En el umbral de la ingobernabilidad

El gobierno responsabilizó a Alberto Fernández por la suba del dólar al haber declarado que la culpa de la catástrofe social era del gobierno y del FMI, provocando además la caída de los activos argentinos y el alza del riesgo país. Esta declaración oficial pone de manifiesto lo que hasta ahora se negaba: que la gobernabilidad depende en buena medida de cómo actúe Alberto F. En otras palabras, que el Frente de Todos está cogobernando, ya que sus conductas afectan la gobernabilidad. Esta premisa tiene a su vez el efecto de volver eterno el lapso que falta hasta el 10 de diciembre, fecha del traspaso del poder. Una forma de poner fin a esta crisis sería que Juntos para el Cambio renuncie a participar de las elecciones del 27 de octubre y cogobierne con el kirchnerismo. Pero esto es imposible, porque Macri está obligado al mayor esfuerzo para obtener bancas de legisladores que le garanticen la supervivencia a su espacio. Mientras sean competidoras, para ambas fuerzas es imposible acordar los puntos para una transición. En realidad, lo que se está produciendo es la escalada de la crisis en la cual el gobierno trata de sacar provecho haciendo responsable al candidato peronista.

¿Qué lógica?

La realidad es que en las últimas 48 horas se dio un paso más hacia la ingobernabilidad y no aparece ningún actor que sea capaz de mediar. En realidad el problema de fondo es que el paquete de medidas económicas anunciado por el gobierno luce insuficiente para la magnitud de la crisis y que el efecto aliviador que tuvo la llegada al Ministerio de Hacienda de Hernán Lacunza ya está prácticamente consumido por las expectativas negativas. En medio de este tembladeral, la lógica indica que se impone una reunión entre Macri y Alberto F pero no hay garantías de que se imponga un procedimiento lógico. Mientras tanto, entramos directamente en el campo de la ingobernabilidad.

Carlos Tórtora

Share
Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ricardo
Ricardo
1 year ago

usted juega en las ligas kk segun veo , usted trata de imponer una idea del peronismo que desde Alfonsin y de la Rua no se pone en practica y es que se vayan aceleradamente porque no es gobierno peronista ni kk,olvidadndo que los ultimos meses de cfk fueron un espanto ,solo que en 2015 como era de suponer Scioli daba ganador en todas las encuestas y salio triunfante en las PASO ,no hubo corridas porque eran del mismo palo,pero en las generales Maurico Macri arraso y se quedo en primer lugar ………..

Tarántulo
Tarántulo
1 year ago

Cuando el tipo sentó a su perro “Balcarce” en el sillón de Rivadavia (googlear “perro Balcarce sillón”, Imágenes) demostró su falta de respeto incluso hacia sí mismo. Esto se ve también afuera. En concreto: cualquier otra tinguería que diga y/o haga será tomada como tal.

Tarántulo
Tarántulo
1 year ago
Reply to  Tarántulo

Fe de erratas: tilinguería x tinguería.

Toto
Toto
1 year ago

Los esfuerza que la gente de a pie , viene realizando para que de una vez por todas , se imponga la REPUBLICA , es decir la ley y el orden. Pensemos que al peronismo , ya no es el justicialismos , sino esta los setentinta presto a la revolución zurda . El pueblo justicialista no entiende este juego de la y izquierda peronista infiltrada , se ha olvidado que el General Perón era de derecha , y los echo de plaza de mayo. Es necesario que se den cuenta , hacia dónde nos llevan votando a Cristina . Por otro lado los anti peronista deben realizar un esfuerzo supremo , votando a Macri. El radicalismo se descartan que cerrarán los ojos , y harán patria. Ya está demostrado que se le puede ganar al peronismo, Alfosin , De la Rua y el propio Macri ya le ganaron. Pero esta vez es distinto, dejando de lado la economía , deben perdurar las defensa de las instituciones, que están en reparación y falta mucho. ( justicia , aduana, fronteras , educación seguridad salud ) . También pensar que la economía real no. Esta tal mal, campo, petróleo minería, está funcionando, no hacer caso a los que dicen que está todo parado. Cuidado.