Fallo del 2 x 1 e indigencia moral

Que la discusión en los medios sobre el reciente fallo de la Corte, que acepta el 2 x 1 para los condenados por crímenes de lesa humanidad parta del supuesto de que son genocidas, constituye un despropósito epistemológico y ético. Ello porque de ninguna manera son tal cosa y los que así lo afirman, o actúan de mala fe o son unos ignorantes redomados. Ya en democracia, la guerra comenzó con el ataque artero, homicida y generalizado de las bandas terroristas contra civiles, militares y el Estado de Derecho. El objetivo confeso era imponer por las armas la dictadura comunista. La lógica reacción de los gobiernos de Juan e Isabel Perón fue actuar en defensa propia, del orden constitucional y de la sociedad en su conjunto ¿Qué otra respuesta distinta a la represión merecía la horda subversiva de Firmenich, la hija de Carlotto y compañía? Acaso, ¡que los militares y policías se echen al suelo a esperar que los capen los Montoneros! De que el peronismo y el gobierno militar no reprimió con la ley en la mano es un hecho (La paternidad peronista de la Triple A está fuera de discusión.) Ahora bien, la guerra de los ‘70 no se caracterizó por dirimir los conflictos en los tribunales sino a balazo limpio. Ello quedó más que claro cuando, después de amnistiados por el presidente Cámpora, los jóvenes “idealistas” se largaron a asesinar a los jueces que los persiguieron con la ley en la mano. Y, aunque se cuidan muy bien de decirlo, fue Juan Perón que comenzó con la represión “genocida”. Y no lo dicen porque, aunque miserable, es negocio posar de víctimas y no de victimarios. Además, ahí están los “milicos” hijos de la pavota para que se coman el garrón del victimario universal; esa y no otra es la sustancia que oculta la cáscara conocida como “Memoria, Verdad y Justicia” y “política de derechos humanos”.

Ahora bien, cabe preguntarse por las causas que disparate semejante no haya despertado la saludable reacción cívica que pusiera las cosas en su lugar. Que sujetos de baja estofa y, también, de buena leche, no hayan recibido la condena social oportuna por tergiversar los hechos con el objeto de demonizar el fallo, revela el grado de decadencia en el que está sumida la sociedad argentina. Dicho de otro modo, en la incapacidad para reunir la masa crítica de ciudadanos necesaria que incline la balanza hacia un país medianamente decente. De qué manera se explica, por ejemplo, que los “sedientos” de justicia se rasguen las vestiduras ante el fallo del 2 x 1 y no se perturben y hasta aplaudan que no se juzgue a los “jóvenes idealistas” por los homicidios y demás crímenes que cometieron ¿Qué pasa? ¿Son tontos, infames o se les ha atrofiado el sentido de justicia? Tal vez sea el pánico que infunde la posibilidad de exponerse a ser escrachado por la lengua venenosa de la Carlotto. Es que rinde mucho más y no implica riesgo alguno la cobardía (políticamente correcta) de, por ejemplo, gritarle “genocida” a un héroe de guerra como el teniente coronel Guillermo Nani. La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y las de las respectivas provincias y municipios, de hecho, se crearon para triturar a las Fuerzas Armadas. Los recursos públicos “invertidos” en esa política son fabulosos. Hay que reconocer que hicieron bien su trabajo. Las multitudinarias reacciones en contra y las escasas a favor del fallo así lo indican.

En los últimos doce años la Argentina se llevó puesta a sus Fuerzas Armadas . Soy escéptico en cuanto a que sea factible reconstituirlas. Es que los soldados saben bien que el único gesto que pueden esperar de aquellos a los que socorrieron es una fuerte y soberbia patada.

Mauricio Ortín

Share

16 comments for “Fallo del 2 x 1 e indigencia moral

  1. Tomás Waibel
    06/05/2017 at 2:29 PM

    Todos los “represores”, con poquísimas excepciones, han sido condenados por tribunales que actúan bajo la presión del poder ejecutivo, aplicando en forma retroactiva normas penales y sin pruebas suficientes.

    Esta injusticia no se corrige aplicando “2X1”, sino levantando las condenas.

    Que los procesos han sido y son farsas judiciales también lo afirman tribunales de España, Italia y EEUU, al menos en forma indirecta, que se negaron a dar la extradición a ex militares porque los delitos no son ni de lesa humanidad ni genocidio y, por ende, están prescriptos. El tribunal estadounidense llegó además a la conclusión que las pruebas presentadas por la justicia argentina no alcanzan para dar la extradición.

  2. 06/05/2017 at 3:49 PM

    Desaparecida la actual generación; arribada la finalización del inevitable ciclo; el nuevo
    paradigma aflorará espontáneamente.
    Recién entonces las generaciones futuras evaluarán con prístina ecuanimidad la epopeya
    que le tocó vivir a nuestra actual generación

    Ahí sí se sabrá, con la indispensable frialdad que traerá el transcurso del tiempo, filosofar,
    catalogar, categorizar, y finalmente juzgar.
    Y puestas las cartas sobre la mesa, quienes nos sobrevendrán colgarán un día el retrato
    del digno General Videla en la pared del living de su morada.
    Lo incontrastable es que todo llega un día, inexorablemente.

    El colosal Galileo Galilei debió padecer el escarnio de la cárcel, por afirmar que nuestro
    planeta no era plano y giraba en torno del sol.
    Siglos después la presunta “Santa Iglesia”, inmersa en la mayor vergüenza debió pedir
    disculpas al mundo.
    Todo llega.

  3. HERVOJE IVAN STEPINAC
    06/05/2017 at 4:37 PM

    Justicia y canalladas
    Escribe Enrique Guillermo Avogadro.
    “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.
    Albert Einstein

    Obviamente, el título de esta nota se refiere, primero, al fallo de la Corte Suprema (https://tinyurl.com/kbumnvm) que el miércoles resolvió que correspondía aplicar el “2×1” (cada día de prisión preventiva se computa doble) a un procesado por delitos de lesa humanidad. Los ministros del máximo Tribunal Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco y Horacio Rosatti conformaron la mayoría que simplemente aplicó la ley, mientras Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda se opusieron. ¡Una para el lado de la Justicia!
    No habían pasado cinco minutos desde que el fallo fuera públicamente conocido cuando comenzó el coro habitual de los ex organismos de derechos humanos (ya confesadamente movimientos políticos kirchneristas) a repudiarla; que la Vicepresidente, Graciela Michetti, y el Ministro de Justicia, Germán Garavano, se sumaran a los críticos de la sentencia, y en términos de compleja gravedad frente a la tan declamada separación de poderes resultó, al menos, raro. Lo más notable fue la reacción de quienes apoyaron, siempre y sin reparos, las teorías penales garantistas de Eugenio Zaffaroni, que hicieron escuela y permitieron liberar a acusados de los más aberrantes delitos, que ahora se rasgan las vestiduras simplemente porque se pretende terminar con una arbitraria discriminación. Aquí nadie parece comprender que, aunque se trate eventualmente de culpables, no se combate a los caníbales comiéndoselos.

    El voto de Lorenzetti confirmó su postura de años, durante los cuales sostuvo que la persecución a los militares que derrotaron a la subversión terrorista (armada y financiada por Cuba, Argelia, Libia, Vietnam y Rusia) era una política de Estado, consensuada por los tres poderes, por lo cual ese vengativo acoso estaba legitimado y resultaba funcional al poder de turno; nunca se le ocurrió juzgar conforme a derecho y con total independencia. ¿Está abriendo el paraguas –como hizo el propio Néstor, cuando dijo con cinismo “la zurda te da fueros”– frente a las concretadas denuncias de Lilita Carrió o ante lo que surge de su biografía, escrita por Natalia Aguiar, que se ha transformado en un best seller?Recordemos que, para lograr ese fin, buscado por el kirchnerismo para conquistar a la intencionada izquierda vernácula e internacional -el actual viaje a Europa de Cristina es una prueba de su éxito-, se violaron todas las leyes vigentes (legalidad, juez natural, irretroactividad, máximo de prisión preventiva, detención domiciliaria a los mayores de 70 años) en juicios fraguados mientras la sociedad entera, con su habitual actitud hipócrita y cobarde, olvidaba a los militares presos y amnistiaba a los asesinos, les pagaba sin control alguno pingües indemnizaciones y los enquistaba en el aparato estatal.

    Lamentablemente, esa buena noticia, que hace regresar a la Argentina al imperio del derecho y de la igualdad ante la ley, fue empañada por un nuevo manotazo de venganza: un Juez de Mar del Plata, Santiago Inchausti, armó una causa por presuntos delitos de lesa humanidad y ordenó la captura de cuatro militares, entre ellos el Tte. Cnel. Emilio Nani, héroe de Malvinas y tal vez el más condecorado de la gesta por su valor en combate, que fue gravemente herido y perdió un ojo en la recuperación de los cuarteles del Regimiento N° 3 “Gral. Belgrano”, en La Tablada. Esa acción guerrillera, que protagonizó el MTP (continuador del ERP), conducido por Enrique Gorriarán Merlo, se desarrolló en enero de 1989, en la presidencia de Raúl Alfonsín, un gobierno obviamente democrático y. amén de multitud de heridos, costó la vida a muchos militares y policías.

    Nani actuó hoy como hubieran debido hacerlo siempre los jefes de todas las armas cuando esta infamia persecución comenzó; es decir, cuando Néstor Kirchner, arropado en las banderas revolucionarias que siempre había repudiado, obtuvo del genuflexo Congreso la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final que, sabiamente, la democracia había sancionado como camino hacia la pacificación. O sea, haciendo honor a la jerarquía, indispensable en cualquier fuerza armada, y al ver que habían detenido a oficiales más jóvenes que él por la misma causa, viajó a Mar del Plata, se puso a disposición del Juez y fue enviado a la cárcel. ¡Así paga esta miserable y decadente Argentina a sus mejores hombres!

    En el otro extremo de Sudamérica, mientras tanto, Nicolás Maduro sigue poniéndose de sombrero a todo su país, sumido en el caos, el hambre, la violencia, la falta de salud, la inflación espantosa. El estruendoso silencio de nuestros presuntos defensores de los derechos humanos frente a la salvaje represión, que ya contabiliza cuarenta muertos, decenas de opositores presos y la destrucción de la prensa libre, desnuda su inmunda hipocresía.
    El nuevo engendro jurídico pergeñado por el tirano para conservar el poder omnímodo que aún ostenta fue la convocatoria a una original Asamblea constituyente para modificar la carta magna que su padrino, Hugo Chávez Frías, había impuesto a fines del siglo pasado. Pretende constituirla, al menos por la mitad, con partidarios elegidos a dedo. Pero todo eso no bastará, como lo demuestra cada día en la calle la movilizada sociedad, para compensar su descrédito, por muchas armas y activistas que le suministren los gerontes cubanos; es que, si el chavismo cayera, la isla verá cortarse el último cordón umbilical que le permite respirar, aunque sea miserablemente.

    No hay dictadura en el mundo que haya podido sostenerse exclusivamente basada en las bayonetas, cuando sólo el 10% de la población la apoyaba. Pero sería muy importante, casi decisivo, que los Estados Unidos resolvieran, más allá de la correcta declamación política, interrumpir sus compras de petróleo venezolano, que hoy representan el 75% de las exportaciones del país. Si Maduro ni siquiera está dispuesto a permitir la instalación de un corredor humanitario –es más, ha confiscado las escasas medicinas que llegaron a su través- para ayudar a sus connacionales simplemente a sobrevivir, ¿por qué seguir alimentando su régimen, además vinculado al terrorismo colombiano y al narcotráfico, con esenciales divisas?
    En el escenario latinoamericano, casi barrido de él el populismo que tanta miseria costó a sus pueblos, Argentina ha recuperado su prestigio y está dispuesta a asumir el liderazgo que Brasil dejara vacante por la enormidad de sus problemas internos. En este momento, la acompañan todos los países de la región –con la obvia exclusión de Uruguay, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, que aún no han conseguido desprenderse de esa lacra, y varias naciones caribeñas, deudoras del chavismo, que intentó exportar el “socialismo del siglo XXI” mediante enormes exportaciones de petróleo a precios subsidiados- y la presión de sus vecinos regionales sobre Nicolás Maduro se está acentuando.

    El gobierno bolivariano, ha quedado demostrado, prefiere la muerte de sus conciudadanos a ceder en sus pretensiones pseudo socialistas y en su capacidad depredatoria. Se ha conformado así un verdadero infierno, en el cual Venezuela muere cada día, mientras los chavistas rojo-rojillos bailan sobre un volcán en ebullición. Cómo concluirá esta monumental crisis, que tanto lastima la sensible y dolorida piel del continente, es la gran incógnita.

    Enrique Guillermo Avogadro
    Abogado

    • Tomás Waibel
      06/05/2017 at 7:03 PM

      Nani cometió el error de pedir refugio en la “nunciatura”. Pedir a Bergoglio que lo acobije es como pretender que un lobo a uno lo defienda de otro lobo.

      Tendría que haber pedido refugio en las embajadas de EEUU, España o Italia. Tres países que rechazaron pedidos de extradición por parte de la “justicia” argentina de “represores”. El motivo ha sido que los tribunales de esos países, que son independientes, llegaron a la conclusión que aquí no es puede aplicar las figuras de lesa humanidad o genocidio y, por ende, estos delitos están prescriptos.

      Mucho me temo que Nani terminará muriendo en prisión. Recemos por el.

      • Pehúen Curá
        07/05/2017 at 6:07 AM

        Correcto Tomás, y se lo dice alguien que vistó uniforme azul, cometio la “estupidez” (más fino no puedo ser), de entregarse, debería haver esperado que el JUez decrete su arresto o le envíe oficio donde lo intima al comparendo al Juzgado; se entrego solito y les confirmo que es culpable. Que me vengan a buscar o me citen legalmente. Se metio en la boca del lobo y ahora no va a haber abogado, oficios mediante que logre su libertad o aresto domiciliario, salvo intervención divina y ya sabemos que Dios no se ocupa de cosas terrenales, se ocupa de las almas. El “Malevo” Ferreyra, se acuerda, no les dio el gusto, les dijo “conmigo no van a hacer circo” y se les suicidó en la cara. Hoy estaría rebotando de juzgado en juzgado condenándolo tres y cuatro veces por los mismos delitos. Cortó de raíz el yuyo malo.

    • Tomás Waibel
      06/05/2017 at 7:08 PM

      Que EEUU no tomen medidas eficaces contra el régimen comunista venezolano no es nada raro. ?Qué hicieron los americanos contra Cuba, cuando el régimen castrista apoyaba a todos los movimientos de “liberación” en América Latina, entre ellos Montoneros y ERP?
      Por lo visto los gobiernos americanos, incluso el de Reagan, no tuvieron y no tienen mucho interés de liberar Latinoamérica de la lacra marxista.

    • EL CANTARO
      06/05/2017 at 8:26 PM

      SE RASGAN LA VESTIDURA POR UN FALLO DE LA CORTE Y POR QUE NO SALEN A PEDIR QUE SE BAJE EL 2X1 A VIOLADORES Y ASESINOS .
      TODO LO QUE NOS DEFENDIERON ESTOS SEÑORES QUE SON MAYORES HABRIA QUE PEDIRLES DISCULPAS NO ENJUICIARLOS ELLOS NOS SALVARON DE UN ATAQUE QUERRILLERO INTERNACIONAL Y DE UNA GUERRA CIVIL QUE ESTABA EN MARCHA.

      • Tomás Waibel
        07/05/2017 at 5:23 AM

        Habría que enjuiciar a los terroristas y aquellos miembros del aparato de seguridad sospechosos de haber cometido extralimitaciones durante la represión del terrorismo comunista en los 70, pero – en ambos casos – de acuerdo con las normas del estado de derecho. Y no darle impunidad a los terroristas y llevar adelante una cacería de brujas contra los “represores”, lo cual es totalmente contrario a las normas más elementales del derecho.

    • Pehúen Curá
      07/05/2017 at 5:58 AM

      Estimado Enrique ¿sabe por qué Lorenzitti voto el contra? ES EX MONTONERO y Maqueda le debe su carrera a Menem, Duhalde, Kirchner, no se va a tirar en contra del peronchismo, no vaya a ser que vuelvan, porque acá nunca se sabe.

  4. Lara
    06/05/2017 at 7:43 PM

    coincido con el señor ORTIN, NO FUERON GENOCIDAS, ACTUARON LAS FFAA Y DE SEGURIDAD, POR ORDENES DEL ESTADO NACIONAL COMBATIERON A U N GRUPO INSURRECTO DETERMINADO QUE TENIA INSTRUCCION MILITAR LOGISTICA Y APOYO CLANDESTINO Y ESTUVO A PUNTO DE DECLARAR ZONA LIBERADA Y BELIGERANTE A TUCUMAN, no hubo ataques a la población civil por cuestiones raza o religión.En lo urbano debieron combatir a un enemigo que trataba de confundir para que las fuerzas legales,produjeran victimas inocentes, para poner en contra a la población.
    también como usted dice eran arteros y desalmados, siempre recuerdo cuando se frustó un atentado con trotil a un tren que conducía cadetes navales al Liceo Naval de Rio Santiago.hubiera sido crimen tremendo.

  5. epicardio
    06/05/2017 at 7:50 PM

    Si “todos somos iguales ante la ley” y el 2×1 está vigente o lo estuvo durante la detención y sin sentencia firme, se debe respetar sus sentencias y no hacer interpretaciones antojadizas. Ergo: todos los que delinquieron deben cumplir sus delitos como cualquier ciudadano, que lo cumplan todos y no a los que el surdaje K se les ocurra.

  6. Luis Silveyra
    06/05/2017 at 8:50 PM

    El 2 por 1 es una aspirina legal que ayuda a los que están “linchados” por los K en las carceles.
    Dada la impunidad legal y judicial a los terroristas marxistas, lo que corresponde es que no haya un solo preso de “lesa humanidad” inventada, y con aplicada con retroactividad.

    La aquiescencia de Macri, de Massa , y toda la murga política actual, cobarde y oportunista, a esta demencial situación, los hace cómplices de los K.

    Algún día se les pedirá cuentas, acá, o en la otra vida.

    • Tomás Waibel
      07/05/2017 at 5:17 AM

      Esta aspirina solamente tiene como fin hacerle creer que la “justicia” argentina es ecuánime y trata forma humana a los presos políticos. Por supuesto que no faltaran los incautos que alabarán a Macri por esta medida de la “justicia”.

  7. ,
    07/05/2017 at 4:26 AM

    CREO QUE AQUI EN ESTE MUNDO;ESPECIALMENTE EN ARGENTINA CON ALGUNOS DE LOS JUECES PAGADOS POR LOS K,NO HABRA JUSTICIA ALGUNA,ASI QUE SERA EN LA OTRA VIDA Y FRENTE AL JUEZ DIVINO DONDE DEBEREMOS DAR CUENTAS DE LO QUE HICIMOS O NO O DE LO QUE DEFENDIMOS NO LO HICIMOS…Y ENTONCES ALLI,HABRA JUSTICIA!!!

    • El Universal
      07/05/2017 at 5:47 AM

      Si precisa una atención espiritual urgente, busque aquí los teléfonos de la Universal de su país. tvuniversal.org.ar

      Llame y reciba una orientación de fe.

  8. EL CHUMBIAO
    08/05/2017 at 4:47 AM

    Los políticos cacarean -demostraron ser gallinas desde 1973 a 1976- “democracia” pero apartándose de la igualdad que impone el respeto a la democracia, se autoconfirieron inmunidades e impunidad al autoproclamar que están amparados por el llamado “fuero parlamentario”, lo que es permite robar, coimear, y hasta matar sin que a su respecto tenga vigencia la ley penal, sólo aplicable si sus cómplices del congreso los “desafueran”. En la Argentina de la democracia de los corruptos partidos políticos hay dos clases de ciudadanos, los de primera que son los políticos y hasta los sindicalistas, y los de segunda que es la gran mayoría de la población. Nueva oligarquía, nueva “nobleza” del peculado, la malversación, el cohecho, pústula repulsiva de la sociedad argentina.
    Agradecerá al Sr. Tomás Weibel que al referirse a los habitantes de los Estados Unidos de América se abstenga de llamarlos “americanos” como si sólo éstos lo fueran o tuvieran el privilegio de ser llamados “americanos” con exclusión de todos los americanos que poblamos el continente desde Canadá hasta el Cabo de Hornos y Antártida. Sr. Weibel, usted es americano como sus “americanos”, pero le está concediendo a ellos la exclusividad de serlo. Serán estadounidenses, yankees, porque norteamericanos también son los canadienses. Llamarlos “americanos” excluye de serlo a todos los que somos americanos, y quizás más antiguos en América que los yankees. Y también está mal que a quienes no son yankees se los denomine latinoamericanos porque Francia e Italia son países latinos es un pases latinos, pero que no tienen antecedente alguno de peso en la conquista y colonización americana para ser incluidas como naciones que tuvieron peso en la historia americana, En todo caso, si los yankees son “angloamericanos” nosotros somos “íberoamericanos”, descendientes de españoles y portugueses. Aplicarles a los estadounidenses la exclusividad del americanismo es, por otra parte, reconocer haber sido colonizado culturalmente por las políticas estadounidenses de penetración en íberoamérica. Es aceptar que ellos son de primera y el resto de segunda. Las palabras tienen contenido, contienen mucho significado.
    En cuanto al Sr. Tte, Cnel. Emilio Nani, no erró al acudir a la nunciatura solicitando protección diplomática porque seguramente lo hizo para blanquear a la dirigencia de la iglesia católica y desenmascararla como un organismo político al servicio de las políticas oficiales de turno. De donde que la diplomacia de la iglesia también está en franca decadencia. Lo actuado por la nunciatura es conteste con la actitud de Bergoglio que no recibió en Cuba a las Damas de Blanco dando a entender que al Vaticano le interesa más llevarse bien con la dictadura comunista de Cuba que con los perseguidos que claman misericordia y protección. ¡La flauta que se han olvidado de las lecciones de Jesucristo! Claro que olvidarse es también tener buena memoria.
    Finalmente el Sr. Tte. Cnel.Nani, que tiene el honor y la dignidad de la que carecen los generales, aparte de cojones, al presentarse ante el llamado juez de Mar del Plata (“llamado”, porque no es juez quien conculca la Constitución Nacional y la legislación vigente) lo hizo respondiendo a su, sentido de responsabilidad respecto de sus subordinados, sentido totalmente ausente en las cúpulas militares de las últimas décadas, en repugnante y vergonzoso olvido de las enseñanzas y ejemplo del Libertador Gral. San Martín y del Almirante Brown. Sólos se han colocado en la categoría de lo que realmente son: CAGATINTAS o profilácticos de los políticos. Razón tenía un oficial del ejército que decía que el último grado del Ejército Argentino era el de coronel porque de allí en adelante son cargos o grados políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *