El cuadro de la Patria y Cristo muerto

Típicos brulotes son los últimos desatinos de Alberto de llamar a sesiones para intentar destituir a Horacio Rosatti y al resto de los integrantes de la Corte Suprema para conformar a su vice, su mandante condenada por la justicia. Un cuadro pesadillesco que podría pintar Goya si hoy viviera para agregar a la colección de horror de los «Caprichos».

Un capricho surgido del miedo de Cristina Fernández de ir presa junto con sus hijos, lo que ha llevado a Alberto Fernández a tirar por la borda todos los valores éticos y morales que aún quedaban en pie. No hay ética ni límite que valga. Todo vale. Como el último escándalo: un burdo y grosero espionaje a la oposición y al periodismo no adicto para armar «carpetazos» y enlodar así el terreno, con la colaboración de oscuros personajes, coroneles o soldaditos cristinistas. La «mesa militar» del Chivo Rossi.

Alberto ha liquidado la Constitución, las leyes, la razón legal y el concepto de Patria. Ha erigido un Leviatán psicopático-partidario, un burdo sucedáneo de la institucionalidad y legalidad. Ha tergiversado hasta el sentido del lenguaje. Ha difuminado la lógica jurídica y aplicado una lógica perversa del Juicio Político. Un enjuiciamiento que a él le cabe cien veces, lo mismo que a Cristina.

Y tal como sucede con un hermoso cuadro que refleja en su tela un acontecimiento épico o un bello paisaje, los colores y las formas de la República se han esfumado y sólo queda un esbozo desleído y espectral, así es lo que queda del noble y glorioso cuadro que pintaron nuestros próceres, artífices de nuestra nacionalidad.

La realidad del presente que hoy vivimos son imágenes planas, chatas, sin volumen ni profundidad ni perspectiva, totalmente ausente el escorzo empleado por los grandes artistas clásicos para representar en la tela las imágenes tridimensionales que tenían delante de sus ojos. En cambio, hoy todo se ve borroso, nebuloso, indistinguible. Reina en todas partes una nueva «moralidad» que no es otra cosa que hipocresía y revanchismo.

Asistimos a un total eclipsamiento del pensamiento político y del sentido natural de las cosas. El nihilismo ha reemplazado a la armonía espiritual y a la fe religiosa en todos los planos de la vida individual y colectiva.

El cuadro de Mantegna «Lamentación de Cristo» (1480), es un modelo de escorzo o perspectiva que ya no existe, en lugar de Cristo vivo, tenemos pintado un Cristo muerto que antes fue traicionado y crucificado por los que gobiernan, así han hecho con la Patria forjada por nuestros ilustres hombres y mujeres del pasado.

Luis Américo Illuminati *

  • Aclaro que es mi verdadero apellido y no un seudónimo, pertenezco a una antigua familia italiana cuyo árbol genealógico arranca en Las Marcas (Páusala y Macerata).
Share
Subscribe
Notify of
guest

3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Cristóbal Colombo
Cristóbal Colombo
21 days ago

Totalmente de acuerdo Sr. Iluminatti, así como el Kaifás argento, Alberto «Ángel Caído»- Fernández hizo con la República Argentina lo mismo que Judas y Pilatos hicieron con Cristo. ¿Terminará colgándose de un árbol o como Pilatos cuyo oscuro final se desconoce?

Last edited 21 days ago by Cristóbal Colombo
Adolfo H
Adolfo H
21 days ago

Este cuadro hace acordar al Cristo muerto de Holbein que tanto impresionó a Dostoyevski, mas que una reflexión sobre el peronismo inspira a pensar en Nietzsche y no en escribidurias del presente

Pérez Quevedo
Pérez Quevedo
20 days ago

Sí, han crucificado a la Patria. Porque Cristo es el fundamento de nuestra nacionalidad, no Marx ni Engels, ni Lenin o Hegel o el Führer. Muchos beneméritos patriotas han sido clérigos cristianos, como Fray Mamerto Esquiú y muchos otros que estuvieron presentes en el Congreso de Tucumán que declaró nuestra Independencia. De modo que concuerdo con el autor de la presente nota y no como otros escritores en boga que hacen una confusa mezcla de conceptos, ideas y cosas. Tal como decía Kant convierten el pensamiento en un juego y a la filosofía en filodoxia o charlatanismo. La Patria atraviesa un camino muy grave, una suerte de naufragio o la agonía de lo que fue en su momento la República Argentina, hoy un muladar o chiquero populista. Minimizar esta situación, eludirla o ignorarla es propio de un tonto de capirote o de un habitante de la chantocracia.

Last edited 20 days ago by Pérez Quevedo