Con la boca abierta

“Decidí no hacerme el gil y enfrentar la responsabilidad de no minimizar mis pequeños actos. La historia la hacemos entre todos, aunque no declaremos guerras ni firmemos la paz ni decretemos nada”. Enrique Pinti.

Esta semana el mundo entero, y nuestra región en especial, recuperó su capacidad de asombro, ya que Occidente está cambiando a una velocidad no imaginada hasta hace escaso tiempo.

Donald Trump, defraudando a muchos que confiaban en que se convertiría en un Carlos Menem rubio, probó que está dispuesto a cumplir, una a una, todas sus extremas promesas electorales. A golpes de Twitter (al mejor estilo de Cristina Kirchner), continuó su guerra a muerte contra la prensa, insiste en desmantelar el “obamacare” (con lo cual dejará a la intemperie sanitaria a varios millones de sus compatriotas), avanzó en sus propósitos de impedir la inmigración de musulmanes y de expulsar a los indocumentados, autorizó la tortura de prisioneros, dio marcha atrás con el cierre de Guantánamo e hizo saltar por el aire la tan pacientemente construida relación con México; su ratificación del propósito de construcción del muro y la exigencia de cargar su costo al país vecino, constituyó una grave humillación para el Presidente azteca, Enrique Peña Nieto, y la programada visita de Estado fue cancelada.

En Gran Bretaña, la Primera Ministra Theresa May ha visto congelado su calendario de salida de la Comunidad Europea -apoyada fuertemente por Trump- por resolución de la Corte Suprema de Justicia, que la obliga a someter el proceso a la decisión del Parlamento; y la Primera Ministra de Escocia, Nicola Surgeon, ha vuelto a poner sobre el tapete la independencia de su nación, que rechaza el Brexit.

De Venezuela, donde Nicolás Maduro y Diosdado Cabello han suprimido hasta al Poder Legislativo y han convertido al país en víctima de una dictadura genocida, es imposible decir algo más. Bolivia está dando una nueva muestra de los límites que está dispuesto a romper el populismo en la región: Evo Morales, derrotado en un referéndum para habilitar una nueva reelección, anunció que se postulará de cualquier modo.

En Brasil, se ha desatado una nueva tormenta, esta vez por un Juez de Rio de Janeiro que ordenó la detención -no concretada por su fuga del país- de Eike Batista, un empresario que, cual estrella fugaz, apareció hace unos veinticinco años en el escenario local y, ya en 2011, figuraba entre los veinte más ricos del mundo. Mientras tanto, continúa la saga que comenzó con la muerte del miembro del Supremo Tribunal Federal que tenía a su cargo la supervisión de las investigaciones del “Lava-jato”, que lleva adelante otro Juez, de Curitiba; su fallecimiento ha puesto en vilo la homologación de los acuerdos firmados por los arrepentidos 77 ejecutivos (entre ellos, su Presidente) de la gigantesca constructora Odebrecht; de concretarse, la libertad de Luiz Inácio Lula de Silva y hasta la permanencia en su cargo del Presidente de la República, Michel Temer, entrarán en zona de alto riesgo.

Los argentinos -hay muchos vinculados a ese escándalo, como Roberto Dromi, Julio de Vido, Gerardo Ferreyra (Electroingeniería), etc.- debemos sentir vergüenza al ver la imagen que proyecta hacia el mundo Brasil: la corrupción verificada es infinitamente menor -tanto en términos relativos como absolutos- que la registrada en nuestro país durante los gobiernos de ambos Kirchner; sin embargo, ya se dictaron allí 1.200 condenas y 80 políticos y empresarios se encuentran tras las rejas. ¡Qué comparación triste con nuestros escasos cuatro presos (Lázaro Báez, José López, Milagro Salas y Ricardo Jaime), detenidos sólo por la impúdica exhibición de sus propias torpezas!

La viuda de Kirchner continúa burlándose de sus conciudadanos utilizando Twitter (ignoro por qué me bloqueó como seguidor), mientras los jueces federales de Comodoro Py, salvo honrosas excepciones, han puesto nuevamente a trabajar su principal sentido: el olfato. Tanto como los empresarios, que dicen estar esperando el resultado de las elecciones legislativas de octubre para decidir inversiones, los magistrados parecen estar también a la expectativa; ¡no sea cosa que una victoria de Cristina Elizabet Fernández la ponga otra vez en carrera hacia la Presidencia y, de triunfar, comience nuevamente a perseguirlos!

Nadie comprende por qué no acelera sus procedimientos el Consejo de la Magistratura que, a esta altura, ya hubiera debido eyectar de sus cargos a personas tan indignas de ejercer como magistrados -y, como tales, disponer sobre la libertad y el patrimonio de todos- como Eduardo Freiler, Daniel Rafecas o Ernesto Kreplak, por poner sólo algunos nombres.

El otro hecho asombroso fue la confirmación de una nueva asociación ilícita, integrada por Amado Boudou, Gabriel Mariotto y Fernando Esteche, que abandonaron a Luis D’Elía y su partido Miles para formar una nueva organización (PPT), por estar teóricamente en desacuerdo con una candidatura de la Abogada Exitosa, también jefa de estos gangsters. La foto de todos ellos lavándose las patas en una fuente de Plaza de Mayo, ahora recordada, fue una excelente noticia para Mauricio Macri.

El Gobierno, que en general está haciendo bien las cosas en materia económica, pero puede exhibir pocos logros en el control del espacio público, ha decidido avanzar en el control de las fronteras para impedir la inmigración de indeseables y el contrabando de drogas. Rápidamente, aparecieron las voces disonantes de algunas politizadas pseudo organizaciones de derechos humanos, que califican las lógicas e indispensables medidas como persecutorias y discriminatorias.

Pero muchos seguimos con la boca abierta de asombro por un tema en el cual Cambiemos no ha cambiado nada: la permanencia en las cárceles de miles de presos políticos, muchos sin condena y soportando ilegales y prolongadísimas prisiones preventivas, cuyo promedio de edad es de 75 años. En un ejemplo que muestra claramente la delincuencial militancia de los jueces que allí los mantienen, la Cámara de Casación ordenó otorgar el beneficio de la detención domiciliaria del Dr. Jaime Smart, de 81 años, pero un ¿magistrado? de La Plata desconoce impunemente la decisión y lo mantiene tras las rejas.

En el penal de Ezeiza, concretamente, hay decenas de ancianos con gravísimas dolencias, que incluyen cuadriplejias, cardiopatías severas, amputaciones de miembros y hasta cegueras, que esperan la muerte (ya le llegó a más de 400) envueltos en el silencio cómplice de una sociedad que ha optado por olvidarlos después de haber clamado por su intervención cuando los criminales asesinos terroristas -ahora fastuosamente indemnizados y glorificados- pusieron en jaque la existencia misma de la nación en los 70’s y los 80’s. Seguramente, la Argentina pagará con creces, sobre todo en indefensión, su cobarde y rastrera conducta desde 2003.

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
Email: ega1@avogadro.com.ar
Email: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Skype: ega1avogadro
Facebook: enrique guillermo avogadro

Share

10 comments for “Con la boca abierta

  1. VULCANO
    29/01/2017 at 4:39 PM

    A tanta verdad que escribe el Dr. Avogadro, añado la opinión de la empresaria de derechos humanos llamada Estela Carlotto acerca del secuestro de quien hoy es presidente: “Fue secuestrado, pero fue un secuestro especial”. Con lo cual, sin eufemismos, exhibe en qué consiste el burdo versito de “lesa humanidad”. Secuestros, homicidios, torturas, lesiones, etc., etc., son delitos diferentes según la persona que los cometa y los ideales que proclame. De tal modo, mientras las personas que figuran en el último párrafo de la nota están sometidas a ésas condiciones carcelarias, los terroristas que, a modo de ejemplo, mataron a mansalva a reclutas y oficiales en el Regimiento de Monte de Formosa (5/10/75), están libres y fueron premiados con jugosas indemnizaciones, al par que a las víctimas o sus deudos se le asignó una pensión. Tal es el cuadro institucional de éste país en joda.

    • Tomás Waibel
      29/01/2017 at 7:05 PM

      Si los vencidos han cometido en una guerra, en este caso en la guerra contra el terrorismo comunista, crímenes de guerra son crímenes atroces. En cambio los cometidos por los vencedores no pasan de ser sucesos propios de la guerra.

      • ROBERTO DANSEY
        30/01/2017 at 10:29 AM

        “En los 70 no hubo guerra civil ni genocidio, sino insurgencia y contrainsurgencia”
        En su libro recientemente publicado, “Los años 70 a fondo”, Pablo Anzaldi da voz a los protagonistas y formula un novedoso enfoque de esa etapa, en ruptura con el relato en boga. La Triple A, Ezeiza, ERP y Montoneros bajo una nueva luz

        http://www.infobae.com/historia/2017/01/14/en-los-70-no-hubo-guerra-civil-ni-genocidio-sino-insurgencia-y-contrainsurgencia/
        Por Claudia Peiró 14 de enero de 2017
        cpeiro@infobae.com

        • Ironics
          30/01/2017 at 1:29 PM

          Responder a ROBERTO DANSEY:

          Respecto del tema es bueno recordar la resiente frase del Sr. funcionario Gomez Centurion, que tanto probema le trae.

          Gervasio de Artigas, dijo : “Con la verdad no temo, ni ofendo”

          Gomez Centurion la creyo literalmente y olvido el contexto.

          El Gran Ironics le dice: este es un pais de hipocritas en general y politicos no solo hipocritas, sino altamente corruptos pegados a la teta del Estado.

          Por lo tanto le aconseja que a pesar de su honestidad intelectual que es altamente valorable, deberia tener mas cuidado cuando se expresa, pensando en la oposicion y en la gente que lo rodea que no son mejores.

    • tadeo
      31/01/2017 at 10:04 AM

      O tenemos,un asesor del presidente inutil, ouninutil presidente que cambia ordenes o decretos por falta de ignorancia en el manejo del gobierno ,falta de organismos varonil o la cola sucia o secretos economicos que no sabemos , miedo al que diran,de acuerdo a lo que dijo en campaña Mintio,,creo que no vive la realidad diaria,lo unico que no roba ,en Brasil los corruptos detras de rejas Aqui hasta se presentan para candidatos SEÑOR PRESIDENTE SINO GIRA 360 GRADOS SE LO LLEVAN PUERTO,yo lo vote no me haga arrepentirme tiene tiempo,agarre la pala y llene la carretilla de corruptos y investgue lo que prometio.

  2. ROBERTO DANSEY
    29/01/2017 at 6:23 PM

    ENRIQUE: ¡¡¡ Chapeau !!!

  3. Jorge de San Miguel
    30/01/2017 at 12:24 PM

    Buen artículo, muchas gracias.

  4. ricardo
    30/01/2017 at 5:43 PM

    ¡¡CREO QUE TODAVÍA HAY MUCHO MIEDO DE HABLAR!! ANOCHE GÓMEZ CENTURIÓN LE AFLORÓ UN POCO DELBILMENTE LA VERDAD DE LO OCURRIDO EN LOS SETENTA..EL SEÑOR CÁMPORA (Llamado traidor por un sector del peronismo) dejó en libertad a todos los delincuentes: COMUNES Y TERROERISTAS, QUE ESTBAN BIEN DETENIDOS Y CON CAUSAS. ESTA “GUERRA” NACIÓ ENTRE LAS DOS ALAS DEL PERONISMO, A LA QUE SE UNIÓ GRAN PARTES DE LA SOCIEDAD. ¿¿QUIÉNES ENCERRABAN EN “CASA -MATAS” A LOS SECUESTRADOS? ¡¡¡ERAN DE LOS TERRORISTAS!!! ¿QUIÉNES MATARON CIENTOS DE INOCENTES PARA IMPONER EL MIEDO EN LA SOCIEDAD, QUE HASTA LAS COMISARÍAS ERAN ASALTADAS Y MATANDO POLICIAS? LA FAMILIAS QUE PERDIERON HIJOS A MANOS DE LOS ASESINOS IDEALISTA, ¿SUFREN MENOS EL DOLOR QUE LAS MADRE DE LOS TERRORISTA?? LOS CULPABLES, Y PARTE DE LA SOCIEDAD CÓMPLICE SILENCIOSA DE ESTOS ACTOS, TARDE O TEMPRANO PAGARAN SUS BARBARIDADES TAMBIÉN: ¡¡¡Y SERÁ JUSTICIA Y MEMORIA!!!!

  5. Chupungüé
    30/01/2017 at 6:45 PM

    Todo me chupa un huevo

  6. joe
    01/02/2017 at 8:40 AM

    Como siempre muy buena nota.
    Pero ¿no habíamos quedado que este tema es de la justicia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *