¿Habemus Macri?

Manuel LichtensteinLos pronósticos que mucho que digamos no aciertan, en circunstancias como las actuales, dan como ganador del próximo ballotage el 22 de noviembre, a Mauricio Macri, lo cual no anuncian nada novedoso ya que las evidencian son irrefutables.

Aceptando que Macri será nuestro nuevo Presidente de la Nación, la pregunta del millón no puede ser otra que esta: ¿qué hará en su gestión dentro de los primeros cien días de gobierno?

¿Jugará su partido con la pelota a ras del piso o hará lo mismo que los muchos “salva tutti” anteriores, fundamentalmente el kirchnerismo, que jugaron a los pelotazos, sin planes a largo plazo ni estrategias subordinadas a metas prefijadas? Y así les fue.

De movida, tendría que demostrar que si tiene las pestañas bien puestas, deberá arbitrar los mecanismos para rearmar las Fuerzas de Seguridad en su conjunto, que si no están equipadas e instruidas al máximo de posibilidades, tanto como para que estén presentes y siempre listas para fortalecer y cuidar las espaldas del Presidente y sus colaboradores inmediatos.

Nada de lo que proyecte se podrá cristalizar sólidamente, habida cuenta que un país que no tiene en sus inventarios a sus fuerzas de seguridad y sus instituciones militares actualizadas con las últimas incorporaciones científicas y tecnológicas a los efectos de que se recupere el prestigio de la Argentina, patrimonio de épocas pasadas.

El capítulo de las fuerzas armadas para un país de nuestras características, con fronteras en cinco países vecinos, y con un narcotráfico cada día en mayor ebullición, nos obliga a profundizar en la asignatura más caliente a cumplir de inmediato, como es el de recomponer a nuevo, tanto sus Fuerzas de Seguridad, su Gendarmería, su Ejército, su Marina de Guerra y su obsoleta Fuerza Aérea, que seguramente tendrá un costo que de movida podría ser muy difícil de afrontar para una nación tan fundida, que será sin ninguna duda, el regalito que encontrará el nuevo Presidente cuando asuma el 10 de diciembre, pero de donde sea, deberá fabricar los fondos para cumplir con esta ineludible empresa.

Sin embargo, la primera prioridad es atacar a la inflación, impuesto inmoral que le cuesta y lo paga la mayoría de la población que no llega nunca a fin de mes con sus magros e insuficientes ingresos.

Una señal que demostraría elocuentemente cuáles habrán de ser los objetivos prioritarios del próximo debutante como Jefe del Poder Ejecutivo, es no imprimir mas billetes sin su correspondiente respaldo, tal como lo viene haciendo desde hace tiempo, el gobierno de Cristina, que desde su presidencia, no dejó de destructurar la administración del Estado, con sus desmedidos e imbancables caprichos.

Para nada está en mi ánimo marcarle la agenda a nadie, pero como ciudadano que está en la cresta de la ola, por fin quisiera ser un beneficiario de medidas de un gobierno que me tenga en cuenta, a la inversa de cómo se me dio en los “tiempos ganados” por los Kirchner, que nos boletearon descaradamente cada vez que mencionaban a nuestros 40.000.000 de habitantes, llenándonos de mentiras, caprichos y corrupciones, además de manejarse con una justicia adicta que hasta hoy, solamente encontró a un culpable en orsai, pero que anda tan suelto como un pajarito cantor.

Una decisión unilateral del futuro Presidente, si fuera fiel a sus convicciones y a un sin número de declaraciones en campaña, donde anticipa que llegado a la Rosada, jamás gobernaría solo y que figuras de relieve y de prestigio tanto profesionalmente como ética y moralmente, podrían también ser participes de su gobierno, lo cual significaría que lo mejor no está en lo que él pueda, sino en lo que acuerden juntos y eso, podría resultar muy bueno para la República.

Personajes como Roberto Lavagna, Sergio Massa o Alberto Fernández, que dentro del abanico político han aportado a la sociedad sus bien ponderados esfuerzos, el Presidente debutante, los debería tener presentes en sus alforjas, cosa que desmostaría que sus anuncios y prédicas en campaña se ajustan a una conducta filosófica más que política y eso también sería bueno para la República.

Tarea extremadamente difícil que debería contar con la ayuda de Dios, si es que no se distrae y fija su mirada para la vereda de enfrente.

Manuel Lichtenstein

mlichtenstein@fibertel.com.ar

3 comments for “¿Habemus Macri?

  1. hdedomenici
    10/11/2015 at 5:06 PM

    Muchas son las tareas que debe acometer el futuro presidente, sobre todo si como lo parece lo encarnará M.Macri. La reconstrucción del país no es posible para un solo individuo, sino de equipos competentes formados por los mejores argentinos en esa especialidad, y abarca el campo de la economía (sinceramiento de las variables económicas, inflación, distorsión de los precios relativos, carga tributaria, subsidios, tipo de cambio, gasto público, emisión sin respaldo, exportaciones-importaciones, déficit fiscal y comercial) de la educación (calidad educativa, maestros y no “trabajadores de la educación”, capacitación de maestros y profesores, auditoría de los fondos educativos y de las universidades nacionales, actualización edilicia) defensa (reconstrucción de las fuerzas armadas dotándolas de armamento actualizado, capacitándolas para las funciones que deben desempeñar, confiriéndoles nuevamente los valores del amor por la patria, la disciplina, el sacrificio -e incluso volver unos años al servicio militar obligatorio-) seguridad (fuerzas policiales debidamente equipadas y limpiar la podredumbre que se ha adueñado de sus cúpulas, darle a cada agente el respeto y los medios que se merecen en armamento, salarios, dignidad) narcotráfico (creación de un organismo federal para combatirlo más eficazmente sobre todo de investigación de los movimientos de capitales, radarización de las fronteras, darles mayores responsabilidades y medios a la gendarmería y a la prefectura marítima, ley de derribo de aeronaves, mayor control para evitar el lavado de fondos ilícitos) justicia (despolitizarla, hacerla más eficiente, derogar el mamarracho de la reforma del Código Civil y Comercial, mayor celeridad a los juicios, depurar sus cuadros de militantes). La tarea es titánica.

    • Manuel Lichtenstein
      10/11/2015 at 7:26 PM

      Es seguro que las nuevas autoridades se enfrentarán con problemas colosales, pero si para muestra basta un botón , los primeros cien días del nuevo gobierno nos daránn la pauta de lo que vendrá. No dejo de estar expectante, ya que no puedo evitar el desconfiar de todo lo que anuncian o prometen, total para ellos prometer es gratis. Como ejemplo de mi desconfianza, ninguno de los cráneos que supimos conseguir, cumplió con nosotros, la clase pasiva que le dicen, de lo cual resulta que si yo cobrara lo que me corresponde técnicamente, la guita no me sobraría, pero no tendría ningún problema como para llegar a fin de mes.
      Un abrazo, Manolo.- 10/11/2015

  2. Mabel
    13/11/2015 at 2:00 PM

    Primero MMacri deberia juzgarae a si mismo por las 241 causas que tiene,amen de algunas de kas que fue excluido, escuchas y demas. Ademas me asombra la bateria de Slogans que posee y me preocupa la “fanatizacion” cuisi delirio irracional de una gran masa votante que ve en el al SALVADOR,eso es perjudicial porque aca no se necesitan triunfalismos ni logros inmediatos sino un logro de paciencia y arduo trabajo, por lo cual no le auguro buen pronostico a este señor de LOS GLOBOS AMARILLOS,porque ademas hizo un ramillete, no siempre conveniente ni bien elegido de VOLUNTARIOS y ADHERENTES que no cuajan ni con las expwctativas ni la realidad! POR LO CUAL DEDUZCO: seguiremos igual o iremos peor.NO PENSAMOS VOTARLO EN NUESTRA FAMILIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *