De fracaso en fracaso…

Luego de la Revolución Libertadora de 1955, el país siguió soportando el abandono de políticas de estabilidad monetaria y de auténtico desarrollo económico. Reiteradamente, los gobiernos se embarcaron en políticas de base intervencionista que llevaron, casi siempre, a liquidar las reservas monetarias netas, provocar la caída del peso y la destrucción del orden financiero. Los gobiernos de distinto signo, terminaron en similares resultados: periodos de inflación incontrolable o con altos índices y perturbaciones políticas y sociales, como consecuencia de las aventuras iniciadas por políticos irresponsables.

Cada nuevo gobierno, transfiere al anterior, los resultados que habrán de provocarse financiando, mediante la expansión de los medios de pago, un presupuesto, cuyo déficit, en ningún momento se pensó seriamente combatir. Y se hace a la vista del FMI y otros organismos internacionales, como, así también, de dirigentes del país, quienes, tendrían la obligación de denunciar los peligros que avecinan.

Una de las oportunidades perdidas fue la del gobierno de Mauricio Macri. Fracasó, aunque se trató de ir hacia la estabilidad política, liberar a la opinión pública del temor y de la inseguridad en la que se vivía con los gobiernos kirchneristas, e ir a fondo en los hechos de corrupción política. Se le dio un crédito de confianza y hubo expectativas esperanzadoras debido a la responsabilidad y buen sentido del gobierno al volver a los cauces constitucionales, provocando un estado de ánimo favorable hacia la Argentina del mundo democrático, tal es así, que visitaron el país los presidentes más importantes del mundo, en señal de apoyo.

El gobierno del ex presidente Macri, pensó que con ello se daría un vuelco positivo a las inversiones. La buena relación con el campo, se sumaba a sus buenas intenciones. Tuvimos una oportunidad poco común, que difícilmente vuelva a presentarse, era indispensable aprovecharla. Hubo, también, un buen margen de tolerancia de buena parte de la sociedad, no se le pidió cosas imposibles. La prensa lo trato con consideración. Solo las pujas políticas y de intereses, dentro del gobierno, y la acción de los elementos nacionalistas, socialistas, y kirchneristas, conspiraron contra el Gobierno, tratando, estos últimos, de encaminarlo hacia el desprestigio y falta de autoridad.

Se hicieron daño a sí mismos por no animarse a hacer las reformas estructurales que hubieran dado el puntapié inicial para el progreso. Era lo primordial, pero hicieron oídos sordos a los buenos consejos de serios y experimentados dirigentes políticos y de instituciones que quisieron mostrarles la importancia de tomar medidas rápida y eficientemente. Fueron afectos a algún tipo de coerción en materia económica, y a la vez campeones de la libertad política, generando, pese a las buenas intenciones, debilidad política y, una vez más, problemas económicos. Se creó un clima donde apareció, entre bambalinas, Cristina Kirchner, con la máscara de Alberto Fernández, quien se decidió por una política intervencionista, cada vez más estatista, y nacionalista, una economía basada en recursos netamente inflacionarios. Se emite para pagar un tremendo déficit de presupuesto, aumentado por la pandemia y la incapacidad con la que se ha actuado en diversos campos.

No se han podido evitar las consecuencias: elevación del costo de vida y la huida hacia el dólar. Otros resultados negativos que han escondido la cara por la pandemia, mostrarán el rostro apenas la gente comience a vivir normalmente. La inflación provocada por el gobierno de kirchnerista anuncia, no solo aumento de precios, sino demanda de aumento de salarios, y agitación social. Nadie aprende de las equivocaciones: los políticos que estrangulan los mercados, disminuyen los grados de creación individual y colectiva y ello afecta los recursos humanos para enfrentar las crisis.

La agresiva política, nacionalista y dirigista, ha cortado, prácticamente, la inversión de capitales y aumentando la desocupación a un ritmo mayor de lo normal por la larga cuarentena. Si el ahorro nacional y extranjero no se invierte bajo la forma de desarrollo de actividades económicas no es posible crear nuevas fuentes de trabajo, ni producir expansión económica perdurable. Creer, a esta altura, que con emisión monetaria se podrán estimular las actividades productivas evitando el desempleo, es un error. Solo podría intentarse bajo un régimen totalitario que planifique coercitivamente la actividad económica. La planificación en gran escala exige la dictadura. Y por suerte, todavía no es el caso. Este gobierno no tiene fuerza ni autoridad como para manejar dictatoríamente la economía, en la forma que es necesario hacerlo, cuando se quiere aplicar ese sistema.

La mayor parte de servicios y empresas estatales, han sufrido el impacto de la intromisión en sus organizaciones, de intereses políticos y concepciones ideológicas nacionalistas y socialistas, provocando desorden y anarquía dentro de las mismas. Se ha perjudicado lo que andaba razonablemente bien y agravado lo mucho que andaba mal, resultado de las mismas prácticas que arruinaron el país durante décadas.

Se está impulsando la escasez futura de los productos exportables y de primera necesidad. La fijación de precios máximos, control de cambios, producción y distribución de mercaderías, estatización de cuanta empresa fuera transferida durante estos años y la destrucción de cualquier competencia a la línea aérea de bandera, terminara en un tremendo fracaso. Prepara, la corrupción institucionalizada que ya hemos visto funcionar en el anterior gobierno kirchnerista. Aparecerán los cupos, cuotas, permisos, adjudicaciones. La honestidad individual de algunas personas nunca puede poner freno a un régimen que institucionalice la corrupción.

Las respuesta fácil del Gobierno ante los malos resultados son atribuidos a la herencia recibida. No es una justificación. Nadie le reprocha los problemas anteriores sino que los haya agravado y que no se atisbe un plan integral para morigerarlos o resolverlos. La situación hacia dónde conduce al país es grave, no se reconocen las causas, sobrevendrán más controles y una mayor interferencia y arbitrariedad, como lo percibimos el miércoles en el Congreso, y también mayor atropello a la actividad económica privada. Iremos hacia más recesión, inflación, fraude y mercado negro. Esto no es producto de malos horóscopos sino de una absurda política económica que nos persigue como la luz mala.

Dicen que de esperanza también se vive, quedan los liberales para salvar la República y mejorar la economía, todavía son una fuerza dispersa y por ello, sin gravitación electoral. Deben buscarse líderes, con conducta y capacidad política, que representen bien a sectores amplios de la sociedad, impulsándolos hacia el Congreso, para que abran el camino hacia el poder y a la rectificación de la actual política económico-social. Batallar, por medio de las ideas y el voto, para desplazar a partidos o fuerzas políticas sin principios coherentes, cuyas decisiones provienen generalmente de improvisaciones o exigencias políticas, como también, de la ignorancia manifiesta de los problemas económicos.

En la Argentina, el liberalismo es una Idea en marcha: República y Capitalismo. Representa el impulso creador de la gente. Contra la acción meramente electoralista sus líderes pretenden ponerse al servicio del país, no de los gobernantes. Han ayudado, en el pasado, a superar crisis, que otros provocaron. Es necesaria la unión en una fuerza que luche para que el país pueda gozar de libertad política y económica, como también de las libertades éticas y espirituales, alejándolas de las restricciones y tabúes que las acechan. Comprometer a la sociedad, con un plan donde el mercado funcione, como principio ordenador espontaneo de la actividad económica, que consienta actuar de acuerdo a la competencia y la autorregulación de los precios, y que la producción esté al servicio del consumo, no de los burócratas de turno.

Los liberales luchan contra el abuso de poder, no quieren que el Estado cubra a toda la sociedad. La herramienta social capaz de controlarlo es la sociedad externa a él, si es vigorosa por la magnitud de su sector económico privado, la vigencia de la opinión pública institucionalizada y un consolidado sistema de partidos. Por eso, es fundamental proteger la democracia, a pesar de sus debilidades.

El progreso no debe ser entendido como inexorable ni irreversible, gran parte de la mejora institucional se puede perder, pensemos en Cuba o Venezuela. La dictadura no es, necesariamente, por maldad de los dirigentes, sino de las exigencias del sistema que necesariamente hay que cambiar.

Elena Valero Narváez

Miembro de Número de la Academia Argentina de la Historia

Miembro del Instituto de Economía de la Academia de Ciencias. Morales y Políticas

Premio a la Libertad 2013 (Fundación Atlas)

Autora de “El Crepúsculo Argentino” (Ed. Lumiere, 2006)

Share
Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Andres Kreiner
Andres Kreiner
1 month ago

Estimada Señora. Le recomiendo que mire los indicadores sociales y económicos publicados a nivel internacional en los diversos gobiernos de la Argentina. Los liberales sui generis argentinos (que apoyan dictaduras militares) en nuestro país luchan por perpetuar sus privilegios. Así lo hizo Martínez de Hoz (con la ayuda de Videla), Menem, De la Rua y Macri. Y luego de estos desastres tienen que venir los “populistas” a arreglarlos. Basta de mitos y falacias.

Ironics
Ironics
1 month ago
Reply to  Andres Kreiner

Andrés, para hablar de liberales, tenes que aprender primero qué es el
liberalismo.

Decirle liberales a los que nombrastes es no entender de lo que hablas.

El país fue grande cuando se implementó la libertad de comercio y con
pocas regulaciones, la presión impositiva oscilaba entre el 18 y el 22 %,
tampoco había el Banco Central.

Hablo de 1890 aproximadamente a 1920. Luego vino la política que parece
te agrada, regulaciones, intervención estatal en la economía y relativización
del derecho de propiedad, esto en grandes rasgos.

Bueno ahora tenes los resultados. Lo que sucede no es casualidad ni obra
de conspiraciones, es ignorancia y corrupción, dos circunstancias que juntas,
hacen estragos a cualquier sociedad.

Diego
Diego
1 month ago

Excelente.

ARGUENZUELA
ARGUENZUELA
1 month ago
Reply to  Diego

SE ACABARON LOS DOLARES Y ESTAN VENDIENDO LOS DE LOS AHORRISTAS ES DECIR LA GARANTIA QUE SE LLAMAN “ENCAJES” ES DECIR SE ESTA DEMOSTRANDO EL TEOREMA PONZI Y TODAVIA HAY IMBECILES DE TODAS LAS CALAÑAS QUE TIENEN DOLARES EN LOS BANCOS A PLAZO. CLARO QUE ESTOS SE MERECEN QUE LOS APRIETEN POR QUE SI LES HUBIESEN COSTADO REALMENTE YA LOS HUBIESEN PUESTO A SALVO. SIN DUDA MERECEN QUE LOS CAGUEN POR COMPLICES Y CULPABLES DE MAS POBREZA ESTRUCTURAL.

NO OLVIDEN ESTA MAXIMA ATRIBUIBLE a M. TWAIN

“NINGUNA CANTIDAD ESFUERZO O EVIDENCIA LOGRARA PERSUADIR A LOS IMBECILES”