Se oficializó el curro

Con la firma del Presidente de la Nación, el Ministro de Justicia y el Secretario de Derechos Humanos, se ha concretado la mayor traición de los últimos años.

Frescas están las promesas del Ingeniero Macri cuando, en campaña por el acceso a la Presidencia, aseguraba que con él “se acababa el curro de los Derechos Humanos”.

Millones de argentinos le dimos nuestro voto esperanzados en que la perversa política llevada a cabo por el gobierno más corrupto de nuestra historia llegaría a su fin, que los derechos humanos serían finalmente para TODOS los argentinos, que las causas de “lesa humanidad” caerían por su propio peso tildadas como corresponde como nulas de nulidad absoluta por el simple imperio de la ley, la no retroactividad de las normas del derecho criminal, la no aplicabilidad del Estatuto de Roma del año 1998 para supuestos crímenes anteriores a su sanción. Que las miles de inocentes víctimas de las organizaciones guerrilleras serían reconocidas y sus deudos compensados de igual modo que lo fueron las de los traidores a la Patria.

Pero muy poco duraron nuestras esperanzas. No sólo continuaron impulsando los mal llamados juicios de lesa humanidad de la mano de jueces prevaricadores, acusados por fiscales corruptos en base a dichos de testigos mendaces. También se violaron todas las garantías constitucionales de Defensa en Juicio de los soldados, policías, gendarmes, civiles y hasta sacerdotes imputados, los juicios orales llegaron a ser linchamientos dirigidos por organizaciones de derechos de terroristas con el aliento y complacencia de jueces y fiscales, el Tribunal Federal Oral N° 5 fue el estandarte de la continuidad de la venganza “k”, el abanderado de la violación de los derechos humanos.

Para nuestros soldados -no así para la criminal Milagro Sala- no existe la constitucional presunción de inocencia y más de dos mil ancianos llevan más de una década encarcelados sin sentencia, negándoseles la correspondiente excarcelación, tampoco se les concede la prisión domiciliaria pese a superar con holgura la edad requerida.

“Conmigo se acaba el curro de los Derechos Humanos”

Tal vez los equivocados seamos los ciudadanos y lo que el candidato de Cambiemos haya querido decir en su momento era que efectivamente con él se “acabaría el curro”… se acabaría como curro para transformarse en política oficial y legítima.

Porque llamativamente, apenas asumido, el nombramiento de funcionarios con antecedentes de formar parte de las organizaciones terroristas o simplemente simpatizar con sus lineamientos, fue la inesperada respuesta a la promesa de acabar con “el curro” y los payasescos tributos del Presidente de la Nación junto a mandatarios extranjeros homenajeando a los asesinos, arrojando flores al Río de la Plata, nos dieron la certeza de que todo seguía igual… el curro desaparecía y se transformaba en la política oficial de Cambiemos.

Y ahora nos llega la confirmación, hipócrita confirmación. Como regalo de navidad y año nuevo -¿o tal vez se trata del obsequio del Día de los Inocentes?– recibimos el pomposo “PRIMER PLAN NACIONAL DE ACCIÓN EN DERECHOS HUMANOS” presentado por los tres capitostes citados al inicio.

Y con el fin de aclarar las dudas que podrían albergar aún algunos ilusos, en sus primeros párrafos se encarga de ratificar -ahora oficializada- la continuidad de la política de Derechos Humanos para los Terroristas.

Afirma con hipocresía barata que “Los derechos humanos son la base de nuestra sociedad y parten del respeto que nos tenemos entre todos nosotros. Nuestro reto es trabajar para que… todos nos podamos integrar en una sociedad más justa y pacífica…”

Eso es lo que deseamos y merecemos, Ingeniero Macri, “más justa y pacífica”.

Y fijando su meta agrega: “Uno de los objetivos principales de nuestro gobierno es darles una perspectiva inclusiva a los derechos humanos. Esto implica que continúa siendo una prioridad indiscutible el avance de los juicios y causas de lesa humanidad, la identificación de los nietos y la búsqueda de la verdad sobre uno de los periodos más oscuros de nuestra historia…”

Sin comentarios. El curro no ha muerto…

Y en el colmo del cinismo y de la mentira asegura que: “también es primordial sumar derechos y mirar para adelante para consolidar la democracia que tanto nos costó recuperar.”

Este párrafo es digno de análisis, decir que “es primordial sumar derechos” es una frase rebuscada y sin sentido jurídico, no hace falta sumar derechos, sólo respetar los que la Constitución y los Tratados Internacionales han establecido para TODOS LOS CIUDADANOS.

En cuanto a “consolidar la democracia que tanto nos costó recuperar” se trata de la demostración de que la soberbia, la mentira y la hipocresía son cualidades de nuestros políticos. ¿Creen acaso que la recuperación de la democracia fue obra de los políticos? ¿Olvidan que la derrota del terrorismo, evitando que nuestro presente sea Cuba o Venezuela, fue obra exclusiva de nuestras Fuerzas Armadas cumpliendo con una lógica orden presidencial y el anhelo de la ciudadanía… inclusive de muchos políticos?

Sres. Macri, Garavano, Avruj, deberían saber que los mismos presos políticos que hoy mueren abandonados en inmundas cárceles fueron quienes recuperaron la democracia, olvidan o desconocen que en nuestro territorio se libró una guerra entre los terroristas financiados, entrenados y armados por Cuba y la URSS y nuestras Fuerzas Armadas y de Seguridad, que como en toda guerra hubo excesos de ambos bandos, pero que esos delitos, los de uno y otro contendiente HAN PRESCRIPTO y si con una retorcida, mal interpretada y peor aplicada jurisprudencia, hoy nuestros soldados cumplen prisión, deberían acompañarlos los traidores terroristas en lugar de recibir millonarias indemnizaciones y cargos públicos.

Resulta llamativo que el Sr. Avruj se niegue a dar información de los montos recibidos por los terroristas y sus deudos, alegando que se trata de “información sensible” ante el pedido de la ciudadana Jovina Luna, cuyo hermano Hermindo fuera asesinado por los jóvenes idealistas del ERP en el traidor ataque al Regimiento de Formosa.

El silencio y abandono hacia las víctimas del terrorismo es una vergüenza y una carga que ustedes llevarán de por vida sobre vuestras conciencias. La niña María Cristina Viola es el símbolo de vuestro desprecio por la vida humana conforme se trate de uno u otro ideal de justicia y patriotismo o de lo que Uds. creen que lo es.

Pero si ustedes tres se llenan la boca hablando de derechos humanos, deberían ir de inmediato a las cárceles a liberar a nuestros ancianos defensores, a ellos les debemos la democracia, no a ustedes.

Sépanlo y no lo olviden.

Juan Manuel Otero

juanm.otero@usal.edu.ar

Share

18 comments for “Se oficializó el curro

  1. Ferrero roche
    17/12/2017 at 10:15 AM

    Es queMacri es un simpaticon. Lo usan para la parte social. El hombre sale pone la cara de truco y se manda ….lo que le dicen…De produccion propia…ni lo sueñen…no le da el bocho. Claro con tantos genios que lo rodean y bajan linea, a veces suele suceder que el hilo conductor haga algun chispazo no este conectado y zas le mezclan las ideas con otras totalmente opuestas…. Que se le va a hacer… ES LO QUE HAY….TODAVIA NO EXISTE UN PROYECTO DE PAIS NI DE CORTO, NI MEDIANO, NI DE LARGO PLAZO….Aqui hay zafarrancho e improvisacion…andamos a los ponchazos….y asi nos esta yendo….lamentable

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      17/12/2017 at 2:44 PM

      ¡¡¡Completamente de acuerdo!!!

  2. Alberdi y Roca de nuevo
    17/12/2017 at 1:17 PM

    Todo tristemente cierto. Creo que sintetiza la sucesión de hechos históricos como fueron y su desvirtuación, para poder, sobre una historia aberrantemente deforme, poder implementar la venganza de asesinos entrenados en Cuba y Checoslovaquia, para desestabilizar y poner en el camino de la africanización a países que perfectamente pudieron haber recorrido el camino inverso, el del progreso real. Esta segunda etapa, comenzada con Alfonsín y continuada por los posteriores, significa la materialización del ideal gramsciano. La oficialización de revanchas torturantes que comienzan mucho antes de cualquier parodia de condena judicial. Gente presa sin prisión preventiva, sin la más mínima posibilidad de eludir la acción de la “justicia”, en el caso de cumplir con prisión domiciliaria por sus condiciones físicas y morales. Gente que jamás mato fuera del marco de una guerra. Pero tampoco importa que hayan sido y sean los soldados que vencieron a los asesinos que sembraron el terror entre la década del 60 y principios de la del 80. Las bombas, los asesinatos a sangre fría para robar armamento fuera a un agente de policía atacado por la espalda, fuera un cuartel tomado con colaboración de algún disoluto idealista desde su interior, son hechos que no existen. Aunque haya habido muertos que nadie recuerda, aunque hayan sido primera plana de los diarios de la época. Tampoco existen ni el restablecimiento de condiciones de tranquilidad que incluían la retracción severa y efectiva de la delincuencia común, al punto de poder caminar por las calles de cualquier lugar del país sin temor. Eso tampoco existe. Importa la versión falsa de la historia por la cual una democracia que es puro beneficio para todos nosotros, fue recuperada por el abnegado esfuerzo, – como no podía ser de otro modo-, de los políticos. Pero ocurre que de no haber existido todas las tropelias terroristas, deberíamos reputar entonces como un rosario de mentiras inventadas por los diarios de ese tiempo esos hechos criminales y entonces los militares resultarían monstruos desatados que se dedicaron a perseguir sin piedad a ramilletes de jóvenes iluminados, pobres inocentes, colmados hasta el alma de buenas ideas y mejores intenciones. Sólo que esos terroristas si existieron, si mataron y por los métodos más crueles aprendidos en su entrenamiento cubano y checoslovaco, si secuestraron y robaron, si generaron en el país condiciones para la desinversión, el desmantelamiento de sus más valiosas costumbres de convivencia y progreso. Antes de su santa aparición, no era este un lugar perfecto, claro que no, pero estaba más cerca de serlo entonces que hoy, después de cundir el efecto de su redención santa y perfecta para todos nosotros. Y fueron los políticos los que se encargaron de retomar el camino de la mentira a partir de 1983, de la mano de los ideólogos de esta farsesca revancha. Alfonsín, Nino, Paixao, Arslanian y sus compañeros de heroísmo, Zaffaroni, Binder, Moreno Ocampo, Lorenzetti, Rozanski, y demás delincuentes oficiando de obedientes y bien remunerados “jueces” y “fiscales”. Todos continuadores del camino al empobrecimiento y la bestialización a ultranza. Los actuales funcionarios aparecen compartiendo la decisión de sostener la mentira y la revancha, manteniendo a los terroristas fuera del foco de atención, violando sistemáticamente el artículo 18 de la Constitución Nacional de cabo a rabo, y hasta el mismo tratado de Roma, que contiene imperativo el principio de irretroactividad para la aplicación de la ley penal más severa. Que sean muchos los que lo consuman y durante años no exime a ninguno de los nombrados de reos de juicio y de delincuentes peligrosos. En sus manos estamos y deberíamos tomar conciencia y hacer lo correcto con ellos. Quizás podamos.-

    • Juan Manuel Otero
      17/12/2017 at 1:33 PM

      Agradezco sus palabras y lo felicito por su comentario tan puntual y coherente. Y ojalá se pueda hacer algo al respecto de esta entrega, tengo mis dudas, tal vez sea porque a mi edad pienso que nunca veré a mi querida Patria de pie como la pusieron nuestros Padres fundadores para orgullo nuestro y admiración del mundo civilizado.

    • mari
      18/12/2017 at 8:16 AM

      El periodismo casi todo ha sido cómplice del relato y así la sociedad muchos no recuerdan lo que sucedió y otros los más jóvenes solo conocen solo el relato de los jóvenes idealistas y los militares malos Periodistas como Lanata ,Nelson Castros que son creíbles para la sociedad siguen engañando a la gente apoyando el relato Lanata no hace poco seguía ionsistiendo que fueron 30.ooo los desaparecidos cuando fue un guerrillero el que admitió que fueron muchos menos ,el otro el castro dijo que hay que defender la democracia que tanto nos costo conseguir

  3. Pehúen Curá
    17/12/2017 at 1:27 PM

    Se equivocan, la mayoría no votó por la finalizacion del “curro” de los derechos humanos, al común de la mayoría ni le interesa el tema, pregunten en la calle y se llevaran una sorpresa, la gran mayoría no quiere los uniformes ya que representan ordden y disciplina y eso al argento medio, lo pone loco, no quiere saber nada. Votaron (si es que lo hicieron) por el aparato propagandistico montado sobre un candidato del poder mundial (INDRA mediante) sumen las abstenciones y los votos en blanco, casi la mitad no votó. Si mañana se decretara la no obligacion de votar, lo haría solamente un 20 a 30 % no más.

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      17/12/2017 at 3:35 PM

      No puedo negar que hay razones valederas en tu comentario, Don “Pehuén Curá”; solo te hago notar, porque corresponde.., que no se habló de mayorías si no de millones que lo votamos por eso, y que si por si mismos esos millones no son mayoría., fueron suficientes para inclinar la balanza, que ya presentaba uno de sus brazos torcidos después de la ABSURDA, IDIOTA.., designación a dedo de Anímal Fernández…, ¡¡como buscando perder la elección!! Ya estábamos acostumbrados a las burradas, payasadas, brutalidades y semejantes yerbas de la Kretina, ¡¡pero esa fue el sonajero de la serpiente de cascabel!!, a la cual esta misma administración que votamos en el 2015, se encargó de volver a colocar en un más que importante puesto, con capacidad de arañar hacia la primera magistratura.

      Guille

  4. Alberdi y Roca de nuevo
    17/12/2017 at 4:12 PM

    Comparto Pehúen Curá su comentario. De hecho con todos los años que pasaron, sigue siendo un enigma para mí las verdaderas razones del incidente que generó la guerra de Malvinas, y los motivos para reaccionar como lo hicieron los gobiernos de las dos partes. Lo que vino después también fue sorprendente e inentendible: Un defensor de cabecillas terroristas, presidente de la república. Sujetos que juraron como jueces por los estatutos del proceso de reorganización nacional, “juzgando” a las juntas militares, como si las tropelías de los terroristas no hubiesen existido. En definitiva un camino de legitimación de enemigos jurados de cualquier forma de evolución ética y material, que alguien respaldó desde un poder difícil de encontrar en este país. Un poder central con resoluciones tomadas mucho antes del incidente y con consecuencias claramente previstas para varias décadas para adelante. Todos pueden ser considerados como piezas de un ajedrez que se juega muy lejos de aquí, militares, terroristas, víctimas y victimarios, cuyo costo real pagamos solamente nosotros, los manejados por esa gente que en su inmenso poder y quizás por la mera falta de información, por el secretismo que lógicamente las rodea, resultan incomprensibles en sus pretensiones y acciones, por demás amorales y delictivas respecto de la vida y los derechos de cualquier otro ser humano. Bien decía Paul Valery que las guerras las pelean gentes que no se conocen entre sí y se matan unos a otros, por orden e iniciativa de otros que sí se conocen y que jamás se matarían entre ellos.-

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      17/12/2017 at 9:25 PM

      Señor.., reciba usted mi agradecimiento por explicación tan certera, y no habitual en este Medio, salvo honrosas excepciones.

      Guille

      • Alberdi y Roca de nuevo
        17/12/2017 at 10:11 PM

        Un placer poder compartir reflexiones con todos ustedes, Señores Otero, Pehúen Cura y Guillermo Nietto Zukowski, estoy seguro que además de ser agradables, resultan útiles. Mis saludos y agradecimiento para ustedes.-

    • mari
      18/12/2017 at 8:05 AM

      Que bueno esta todo lo dicho y sobretodo que los que van a la guerra son el pueblo mientras los que las dirigen están bien escondidos

  5. Sergio
    18/12/2017 at 12:43 AM

    Es un político argentino Mauricio…

    ¿Porqué esperaban otra cosa?
    Les dije hace tiempo que es el típico plutócrata internacionalista de turno.

    Y más aún. tiene un problemita no resuelto: está convencido hasta el día de hoy de que en su secuestro intervinieron algunos ex militares genocidas. No quiere ni un poquito a las FFAA y lo demuestra a diario.
    ¿Entonces quien?
    Sinceramente no lo se..

  6. mari
    18/12/2017 at 8:01 AM

    Todo bien con el necio de Macri,pero nadie le garantiza que él y su familia sean víctimas de esa juventud maravillosa que hace homenajear a los lideres mundiales hipócritas como el ex presidente francés que en su país decía luchar contra el terrorismo pero acá les rinde honores

  7. francisco
    18/12/2017 at 8:46 PM

    POLITICOS TRAIDORES, COBARDES Y CORRUPTOS, SE LE VIENE LA NOCHE, SALUDOS DE LA “RAM”, QUE DIOS LOS PROTEJA.-

  8. EL CHUMBIAO
    18/12/2017 at 9:54 PM

    Lo positivo es que todos los políticos, obispos, curas, sindicalistas, empresarios, se están sacando la careta y mostrando el el hijo de puta que tienen adentro.
    Es lamentable,y espero no verlo, pero como me dijo un europeo la Argentina es posible que salga adelante después que corra sangre por las cunetas. Es por lo que están trabajando los “dirigentes” mencionados al principio,
    Y espero que todos ellos paguen con sus vidas y las de sus familias la traición a la Argentina y a su pueblo honesto.
    No lo entendía al Brig. Gral don Juan Manuel de Rosas y a las purgas de la Mazorca, ahora lo entiendo y aspiro que se encarne en algún argentino bien nacido.

    • Alberdi y Roca de nuevo
      19/12/2017 at 4:03 PM

      “Chumbiao”, por ahí usted los leyó en su momento, pero quedó dicho claramente y sin fisuras por Claudio Chaves en dos artículos aparecidos en este mismo Informador. Uno del 7 de mayo de 2017 titulado “Ya es hora de terminar con la venganza” y un segundo, en mi opinión complementario del anterior, del 12 de mayo siguiente titulado “Juan Bautista Alberdi: más allá de la grieta, Justicia y política”. Allí se patentiza la complicidad de los políticos en general respecto de los grupos terroristas y sus consecuencias aberrantes, de las que por supuesto no piensan hacerse cargo jamás. Reproduce una conclusión del recordado historiador Tulio Halperín Donghi sobre el particular, en su libro “La larga agonía de la Argentina peronista”, – quizás debió hablar de la agonía de la Argentina a secas -, en la que se patentiza la responsabilidad de los manipuladores de la política, lo que incluye a los de la religión y el periodismo, aunque se hagan los desentendidos invariablemente, cito: ” y este éxito, ( el de la expansión de la guerrilla), no hubiese sido posible si – por razones sin duda distintas -, diversos sectores de nuestras élites políticas no hubiesen estado dispuestas a reconocer algún grado de legitimidad a esas tácticas para resolver dilemas centrales de la vida política nacional”. De las razones distintas de los políticas están a la vista en toda su morbosidad hace décadas. Chumbiao, con fundamento su hartazgo está plenamente justificado. Queda claro en manos de quienes estamos hace cuarenta años y que es lo que ellos en justicia merecen. Saludos.-

  9. EL CHUMBIAO
    18/12/2017 at 9:56 PM

    Otro sí digo: El curro de los DDHH da impunidad y Macri y sus funcionarios aprendieron la lección kirchnerista,para ir por lo que queda de la Argentina

  10. Silvina Soncini
    01/01/2018 at 9:05 PM

    Si hasta incumplieron la “La Ley 26.651, sancionada el 20 de octubre de 2010 y promulgada el 15 de noviembre de 2010, establece la obligatoriedad de utilizar en todos los niveles y modalidades del sistema educativo como así también en su exhibición pública en todos los organismos nacionales y provinciales, el mapa bicontinental”, en la portada de lo que han imprimido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *