El Golem o la masa obediente de la Argentina

Gustav Meyrink es el autor de la novela «El Golem» (1915) que inspiraría el célebre poema de Borges, narra la historia de un joyero que reside en Praga y a raíz de una anécdota inicial casi intrascendente, la realidad comienza a transformarse paulatinamente hasta convertirse el lugar en un paisaje de pesadilla. Su obra fue prohibida por los nazis y también por los comunistas por «retratar los movimientos de masas como peligrosas expresiones de la irracionalidad humana. El Golem es una metáfora del poder de la barbarie y del colectivismo sin normas éticas, un monstruo biomórfico mandado y dirigido por un ser humano malo y perverso.

Cuenta la leyenda que en el siglo XVI el rabino Loew fue quien creó el Golem, una criatura o monstruo similar al creado por el diabólico doctor Víctor Frankenstein. Otra leyenda afirma que el Golem habría sido creado en distintas ocasiones y por otros personajes a lo largo de toda la Edad Media. La primera existencia del Golem se remontaría a los orígenes mismos de la humanidad, donde un Golem habría sido creado por una persona creyente y cercana a Dios. Y como Adán, el Golem habría sido creado a partir del barro. Así, la creación de Adán por Dios es en principio inspiradora y referente de la creación de todo Golem y similar en su comportamiento a un robot o androide; el Golem carece de un alma y su creación presenta ventajas y desventajas. El Golem es fuerte, pero no inteligente; si se le ordena llevar a cabo una tarea, la llevará a cabo de un modo sistemático, bestial y ejecutando las instrucciones de un modo literal, sin cuestionamiento o razonamiento alguno.

Existe un pasaje de la leyenda, según el cual la esposa de un rabino le pidió al Golem que fuera «al río a sacar agua», lo que el Golem realizó al pie de la letra: fue al río, y comenzó a sacar agua del mismo sin parar, hasta que terminó por inundar la ciudad. Según esta la leyenda, la incapacidad principal del Golem era la incapacidad de hablar y razonar lógicamente. Es posible que la creadora de la famosa novela de la criatura monstruosa de Frankenstein -el moderno Prometeo- Mary Shelley se haya inspirado en la leyenda del Golem, igual que la implacable doctora Cristina Kirchner, con la diferencia que ésta ha convertido en realidad de pesadilla la leyenda y la ficción.

En efecto, en la Argentina, el gobierno de la infamia ha creado su propio Golem colectivo: una turbamulta que le obedece ciegamente, que arremete contra lo que sea, instituciones o personas, apoya, aplaude y defiende la corrupción más escandalosa que se tenga memoria. Para mantener contenta y degradada a esta turbamulta o «golem colectivo» promueven la mentira, la locura y la falopa, además de los planes para piqueteros, además del evidente favorecimiento y connivencia con otros vándalos de izquierda como los falsos mapuches.

Todas estas aberraciones e imposturas han convertido a la Argentina en una sucursal del Infierno. Cabe aclarar que según las distintas versiones acerca de la existencia y funcionamiento del Infierno, hay una en especial que encaja perfectamente con la idiosincrasia prevalente en la Argentina y es la que dice que el Infierno, tiene varias secciones para los siguientes réprobos: 1) criminales, 2) malditos, 3) cínicos, 4) hipócritas, 5) violadores, 6) vagos, 7) vividores, 8) ladrones, 9) falsarios, 10) estafadores, 11) locos, 12) pelotudos, 13) Infieles, 14) traidores a la patria.

  • La escultura de Poznan en Polonia se halla frente a la Universidad de las Artes en la calle Aleje Marcinkowskiego y fue realizada en el año 2010 por el escultor checo David Cerny.

Luis Illuminati

Share
Subscribe
Notify of
guest

3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Argento41
Argento41
26 days ago

Tal cual.

Tito
Tito
25 days ago

Buena la reflexión sobre el Golem. Acá, la situación es diferente. el estado (en todos sus estamentos) es una estructura diseñada y ejecutada para perpetuarse, y asegurar el usufructo y la impunidad de sus miembros. Padecemos miles y miles de individuos que cobran por una u otra ventanilla, y no generan ningún valor para la sociedad: piqueteros, planeros, funcionarios nominales, empleados de entes estatales fantasma, asesores, coordinadores, jueces y fiscales, legisladores y séquitos, etc. Todos los que se rejuntan frente a la casa de la reina batata, están cobrando por algún lado, y esa acción, es la contraprestación por lo que cobran. No conozco un solo militante camporista o del palo, que no esté cobrando por no hacer nada.
Hay un vacío total de fuerza moral en la clase que actúa como dirigente, ya que son tan corruptos de un extremo como del otros, y no se salva nadie en el medio. Y la supuesta justicia, es sólo un juego de influencias y favores.
Los que no nos la llevamos, somos convidados de piedra en este país…

Epicardio
25 days ago

Excelente dn. Tito. También hay que destacar la malversación de los fondos públicos que viene ejecutando esta administración como lo hicieron durante los 12 años de sus anteriores reinados.
Muchos de esos sátrapas que viven succionando los bienes públicos lo hacen a costa de las miserias de otros como a los jubilados/pensionados, discapacitados y demás perjudicados por este régimen.
El golem es una fantasía como lo son las biblias en sus fantásticos relatos. El kirchnerismo, en cambio es una realidad palpable y destructiva.