Corrupción, acoso sexual e impunidad en la Policía de Ritondo

bbx_641114014_fotopolicia

Luis Alberto Ivanovich y Marcelo Loyola, apuntados por los pedidos sexuales a oficiales de policía. (Foto: NOVA)

Una Oficial de Policía, llamada Yanina y con identidad reservada por temor a represalias hacia su persona, reveló datos escalofriantes de corrupción, maltrato, abuso sexual y psicológico dentro de la Policía Bonaerense que dirige Cristian Ritondo, en la que se encuentra con carpeta médica psiquiátrica.

En un escrito exclusivo que presentó a NOVA, dejó en claro que “entré en el 2005 como oficial de policía con sólo 9 jerarquías y con casi 11 años de servicio continúo con la misma por no acceder a los pedidos sexuales del antiguo Jefe de Comunicaciones Luis Alberto Ivanovich y su cómplice, hoy Superintendente de Comunicaciones, Marcelo Loyola, quién se dedicaba a acosarme en la oficina”.

En continuidad con la negativa a las peticiones sexuales, “y como muchas compañeras si lo han hecho, me han trasladado al igual que María Areco por varios destinos, uno de ellos la Radio Quilmes, donde he tenido de Jefa a Patricia Capraro, la cual me ha tratado muy mal, denigrado, y como oficial me obligaban a quedarme horas después del servicio, siendo privada de mi libertad hasta que ella autorice abrir la puerta. Allí fui maltratada por la Teniente Xoana Torancio, el Teniente primero Gil y otros jefes de turno con violencia física y psicológica”.

Asuntos Internos y vista gorda

“Realicé todas las denuncias correspondientes en Asuntos Internos pero siempre caían en manos de Ivanovich, Loyola y Capraro, parecía una cargada. Al igual muchos compañeros, hemos perdido la confianza en Asuntos Internos. Es una oficina controlada por la Policía y no es imparcial ya que las denuncias se pierden y nunca se resuelven”, afirmó la Oficial.

Por su parte, confesó haber sido “amenazada por oficiales de policía armados, con la posterior denuncia pero en Asuntos Internos no hicieron nada. Por eso mismo quiero mantener mi anonimato por temor a represalias”.

“Todo eso me produjo mucho daño y aun no puedo recuperarme. Loyola me llamaba por intermedio de una tal Vanesa que trabajaba en su oficina, y me presentaba a entrevistas con la excusa de que sería reubicada pero él me decía ‘Usted ya sabe lo que tiene que hacer’, pero como no accedía dejaban asentado que no iba a las entrevistas y pasaban otras compañeras que si accedían a sus peticiones sexuales”, indicó.

Todo queda en familia

En ese sector de Comunicaciones del Ministerio de Seguridad, “se compone todo de una gran familia, todos son familiares de alguien y no es que están ahí porque han rendido bien sus exámenes. Encontramos desde los Olierzer, Luboz, los parientes de Capraro y su ex marido Ponce, sus hijos, entre otros”.

“También encontramos a Yanina Díaz, hija del Sargento asesinado en la Planta Transmisora, quien a pesar de no tener secundario completo ni tener vocación de policía le dieron un lugar en la parte administrativa “patrimonial” de Comunicaciones. Todo esto para callar la muerte de su padre y así con otros familiares asesinados en ese mismo lugar”, remarcó.

Luego de ese hecho macabro con los compañeros en la Planta Transmisora, “nos obligaban a ir a hacer guardia, donde todavía quedaba la sangre y con mucho temor asistíamos. Eso nos marcó psicológicamente y a veces no podemos dormir de pensar en esos compañeros, y que podríamos haber sido nosotras. Los únicos que se salvaban de ir ahí eran las novias o algún amigo de los jefes”.

Muchos más involucrados

En el estremecedor relato, “también recuerdo al Jefe de Personal de Comunicaciones Sandoval, quien se quedaba con horas cores que por lo general ahí se pagan pero no se cumplen. Un ejemplo: te daban 50 horas cores que no cumplías, pero te daban 20 y las otras 30 se las quedaba Sandoval”.

En esa lista extensa, “fuimos también maltratadas por el Capitán Daniel Faccio quien nos negaba vacaciones y nunca las denegó por escrito. Por tal motivo, el ministerio personal general no accede a pagarnos las vacaciones no denegadas por el capitán Faccio. Además nos obligaba a comer atendiendo el teléfono, al igual que Capraro, y muchas veces nos atragantábamos para poder atender las llamadas de la radio”.

Por otro lado, “no se respetaba horario de trabajo un mucho menos medidas de seguridad en el ambiente laboral, ya que éramos expuestas a ruidos intolerables durante 12 horas, siendo jornadas de 8 horas diarias, y Faccio nos amenazaba que nadie nos daría bolilla si lo denunciábamos. Hasta el momento que fuimos a Derechos Humanos a denunciarlo y nos dijeron que íbamos a terminar como Miguel Bru porque era policía a la que estábamos denunciando”, dijo.

“He compartido con la oficial Areco horas en la Comisaría Primera de Berisso, donde fuimos maltratadas por la señora Viviana Iglesias y otras más, amenazándonos de lo que no sabemos de lo que es capaz y muchas veces tratándonos como empleaduchas que limpia su casa, encierros en oficina, denigración y maltratos psicológicos”, aseguró.

En particular, “tuve una experiencia con el Comisario abogado José Luis Paniagua Fulgione, quien me tomó una denuncia por maltrato y violencia de género, y de forma intencional me ponga mal datos como día, año, direcciones y nombres, incluso me diga que ‘yo estoy arriba nadie me puede bajar’. Después de eso se tomó merecidas vacaciones en Punta Cana. Él trabajaba conjuntamente con Ariel Giancristofaro, y su ex mujer Yanina Riquelme, detenido por integrar una banda delictiva, aparte de haber pasado por carpeta psiquiátrica mucho tiempo y de repente reincorporado en comando con una nueva jerarquía”.

Por último, “me estaba olvidando del Capitán José Coria y su mujer, Gisela Pastorini, que se la pasaban comiendo asados mangueados a los comerciantes de Berisso. Es otro maltratador que debería ser investigado, hasta por dejar compañeros enfermos abandonados. Su mujer ocupa lugares de Jefa por acomodo”.

“Esperamos que tanta impunidad algún día tenga justicia e investiguen a estas personas, tanto por el abuso de poder como por sus bienes patrimoniales”, concluyó la oficial denunciante. (Agencia NOVA)

13 comments for “Corrupción, acoso sexual e impunidad en la Policía de Ritondo

  1. DR. DARIO LUIS QUEIROLO
    18/11/2016 at 2:20 PM

    STA. YANINA , UD. DICE SER OFICIAL DE POLICIA DE LA BONARENSE .- POR LO TANTO ENTIENDO QUE TIENE UN MÍNIMO DE PREPARACIÓN JURÍDICA .- QUIERO SUPONER ELLO .- SI UD. ADVERTÍA QUE A PESAR DE SUS REQUERIMIENTOS DE JUSTICIA NO ERA ADMINISTRATIVAMENTE ESCUCHADA .- MUY SIMPLE , CONCURRA AL JUZGADO O FISCALÍA DE TURNO Y FORMALICE LA DENUNCIA .- E INICIE UN PROCESO CONTRA EL ESTADO PROVINCIAL PROCURANDO SE LA INDEMNICE POR LOS MALTRATOS SUFRIDOS .- HE DICHO .-

    • VILLAR
      19/11/2016 at 1:56 AM

      Para el Sr, Queirolo, porque llamarlo Dr. no se, doctor en que, por que menosprecia lo que relata la señora policia. Usted ha dicho, pavadas, alejadas de la realidad, yo vivi cosas peores que esta señora, y denuncie como usted aconseja en fiscalia, bueno antes era en juzgado, y sabe donde se meten su denuncia, imaginese, en mi caso, apenas terminaba de llevar tal o cual prueba, me iba del juzgado, y los mismos del juzgado llamaban a mis superiores y les mostraban que habia aportado. y ni hablar de denunciar al juzgado, tambien lo hice, y me comi las represalias, si la policia se transformo en una mafia, ni hablar de la justicia, y asuntos internos un chiste, pero macabro, yo tambien denuncie con pruebas y cuando usted insiste con que no pasa nada lo tratan mal, realmente mal, para que usted no joda mas. La señora policia se juega la vida, como me la jugue yo, porque luego viene el vuelto, de ese vuelto no se salva nadie, eso, si nunca mas vuelve a la fuerza, porque si vuelve al trabajo, imagine lo que es el fuego amigo por la espalda, o una emboscada fabricada donde sus compañeros lo dejan solo ante delincuentes que solo tienen una mision, cumplir el pedido se sus socios uniformados, usted tiene que caer. Por que no hace un esfuerzo y se pone en el lugar de esta policia, sabe lo que paso? lo que sufrio, usted tiene idea de lo que es esperar que salga una nota periodistica, y ver si vienen por usted o por un familiar, sabe el terror que se siente, sabe lo que es intentar dormir luego de una denuncia hacia los jefes, sabiendo que estan reunidos para destruir a quien los denuncio,lo quieren destruido, quieren ejemplo, para que nadie mas se atreva a enfrentarlos. Asi que señor con minuscula, no aconseje tanto desde la comodidad de su teclado a esta gran policia que le sobra lo que a usted le falta. Vivan los grandes policias, los que se atreven a ser policias en el lugar mas peligroso que existe, la propia institucion.

    • Armando
      19/11/2016 at 4:27 PM

      Que irolo. Ud es abogado?? No parece ya que denota poco conocimiento del funcionamiento corrupto de las Instituciones y / o Organismo s..

  2. Hilario
    18/11/2016 at 8:36 PM

    Uhhhh en la policía del manco no pasaba che!!!

    • Pedro Sebastian Gomez
      18/11/2016 at 11:21 PM

      Uhhhh ¡Que pelotudo que sos!

    • pirucho
      19/11/2016 at 8:20 PM

      en la que no pasaba era en la de camps y etchecolatz, ahí no se jodía.

  3. Pehúen Curá
    18/11/2016 at 8:45 PM

    Esto no es nuevo, desde que comenzaron a “meter” mujeres en la policía, sirvieron para escándalo y queridas de los jefes y oficiales. El área de Comunicaciones fue en su momento algo casi de elite, hasta que comenzron a llegar las mujeres, se acabó la tranquilidad, una “vigi” de dos días mandaba más que un suboficial de 20 años. Cada cual tiene el derecho de ganarse la vida como quiera y el la profesi´pon que quiera, pero las mujeres, en la cantidad y calidad que superpoblaron la Institución, sólo sirvieron para enfrentar el hombre con el funcionario. Se convirtieron en receptáculos de semen de los oficiales y jefes, por el solo hecho de acomodarse y ganar las horas extras sin hacerlas. Este es el problema subyacente en la Institución, jefes que llegaron a dedo y con nula o escasa formación de hombres. Lejos quedaron los jefes que se hacian respetar, y eran respetados por su conducta dentro y fuera de la dependencia, pero claro, las mujeres que conocí, eran otro compañero, pocas y buenas, andá a enfrertarte con una de esas, te pegaban un cazote que volabas tres metros. Eran minas de fierro en la calle. Hoy cuando las veo, sin gorra, sin prestancia, sin la m istica de esos años, con el orgullo de vestir el quimono azul, con collares, aros como para un desfile, pintadas como gatos. En esto convirtieron la policía. Con un agravante, que hay numerosos siucidios de mujeres que no se dan a conocer. En mi ciudad ya van por tres y dos varones. Para el que crea que es dicriminación, le digo que la policía es para hombres, las pocas mujeres que hubo eran en algunos casos, mas machos que los hombres, esas eran POLICIAS Y COMPAÑERAS, NO TE DEJABAN DE A PIÉ. Para ellas TODO MI RESPETO Y SENCILLO HOMENAJE.

    • Pedro Sebastian Gomez
      18/11/2016 at 11:19 PM

      La policia no es un compartimiento estanco depende de quienes la comanden.Mujeres y calentones rechazados hay en todos lados.
      La nota se refiere otra cosa.

      • Argenzuela
        19/11/2016 at 8:23 PM

        se refiere a otra cosa pero el trasfondo es el mismo, aporte no segrege.

    • VILLAR
      19/11/2016 at 2:17 AM

      Para Pehuen Cura, usted tiene toda la razon, pero se dara cuenta que desde el año 1983 hasta la fecha algo cambio en la institucion policial, y cambio para mal, imagine usted si hubiesen reclutado mujeres como las que usted describe, o si existieran hoy jefes como hubo antes, entonces no se hubieran vengado los guerrilleros de las instituciones que los enfrentaron y derrotaron. Y le agrego un dato no menor, que nadie cita cuando se refieren a la venganza de los guerrilleros, no solo se vengan de las instituciones y civiles que los enfrentaron y derrotaron, tambien se vengan del pueblo que les dio la espalda, que no se sumo a ellos, como ellos mismos pretendian, un pueblo que hasta los denunciaba si veian algo, un pueblo que no tenia conciencia de clases, como ellos decian, un pueblo burques, entonces ese pueblo es su enemigo, y es asi, por ello no les importa a los actuales politicos, que antes fueron guerrilleros, cuando los delincuentes, sus protegidos, matan a diario gente, total son del pueblo burgues, por ellos, que maten a todo el pueblo, no solo no les interesa, en su interior lo disfrutan, no se olvide que siempre dicen que mientras el pueblo gritaba los goles y el campeonato mundial de futbol de 1982, a sus camaradas los torturaban en los centros de detencion, usted a quien cree que se refieren ellos? a los militares, por supuesto que no, se refieren al pueblo que los abandono, y que festejaba por la pelotita con el proceso militar. Un saludo.

  4. Pedro Sebastian Gomez
    18/11/2016 at 11:16 PM

    Sin ser fascista. Pero ¡Que cara de depravado que tiene ritondo!
    La cara solita lo condena.
    Aparte de muy fulero.Eso genera en algunos pobres tipos un resentimiento
    contra las mujeres y los tipos mas agraciados que el.
    No me extraña que pasen estas cosas ademas de su inutilidad total
    que se ve claro en el aumento de los delitos y la corrupcion policial a diario.

  5. Juan Carlos Gonzalez
    20/11/2016 at 3:51 PM

    che, en todos los destinos le iba mal a esta mina? que casualidad, no será que es una negra quilombera y tiene problemas con todos? no será que no quiere trabajar? no será que como la estan por echar a la mierda quiere armar quilombo para que el estado le pague, dejen de ensuciar gente de bien, no le den tanta entidad a estas denuncias sin fundamento.

  6. Pedro Gomez
    20/11/2016 at 4:02 PM

    Dejate de joder… YO FUI COMPAÑERO TUYO, sos re quilombera, te echaron de todos lados por no querer trabajar y hacer lio. A parte de ser mala compañera, faltabas a los servicios, llegabas tarde, no relevabas a la gente. Recontra carpetera, inventaste carpetas psiquiatricas para pasarla bien. Un desastre. POR FAVOR SEÑOR MINISTRO, QUE HAYA UN POCO MAS DE FILTRO PARA LOS QUE INGRESAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *