¿Las tasas aeroportuarias son altas o los billetes son bajos?

Michael_O-Leary, CEO de Ryanair

Michael O’Leary CEO de Ryanair, se hace, pero de loco no tiene nada.

“La realidad es que en los últimos diez años, las tasas aeroportuarias han crecido un 90% en los diez aeropuertos europeos más grandes, mientras que los billetes de las aerolíneas han caído un 20% en el mismo periodo”, ha reprochado O’Leary. Aerolatin News, 28/1/2016.

Esa realidad a lo que hace referencia el CEO de RYANAIR, Michael O’Leary, en representación del A4E suena más bien a una humorada que a una cuestión compleja o seria.

Podríamos decir que en valores nominales las tarifas aéreas se mantienen pese a la devaluación del dólar ocurrida en los últimos 50 años, más aún en dólares nominales hoy se puede volar desde Buenos Aires a Madrid o cualquier destino de Europa, con tarifas inferiores a las vigentes en aquella época.

Confieso que me cuesta entender lo que sucede con las tarifas y los resultados de las líneas aéreas. En general siempre hubo una muy baja relación de rentabilidad, y este resultado está aceptado al punto que se suele decir, según estudios, que la “ganancia” de una línea aérea es en promedio inferior a u$s 08.00 por pasajero transportado. Sin embargo días pasados leía un estudio que fijaba ese valor en poco más de u$s 1,45, lo que suena irrisorio.

Se estimaba que el año pasado, 2015, el conjunto de las compañías aéreas generarían un volumen de negocios de aproximadamente u$s 727.000 millones y el beneficio neto global, lo que no quiere decir que todas reporten ganancias seria de poco menos de u$s 30.000 millones es decir el 0,4%.

Es cierto que en general los aeropuertos son estructuras monopólicas a lo que se suman ineficiencias operativas, altas tasas e impuestos vigentes en la llamada cadena de suministros de la aviación.

En el caso de la Argentina las mayores ineficiencias provienen del monopolio establecido para los servicios de “handling” en beneficio de INTERCARGO, empresa estatal que debería ser abolido de inmediato. Nuestros aeropuertos también tienen limitaciones operativas por razones climáticas, por ejemplo casos de niebla muy frecuentes en ciertas épocas, lo que es causa de desvíos que obviamente originan costos adicionales, no previstos.

De todos modos la cuestión que quiero plantear es que cuesta entender que si un insumo como las tasas se incrementaron en un 90% en los mayores aeropuertos, ¿cómo puede ser que las tarifas hayan caído un 20%? Mi pregunta ingenua es, entonces deberían haber bajado menos o nada o haber aumentado, eso sería lo normal.

Productividad no significa reducir ganancias, esto puede ser una táctica circunstancial, pero no una estrategia de comercialización, reitero la rentabilidad debe ser una consecuencia de la productividad, pero no un elemento.

El transporte aéreo y prueba de ello es el “low cost” parecería que está fascinado con vender billetes baratos y los billetes no deberían ser caros ni baratos, sino responder a una lógica de costos y beneficios, como en cualquier otro negocio y el volumen de ventas estará determinado por el poder adquisitivo y las preferencias del mercado o la gente.

Con esto no quiero decir que los incrementos de las tasas aeroportuarios o de los demás servicios estén justificados, puede ser o no, pero no es argumento afirmar que las tarifas aéreas bajan y las tasas suben.

Días pasados discutíamos si los aeropuertos y los servicios de asistencia al vuelo no deberían ser financiados por los estados ya que su existencia es imprescindible para el transporte aéreo. De todos modos seria un juego de suma cero ya que en ese supuesto se necesitaría mayor recaudación y algunos de los contertulios argumentaban que la financiación por medio de tasas, es un sistema más justo ya que solo pagan quienes usan el transporte aéreo. Esa discusión derivó luego en la determinación de cuáles serian los bienes públicos que deben financiarse con el pago de impuestos, pero esto ya es materia de otra cuestión.

Personalmente opiné que el transporte es un bien público, lo que no quiere decir que haya que viajar gratis.

Un amigo jubilado de una empresa aérea extranjera me decía que hoy se debe calcular en u$s 0,20 por Km volado, “mirá, hoy, teniendo en cuenta las diferentes tarifas, volar de Buenos Aires a cualquier destino europeo, la tarifa mínima debería estar en u$s 1600 y estimo una business en u$s 4.500 promedio. Esos serian los suelos, como se usa en las hipotecas en España. El techo es ilimitado…”

Puede ser que las tasas de toda la cadena de suministros al transporte aéreo sean demasiado elevadas, ¿pero no será que las tarifas están muy bajas…?

Las líneas aéreas ¿no tendrían que ser “High cost…”? (Portal de América)

Luis Alejandro Rizzi

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *