La cuarentena fue el origen del terrorismo que atentó contra CFK

Cuando el coronavirus se convirtió en una pandemia mundial, los países tuvieron diferentes estrategias y una de ellas fue la cuarentena que se aplicó en nuestro país, que motivó varias manifestaciones masivas del PRO y de los entonces liberales, que se convirtieron en libertarios. Esos manifestantes eran un muestrario variopinto que incluyó a sectores que no tenían militancia política, como a los que se quedaron sin trabajo o sin changas y también a los trabajadores y clientes de los gimnasios, que se unificaron en un grupo «gimnasios unidos». Ahí se juntaron lúmpenes y clases medias y también alta, que practican todo tipo de deportes, aunque prevalecieron los más castigados de la población que tienen trabajos de ocasión y aparecen «los copitos» y el colectivo de «Revolución Federal», todos ellos convocando a la violencia, junto a los musculosos de «gimnasios unidos». Pero «los copitos» y «Revolución Federal» ejercieron un fuerte terrorismo verbal que, en el caso de los que atentaron contra la vicepresidente, directamente pasaron al terrorismo de acción y no lo hicieron en ámbitos privados, como dice el periodismo que minimiza esta violencia. Lo hicieron en Twitter Space, que son conversatorios en la red del pajarito en los que cualquiera puede participar, o en los Instagram Live, es decir, en vivo, por esa red social y también en Facebook y TikTok. Esa incitación a la violencia se convirtió en terrorismo cuando gatillaron a centímetros de la cabeza de CFK y, si en los próximos meses pasan al olvido, será por acción de la justicia y la sociedad. A diferencia de Francia, este germen de terrorismo no fue ejecutado por quienes estuvieron presos sino por descartados de la sociedad. No hubo responsabilidad ni conexiones políticas pero el musculoso al que Sabag Montiel intimó a que se haga cargo de su defensa, como los hermanos de «Toto» Caputo, ex BCRA, comprando carpintería a un amateur como Jonathan Morel, es algo muy raro que se deberá investigar. Pero, si bien no está probada por ahora la conexión política, es necesario dilucidar si los discursos de odio de la oposición y algunos medios de comunicación alentaron a cometer el atentado; y los ejemplos de Israel, Estados Unidos y la guerra civil de Ruanda son ejemplos de que los discursos de odio generan asesinatos o intentos de magnicidio.

Guillermo Cherashny

Share
Subscribe
Notify of
guest

3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ironics
Ironics
1 month ago

Discurso del odio desde los más altos cargos del Estado, bajan línea hasta las
clases más bajas.

Buscar en Google los discursos de Perón o Evita, da un ejemplo claro de lo que
expreso. Más aquí, algunos discursos de los últimos 10 años de la señora y hasta
del mismo presidente, aunque no tan furibundos como aquellos de los 50, también
contribuyen con el odio (hoy llamada grieta).

Nada nuevo bajo el sol, no hay de qué asombrarse, el ejemplo viene de arriba
hacia abajo. Después «a no hacerse los rulos» por las cosas que vemos.
No hago mención de los dichos de algunos dirigentes gremiales y tampoco de los
cuatro de copas, que rodean al kirchnerismo, para no abundar en el ejemplo.

Todo huele a opereta política, no se porque, intuyo que es demasiado precario
todo como para ser un tema serio.

Javier
Javier
1 month ago

¿Quien te apoya?
Se puede hacer hasta terrorismo mapuche si los que habitan el estado estan dispuestos a tolerarlo. Si no estan dispuestos entonces el estado peronio aun mal que mal tiene herramientas como para lidiar con casi cualquier grupo.

En cuanto al «discurso del odio» no es mas que una categoria inventada para condenar discursos que a grupos politicos de izquierda no les gustan.
No es serio hablar de discursos del odio.

Por ahora no veo razon para asustarse por un intento de asesinato. Algo que sucede todo el tiempo.

No puede ser que los alarme mas un intento de asesinato que los asesinatos confirmados que todos conocemos que estan ligados al kirchnerismo. Empezando por Nisman por ejemplo.

PEPE VERGARA
PEPE VERGARA
1 month ago

Coincido con Javier. Y agrego: cada tanto el puto kirchnerismo inventa clichés para que lo repita la gilada descerebrada. Pusieron ahora de moda «discursos del odio» anteriormente fue discursos «destituyentes». Son unos hdmp…!!!
🤬