Las tolderías se instalan en la calle Reconquista

Cosme Beccar VarelaVoy caminando por la calle Reconquista hacia Plaza de Mayo. Al llegar a la cuadra entre Sarmiento y Cangallo, frente al Banco Central, me encuentro con tres carpas blancas enromes, una orquesta desafinada en la cual predomina el tambor, y como ocupantes de las carpas y probablemente como fuerza de choque de los invasores, una cantidad de individuos de la peor catadura a los que no dudo de calificar como negros de m….., con rebuscados cortes de pelo, pelados hasta la coronilla y ésta poblada de hirsuta pelambrera. Todo ello exhibido con una insolencia descarada. Como jefes de la comparsa hay algunos individuos en mangas de camisa, despatarrados en cómodos sillones, obviamente los jefes del operativo. La puerta del Banco Central está cerrada por una reja en la cual los mencionados usurpadores de la vía pública han puesto carteles que alegan ser empleados bancarios que exigen no ser despedidos.

El espectáculo es capaz de hacerle hervir la sangre a un esquimal, pero no al Sr. Macri, ni al Sr. XXX Presidente del Banco Central (no sé cómo se llama ni me interesa), ni a la Sra. Bullrich ministro de seguridad, ni a los borregos domesticados que circulan por las veredas, apretados contra la pared, porque el resto de la vía pública está ocupada del modo descripto.

Juro que si hubiera tenido un equipo de cinco hombres valientes con cachiporras y unos 20 años menos, hubiera desalojado la calle de esa canalla en menos de diez minutos, no importa cuantos descalabrados hubiera dejado en el camino.

¡Y dice Macri que aprobó un “protocolo” para impedir que los “piquetes corten las calles”! Estos delincuentes están ahí hace por lo menos dos meses y nadie les dice nada. Ellos, en cambio, implícitamente les dicen a los que transitan por calle Reconquista: “¡Embrómense! Nosotros hacemos lo que se no da la gana. ¿Uds. creyeron que votando a Macri nosotros perderíamos el dominio de la calle? ¡Que idiotas que son! Nos regocija hasta el éxtasis ver la sumisión con que Uds. pasan a nuestro lado mientras nosotros hacemos todos este batuque, jugamos a la baraja, los ensordecemos con nuestra orquesta de pacotilla y los amenazamos con nuestra mera presencia”.

Y para colmo, es obvio que esos salvajes no son empleados bancarios (¡si lo fueran sería necesario evitar toda operación con el Banco que los tuviera en su nómina!). Son provocadores, patoteros, gente de armas llevar y delincuentes avezados.

Ésta es la argentina de Macri. Una verdadera porquería que es el anuncio de peores porquerías.

Cosme Beccar Varela

La botella al mar

Share
Subscribe
Notify of
guest
10 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Sanchez Merino
Sanchez Merino
4 years ago

Espero equivocarme, pero observo con mucho desagrado y empiezo con la decepción de que este gobierno es más de lo que ya hemos vivido.
Aclaro que puse mi voto de confianza a Macri.
Seguimos votando al menos peor.

Eduardo Lualdi
4 years ago
Reply to  Sanchez Merino

Por desgracia debo coincidir, señor Sánchez Merino…

grace
grace
4 years ago

SR UD ES MAS ORDINARIO QUE ESAS PERSONAS. CUANTO ODIO , SI SE MUERDE LA LENGUA SE MATA SOLO. UD ES CATÓLICO? YO NO.-

ricardo
ricardo
4 years ago

Faltaba entre esa “gentuza” alguien de esa especie que creía en extinción, EL GORILA.- Raro Don Cosme, que usted no estaba entre ellos.-

Argento Huevosllenos
Argento Huevosllenos
4 years ago

Guarda con el veneno que destilás ……..

Eduardo Lualdi
4 years ago

No, señores; no coincido en ideas con don Cosme, pero ha hablado como una persona valiente y un hombre de bien. Para tolerancia vean el episodio de San Silvestre en Colonia, Hamburgo y Franfurt. Acá el principal problema es reunir esos cinco varones valientes. No porque ya no existan, sino porque no se suscitan líderes.

Por eso opino que hay que obrar sin esperar líderes, coordinando nuestras acciones individuales sólo por los valores que las inspiran.

Ctpan Ros
Ctpan Ros
4 years ago
Reply to  Eduardo Lualdi

Sabe Don Lualdi, pienso de la misma manera que el autor de la nota, lo que pasa, muy a pesar nuestro y aunque no querramos reconocerlo ¡LOS HOMBRES YA NO VIENEN COMO ANTES!… y a los de ahora, hay cosas que les duelen pero pareciera que les gusta. Atte.-

ricardo
ricardo
4 years ago

Argento, si su comentario se refiere a mi ,le comento que no destilo ningún veneno y como sociólogo trato de que “nuestra” sociedad no vaya a ningún extremo.- Tratemos de buscar un equilibrio.- Saludos cordiales

Gabriel
Gabriel
4 years ago

coincido totalmente, no hay huevos en Argentina, nunca los hubo; por eso hace décadas q se viene esquivando una guerra civil q por naturaleza depura los pueblos. Venimos esquivando el destino como cagones, y estas lacras han ganado el terreno. Esto de Macri y el Cambio no es más q un suspiro de ilusión de un pais moribundo.

noperiodismo
noperiodismo
4 years ago

Cangallo se llama Perón