9 de Julio, CFK y las Fuerzas Armadas

9 de Julio, CFK y las Fuerzas Armadas

En su carácter de comandante en Jefe, la presidente Cristina Fernández de Kirchner encabezó este pasado martes 7 de julio por la noche, la cena de camaradería de las Fuerzas Armadas que se realizó en el salón “General José de San Martín” del Edificio Libertador, la sede del Ministerio de Defensa y de las jefaturas del Estado Mayor Conjunto y del Ejército Argentino. En el discurso la mandataria defendió su gestión y expresó: “Somos un país que aplica los derechos humanos en serio”, afirmó la jefa de Estado, quien remarcó que “otros países no hacen lo mismo”. Este “Aló Presidente” fue el número 28, de este año. Una corrección le hago Le dijo Nelson Castro, Presidenta, el cruce de Los Andes “fue posterior a la Independencia”. Se equivocó la fecha. Hay un uso espurio de la cadena para hacer campaña. Se lo mostraba a Scioli.

Una vergüenza. Ahora como él es el candidato del Gobierno, lo exhibe. Usa los actos patrios para hacer electoralismo barato. Eran todos parte de un acto de campaña: La Cámpora y demás. ¡La plata que sale eso! “El kirchnerismo transformó los actos patrios en actos propios”. Hay mucha gente que luchó para que tengamos patria. Es una actitud reprochable y deplorable. El cristikirchnerismo quiere apoderarse del Estado y reescribir la historia. Es increíble esta idea que hace al relato. Que es de un mesianismo que no deja de sorprender. Y es una demostración de lo que le duele a la Presidente alejarse del poder. Y hay esta idea de despreciar lo hecho por muchos argentinos antes del 25 de mayo de 2003. ¡Hay una peligrosidad de creerse que todo nació con el kirchnerismo! “Esto es antinómico con la democracia” que nos merecemos y necesitamos seguir viviendo. Luego de recordarles a los presentes que los militares “cometieron un grave error al querer hacer cosas para las que no fueron creados”, afirmó que los políticos se someten al voto popular y los militares, no. En un discurso cargado de clima de fin de mandato, la primera mandataria hizo un repaso de su política en materia de Fuerzas Armadas y sostuvo que se va “con una gran deuda, dado que no hay una Generala ni una Almiranta, o como se diga, que lleven las palmas, o lo que lleven en los hombros, no sé qué llevan en los hombros (?)”. A continuación, CFK repasó los números de las fuerzas de Paz destinadas a Haití y Chipre, a la cual vinculó por proximidad geográfica con Grecia para hacer una breve alegoría a los momentos tensos que se viven en dicho país. “Nos abocamos a modificar los planes de estudios de nuestras FF.AA. Se creó un consejo consultivo y una Escuela de Guerra conjunta, además de la capacitación de los derechos juntos con el Inadi (?) y la conformación de la Universidad de Defensa”, destacó Cristina en su rol de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Y agregó que “recién este año va a egresar la primera formación de oficiales y suboficiales formados con el nuevo plan de educación”.

“Las invasiones ya no se hacen con armas, sino con ataques cibernéticos”, afirmó Cristina para luego afirmar que “nadie es tan hermoso como James Bond ni puede hacer las cosas que hace James Bond, somos la generación de la lectoescritura y hay un nuevo lenguaje que los jóvenes entienden, verdaderos cerebros en materia de ataque cibernético”. Ante una audiencia compuesta en su mayoría por oficiales de alta jerarquía y antigüedad en las tres armas de las Fuerzas Armadas, Cristina contó que “se cumplen 110 años de presencia de nuestras FF.AA. en el continente antártico, donde tenemos 13 bases”. A continuación, destacó “la recuperación del rol industrialista histórico que las Fuerzas Armadas desarrollaron en nuestro país”, sostuvo la Presidente, quien afirmó sentirse “orgullosa por la recuperación, no de la gloria, sino de la industrialización (? )”, de no creer semejante barbaridad. “La patria debe estar por sobre cualquier interés partidario, corporativo o sectario, creo que esto es lo más importante que hemos logrado en estros años”. Y concluyó: “Por eso yo quería en ésta, mi última cena de camaradería de las Fuerzas Aradas, quería convocarlos a nunca más dejarse llevar por un canto de sirenas”

Pero la realidad que deja como Jefa de Estado luego de 8 años de mandato y 12 como régimen o gestión son desastrosas. En el caso de las FF.AA. argentinas no se destinan partidas presupuestarias para la adquisición de nuevos materiales ni para la reparación de los antiguos. En cada oportunidad que se hace necesario realizar una reparación, aún de equipos como calderas o repuestos vitales, por los mecanismos burocráticos, los procesos son largos y pasan meses antes de que puedan ponerse en servicio. “Cualquier elemento debe ser comprado mediante un sistema de licitación y se somete a los procesos a estrictos controles que dificultan más aún la compra poniendo trabas que llegan al absurdo”. Es evidente que esta norma no se aplica a todas las dependencias del Estado. A este estado de completo abandono y desinversión hay que sumar el ataque directo desde el gobierno no solamente contra los integrantes actualmente en servicio sino contra las tradiciones y los héroes de su glorioso pasado. El ministro de defensa de la nación el pasado 3 de diciembre de 2014, firmó un convenio, a través de la ARA para la compra de 4 buques multipropósito con capacidad polar de la clase “Neftgaz”, de origen ruso, luego de un largo período de trascendidos, idas y vueltas, finalmente la Armada firmó el convenio con la Federación Rusa para la adquisición de los 4 buques del tipo “Supply” de apoyo a plataformas petroleras, con un costo de US$ 8,168 millones, y que aún no han sido incorporados aunque fueran prometidos para Julio 2015. Este material usado, integra actualmente la flota del Grupo de Exploración Offshore “Arktikmor Neftgaz Razvedka” (AMNGR) con puerto de registro en Murmansk, Rusia y fueron construidos por los astilleros Szczecin Shipyard, de Sczecin Polonia a fines de la década del ’80, en el precio se incluyó además de la puesta a punto y el recorrido de las naves, la entrega de repuestos y herramientas para su mantenimiento futuro.

Estas viejas unidades vienen a reemplazar -aunque con características muy diferentes- a los del tipo “Aviso” que a lo largo de las últimas décadas se fueron desafectando por el tiempo de uso, de forma que éstas “nuevas” brindarán mayor seguridad y serán más económicos, por su tecnología moderna. Esta incorporación –de concretarse definitivamente- permitirá a la Armada volver a realizar tareas propias incluso en aguas antárticas, donde aún no ha podido llenarse el hueco dejado por el rompehielos Almirante Irízar desde abril de 2007, pues podrán participar de Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC), actividad de protección de la vida humana en ese extremo sur argentino, que viene realizándose en conjunto con Chile. Se esperaba que la presidente argentina Cristina Fernández de Kirchner firmare acuerdos con China para aumentar la cooperación militar, incluyendo la construcción de nuevos buques de guerra de la Armada Argentina, durante una visita a Beijing los pasados 3-5 de febrero de 2015, según informes de prensa. El nivel de ampliación de la cooperación militar argentino-china, que ha llevado alrededor de un año en preparación, tras la firma de un memorando de entendimiento (MoU) el 29 de octubre 2014 en una Comisión Mixta Argentino-China sobre Cooperación en el Campo de Tecnología de Defensa e Industria. Estos programas de desarrollo conjuntos reales se ultimaron durante una visita de una delegación comercial de Defensa chino a Buenos Aires a fines de enero. Informes argentinos indican que el acuerdo que se firmó en Beijing podría cubrir la coproducción en Argentina de los vehículos blindado de transporte de personal (APC) a ruedas “Norinco VN1” y la cooperación en la construcción de un nuevo rompehielos, remolcadores navales, hospitales móviles y nuevos buques de guerra para la Armada Argentina. A finales de 2014 el gobierno argentino aceptó una oferta de China para cumplir con su obligación de larga data para un nuevo tipo de buque patrulla costa afuera. Durante la última década Argentina ha considerado la compra de diseños de Brasil, Alemania y España, pero, según informes, China ha tenido éxito en la venta de un buque de guerra más capaces: una versión de exportación de la corbeta “(CSIC) P18” de la China Shipbuilding Industry Corporation. Un tanto polémico [nota del editor: para los británicos, nada más], este buque será conocida como la “clase Malvinas”, después del nombre que da Argentina a las islas que le pertenecen por herencia española.

Dos corbetas P18N ya fueron vendidas a Nigeria en 2012 por U$S 42 millones cada uno. Según la revista web brasileña “Poder Naval”, un contrato argentino inicial puede incluir dos buques construidos en China y tres coproducidas en Argentina. Una fuente argentina señaló el precio de los buques podría ser de U$S 50 millones cada uno. La corbeta P18 desplaza 1.800 toneladas, tiene 95 m de largo, 12 m de ancho, y está propulsado por dos motores diesel MTU 20V-4000M alemanes diseñado para alcanzar una velocidad de 25 nudos. Puede ser armado con un cañón principal de 76 mm, dos cañones de 30 mm, de hasta ocho misiles anti-buques, dos lanzadores triples de torpedos, y puede llevar a un helicóptero de tamaño mediano. Desde los medios oficiales se celebra el día del periodista, repitiéndose los homenajes al terrorista Rodolfo Walsh, responsable de la voladura del comedor de la Superintendencia de la Policía Federal Argentina donde murieron 24 personas y otras 66 quedaron heridas y mutiladas (2 de julio de 1976). “Los ascensos en las Fuerzas Armadas son revisados por Horacio Verbitsky, comisario político del régimen, y el CELS”. Desde el gobierno se les inculca a los oficiales, suboficiales y soldados el respeto por los derechos humanos pero simultáneamente se ubica en cargos públicos a miembros de “las organizaciones terroristas que asolaron la Argentina durante la década del ’70 con el apoyo de gobiernos extranjeros y se reivindica a los combatientes de estas organizaciones”. Los actos en conmemoración de la recuperación de las islas Malvinas no son aprovechados para reivindicar los actos de heroísmo sino para mostrar los actos de cobardía y las miserias, que si bien existieron, “no fueron la regla sino la excepción”. Se opera un deliberado y grosero intento de resaltar la tarea de los conscriptos degradando la de los oficiales y suboficiales, intentando separar la de unos de la de los otros.

La presidente Cristina Fernández no propuso un Acuerdo de Libre Comercio entre China y la Argentina, tal como Chile tiene vigente, sino que habló de “una alianza estratégica”, que resulta otro significado, y que refiere a un enfoque geopolítico. Deberá recordarse que el eje del acuerdo bilateral en progreso son las 200 hectáreas cedidas en Neuquén a China para la instalación de una base de observación espacial (la única que China tiene fuera de su geografía nacional) y que supone la consolidación de una relación muy específica. De acuerdo al canal CNN en Español, la base china que una empresa de Lázaro Báez (?) construye en Bajada del Agrio, estará bajo jurisdicción china. Luego, desde 2012 que se menciona la compra de equipamiento militar a China. En enero 2015, en la revista española especializada Defensa, Javier Bonilla escribió: “La oferta de OPVs (N. de la R.: siglas en inglés de Patrulleros de Alta Mar) de factoría china a la Armada Argentina y la candidatura -entre pocos preseleccionados- de empresas chinas con socios locales al SisGAAZ brasileño (N. de la R.: Sistema de Gestión de la Amazonía Azul, proyecto estratégico de la Marina de Brasil), tendría apreciables consecuencias en las próximas opciones navales de otros países, como Uruguay. Los amplios y ambiciosos acuerdos de defensa que Argentina (“sin recursos ni confiabilidad política para adquirir material occidental”) firmará en China en pocos días, incluirán -descartando a las preseleccionadas OPV-80 de Fassmer (por cuyo diseño adaptado Argentina ya pagó a la chilena Asmar U$S 3 millones)- a las corbetas Type 056 en su versión de Patrulla Oceánica (OPV), también ofrecidas a Uruguay, país en el cual sus posibilidades aumentan sensiblemente. La alternativa china, junto con las Fassmer, las Lürssen y las DCNS Gowind, estuvo entre las preseleccionadas por la Armada Nacional Uruguaya para su eventual adquisición, principalmente por la fortaleza de su casco, aunque, como el resto, carece de compartimentos estancos. Los OPVs de origen chino ofertados a las Armadas de Argentina (ya con un contrato en vías de firma) y también a la uruguaya serían básicamente derivados de las corbetas misilísticas Tipo 056, en una serie denominada N y ya en uso en Nigeria. (…)”.

Un modelo de corbeta para exportación que producen astilleros de China y es conocido como P18, habría vendido Beijing a Argentina. La expectativa en USA consistía en que la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner avanzara, durante su visita a China, en la firma de acuerdos para aumentar la cooperación militar bilateral, incluyendo la construcción de nuevos buques de guerra para la Armada Argentina. La ampliación de la cooperación militar argentino-china ya llevaba un año de preparación cuando Cristina descendió en Beijing, tras la firma de un memorando de entendimiento (MoU) el 29/10/2014 en una Comisión Mixta Argentino-China sobre Cooperación en el Campo de Tecnología de Defensa e Industria. Los programas de desarrollo conjuntos se terminaron de definir durante una visita de una delegación comercial de Defensa chino a Ciudad de Buenos Aires a fines de enero, sostuvo Fisher. Informes argentinos indican que el acuerdo en Beijing podría cubrir la coproducción en Argentina del Norinco VN1, un vehículo blindado para transporte de personal (APC) y la cooperación en la construcción de un nuevo rompehielos, remolcadores navales, hospitales móviles y nuevos buques de guerra para la Armada Argentina.

A finales de 2014 el gobierno argentino, según informes que circulan en la industria bélica, aceptó una oferta de China para cumplir con su asignatura pendiente de larga data para un nuevo tipo de buque patrulla costa afuera (o mar adentro, es lo mismo). China ya ha comenzado la exportación del modelo P18, vendiéndole a Nigeria 2 unidades en U$S 42 millones cada una. La mencionada Poder Naval informó que la Argentina ha solicitado al astillero chino una cubierta para helicópteros Sea King, que son más grandes y de 10 toneladas. También un sonar especial para aumentar su capacidad antisubmarina. La entrega de los buques P18s a la Argentina podría comenzar en 2017. Los informes de mediados de 2014 indican que el Ejército Argentino evalúa la incorporación del anfibio 8×8 Norinco VN1, de 21 toneladas, variante de un vehículo de combate para infantería, junto con versiones de morteros de 105 mm y otra artillería de 120 mm. Argentina podría adquirir hasta 110 unidades VN1s, según Poder Naval. La infantería de marina de Venezuela ya recibió una entrega de VN1s a finales de diciembre de 2014. “De concretarse este acuerdo, podría ser un paso importante en el esfuerzo de muchos años de la Argentina para recuperar sus capacidades militares y constituiría un gran éxito de China, que lleva 15 años intentando expandir su influencia militar y su cuota de mercado en América Latina”, reflexionó Fisher.

Desde la Guerra de las Malvinas, en 1982, China ha expresado su apoyo a los continuos reclamos de la Argentina sobre las islas, que Beijing compara con sus reivindicaciones sobre Taiwán. Sin embargo, la disposición de China a aceptar pagos argentinos en materias primas de los préstamos para financiar las compras militares ha sido la clave de su éxito en la negociación con la Argentina. En 2011, la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) llegó a un acuerdo para iniciar la coproducción del helicóptero ligero chino Changhe Z-11. Luego, en junio de 2013, fuentes de FAdeA dijeron a IHS Jane’s que habían ocurrido conversaciones sobre la posibilidad de una coproducción del avión ligero de combate Chengdu FC-1. Esta opción parece que se perdió, y la Argentina intentó, infructuosamente, adquirir en España cazas Dassault Mirage F1 ya jubilados, luego buscó interesar a Israel por unidades reformadas Kfir y, a finales de 2014, se interesó por los Saab Gripen coproducidos en Brasil. Sin embargo, el nuevo acuerdo de defensa-argentina china podría revivir las perspectivas de los aviones de combate en cooperación. Además del FC-1, China podría ofrecer aviones supersónicos de entrenamiento, de bajo costo, como Guizhou JL-9G / FTC-2000G o el Hongdu L-15.

En septiembre del año pasado empezaron las primeras quejas en torno al acuerdo de cooperación que firmó la Argentina con China para instalar en Neuquén una estación de “espacio lejano de exploración a la Luna”. La polémica se generó luego de que trascendiera que la misma sería dirigida por el gobierno chino, lo cual fue insistentemente negado por el kirchnerismo. Los detalles del acuerdo que selló Cristina Kirchner en la visita de su par chino, Xi Jinping, se conocieron en agosto de 2014 luego de que el Gobierno argentino buscara su ratificación parlamentaria inmediata.”La premura de la Casa Rosada por avalar esa iniciativa y los ocho artículos que contempla despertaron muchas dudas en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Hay motivos de sobra para tanta inquietud: algunos legisladores denunciaron que habrá una cesión de soberanía argentina a China en Neuquén”, publicó entonces diario “La Nación”.”En el acuerdo queda claro que la Argentina perderá soberanía con China porque el personal de la planta estará bajo las leyes de ese país y el lugar que ocupe la estación en Neuquén quedará bajo control del gobierno chino”, dijo a ese matutino el senador radical Juan Carlos Marino. Como se dijo, el gobierno se cansó de asegurar que ello no ocurriría. Sin embargo, en las últimas horas CNN informó que la estación espacial la controlará el ejército chino. Basta ver el siguiente video para comprobarlo. Los cuestionamientos al convenio no solo están relacionados con ese punto sino también en el hecho de que por 50 años habrá una exención a la empresa satelital china de todo impuesto y/o derecho aduanero, de los impuestos internos así como de los impuestos nacionales, incluido el IVA.

En esta última conmemoración de la Cena de Camaradería la Presidente olvidó mencionar siquiera un “Pensamiento para la política de Defensa Nacional”, un proceso indispensable para plantear fuerzas armadas cohesionadas y tras el objetivo supremo de la defensa del territorio y la integridad nacional. Se debe dejar la semilla, aunque la misma no fructifique, por los motivos que fueren, de recordarles que lo pasado es y será irreversible, y que quizás lo que nos quede a falta de material, salarios, etc., es el “CAMBIO en la estructura de las fuerzas”. Y así, puedo considerar que nuestras fuerzas están fuera del contexto de necesidades y/o urgencias que la política de defensa nacional pudiera requerir. Entiendo que las mismas deberían ubicarse por sus especialidades actuales sin intercambio de materiales que debilitan a alguna de sus hermanas. Así la Marina debe ser eso, una fuerza naval y/o aeronaval en el caso de disponer de sistemas de armas que así lo requieran. ergo, la Infantería de Marina debe constituirse en un cuerpo especializado de despliegue rápido, sin dependencia estructural de la Fuerza Naval, autosuficiente en materia de tropas helitransportadas, aviones de transportes, y aviones de ataque atento las características de la fuerza, y con mando semi-independiente (Autárquico operacionalmente y no administrativamente) del Naval.

La conformación del Ejercito debe constituirse sobre la base de Unidades integrales de Desplazamiento Rápido, autosuficientes en materia de tropas helitransportadas y aviones de transportes, y desplazarse en el territorio teniendo en cuenta el concepto de ocupación territorial integral. Asimismo y en consideración a experiencias extranjeras y propias, deberá intensificarse el entrenamiento de combate en lucha urbana. La “integración total de las armas” debe ser el eje sobre el cual se apoye el sistema integrado de defensa. “Tecnología, especialistas, velocidad de respuesta, potencia de fuego y material adecuado a nuestras necesidades debería ser el objetivo final.” Los estudios superiores de los miembros de las fuerzas deben estar acorde las necesidades de las mismas. No deberán ascender después del grado de Oficiales Superiores, los oficiales que no hubieren tenido un tiempo a determinarse en frentes de combate nacionales y/o internacionales o como integrantes de las fuerzas de ONU, con mando de tropa, a menos que fueran especialistas o investigadores de alguna de las necesidades y/o especialidades de las fuerzas. En la medida de las facultades que la ley les otorga a los Comandantes en Jefe, se deberá priorizar “la calidad del armamento a adquirirse o fabricarse sobre la cantidad, descartándose todo aquel que no estuviera al día con la tecnología actualizada a la fecha de adquisición.” Atento a la publicitada y falaz “inexistencia de hipótesis de conflictos en el Atlántico Sur” (ignorándose la ocupación de Malvinas o renunciándose inconstitucionalmente a la fuerza para su recuperación), deberá considerarse que “los nuevos conflictos mundiales pudieran llevar a las fuerzas a la intervención por necesidad en la lucha contra el narcotráfico, o la posibilidad de conflictos étnicos o religiosos”, para lo cual nuestra actual estructura carece de “Departamentos de consideración de estudios orientales tanto árabes como chinos”.

Así es el panorama actual, un estado de completo abandono moral y material de las Fuerzas Armadas Argentinas. Pero perder la esperanza como virtud humana y teologal no es un lujo que podemos darnos. “Si bien existen oficiales que deshonran el uniforme y valoran el puesto en lugar del deber, siendo cómplices de este proceso de descomposición, existen también jóvenes oficiales que honran la vocación con su sacrificio diario a pesar de todo y de todos.” Aquellos que carentes de medios saben que no hay gloria mayor que servir a la Patria más aún en estos momentos de adversidad. En ellos está el futuro no muy lejano. Mientras las caretas, y los pañuelos, de los enemigos de la Patria comienzan a caerse frente al peso abrumador de sus mentiras, sus latrocinios y sus negociados, ellos siguen firmes centinelas, leales al ideal de San Martín, de Belgrano, de Güemes, de Giachino, de Estévez y de Brown, esperando un nuevo amanecer. A ellos les cabe la gloria de la fidelidad a la vocación y a la profesión, a ellos les cabrá la gloria de volver a ubicar a las Fuerzas Armadas en el lugar histórico que les corresponde como dignos herederos de su pasado, que los traidores a la Patria que las combaten no han podido ni podrán borrar. Ellos siguen siendo centinelas fieles siguiendo la orden suprema dada por el general Levalle en plena campaña al desierto, rodeado de necesidades y hostigado por los malones en Carhué: “¡Camaradas de la División Sur!: No tenemos yerba, ni tabaco, ni pan, ni ropa, ni recursos, ni esperanzas de recibirlos. Estamos en la última miseria; pero tenemos deberes que cumplir y los cumpliremos.”

La ceremonia militar se realizó en el salón “General José de San Martín” del edificio Libertador, sede del Ministerio de Defensa y las jefaturas del Estado Mayor Conjunto y del Ejército. En el evento estuvieron el ministro de Defensa Agustín Rossi; y los jefes del Estado Mayor Conjunto, General Luis María Carena; del Ejército, General Ricardo Cundom; de la Armada, Almirante Gastón Erice; y de la Fuerza Aérea, Brigadier Mario Callejo. Mientras viajaba desde Bolivia a Paraguay, en el marco de su gira por Latinoamérica -que no lo traerá a la “electoral” Argentina- el Papa Francisco le envió un telegrama a Cristina Fernández. Allí, expresó su “cercanía y afecto a esta querida nación, para la que pido al Señor copiosas gracias que le permitan progresar en los valores humanos y espirituales, acrecentando el compromiso por la justicia y la paz”. “Al sobrevolar la amada patria argentina para dar comienzo a mi visita pastoral a Paraguay, me alegra enviar un cordial saludo a vuestra excelencia, expresando mi cercanía y afecto a esta querida nación, para la que pido al Señor copiosas gracias que le permitan progresar en los valores humanos y espirituales, acrecentando el compromiso por la justicia y la paz”, dice el telegrama enviado por el Papa. Francisco visitaría la Argentina recién en 2016, cuando ya hayan pasado las elecciones y el país tenga a un nuevo Presidente. Probablemente, esta decisión radica en que no ha querido ver utilizada su imagen con tintes políticos. El cristikirchnerismo ha tratado a toda costa de aprovechar la imagen positiva que tiene el Papa argentino, torciendo radicalmente su política con respecto a Monseñor Jorge Bergoglio (ahora Francisco) a quien Cristina no recibió durante su mandato a pesar de los 14 pedidos de audiencia que hizo el entonces jefe de la Iglesia Católica de Argentina y del intento de desprestigiar al clérigo inmediatamente después de ser electo. Así, Cristina tendrá que seguir visitando el Vaticano si quiere tener nuevas fotos (por lo menos como presidente) junto al Sumo Pontífice, dado que para el 2016 ya no estará gobernando el país desde Casa Rosada. Cabe destacar que es una práctica habitual que los pontífices saluden a los mandatarios de las naciones que sobrevuelan. En este viaje, Francisco ya había saludado a los presidentes de España, Portugal y Venezuela.

“¡Adelante y Viva la Patria!”

Arq. José M. García Rozado

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *