos en crisis porque hemos perdido nuestras creencias, hemos vaciado nuestra cultura que es lo que nos da firmezas, seguridad y sobre todo esperanza.

La esperanza es esa virtud o cualidad que nos hace parecer seguro, lo esperable, pero para ello necesitamos asumir la tarea de darle forma a nuestra vida, individual, familiar y social, sabiendo, como también lo dijo ortega que la vida es “deficiencia y afán”, no “afano como lo creen los “k” y su banda.

Volvamos al título de la nota; me parece poco inteligente hablar de shock o de gradualismo, dado que una de las virtudes de la política, como tal, es la prudencia. La falta de prudencia nos lleva al shock, a creer que el ser humano es un mero robot y la cosa está en cambiar el rumbo de su brújula para que todo cambie en un instante. Pero el exceso de prudencia nos lleva al gradualismo, que creo es lo que le está pasando al gobierno de Mauricio Macri, con la agravante de que no se practica un gradualismo rítmico o estético.

El caso de las tarifas de la energía constituyó sobre todo un acto de gobierno antiestético, alocado y ciego porque no tuvo en cuenta la capacidad de pago de un sector importante de la sociedad, eso sería el aspecto alocado; y el antiestético por que luego se pretendió corregir poniendo un límite del 400% que suena como grosero y desafinado, como un gallo durante el canto… porque para el 70% de los jubilados y un porcentaje de nosotros, ese límite también es agraviante.

En una nota anterior (https://www.informadorpublico.com/opinion/la-cuestion-de-los-subsidios-al-gas-y-electricidad) expusimos ideas sobre cómo se podría haber administrado y gestionado políticamente el aumento aplicando principios de derecho administrativo y de prudencia política.

Los argentinos necesitamos cambiar. Anticipo un cambio de usos, no es ni será garantía de éxito, pero si es garantía de fracaso, seguir haciendo lo mismo, sea con más prolijidad y mejores modales como suele decir José Luis Espert.

Hasta ahora se habla de “cambio” pero no se nota que algo cambie, ni en el gobierno ni en la oposición.

Para iniciar un cambio, cuyo comienzo sólo se notará en la perspectiva histórica, tenemos que ser convocados a una tarea y comenzar a recuperar, como condición necesaria, nuestro soporte cultural que es el respeto a ciertos valores. La efectividad del gradualismo será proporcional a nuestras convicciones que alimentará la esperanza de darle certeza a lo bueno esperable que conviene aclararlo no es una condena al éxito, será un resultado de nuestro esfuerzo. En ese momento podremos decir somos lo que nos merecemos… como realidad, no como deseo infantil o de adolescente tardío.

Luis Alejandro Rizzi

Share

3 comments for “Cambiar no es no shock ni gradualismo

  1. LACHO
    23/07/2016 at 3:35 PM

    CAMBIEMOS. Si MACRI,. Cambiemos primero era sarta de obsecuentes que te estàn mareando con adularte de que las cosas van bien.
    SON PROFESINALES SIN CARRERA DE EXPERIENCIAS. Están compitiendo por la persistencia en sus puestos de ellos y de sus parientes. Desde la cabeza de Economìa hasta el último secretario. NO PIDAMOS PRONTUARIO , porque apenas jugamos a la raspadita y sobresale los enyesados de honorabilidad. TENEMOS en nuestro país, profesionales muy competentes y estudiosos del sector energético, sector que tiene que caratularse de RESPONSABILIDAD SOCIAL y por lo tanto cuestiòn de Estado, y es tan sòlo necesario buscarlos porque son patriotas y están prestos a brindar sus SERVICIOS, porque ni siquiera piensan en la ostentaciòn del poder y dinero.
    CAMBIEMOS. PERO CAMBIEMOS EN SERIO. Caso contrario Macri, comienza a redactarse la sentencia de tu EXTRAORDINARIO FRACASO.

  2. ROBERTO DANSEY
    23/07/2016 at 6:43 PM

    MACRI / CAMBIEMOS:
    CON “LOS ERRORES” Y LOS VENDAVALES QUE DESATAN EN LA OPINIÓN PUBLICA MEDIÁTICA, TELEVISIVA Y DE REDES
    ¿NO ES LA ACCIÓN DE UNA POLÍTICA DE COMUNICACIÓN?

    A lo que veníamos acostumbrados que los ámbitos de discusión eran entre políticos, en impenetrables reuniones secretas, o el circo / escribanias de los parlamentos.-
    Hoy los medios de comunicación televisivos, con los programas políticos como Juego Limpio, A Dos Voces, La Cornisa, Economía Política, La Mirada de Roberto García, o con los espectáculos como Intratables, Animales Sueltos, y que los noticiosos pasaron ser los ámbitos de exposición y discusión de los temas como la Ley Anti-Despidos, o la Tarifas de Gas.-
    El raiting de esos programas son los votos que después los parlamentarios confirman en sus cámaras, por que la presión de la opinión ciudadana es poderosa.-
    La realidad hizo que esta elaboración ciudadana, como espectador hace las veces del “Teatro Griego” de 400 años adc; aquellos de la interpretación de dramas de la tragedias humanas.
    Los actuales espectáculos mediáticos, hacen lo mismo para el entendimiento y apropiación de la “tragedias de la realidad”, por el hombre común.-
    En el “Sistema No-Cambiemos”, de las huelgas y manifestaciones masivas; a puro ómnibus-bolsos de alimentos-$$$, y fiesta popular con Fito Páez y Cotillón + banderas, parece que pasó a la historia.-
    Con los resultados a la vista con la “Ley Anti-Despidos”, lo cierto fue que los métodos de Moyano / CGT, con la manifestación popular masiva, la batalla la ganó Cambiemos, y los verdugos de Moyano /CGT, fueron los parlamentarios.-
    Con la tarifas de gas, ¿Fue un error?, o el “LÍO” permitió una discusión popular para entender y vender la realidad atroz, intrincada y polifacética del drama, para ahora mostrarlo a Marcos Peña, muy tranquilo decir que
    “Hay una resolución judicial y mientras tanto, no hay que pagar las boletas de gas”, obedeciendo a la justicia independiente, y así mostrar una vez mas, la independencia de los poderes del estado, que para Cambiemos es bandera.-
    La liberada acción de la justicia, va ganado batallas políticas al sistema anterior al 10 de diciembre, a favor del Cambio.- Es el cuerpo de jueces y fiscales de la justicia, con código penal es el que juzga y condena las realidades pasadas, no Cambiemos.-
    Las acciones del gobierno de Cambiemos, como en el Teatro Griego, es el ámbito de la democracia, donde los ciudadanos pueden elaborar y colaborar para que el cambio cultural que necesitamos los argentino pueda ocurrir.
    Lo mejor que les esta pasando a los funcionarios del gobierno, es que la oposición los considera inexpertos, inocentes, hijos de ricos sin calle, sin conocimiento de la política, que cometen errores por desconocimiento de la realidad.-
    Pero la batallas las esta ganando Cambiemos, porque el arco político no sabe jugar con estas reglas de juego.-
    No es ni schok ni gradualismo, es el cambio la velocidad que permite la realidad y el sistema.
    ¿ Alguna vez de los politicos que conocimos sus planes y los cumplieron?
    ¿Los grandes ideales politicas y planificaciones se cumplieron?
    ¿Entonces, para que las reclaman de Cambiemos?
    ROBERTO DANSEY
    L.E. N° 4.421.694

  3. joe
    24/07/2016 at 9:03 PM

    Si el cambio es drástico o gradual lo va a decidir la administracion que votamos y de acuerdo a la realidad que se perfile y no un montón de opinadores disfrazados de periodistas que nadie conoce haciendo profecías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *