El feminismo es neomarxismo

11665400_10153686705469311_144651006319483417_n1-700x357

Neomarxismo es el neologismo que he acuñado para describir el aggiornamiento tanto político como teórico que siguió al derrumbe del marxismo que se diera, tanto en el terreno de la teoría como de la praxis, a fines del siglo pasado. Así, con neomarxismo debemos entender el viraje que en la práctica política llevó de la defunción del “socialismo del Siglo XX” (llamado en ese entonces “socialismo real”) al nacimiento del “socialismo del Siglo XXI”, y que en la teoría llevó de la ruina de las distintas variantes del marxismo tradicional, a la hegemonía del llamado postmarxismo que en otras columnas y alocuciones he descrito.

Estas líneas pretenden ser breves; busco que hagan las veces de llamado de atención más que de extensa descripción. Y es que la teoría feminista es tan variada y se ha ido modificando de tal manera con los años, que no podría ser abarcada en una columna necesariamente sucinta.

El neomarxismo es como un pulpo. Sus tentáculos representan la construcción de distintos conflictos sociales que son hegemonizados por una prédica que, en última instancia, dirige y concentra su ataque en las instituciones liberales y los valores occidentales y tradicionales.

Uno de esos tentáculos es hoy el feminismo que, por si hiciera falta aclarar, nada tiene que ver con el feminismo clásico representativo de legítimas demandas de derechos civiles y políticos para las mujeres. El feminismo hoy es algo bien distinto de aquello; es guerra de sexos; es ideología estructurada por el odio no simplemente hacia el hombre, sino específicamente hacia una cultura y un sistema político y económico que debe ser radicalmente arrasado en la visión de sus teóricas.

Chantal Mouffe, importante teórica del postmarxismo y el feminismo, ha dejado en claro que el feminismo no es simplemente la reivindicación de la mujer, sino que es el nombre de un movimiento inserto en un armado ideológico muy superior a él mismo. En “El retorno de lo político” aquélla escribía que “la política feminista debe ser entendida no como una forma de política, diseñada para la persecución de los intereses de las mujeres como mujeres, sino más bien como la persecución de las metas y aspiraciones feministas dentro del contexto de una más amplia articulación de demandas”. Es decir: el feminismo debe ser parte del proyecto del socialismo del Siglo XXI, y debe usar estos banderines como pantalla para ocultar esa “más amplia articulación” que no aparece frente a los ojos de los bienintencionados que apoyan sus causas.

El feminismo está radicalizando cada vez más su discurso y sus prácticas. La subversión ética y estética que encarna, no carente de altos grados de violencia simbólica, podría en cualquier momento convertirse en subversión de concreta violencia. El feminismo en particular, y el neomarxismo en general, ven a la política como una guerra entre amigos y enemigos.

En Buenos Aires, por ejemplo, un grupo feminista liderado por una mujer que se hace llamar “Leo Silvestri” brinda cursos de formación que se filman y luego se suben a YouTube, en los que se enseñan, entre otras cosas: “Construir una cultura nuestra, transfeministas, no implica simplemente acciones pacíficas (…) la construcción pacífica no es obstruida por estos ejemplos: matar a un policía… prenderle fuego a la oficina de una revista que conscientemente publicita un estándar de belleza… secuestrar al presidente de una empresa que trafica con mujeres: Pancho Doto por ejemplo. Atacar a los más incorregibles ejemplos del patriarcado es una manera de educar a la gente en la necesidad de una alternativa”.

11062936_10153637600599311_732382645019790985_n

Leo Silvestri dando sus talleres sobre feminismo, incitando a la lucha violenta.

De acá al terrorismo, hay un paso. Esto es el feminismo del Siglo XXI, ese que se disfraza de lindos eslóganes para los despistados y que se promociona como una causa noble. La lucha de clases marxista es ahora lucha de posiciones de sujeto, frente a los ingenuos que se creyeron el “fin de la historia” de Francis Fukuyama y el “fin de las ideologías” de Daniel Bell.

Advierto con gran pesar que el economicismo típicamente predominante en el liberalismo no puede entender estos peligros porque está preparado para ver lo que ocurre al nivel de la estructura productiva de la sociedad. Mientras ningunean la ideología y, aún más, niegan su propio carácter ideológico, la izquierda ya asumió su propia condición ideológica y ataca allí donde nosotros no tenemos defensas.

La pregunta que dejo planteada es: ¿qué anticuerpos teóricos (serios) tenemos frente a esta revolución al nivel superestructural?

Agustín Laje

Director del Centro de Estudios LIBRE

La Prensa Popular

Share

6 comments for “El feminismo es neomarxismo

  1. sergio julio nerguizian
    18/07/2015 at 4:56 PM

    El Sr. Laje anuncia al mundo que ha “acuñado” la expresión neomarxismo:vaya revelación! Quizá sea el introductor de las expresiones neocapitalismo y neofascismo,que tan notoria difusión tienen en la ensayística del siglo XX. Ignora que el marxismo es una filosofía de la historia y por lo tanto no puede hablarse de “derrumbe”,excepto que se lo confunda con el socialismo de Estado ya que en este caso sí puede ser destruido por constituir una forma de organización del poder. Afirma que el feminismo ve la politica como una “guerra entre amigos y enemigos” como si fuera posible imaginar una que no tuviera a esos únicos contendientes. La metáfora que asocia a la predica socialista con los tentáculos de un pulpo tiene entre nosotros casi la misma antiguedad que el inocente habitante acuatico. En fin,Sr. Laje intente ser más prolijo y prudente si pretende que su columna sea “un llamado de atención”.

    • Pos-Porno ex-Carla Fridman
      18/07/2015 at 6:06 PM

      si no sabe limpiarse el orto como queres que sepa interpretar la historia

  2. TODO EL MUNDO SABE QUE NEOMARXISMO LO ACUÑARON HOSBAWN, LACLAU Y MOUFFE
    18/07/2015 at 5:20 PM

    Así que suscribo en un todo el comentario anterior

  3. Emanuel
    18/07/2015 at 8:01 PM

    Brillante Agustín.

  4. Carlos Pissolito
    18/07/2015 at 8:22 PM

    Estimado Agustín,

    Comparto su artículo. En pocas palabras: Feminismo, Socialismo. Multiculturalismo y Populismo son los cuatro jinetes de esta revolución cultural llevada adelante por el Marxismo y su prédica contra la Tradición y el sentido común. Y que conforma el núcleo de lo “políticamente correcto”.

    También, me alegro que usted supere el economicismo reinante entre muchos pensadores liberales.

    Le mando un fuerte abrazo,

    Carlos Pissolito

  5. ALEX
    19/07/2015 at 1:55 AM

    ¡EXCELENTE ARTÍCULO!……PERO SR LAJE, PERMÍTAME UNA DISGRESIÓN: EL MARXISMO/COMUNISMO HA MUERTO EN EL MUNDO CIVILIZADO HACE MUCHOS AÑOS, TODO LO QUE HOY SE LLAMA (YO TAMBIÉN LO LLAMO), “NEO”, EN EL CASO DEL COMUNISMO ES POPULISMO BERRETA ORIENTADO A CAPTAR MENTES DE IMBÉCILES (Y EN ARGENZUELA SOBRAN)……ES MÁS, CREO QUE EL TÉRMINO “NEO” ES INVENTO DE LOS COMUNISTAS RETRÓGRADOS; ASÍ TENEMOS EL “NEOLIBERALISMO”, QUE NO EXISTE, SI EXISTE EL LIBERALISMO QUE NUNCA SE APLICÓ EN ARGENTINA (SALVO QUE CONSIDEREN LIBERALISMO AL TIPO DE CAMBIO FIJO 1 A 1 DE CAVALLO O EL REPARTO DE EMPRESAS TELEFÓNICAS A SÓLO DOS GRUPOS SIN COMPETIR ENTRE SÍ)……¡NADA MÁS LEJOS!……EL NEOMARXISMO (O NEOMARXISMO O SOCIALISMO SIGLO XXI) ES SÓLO UN RELATO FARSANTE DE LA REALIDAD Y DEMAGOGIA PURA, CON EL SÓLO FIN DE ACUMULAR PODER, ANIQUILAR CLASE MEDIA, NIVELAR PARA ABAJO, HACER SURGIR DE LA CLOACA A MARGINALES DE TODO TIPO Y ENRIQUECERSE LOS GBERNANTES Y “AMIGOS” EL PODER. Y ES OBVIO QUE ESTA “IDEOLOGÍA” TRUCHA, VA A TOMAR AL FEMINISMO, A LA VALORIZACIÓN DE LA HOMOSEXUALIDAD, AL REVIENTE, A LA DROGA LIBRE, AL LUMPEN Y A TODO TIPO DE MARGINALIDAD COMO SUS “BASES”……DEMÁS ESTÁ DECIR QUE ESTO ES POSIBLE SÓLO EN PUEBLOS SIN MEMORIA, CON EL BOCHO LAVADO, IDIOTIZADOS POR EL “FULBO”, EL “BAILANDO EN EL K-AÑO”, Y LAS CUOTAS PARA COMPRAR MIERDA, CON INFLACIÓN DEL 40% Y POBREZA DEL 30%……LA MENTIRA ESTÁ INSTALADA POR LOS KAKA Y GOZA DE BUENA SALUD (POR AHORA), LA INGENUIDAD Y LA IGNORANCIA A LA QUE FUE LLEVADA EL PUEBLO ARGENTINO POR EL USURERO KÓRNUDO Y LA CHIRUSA DE TOLOSA + LA KAMPORONGA, SON ENORMES……SÓLO FALTARÍA SABER COMO SE MANTIENE EN EL TIEMPO ESTA FARSA SIN RESERVAS DE DIVISAS, CON UNA INFLA E INSEGURIDAD CRECIENTES, CON UNA PRESIÓN TRIBUTARIA CONFIS-K-ATORIA, MENTIRAS AL POR MAYOR Y UNA K-ORRUPCIÓN MONUMENTAL……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *